Archivo por meses: septiembre 2013

El concurso del 21 de septiembre de 2013

¬ŅQuieres conseguir libros gratis? Lo tienes muy f√°cil. Escucha el enigma que plantea Txani Rodr√≠guez cada semana, descubre el nombre de un autor y el de su libro, y env√≠anos la respuesta a nuestra direcci√≥n. La digital es pompas@eitb.com y la postal ‚ÄúPompas de Papel. Radio Euskadi. Capuchinos de Basurtu 2, Bilbao-48013‚ÄĚ. Entre todas las respuestas acertadas sortearemos lotes de libros para tres oyentes. Esta semana ir√°n llegando a vuestras casas los libros de regalo que os han correspondido por haber participado en nuestro concurso del verano, en el que hab√©is elaborado la lista de los libros que m√°s os han gustado. Si no escuchaste el concurso, pincha aqu√≠. √Ānimo y suerte.

De criminales y quimeras

FOTO.CriminalesEste pasado fin de semana en Pompas de Papel hemos recibido al escritor catal√°n Jos√© Sanclemente, autor de una novela criminal, No es lo que parece, que se desarrolla en medio del paisaje actual de la corrupci√≥n. Comentamos libros del colombiano Sergio √Ālvarez (pura adrenalina) y del vasco Fermin Etxegoien (r√≠ase usted de las quimeras). Y nos hicimos eco de la aparici√≥n de varias novedades firmadas por Marcelo Birmajer, Karmele Jaio, Juan Ignacio Mu√Īoz Rang√©l y Carla Guelfenbein.¬† Adem√°s tuvimos nuestros tradicionales espacios para la creaci√≥n, el ensayo (La gu√≠a completa para una vida autosuficiente ¬°Qu√© horror!) y la participaci√≥n de los oyentes.

Sábados a las tres de la tarde y domingos a las doce de la noche, Pompas de Papel, el club de los libros en Radio Euskadi.   Si no lo escuchaste en directo, pincha y disfruta.

El Tocho. Andrei Biely, un ruso desconocido

‚ÄúLa agitaci√≥n que hab√≠a prendido en todo el cintur√≥n industrial de Petersburgo, de una u otra manera, penetraba en el centro de la ciudad, alcanzando primero las islas, para luego cruzar los puentes Lit√©ini y Nikol√°ievski y, desde all√≠, entrar a borbotones en la Avenida Nevski, y aunque por la Avenida Nevski ya de por s√≠, transitaba su habitual miri√°podo humano, la composici√≥n de este miri√°podo cambi√≥ de manera manifiesta. Cualquier observador experto habr√≠a advertido desde hac√≠a tiempo la aparici√≥n de un gorro de vello negro, encasquetado hasta las cejas y llegado con toda probabilidad de los ensangrentados campos de Manchuria: y fue echar a andar este sujeto de gran facundia por la Avenida Nevski para que, de repente, se observara un repentino descenso de la circulaci√≥n de sombreros de copa por esa arteria urbana‚ÄĚ.

LIBRO.PetersburgoEste es un p√°rrafo de Petersburgo de Andrei Biely. Novela que se fue publicando por entregas entre 1913 y 1914 en la revista rusa Sirin, y que apareci√≥ ya en forma de libro en 1916. Su autor, utilizaba el seud√≥nimo de Andrei Biely (‚ÄúAndr√©s Blanco‚ÄĚ), pero en realidad se llamaba Boris Bugayev y fue uno de los m√°s destacados escritores simbolistas de su generaci√≥n, autor de varios vol√ļmenes de poes√≠a y de otras dos novelas de menor repercusi√≥n.

Petersburgo es una obra maestra recuperada del olvido gracias a la estima  de Nabokov que en un programa de televisión la consideró una de las 4 mejores novelas del siglo XX. Las apreciaciones estéticas son siempre subjetivas, así que yo no les diré tanto, pero sí les puedo asegurar que Petersburgo es una novela compleja y fascinante, absolutamente recomendable. Aunque se escribió en la segunda década del siglo XX nos encontramos con una trama que en algunos pasajes puede recordar al Gógol más satírico, el de Las almas muertas o al Dostoievski más político, el de Los demonios, pero con un lenguaje irónico, sorprendente, que pudiera parecer una burla deliberada de toda la tradición literaria.

El nudo argumental se puede resumir as√≠: el hijo del poderoso senador Abl√©ujov ha prometido colaborar con una organizaci√≥n revolucionaria que le encarga poner una bomba ¬°en el despacho de su padre! Con este pretexto, tan ingenioso y retorcido al mismo tiempo, Biely despliega su mirada ir√≥nica y juguetona sobre el San Petersburgo de 1905, el a√Īo del primer intento revolucionario en Rusia. El grueso de la acci√≥n transcurre en un solo d√≠a del reci√©n iniciado oto√Īo, que se prev√© convulso a nivel social. Las primeras nevadas en torno al r√≠o Neva est√°n descritas con una fascinante prosa po√©tica. Por las calles colindantes al r√≠o, discurre, dubitativo y apesadumbrado ante su funesta misi√≥n, el joven Abl√©ujov, vestido de domin√≥, camino de una fiesta de disfraces a la que acudir√°n casi todos los personajes importantes de la obra, en la madrugada que preceder√° a la comisi√≥n del atentado.

Como ven la novela despliega una atractiva intriga, casi policíaca, pero no se agota en ella. También se la puede considerar una novela de crítica política, en la que ni los revolucionarios ni los zaristas salen bien parados, o una novela vanguardista por su utilización cinematográfica, casi experimental, del lenguaje.

El autor, en definitiva, nos sit√ļa lejos de las formas de la novela convencional, enfrent√°ndonos a un texto rico y cambiante, con multitud de sentidos que desvelar, para lectores curiosos y exigentes. As√≠ es Petersburgo, de Andrei Biely.

Javier Aspiazu

Matti Rönkä, Carelia en negro

Esta es una novela negra, pero una novela negra de corte casi sociol√≥gico, porque nos habla de una zona del planeta bastante desconocida por estos lares: de la Carelia, un pa√≠s a caballo entre Finlandia y Rusia. Un lugar del mundo que se vio convulsionado durante la ca√≠da del muro en 1989, cuando las autoridades finlandesas ofrecieron la nacionalidad a todos aquellos ciudadanos ex sovi√©ticos de origen carelio que quisieran volver a ‚Äúsu pa√≠s‚ÄĚ. Lo curioso es que en estos momentos hay cuatro Carelias: una rep√ļblica rusa del mismo nombre, dos regiones en Finlandia, la Carelia Septentrional y la Carelia Meridional, y el denominado Istmo Careliano que est√° integrado en el entorno de San Petersburgo. LIBRO.El hombre con cara de asesinoDicho lo cual es f√°cil suponer que cuando se produjo la inmigraci√≥n de carelios rusos a Finlandia, la apertura de la frontera permiti√≥ pasar a territorio finland√©s a todo tipo de carelios, incluso a aquellos que viv√≠an del contrabando y de cosas peores como la trata de blancas √≥ el tr√°fico de drogas.

Es en este paisaje donde el finland√©s Matti R√∂nk√§ (1959), que naci√≥ y creci√≥ en Carelia del Norte, ha situado las aventuras de su detective privado V√≠ktor K√§rpp√§ que conforman una serie ya de seis novelas. K√§rpp√§ que, como indica el t√≠tulo de la novela, tiene una cara de asesino que echa para atr√°s, es uno de esos carelios de origen ruso, que hizo todo tipo de barbaridades cuando estaba enrolado en el ej√©rcito sovi√©tico. Su vida no es muy edificante. Mientras resuelve los escasos asuntos que le llegan como detective, se saca unos extras haciendo peque√Īos ‚Äútrabajos‚ÄĚ para un mafioso llamado Ryzhkov y sirviendo de sopl√≥n al inspector Korhonen, que para m√°s inri no le tiene en gran estima. Adem√°s tienen que espiar para la embajada rusa, a cambio de no ‚Äúmolestar‚ÄĚ a la madre enferma de K√§rpp√§, que vive en la Carelia rusa.

Todo se le complica a√ļn m√°s a nuestro detective cuando decide aceptar el encargo de un marido atribulado, Aarne Larsonn, de buscar a su mujer desaparecida, Sirje Lillepuu. Y se complica porque la mujer es hermana de Jaak Lillepuu uno de los m√°s salvajes mafiosos de la zona. Entre viaje y viaje por todas las Carolias, K√§rpp√§ se ve envuelto en una trama de mil demonios, donde nada es lo que parece (y cr√©anme cuando digo que en este caso el t√≥pico responde perfectamente a la situaci√≥n). Menos mal que K√§rpp√§ se ha echado una novia joven, osada y dulce que consigue darle un poco de calor a su vida.

Una novela endiablada en el ritmo, que se lee en un suspiro ‚Äďson tan solo 233 p√°ginas-, donde todo funciona como un metr√≥nomo y donde las piezas de un rompecabezas enrevesado se unen con una facilidad pasmosa. Ya estamos deseando leer la segunda entrega de la serie de nuestro detective corrupto, pero menos, y de buen coraz√≥n.

Enrique Martín

Lara Moreno, iniciar una nueva vida en el infierno

244_0000937450.jpgLa escritora andaluza Lara Moreno (nacida en Sevilla en 1978, pero criada en Huelva) acaba de publicar en la editorial Lumen su primera novela Por si se va la luz. Moreno, que ha sido editora del libro de microrelatos Los vicios solitarios y la antolog√≠a Aqu√≠ y ahora. Voces de poes√≠a, debut√≥ en la literatura con los libros de relatos Casi todas las tijeras y Cuatro veces fuego, a la que siguieron los poemarios La herida costumbre y Despu√©s de la apnea. En Por si se va la luz cuenta la historia de una pareja de treinta√Īeros, Nadia y Mart√≠n, artista y cient√≠fico, que deciden dar una vuelta radical a su vida y trasladarse a vivir al campo, a un pueblo con tan solo tres habitantes. PIncha y escucha la charla.

Erretratoak. Manolo

‚ÄúS√≠, chata, te quiero‚ÄĚ.

Deigarria egiten da kale erdian telefono kabina bat ikustea. Deigarriagoa,  pertsona batek erabiltzen duenean.

‚ÄúNo te preocupes, amor, te quiero mucho‚ÄĚ.

Manolok eten egin du komunikazioa. Eskegi du berba egiteko gailua eta kabina abandono gorrian utzi du. Aldegin duenean agerian gelditu da kablearen haustura. Hitz egiteko belarriratzen den gailua telefono-makinan dagokion lekuan dago. Azpian zintzilik, berriz, ebaki duten kablea. Manolo, baina, ez da jabetu eta irribarre zoriontsu batekin utzi du kabina. Bidea egiten hasi da gero. Erosketa boltsak daramatzan emakumea begira gelditu zaio.

Berak bai; berak ikusi du telefonoaren kablea etenda dagoela. Boltsen dilin-dalanekin Manoloren atzetik egin du emakumeak. Manolorengana ailegatzerakoan besotik oratu du. Manolok buelta egiterakoan zoriontasun irribarrearekin jarraitzen zuen.

Hain zen inbidiagarria zoriontasun hura. Hain zen mingarria.

‚ÄúKabinako kablea apurtuta zegoen, moztuta‚ÄĚ, esan dio emakumeak.

Manoloren irribarrea erantziko zuela pentsatzen zuen emakumeak, izan ere, zoriontasuna hain da gorrotagarria. Manolok ez ditu txikikeriak aintzat hartzen, eta irribarre zabalarekin erantzun dio emakumeari:

‚ÄúBai, badakit‚ÄĚ.

Goizalde Landabaso

El comictario. Blue State, negrísimo y tarantiniano

Sucede a veces que un c√≥mic te da buena espina nada m√°s verlo, sin necesidad de abrir sus p√°ginas… Y luego, al leerlo, se confirman todos los indicios positivos. Esto es exactamente lo que me ocurri√≥ con Blue State, uno de los t√≠tulos con los que, a principios del verano, arranc√≥ su l√≠nea de c√≥mic estadounidense la editorial madrile√Īa Dibbuks que, poco a poco, y con una tenacidad digna de elogio, se ha hecho en los √ļltimos a√Īos un hueco en el dif√≠cil mercado del c√≥mic. Y para el inicio de esta nueva singladura, Dibbuks ha pescado en las ricas aguas de las editoriales independientes norteamericanas. COMIC.Blue StateY del cat√°logo de una de ellas, Image, llega Blue State, una historia de g√©nero negro con evidentes influencias del cine de Quentin Tarantino.

El elenco protagonista no tiene desperdicio: un patético detective privado, hijo de un laureado policía de Los Angeles, que recibe el encargo de localizar a la esposa desaparecida de un actor drogadicto y homosexual, cuyas películas son financiadas por un sanguinario mafioso ruso. A ellos se unen otro capo de la mafia, en este caso italiano, su hijo psicópata, la explosiva hermana de la desaparecida, que es bailarina erótica, y un asesino a sueldo que a ratos tiene alma caritativa.

Con ellos nos sumergimos en una historia trepidante, con varias acciones paralelas que transcurren en tiempos distintos, y que nos recuerdan los montajes frenéticos del tipo de cine en el que se inspira este cómic. Hay poca piedad en las páginas de Blue State, y lo que buscan sus personajes es conseguir su objetivo, al precio que sea.

