Borroka Kluba, el club de la lucha en euskera

Chuck Palahniuk nació en Pasco, Whashington, en 1962. Escritor y periodista independiente, publicó en 1996 una novela titulada El Club de la Lucha. Aunque obtuvo cierta repercusión, fue en 1999 cuando se convirtió una obra referencial en la cultura popular. ¿Qué pasó? Pues que el director de cine David Fincher llevó esta historia al cine con bastante fortuna. Seguro que recordáis la película y sus protagonistas: Brad Pitt, Edward Norton y Helena Bonham Carter.

El narrador y protagonista de esta novela es un tipo asqueado de su trabajo y con un odio creciente al consumismo y al tipo de vida al que nos aboca. uLos continuos viajes que se ve obligado a hacer le han generado un insomnio pertinaz que su médico no considera una enfermedad grave. De hecho, le recomienda que para saber lo que es estar de verdad enfermo acuda a la terapia de grupo de unos enfermos de cáncer. El narrador comprobará enseguida que estar con ellos, llorar con ellos, en esas reuniones le permite dormir. Conseguirá que su condición de turista por el dolor ajeno pase inadvertida hasta que conoce a Marla Singer, una impostora, como él, en el grupo.

Por otro lado y de forma casual, conoce a un tipo llamado Tyler Durden. La casa del narrador se incendia y le pide a su nuevo amigo que le permita vivir con él. A cambio, Tyler le pide que le golpee lo más rápido que pueda. A esa pelea, que tiene lugar en el parking de un bar, se unirán otros hombres, gente encorbatada, ejecutivos rabiosos, descontentos también con sus vidas, y que encuentran en esas peleas una forma de liberarse de sus frustraciones. Tras esa primera pelea, nacerá el Club de la Lucha, que tendrá un éxito arrollador. La trama de la novela, por otro lado, no dejará de complicarse.

Si hablo ahora de esta novela publicada en 1996 es porque no deja de enganchar de algún modo con nuestra actualidad. El descontento anida en un sector importante de la sociedad. Por otro lado, y sobre todo, porque la editorial Txalaparta acaba de publicar la traducción al euskera de esta obra, Borroka kluba, una traducción que firma Naroa Zubillaga. Tenemos por tanto una oportunidad estupenda de acercarnos a esta obra por primera vez, o de revisitar esta historia que generó reacciones contrapuestas, y apeló de alguna manera a la rabia contenida, al sentimiento de estafa vital que con tanta virulencia sacude a los ejecutivos que, en base a unas normas, se parten la cara en este club de la lucha.

Txani Rodríguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *