Monteperdido, el magnífico debut negro de Agustín Martínez

Dos niñas de once años desaparecen en un pequeño pueblo del Pirineo. Cinco años más tarde una de ellas aparece entre los restos de un coche accidentado en compañía de un hombre muerto. El caso, que se había archivado, es abierto de nuevo y allí van una detective especializada en la búsqueda de niños desaparecidos y su mentor un veterano policía al borde de la jubilación. Bien, reconozcámoslo, la originalidad no destaca en el argumento de esta novela. Su autor está especializado en escribir series de televisión, seguramente tiene muy claro que es lo que gusta al público y quiere que sus productos alcancen a un número alto de lectores, así que hay que darles lo que esperan, porque como decía hace poco un cineasta el público es más de derechas de lo que pensamos. Vamos, conservador, es decir, cómodo. Luego ya es labor de la ambición del escritor llevar al lector por caminos menos trillados.LIBRO Monteperdido

Martínez lo consigue a medias. Trata de no ser demasiado obvio, intenta profundizar en sus personajes sin aburrir, coloca razonablemente bien las sorpresas en la trama, juega al despiste con los candidatos a culpables. Pero le pierde el exceso de páginas, la exhibición de barroquismo, lo ramificado de las explicaciones, los tópicos insalvables de cualquier novela policiaca que se precie, la necesidad de que el lector se crea el universo que se presenta. Seguramente el autor está acostumbrado a trabajar en universos cerrados, porque las series tienen que contar con un número limitado de protagonistas, y se mueve bien en ese terreno. La creación de la atmósfera del pueblo donde hay una acumulación de secretos y rencores y donde aparecen unos extraños hurgando en las intimidades de personas afectadas por el dolor y la sospecha, es muy verosímil. Y las actitudes de los personajes, lo que ocultan, porque aquí todo el mundo oculta algo, es plausible.

Por supuesto hay que contar muchas cosas para alcanzar el número de páginas de este volumen. Y Agustín Martínez lo hace con solvencia. A ratos. Hay momentos en que se aprecian bajonazos en la intensidad del relato, páginas que sobran, personajes que repiten lo que ya habían hecho o dicho. Pero hay momentos brillantes, Impactantes, sorprendentes. Monteperdido es un buen thriller, narrado con pulso firme, en un escenario que el autor domina y con una resolución muy acertada. Como corresponde a quien ha sabido llevar a buen puerto series televisivas como Crematorio. Quizá ya estén pensando en llevarlo a la televisión.

Félix Linares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *