Archivo por meses: marzo 2015

I√Īaki Uriarte, prosigue el encantamiento

Abrir la tercera parte de los Diarios de I√Īaki Uriarte es como reemprender la conversaci√≥n con un amigo que hace tiempo que no vemos pero con quien, a pesar de la distancia, nos sentimos c√≥modos. ‚Äú¬ŅD√≥nde lo dejamos la √ļltima vez?‚ÄĚ, podr√≠amos preguntar antes de empezar a leer este libro. Aqu√≠ reaparecen renovados el gato Borges y Montaigne; algunos viajes como el que hizo a Nueva York para pronunciar una conferencia en el Instituto Cervantes; Benidorm o la Provenza; las referencias a sus lecturas; reflexiones filos√≥ficas; malestares; an√©cdotas m√°s livianas o citas abiertamente humor√≠sticas. Pero en definitiva, nos reencontramos con un punto de vista sobre la vida muy concreto: profundo, l√ļcido, divertido, sosegado.

Se mantiene por tanto el autor en la l√≠nea de los dos anteriores tomos. Hay, sin embargo, una ruptura en este volumen: en una de las primeras entradas que le le√≠mos dec√≠a que iba a escribir como si hablara solo. Efectivamente, eso parece a√ļn, que habla solo. LIBRO Diarios I√Īaki UriarteEl tono no se ha alterado, pero quien firma esta nueva entrega ‚Äďparte de ella, al menos- ya no es un escritor in√©dito. Uriarte public√≥ en 2010 y este diario alcanza esas fechas. ‚ÄúYo estoy seguro de que ahora escribo menos p√°ginas en estos archivos porque tengo galer√≠a‚ÄĚ. En este tomo, relata que decidi√≥ publicar sus p√°ginas mientras lavaban el coche a las afueras de Benidorm: ‚ÄúTengo una docena de lectores que los han pasado bien al leerlas, tengo la venia de dos cr√≠ticos severos, tengo el ofrecimiento de una peque√Īa editorial medio anarquista de Logro√Īo, que seguro ser√° cuidadosa. La situaci√≥n parece perfecta (‚Ķ). Hay muchas razones por las que intentar publicar algo. Una de ellas echarlo de casa.‚ÄĚ Lo que vino a partir de ah√≠, es conocido: public√≥, tuvo un recibimiento extraordinario por parte de la cr√≠tica y de los lectores y mereci√≥ algunos reconocimientos, entre ellos, el Premio Euskadi de Literatura.

Ahora, podemos internarnos tambi√©n en la trastienda de su exitoso itinerario: el mal genio antes de las presentaciones, el √°nimo inquieto, la insatisfacci√≥n ante las entrevistas, cierto miedo, al menos moderado, a escribir y bastante perplejidad: ‚ÄúEstoy sorprendido con la aceptaci√≥n que ha tenido el libro entre personas de condici√≥n muy diferente. Desde gente que apenas lee hasta personas de s√≥lido juicio literario. Yo pensaba haber publicado un diario ‚Äúsocialmente incorrecto‚ÄĚ, con unas cuantas opiniones no muy acordes a las ordenanzas, pero esto no parece haberse visto, o no se le ha dado importancia. Debe de haber algo en el tono, en el estilo, lo que sea, que me ha permitido decir que he vivido como un ‚Äúokupa‚ÄĚ, tomo drogas, abomino del trabajo y creo que no hay que tener hijos, sin que por ello se me caiga el pelo‚ÄĚ.

En todo caso, este Uriarte ya editado sigue siendo el mismo de los dos primeros tomos y por ello el libro satisfar√°, en mi opini√≥n, las expectativas de los lectores. Puede haber incluso algo m√°s de humor. Dos muestras, desde la capital de Bizkaia escribe: ‚ÄúHay gente en esta ciudad que admira a Unamuno porque era de Bilbao‚ÄĚ o ‚ÄúEse instante de alarma y temor a no entenderlo cuando anuncian que te van a contar un chiste‚ÄĚ. Ese tipo de observaciones, que a veces suenan a confidencias, posibilitan que la vida misma tome relieve en estas p√°ginas sencillas, francas, cercanas. ‚ÄúCopiar citas, contar cosas que me afectan escribir bobadas, banalidades, mis banalidades, pues s√© que puedo haber le√≠do veinte mil palabras en un d√≠a, pero me voy m√°s contento a la cama si he apuntado en cualquier sitio una m√≠a.‚ÄĚ Esa confortabilidad que le proporciona al autor tomar estas notas se trasvasa ‚Äďla alquimia de la literatura- a quien lea estas p√°ginas que nos dan que pensar, claro que s√≠, pero de buen rollo.

Txani Rodríguez

El concurso del 21 de marzo de 2015

¬ŅQuieres conseguir libros gratis? Lo tienes muy f√°cil. Escucha el enigma que plantea Txani Rodr√≠guez cada semana, descubre el nombre de un autor y el de su libro, y env√≠anos la respuesta a nuestra direcci√≥n. La digital es pompas@eitb.com y la postal ‚ÄúPompas de Papel. Radio Euskadi. Capuchinos de Basurtu 2, Bilbao-48013‚ÄĚ. Entre todas las respuestas acertadas sortearemos lotes de libros para tres oyentes. Esta semana el libro buscado y encontrado era Cicatriz de la escritora madrile√Īa Sara Mesa. Los ganadores de los libros han sido Maite Beneito, Ana Rosa Zabala y Xanet Benavides. Ya tenemos un nuevo concurso en marcha. Pincha y suerte.

El Agujero Negro. Mitos

Los sesenta fueron un mito creado en los ochenta. Los ochenta son un mito creado en los dos mil y a partir del dos mil diez crece sin parar el mito de los noventa. Esfuerzos bald√≠os para¬† negar¬† la evidencia de que todos ser√°n, irremediablemente,¬† igual de ajenos que nos son los veinte…

Roberto Moso

Memorias y recuerdos

FOTO RecuerdosEn Pompas de Papel hemos dedicado un tiempo a hablar de la memoria. El escritor vasco I√Īaki Uriarte ha publicado la tercera entrega de sus diarios. Magn√≠ficos como siempre. El escritor cubano Leonardo Padura, el creador del detective Mario Conde, ha tirado de sus recuerdos para escribir el libro de relatos Aquello estaba deseando ocurrir. Soberbios. Recuerdos aparte, hemos charlado con la gran periodista y escritora madrile√Īa Rosa Montero. Nos ha presentado su novela El peso del coraz√≥n, enla que vuelve al mundo de los replicantes. Tambi√©n hemos habladoa de dos magn√≠ficos poetas, la estadounidense Anne Sexton y el dan√©s de origen palestino Yahya Hassan. Y adem√°s tuvimos nuestros habituales espacios para el c√≥mic, la creaci√≥n, las novedades y la participaci√≥n de los oyentes.

S√°bados a las cuatro de la tarde y domingos a las doce de la noche, Pompas de Papel, el club de los libros en Radio Euskadi. Pincha y disfruta con el programa.

Los raros. Nosotros, el poder de Zamiatin

LIBRO.Nosotros‚ÄúAnotaci√≥n n√ļm. 1.

Dentro de ciento veinte d√≠as quedar√° totalmente terminado nuestro pr√≥ximo avi√≥n-cohete Integral. Pronto llegar√° la magna hora hist√≥rica en que el Integral se remontar√° al espacio sideral. Un milenio atr√°s vuestros heroicos antepasados supieron conquistar este planeta para someterlo al dominio del Estado √önico. Vuestro Integral, v√≠treo, el√©ctrico y vomitador de fuego, integrar√° la infinita ecuaci√≥n del Universo. Y vuestra misi√≥n es la de someter al bendito yugo de la raz√≥n todos aquellos seres desconocidos que pueblan los dem√°s planetas y que tal vez se encuentren en el incivil estado de la libertad. Y si estos seres no comprendieran por las buenas que les aportamos una dicha matem√°ticamente perfecta, deberemos obligarles a esta vida feliz.‚ÄĚ

 

As√≠ comienza Nosotros, de Yevgueni Zamiatin. Novela publicada en traducci√≥n inglesa en 1924, y que no se pudo leer en su idioma original, el ruso, hasta 1988, tan peligrosa fue considerada por el naciente estado sovi√©tico. Estamos ante la primera antiutop√≠a de la literatura del siglo XX, cuya influencia en obras tan c√©lebres como 1984 de Orwell es m√°s que evidente. Zamiatin nos sit√ļa en un mundo donde la libertad y la intimidad se han perdido, todas las casas y recintos p√ļblicos son de cristal para que puedan vigilarse las actividades de sus habitantes, y √©stos ni siquiera tienen un nombre al uso, sino que se designan por n√ļmeros. As√≠, el narrador es D-503, constructor jefe del cohete Integral, que cuenta sus memorias a un futuro lector de alg√ļn lejano planeta. Por √©l sabemos que en el Estado √önico reina supuestamente la unanimidad perfecta, con una fiesta anual en su honor, y que todos los n√ļmeros realizan a lo largo del d√≠a actividades comunes, salvo dos escasas horas dedicadas al tiempo libre.

D-503 empieza sus anotaciones con un tono triunfalista, como un convencido defensor de la civilizaci√≥n superior del Estado √önico. Con una l√≥gica digna de cualquier jerarca nazi, llega a justificar la abolici√≥n de la libertad sugiriendo que puede conducir a la comisi√≥n de delitos. Suprimiendo por tanto la libertad, se acaba con los delitos. Pero un acontecimiento inesperado: la atracci√≥n apasionada que comienza a sentir por la hermosa I-330, echa al traste su f√©rrea l√≥gica matem√°tica. Descubre que padece una enfermedad muy grave: tiene un ‚Äúalma‚ÄĚ, que le inspira sue√Īos y sentimientos que no puede controlar. Entonces, el estilo de sus anotaciones var√≠a; el libro comienza a ser una historia de intriga y de obsesi√≥n er√≥tica, y a adquirir un tono alucinado, delirante, febril, a medida que D-503 se deja enredar por la subversiva I, cuyas citas clandestinas le ponen en serios aprietos.

La prosa de Zamiatin es brillante: los rostros de algunos personajes, las tonalidades celestes, el misterioso y amenazante paisaje que se adivina tras el Muro Verde, que separa al Estado √önico del resto del planeta, donde se fragua secretamente la rebeli√≥n, est√°n descritos con met√°foras ingeniosas, coloristas, te√Īidas de las emociones del narrador, en las que se aprecia la influencia de la literatura vanguardista de la √©poca.

Secreto precedente de toda la literatura distópica posterior, esta brillante novela es una sátira de los totalitarismos de una mordacidad suprema, que merece ser mucho más conocida. Les recuerdo título y autor: Nosotros, de Yevgueni Zamiatin.

Javier Aspiazu

Los miasmas de Samanta Schweblin

Este libro no ha sido escrito para ser degustado por estómagos delicados. Este libro te deja en estado de shock. Es una fábula, una fábula malsana envuelta en un relato tenebroso, trufado de miedos infantiles y terrores maternos. Por momentos parece una historia de horror, por momentos el delirio de un enfermo o de un loco, por momentos una parábola de la realidad argentina, de la podredumbre argentina, que es argentina como podría ser de cualquier otro país. El lector no sabe a qué carta quedarse, solo sabe de los sentimientos que provoca: escalofrío, temor irracional, temblor ante lo inesperado, ante lo que vendrá.

Es dif√≠cil resumir el argumento de esta breve e inquietante novela, ciento veinticuatro p√°ginas. La historia se articula en torno a un di√°logo que mantienen, en lo que parece un hospital, una mujer muy, muy enferma, y un ni√Īo que susurra, que gu√≠a a la enferma en la b√ļsqueda de la verdad. Pero, ¬Ņla voz del ni√Īo conduce a la verdad √≥ conduce por caminos que llevan al enga√Īo, al desastre? El ni√Īo hace recordar a la mujer lo que ha vivido en los √ļltLIBRO Distancia de rescateimos d√≠as. Ella, Amanda, est√° pasando unos d√≠as de vacaciones en una casa del interior. Est√° en la casa con su hija peque√Īa, Nina. Su marido trabaja en la capital. Enfrente, en una casa parecida a la suya, vive otra mujer. Se llama Carla. Tiene un hijo peque√Īo que se llama David, que pronto averiguaremos que es la voz que susurra en la habitaci√≥n del hospital. Carla est√° convencida de que en el cuerpo de su hijo no habita su esp√≠ritu, sino ‚Äúotra cosa‚ÄĚ, que est√° compuesta por el recuerdo del esp√≠ritu de su hijo y de otra presencia que ocupa ese cuerpo desde que desapareci√≥ el esp√≠ritu de David. ¬ŅC√≥mo ha sucedido todo esto?, se pregunta el lector. Pues porque en el ambiente de esa ciudad hay algo malsano que parece emanar de unos barriles que transportan misteriosamente y dejan ‚Äúpor ah√≠‚ÄĚ unos obreros sonrientes. De esos barriles supura un l√≠quido extra√Īo que moja como el agua y deja las manos negras. ¬ŅContaminaci√≥n? ¬ŅUna plaga? Cuando David result√≥ infectado, Carla lo llev√≥ a ‚Äúla mujer de la casa verde‚ÄĚ, que salv√≥ el cuerpo del ni√Īo, pero no su esp√≠ritu. Y mientras tanto mueren personas, desaparecen caballos y aparecen tumbas de animales mientras la enfermedad avanza.

La novela recuerda un poco a Los p√°jaros de Hitchcock, pero rodada por un director de cine independiente. El mal est√° ah√≠, lo cotidiano se vuelve tenebroso, y nadie sabe muy bien qu√© pasa, ni por qu√©. En la pel√≠cula son los p√°jaros; en la novela los ni√Īos. Lo m√°s curioso de todo es que el lenguaje de Distancia de rescate te atrapa por su extra√Īa poes√≠a, por su lirismo, por la peculiar cadencia del ritmo narrativo. Hay un fluir natural, dentro de lo irracional del relato; un medido in crescendo sin explosi√≥n final; un extra√Īamiento incomprensible que al final obligar√° al lector a hacer su propia interpretaci√≥n de lo le√≠do. Impresionante la escritora argentina Samanta Schweblin (Buenos Aires, 1978), a la que no hab√≠amos le√≠do todav√≠a. Pensamos abalanzarnos sobre sus dos libros anteriores El n√ļcleo del disturbio y P√°jaros en la boca.

Por cierto, el t√≠tulo de la novela, Distancia de rescate, hace referencia a la distancia de seguridad que los padres mantienen con sus hijos cuando les dejan dar su primeros pasos independientes cuando son ni√Īos peque√Īos. Una distancia que te√≥ricamente har√° posible que puedas llegar a tu hijo antes de que se produzca la cat√°strofe, lo irremediable. Pero lo que la ficci√≥n demuestra, y aqu√≠ coincide con la realidad, es que la ‚Äúdistancia de rescate‚ÄĚ es un mito, porque nadie garantiza nada.

Enrique Martín

Jon L√≥pez de Vi√Īaspre busca al holand√©s errante

FOTO Jon Lopez de Vi√ĪaspreEl escritor bilba√≠no, residente en Barcelona, Jon L√≥pez de Vi√Īaspre, acaba de publicar en la editorial Palamedes la novela El hijo de Mam√° Dana. Autor de una novela corta en catal√°n y dos libros de relatos, √©sta es su primera novela larga. Un libro que ha suscitado ya inter√©s para su publicaci√≥n en Venezuela y que cuenta con una prosa de esas que recuerdan que la lectura, adem√°s de muchas otras cosas, puede ser tambi√©n un placer.¬†¬†L√≥pez de Vi√Īaspre ha hecho de observador internacional en Nicaragua, ha trabajado en Bolivia y ha convivido con comunidades ind√≠genas como la Ember√° Chami de Colombia. El hijo de Mam√° Dana cuenta la historia de Hyeronimus Paling, un holand√©s de gran humanidad y petaca f√°cil. Las carambolas de la vida le han llevado hasta las profundidades de la geograf√≠a colombiana donde ha encontrado el amor y un lugar en el mundo. Un lugar donde nadie te aconseja ir, donde la magia ancestral se combina con intereses bastardos, donde la inocencia m√°s pura convive¬† con esp√≠ritus curtidos en la muerte y en el odio. Pincha y escucha la charla.

El poema. Yahya Hassan, danés

Yahya Hassan - photo: Mogens EngelundMi hermano peque√Īo encontr√≥ un bolso de se√Īora rojo;

14 talegos en un bolsillo y una tarjeta de visita de la puta de oro.

Me dio la mitad y regresó a su institución.

Yo compré un coche y me lancé a una gira de robos con Vuk.

Robos con escalo, ventanilla de coches, vestuarios, hamburguesas en MacDonald y una √ļltima casa.

Una llave de Audi es una cita con el desguace.

La amargura de la eternidad de la mano directamente al perista,

El sonido del cielo iluminado por sirenas…

Vuk me robó la cartera y se empapuzó de pastillas como antes.

Forzó la puerta de una tienda,

Y se despertó en la cárcel de Kragskovhede yonqui,

Yonqui.

Entrar y salir por la puerta de atr√°s,

Se largó de la cárcel.

Yo andaba con gentes a las que él les debía dinero

Cuando recibí un sms:

Vuk está ahí junto a los amarillos.

Nos metimos corriendo en el coche y fuimos hasta el √ļltimo edificio.

Cuando nos vio dijo: ‚ÄúHola amigos, aqu√≠ est√°is‚ÄĚ.

Pidió un pitillo

Pero yo le di en la boca y lo tiré contra un seto.

Mientras estaba allí tirado le quitamos sus cosas.

Ese día se entrego él mismo.

Este poema se titula Venganza y pertenece al poemario de Yahya Hassan, un joven de 19 a√Īos que ha revolucionario el panorama literario dan√©s. Es un hijo de palestinos que en los 80 emigraron desde un campo de refugiados a Dinamarca. Dej√≥ los estudios a los 13 a√Īos, camin√≥ por la marginalidad, se aficion√≥ a la literatura, y con 19 a√Īos public√≥ un libro que en dos meses vendi√≥ en Dinamarca 100.000 copias. Ha recibido duras cr√≠ticas de la comunidad isl√°mica, y tiene alguna amenaza de muerte. Dicen que tiene un aire a Walt Whitman, y que tiene mucho futuro. El poemario ha sido traducido al castellano por Francisco J. Uriz.

Goizalde Landabaso

El comictario. Todas las obsesiones de Víctor

Uno de los t√≠tulos m√°s llamativos que se han publicado en las √ļltimas semanas es el c√≥mic italiano Todas las obsesiones de V√≠ctor, fruto de la colaboraci√≥n entre el escritor Davide Cali y el dibujante Pasquale Tordisco, que firma con el seud√≥nimo de Squaz. Ambos cuentan con gran reconocimiento en Italia, Davide Cali como autor de cuentos infantiles y juveniles premiados por toda Europa, y Squaz como uno de los m√°ximos representantes del underground transalpino.

La suma de sus talentos ha dado como resultado una novela gr√°fica de concepto y contenido sorprendentes. Todas las obsesiones de V√≠ctor es un exhaustivo repaso a lo m√°s √≠ntimo de la vida del protagonista, un treinta√Īero que, a modo de terapia, narra sus experiencias con las mujeres y todos los sucesos que han influido en su forma deCOMIC Las obsesiones de V√≠ctor ser y pensar y derivado en man√≠as, costumbres y tics de comportamiento. Todo un “strep-tease” emocional, eso s√≠, con grandes dosis de humor e iron√≠a. La historia tiene un comienzo impagable, una escena en la que V√≠ctor cuenta la ruptura con su novia Marisol. Despu√©s de sorprenderla en la cama con otro hombre le exige que se vaya de casa. La siguiente escena es V√≠ctor con las maletas en la mano saliendo del piso y explicando al lector que la vivienda era de su novia, y que se hab√≠a olvidado de ese detalle.

Este desastre le lleva a pensar en sus problemas con las mujeres, y en la eterna sensaci√≥n de que hay algo que no entiende y que se le est√° escapando. En su af√°n por encontrar respuestas hace un repaso a sus relaciones con el sexo femenino, desde la ni√Īez hasta la edad adulta. Un relato bastante desolador, con una cuidada descripci√≥n de fantas√≠as y decepciones infantiles, frustraciones adolescentes y alg√ļn que otro amago de √©xito. Y como eso no es suficiente y sigue sin hallar respuestas, decide que el origen de sus problemas tiene que estar en los traumas de la infancia. Y ah√≠ empieza otra oleada de recuerdos marcados en la memoria de V√≠ctor, y que nos llevan desde la rotura de un plato de terracota y su precaria reparaci√≥n con pegamento hasta la impresi√≥n que le caus√≥ un compa√Īero de pandilla que com√≠a insectos o su extra√Īa obsesi√≥n por la simetr√≠a.

Son tantos detalles que uno imagina que el guionista, Davide Cali, nos está contando su propia vida, pero surge la duda razonable de que semejante desnudo emocional pueda ser autobiográfico. Y otra consecuencia de la lectura es la inevitable comparación con el protagonista, el temor, página a página, de que sus experiencias, por lo general poco gloriosas, coincidan con momentos de nuestra propia vida.

Todas las obsesiones de Víctor, un cómic más que recomendable publicado en castellano por la editorial Diábolo.

I√Īaki Calvo

La segunda entrega de novedades de 2015

LIBRO SaraSERGIO RAM√ćREZ

Sara                                   (ALFAGUARA)       249 páginas

Sergio Ramírez (Masatepe, 1942) fue vicepresidente de Nicaragua tras la caída del dictador Somoza y el triunfo de la Revolución Sandinista. Antes tuvo que pasar un largo exilio en Costa Rica y Alemania. Tras abandonar la política se dedicó a la literatura. Suyos son libros tan apreciados y premiados como Un baile de máscaras, Margarita, está linda la mar ó La fugitiva. En Sara se adentra en un mundo donde la realidad choca con la magia. La historia de Sara y Abraham es la de un peregrinaje por reinos hostiles y tierras inhóspitas cumpliendo las arbitrarias indicaciones que le son transmitidas a Abraham por el Mago, un ser multiforme al que no parece gustarle la risa. Un divertimento bíblico.

CELSO CASTROLIBRO Entre culebras y extra√Īos

Entre culebras y extra√Īos¬†¬† (DESTINO)¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† 154 p√°ginas

Hemos de reconocer que no conocemos nada de la obra literaria del escritor gallego Celso Castro (A Coru√Īa, 1957) a pesar de que ha publicado ya cinco novelas (entre ellas El cerco de beatrice y El afinador de pianos) y colabora habitualmente en revistas po√©ticas y literarias. Su √ļltima novela, Entre culebras y extra√Īos, est√° protagonizada por un adolescente enfermizo y genial, lector de Schopenhauer, sensible y despiadado. La novela arranca con la muerte brutal e inesperada del padre. El protagonista deber√° luchar desde ese momento por encontrar su lugar en el mundo, mientras desvela los secretos familiares, y descubre el amor y el sexo. Un autor ‚Äúsubversivo‚ÄĚ, seg√ļn Vila-Matas.

Maquetación 1JUAN PABLO VILLALOBOS

Te vendo un perro               (ANAGRAMA)         248 páginas

Juan Pablo Villalobos (M√©xico DF, 1973) es un escritor que le da por investigar las materias m√°s peregrinas, como la ergonom√≠a de los retretes √≥ la excentricidad de la literatura latinoamericana de la primera mitad del siglo XX. Adem√°s ha publicado dos novelas de gran repercusi√≥n, Fiesta en la madriguera y Si vivi√©ramos en un lugar normal. En Te vendo un perro nos cuenta la historia de Teo, un taquero jubilado de setenta y ocho a√Īos, artista frustrado y enamorado de los perros, que vive apegado a la Teor√≠a est√©tica de Adorno, y que lucha por llevarse a la cama a dos de sus vecinas, Francesca, la presidenta de la asamblea de vecinos, y Juliette, una verdulera revolucionaria. Para morirse de la risa con sonrisa torcida.

MAR√ćA MORALES CARSONLIBRO La consciencia del tiempo

La consciencia del tiempo     (UNO EDITORIAL) 417 páginas

Otra escritora que busca dar salida a su creatividad a través de la autoedición. Y por lo que se ve, ha vendido ya la primera edición de su primera novela publicada, no le va nada mal a la donostiarra María Morales Carson. La consciencia del tiempo es una novela de amor y sexo, donde varios personajes se cruzan y entrecrucen con el paisaje de fondo, casi siempre, de la Universidad de Oxford. Son profesores y alumnos, y algunos conocidos de fuera, que intentan encontrar la felicidad partiendo de experiencias negativas ó frustrantes, ó partiendo directamente de la infidelidad. La escritora introduce en la narración un interesante artificio: el argumento es el guión de una película en rodaje. Atractiva.

LIBRO Juan LarreaJOS√Č FERN√ĀNDEZ DE LA SOTA

Juan Larrea (El hombre al que perseguían las palomas)

(EDICIONES EL GALLO DE ORO)                       441 páginas

Parece mentira, pero hasta ahora nadie hab√≠a escrito un libro que recogiera la vida y obra de ese gran poeta bilba√≠no en lengua castellana que fue Juan Larrea (1895-1980). Un grande que form√≥ parte de la Generaci√≥n del 27, que fue el padre del surrealismo espa√Īol, que trabaj√≥ de arque√≥logo y fue uno de los mayores expertos mundiales en arte precolombino, que fue cr√≠tico literario y de arte, que encarg√≥ a Picasso el Guernica, que fund√≥ revistas, escribi√≥ guiones para Bu√Īuel y fue una de las grandes figuras del exilio republicano en Latinoam√©rica. El encargado de hacerle justicia ha sido otro poeta bilba√≠no Jos√© Fern√°ndez de la Sota (1960). El empe√Īo ha merecido la pena.