By

Rosquillas alemanas de pasta choux

rosquillas-alemanas.2JPG

Estas rosquillas son de origen alemán, de hecho yo he seguido la receta que aparece en el libro “Backen macht Freude”, del Dr. Oetker. Su nombre en alemán es Eberswalder Spritzkuchen. Son unas rosquillitas fritas, elaboradas con una masa tipo choux pero a la que se le añade polvos de hornear (levadura tipo Royal), que quedan riquísimas, de las de empezar y no poder parar.

Estas rosquillas conviene consumirlas en cuanto estén tibias o frías, es cuando mejor están, ya que con el tiempo, se reblandecen, están buenas pero no tanto. Siempre van glaseadas, aunque yo las he dado una leve pincelada de glasa, para apreciar mejor su sabor. Pero la glasa les sienta muy bien.

ROSQUILLAS DE MASA ALEMANAS

 

INGREDIENTES:

· 250 ml. de agua

· 50 gr. de mantequilla

· 150 gr. de harina

· 30 gr. de harina fina de maíz (Maizena)

· 25 gr. de azúcar

· 1 sobrecito de azúcar avainillada

· 4 ó 5 huevos M

· 1 cucharadita rasa de las de té de polvos de hornear (tipo levadura Royal)

· aceite de girasol para freir

· Para cubrir:  .- 300 gr. de azúcar glass

.- 3 cucharadas aprox. de zumo de limón

.- agua caliente

rosquillas-alemanas.3JPG

 

ELABORACIÓN:

Primeramente preparemos la masa, en esencia se asemeja a la masa de los buñuelos o profiteroles, aunque tiene alguna variante que veremos durante la elaboración.

Calentamos el agua y la mantequilla en un cazo y llevamos al punto de ebullición.

***La mantequilla es conveniente que esté a temperatura ambiente, ya que si la echamos fría, tardará más tiempo en deshacerse con lo que el agua estará durante más tiempo hirviendo; eso trae como consecuencia que se evapora más agua y entonces varían las proporciones de la receta. En estas masas escaldadas es importante respetar escrupulosamente la proporción de líquidos y sólidos que nos indican en la receta, ya que de eso dependerá luego la cantidad de huevos que tenemos que añadir para que nos quede una buena masa, que no se desinfle durante o después del horneado.

 

Por otro lado, habremos tamizado la harina y la maizena, la colocamos en un bol amplio. Vertemos todo el líquido de golpe sobre la harina y removemos con una cuchara de madera hasta obtener una masa que se despegue de las paredes del bol, que la harina haya absorbido todo el líquido. Nos llevará poco tiempo.

En caso de hacerlo con una amasadora tipo Kitchen Aid, ponemos la mezcla de harina/maizena en el bol de la K.A. y vertemos todo el líquido de golpe. Amasamos a velocidad lenta durante 1 minuto aprox. con la pala.

Seguidamente añadimos el azúcar y el azúcar avainillado y seguimos mezclando (1).

Es el momento de ir añadiendo los huevos, los iremos añadiendo de uno en uno, permitiendo a la masa absorber los huevos poco a poco. No echar el siguiente hasta que el anterior esté perfectamente unido.

En caso de usar la K.A. darle más velocidad para que se incorpore bien los huevos en la masa (2).

*** Habrá que tener cuidado a la hora de incorporar el último huevo, no echarlo si no es necesario, deberemos observar la masa y ver si está suficientemente blanda como para formar las rosquillas, que tomando una porción de masa se quede adherida a la cuchara sin caerse al bol (más o menos). Habrá que tener un poco de pericia a la hora de ver el punto de la masa, para que no nos quede ni demasiado blanda, ni demasiado dura. Por eso, es importante ver si necesitamos el último huevo o no, quizás no lo necesitemos entero, por lo que conviene batirlo en un bol y añadir sólo lo que necesitemos para que nos quede una masa perfecta (3).

Una vez que tenemos la masa lista, dejamos que se enfríe y SOLO cuando la masa está fría, añadimos los polvos de hornear. Es importante que la masa esté TOTALMENTE fría.

***El motivo para añadir los polvos de hornear al final, cuando la masa está fría es porque este tipo de masas escaldadas se calientan antes de la fritura o del horneado, es decir, durante el proceso de formar la masa , con lo que si añadimos la levadura cuando la masa está caliente, pierde parte de sus propiedades antes de freir u hornear con lo que luego obtendremos unas rosquillas o lo que hagamos, planas, chafadas, que no han desarrollado adecuadamente.

Metemos la masa en una manga pastelera con boquilla rizada y cortamos papelillos de horno, los engrasamos (es importante engrasarlos, porque si no, se engancha la masa al papel y es imposible echarlos en el aceite para freir sin perder la forma). Formamos las rosquillitas (4).

paso-a-paso-de-rosquillas-alemanas

Calentamos aceite de girasol abundante en un cazo no muy grande o en una freidora y cuando la temperatura del aceite es la adecuada, procedemos a freir las roscas. Cuando vemos que están doraditas por un lado, le damos la vuelta hasta que terminen de hacerse.

Sacamos las roscas hechas a una fuente con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite. Seguidamente colocamos sobre una rejilla para que terminen de enfriarse.

Se pueden rebozar en azúcar glas o bien hacer una cobertura de glasa muy sencilla, pero que queda muy bien en este tipo de masas; Consiste en tamizar el azúcar glas, añadirle las cucharadas de zumo de limón y mezclar bien, añadir tanta agua caliente como sea necesaria para lograr una cobertura liviana que nos endulce la masa.

 

rosquillas-alemanas

 

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email

Te puede interesar...

Rosquillas de leche   Para mí ,ya han terminado las vacaciones , por lo tanto , que mejor manera de continuar...
Rosquillas de chocolate y naranja De nuevo, una receta de rosquillas. Esta vez, con la particularidad de que están hechas con cacao...
Rosquillas de pueblo Cada vez que pruebo una rosquilla casera, no puedo evitar preguntar por la receta. Este verano me...
Rosquillas Patissier Esta receta de rosquillas la tomé prestada del blog de patissier, estupendo repostero que colabora...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.