El estimulante guión lo firma Andrew Osborne, sobre una idea original de Viktor Kalvachev, la pieza clave del proyecto, uno de los cinco dibujantes de la obra y que, aunque es un desconocido por estos lares, figura ya en el grupo de cabeza de los nuevos autores del cómic independiente estadounidense. No os perdáis Blue State: entretenimiento garantizado y muchas, muchísimas ganas, de que se publique la segunda entrega.

I√Īaki Calvo

Las primeras novedades de septiembre de 2013

LIBRO.El héroe discretoMARIO VARGAS LLOSA

El héroe discreto                           (ALFAGUARA)           383 páginas

Vuelve el premio Nobel de Literatura hispano-peruano con una de esas novelas con enjundia, que suena tambi√©n a cierre de √©poca. Vuelve a Per√ļ con la historia en paralelo de dos empresarios. De Fel√≠cito Yanaqu√© un peque√Īo y honesto empresario extorsionado, y de Ismael Carrera, un hombre de negocios de √©xito que trama una venganza contra los dos hijos que quisieron matarle. Los dos son hombres honorables que plantan cara a su destino sin querer convertirse en justicieros, sin renunciar a sus principios. Por la novela pasar√°n otros personajes que protagonizaron viejos libros de Vargas Llosa (1936) como el sargento Lituma, don Rigoberto, do√Īa Lucrecia y Fonchito. Humor y melodrama en el Per√ļ actual.

JEAN ECHENOZ Maquetaci—n 1

14                                                (ANAGRAMA)              98 páginas

Como todos los oto√Īos, se traduce al castellano la novela de Echenoz (1947) ¬†publicada en la reentr√© del a√Īo pasado. El gran autor franc√©s est√° en plena forma, como ha demostrado en los √ļltimos a√Īos con la trilog√≠a de biograf√≠as noveladas que conforman Ravel, Correr y Rel√°mpagos. En 14 se adentra en la Primera Guerra Mundial, la llamada Gran Guerra, que sorprendi√≥ a los europeos por su tragedia y duraci√≥n: creyeron que tan solo iba a durar unas semanas. La narraci√≥n gira en torno al destino de cuatro amigos Anthime, Padioleau, Bossis y Arcenel. Aunque habla tambi√©n de lo que aconteci√≥ con las familias que quedaron atr√°s. Un gran fresco, en menos de cien p√°ginas, sobre el vac√≠o, la ausencia y el silencio.

LIBRO.Instrucciones para una ola de calorMAGGIE O’FARRELL

Instrucciones para una ola de calor    (SALAMANDRA)    313 páginas

De la norirlandesa, criada en Gales y Escocia, Maggie O‚ÄôFarrell (1972) hace cuatro a√Īos esta misma editorial public√≥ una novela muy estimable, La extra√Īa desaparici√≥n de Esme Lennox, que algunos diarios brit√°nicos y estadounidenses eligieron como una de las mejores del a√Īo. Su siguiente novela, The Hand that First Held Mine, no fue publicada entre nosotros a pesar de ganar el prestigioso premio Costa para autores noveles. En Instrucciones para una ola de calor nos traslada al Londres de 1976 que padece uno de los veranos m√°s t√≥rridos del siglo. El padre jubilado de la familia Riordan desaparece cuando daba su paseo matinal. Su ausencia provoca un cataclismo sacando a luz los m√°s oscuros secretos familiares.

SEVE CALLEJALIBRO.El oso hormiguero de su majestad     

El oso hormiguero de su majestad      (TTARTTALO)       248 páginas

Seve Calleja (1953) es uno de nuestros grandes expertos en literatura infantil y juvenil. Destaca en este campo su extraordinario ensayo Literatura infantil vasca. Pero tambi√©n es un consumado creador, multipremiado, que ha escrito poes√≠a, relato breve y novela, tanto para el p√ļblico menudo como para el adulto. Ah√≠ est√°n para comprobar su calidad Los ayunos de la reina Ester √≥ Aquiles y la tortuga. En su nuevo libro cuenta la odisea de un joven aldeano vasco, Anton Tellaeche, que en el siglo XVIII deber√° emigrar a Am√©rica. Aventuras, primeros amores y un extra√Īo oficio como guardi√°n de un oso hormiguero destinado como obsequio al rey marcar√°n su destino.

ImprimirKEVIN DUTTON

La sabiduría de los psicópatas            (ARIEL)                297 páginas

Kevin Dutton (1967) es un prestigioso doctor en psicolog√≠a brit√°nico que ha escrito un provocador ensayo sobre los psic√≥patas modernos. En √©l se habla de los m√°s conocidos y sangrientos, como Hannibal Lecter, el carnicero de Milwaukee √≥ Jack el Destripador, pero tambi√©n de psic√≥patas que no est√°n relacionados directamente con la sangre. En este libro a personajes que raramente relacionar√≠amos con psicopat√≠a, como Neil Armstrong, Bill Clinton, Vincent Van Gogh, John Stuart Mill √≥ J.F.K. Porque lo que Dutton asegura es que la psicopat√≠a es solo un √≠ndice que mide la ‚Äúescala de locura‚ÄĚ en la que estamos todos y que existe, por ejemplo una l√≠nea muy fina entre un neurocirujano y un asesino en serie. Un recorrido intelectual por el conocimiento y la historia.

El Agujero Negro. Nuevo curso

El olor a tinta fresca de los libros reci√©n forrados, repletos de conceptos intimidantes.¬† El nuevo pupitre, con marcas de antiguos moradores y un nuevo compa√Īero, tra√≠do por el azar alfab√©tico. El nuevo tutor que trata de hacerse respetar desde el principio. ‚ÄĚConmigo a buenas ir√©is bien, pero mejor que no me conozc√°is a malas‚ÄĚ. Hay excitaci√≥n, hay curiosidad, hay inquietud.

En el recreo observas a los nuevos ocupantes de tu aula y sientes por fin un cierto alivio, algo parecido al poder. Mira que cara de miedo tienen esos pringaos.

Roberto Moso

Llucia Ramis, recuerdos de un pasado desconocido

Tras publicar las novelas Cosas que et passen a Barcelona quan tens 30 anys y¬† la exitosa Egosurfing, que recibi√≥ en 2010 el Premio Josep Pla, la escritora mallorquina Llucia Ramis regresa con Todo lo que una tarde muri√≥ con las bicicletas. Este libro nos presenta a una treinta√Īera que, tras perder el trabajo, se ve obligada a regresar a casa de sus padres. En ese par√≥n vivencial, la protagonista decide indagar en la historia de sus antepasados y se instala una breve temporada en el pueblo asturiano de Salinas. All√≠ su familia materna de origen belga adquiri√≥ unas minas, la Transmontana de Zinc, y all√≠ se anclan numerosos recuerdos de la infancia. Pero es la propia narradora quien confiesa lo siguiente: ‚ÄúSaber qui√©nes fueron mis antepasados no cambiar√° mi presente ni me ofrecer√° ese futuro que echo de menos. Seamos claros: esta es una huida para retrasar el mLIBRO.Todo lo que una tarde muri√≥ con las bicicletasomento en el que tendr√© que empezar de cero‚ÄĚ. En cualquier caso, la autora ir√° recuperando retales de las vidas tanto de la rama mallorquina¬† de su familia como de la belga.

Concluida la lectura¬† tendremos la sensaci√≥n de haber conocido algunos de los momentos m√°s importantes en las vidas de los personajes que pululan por este libro y sobre todo creeremos haber intimado con la narradora. No en vano, comparte con nosotros numerosos recuerdos de la infancia, su entrada a la pubertad, sus primeros escarceos amorosos, sus primeras inquietudes morales y alg√ļn secreto que otro.¬† Ramis ha desarrollado un relato absolutamente veros√≠mil, que recrea muy bien los detalles, que extrae an√©cdotas divertidas, recuerdos bellos o momentos dif√≠ciles y trascendentales. A trav√©s de esa primera persona del singular, Ramis amplia el cuadro y habla adem√°s¬† de la crisis de los 80, de las diferencias culturales y de clase, y redondea una cr√≥nica de la situaci√≥n por la que ahora atraviesan los j√≥venes. Recuerda c√≥mo vio en directo el accidente del Chalenger y escribe: ‚ÄúA la generaci√≥n de mi madre le hicieron ver que eran capaces de tocar la luna. La m√≠a ha comprobado m√°s de una vez c√≥mo los sue√Īos se estrellaban en directos.‚ÄĚ

La editorial que lo ha publicado nos presenta este trabajo como una novela a medio camino entre la cr√≥nica generacional y el libro de memorias. El relato se abre con una advertencia contundente: Esto no es una autobiograf√≠a. Sin embargo, no hay un momento en la lectura en el que no parezca que estemos ante un dietario. De hecho, el libro est√° estructurado con entradas m√°s o menos breves. De todas formas, el difuso l√≠mite entre lo real y lo imaginado no resta inter√©s a Todo lo que una tarde muri√≥ con las bicicletas. Llucia Ramis atrapa con la musicalidad de su prosa y con la originalidad de los peque√Īos relatos que una vez unidos dejan el regusto de las grandes historias.

Txani Rodríguez