By

Sushi en casa

SUSHI EN CASA

Hacer sushi en casa no es difícil, basta con buscar información en internet, leer sobre la forma de cocer el arroz, y ver algún video en youtube sobre la colocación de los distintos ingredientes, el formado de los rollos y posterior corte en porciones.

Yo, os voy a enseñar la manera en la que hago mi propio sushi. Realmente el resultado es muy bueno, nada que ver con el industrial de supermercado y a la altura de los que hacen artesanalmente en restaurantes especializados .

Lo primero que tendremos que hacer es hacernos con un kit mínimo para elaborar y formar las piezas de sushi. En principio, necesitaremos como elemento imprescindible una esterilla de bambú (llamada makisu), el resto de cosas son totalmente prescindibles, como por ejemplo, una paleta de madera o bambú que se usa para remover el arroz ( shamoji),- puedes usar tu pala de silicona o pala de madera que tengas en la cocina-, también se usa un abanico ( llamado uchiwa) para atemperar el arroz, -puedes usar un abanico corriente. Y luego, necesitarás un recipiente para depositar y enfriar el arroz, ( el hangiri), -vale con una fuente de loza normal-.

En segundo lugar, deberemos pensar qué tipo de sushi vamos a elaborar, qué variedades, elegir los rellenos y tenerlos cortados, preparados para que una vez tengamos el arroz listo, formemos los rollos y obtengamos un sushi fresco, recién hecho.

EL ARROZ

El secreto de un buen sushi es conseguir preparar un arroz perfecto. Para ello utilizaremos un arroz especial para sushi, glutinoso, de grano redondo y corto. Hoy día, lo venden en cualquier gran superficie o en tiendas orientales. Es imprescindible utilizar este tipo de arroz. Si no lo conseguís, no hagáis sushi,¡de verdad!

El arroz lo tendremos listo en 3 pasos:

1.-  lavar y cocer el arroz

2.-  añadirle el aderezo de vinagre de arroz+ azúcar+ sal ( sushizu )

3.- atemperado del arroz con el abanico.

1.-  hay que quitarle al arroz todo el almidón posible, para ello, pondremos el arroz en un bol y lo lavaremos bajo el grifo, frotando el arroz y cambiando tantas veces el agua como sea necesario. Hasta que el agua salga transparente. (unas 10 veces).

Seguidamente ,procederemos a cocer el arroz. Lo podemos hacer en una arrocera, pero lo más normal es que no tengamos, así que yo voy a dar las instrucciones para cocerlo en una cazuela normal. Como normal, entiendo una cazuela de fondo ancho y altura media.

Pondremos dentro de la cazuela el arroz y el agua fría. La proporción será de 1 ½ taza de agua por 1 taza de arroz.  Ponemos a fuego fuerte, en principio, hasta llevar a ebullición, colocamos la tapa a la cazuela y  bajamos a fuego medio (al seis aprox.) y mantenemos durante 2 minutos y seguidamente bajamos a fuego suave (al 2 ò 3) durante 12 minutos.(podéis seguir las indicaciones del paquete de arroz para su cocción). Una vez pasado el tiempo, dejamos reposar el arroz durante 15 minutos.

*** Es importante NO LEVANTAR la tapa en ningún momento durante toda la cocción y el reposo. SIEMPRE con la tapa puesta.

2.- Mientras se cuece y se reposa el arroz podemos ir preparando el aderezo ( sushizu).

La proporción de aderezo es ( 1 : 5 ), es decir, 1 parte de aderezo por 5 de arroz. Y la proporción en el aderezo es ( 5 : 2 : 1 ), es decir, 5 partes de vinagre de arroz, 2 partes de azúcar y 1 parte de sal.

Con un ejemplo queda mucho más claro: Si usamos 400 gr. de arroz, necesitaremos 80 gr. de aderezo ( 1 : 5 ). Por lo tanto, los 80 gr. de aderezo estarán compuestos de 50 gr. de vinagre de arroz, 20 gr. de azúcar y 10 gr. de sal.  50+20+10= 80. ( 5 : 2 : 1 ).

Para preparar el aderezo, calentamos un poquito el vinagre de arroz ( para disolver con facilidad el azúcar y la sal) mezclamos con el azúcar y la sal hasta que se disuelva perfectamente y dejamos enfriar. Ya tenemos listo nuestro sushizu o aderezo.

3.- El último paso con el arroz es, una vez pasado el tiempo de reposo,  volcarlo en un recipiente tipo fuente de loza, extenderlo y añadirle el aderezo “frío”. Se mezcla con cuidado, con cariño, suavemente, sin aplastarlo ni presionarlo. Para mezclarlo, es conveniente hacerlo con una espátula de bambú o madera ( shamoji ) , pero lo podemos hacer con una de silicona si no la tenemos.

Ahora procederemos a “atemperar”  el arroz con una abanico. Esta técnica milenaria se hace para que  el arroz llegue a temperatura ambiente lo antes posible. Una vez lo tenemos, lo cubrimos con un paño húmedo para que no se seque.

Ya tenemos nuestro arroz listo para ser utilizado. Si lo hemos hecho bien, tendremos un arroz de apariencia brillante y algo pegajosa.

FORMADO DEL SUSHI

En esta ocasión he preparado tres variedades de sushi. Maki, Uramaki y roll de salmón marinado

Maki

            Consistente en arroz con txaka, langostino cocido, aguacate y mahonesa enrollados en alga nori. Al tratarse de un rollo grueso se llama “futomaki”.

La manera de hacerlo es extender la esterilla de bambú ( makisu) en una superficie plana, cubrirla con un plástico film (para que no se peguen los ingredientes). Entonces colocamos un alga nori encima, con la parte brillante hacia abajo.

Deberemos tener a mano un bol con agua fría para poder manipular el arroz, nos mojamos los dedos con agua y cogemos una porción de arroz, que extenderemos por toda el alga, dejando unos 3 centímetros sin cubrir en la parte posterior. Lo extenderemos de manera uniforme y de un grosor de 1 cm. aproximadamente. Encima colocamos el relleno que hemos decidido, cortado en tiras, lo colocamos centrado en la parte inferior del alga.

Procedemos a enrollar el alga ayudándonos de la esterilla, presionando suavemente para que se nos forme el rollo. Al final, mojamos con un poco de agua la parte del alga que no tiene arroz para que se selle.

Puede que durante el proceso de formación del rollo, el relleno tienda a salirse por los extremos del rollo, por lo tanto es aconsejable usar las manos como tope. Pero bueno, es cuestión de pericia, en un par de rollos, ya te sale bien.

Uramaki

Literalmente, “ura” es “cara opuesta”, un maki pero al revés, es decir, es el arroz el que envuelve el rollo de alga nori que contiene los ingredientes.

En nuestro caso, una vez que el arroz está sobre el alga nori, le damos la vuelta y depositamos el relleno sobre la parte limpia del alga nori, centrado en la parte inferior, igual que con los makis.

En esta ocasión, el relleno consistía en hilo de mahonesa, pepino en tiras, atún natural de lata y tiras de txaka.

Una vez hecho el rollo, se le puede poner unas semillas de sésamo negro o tostado.

Roll especial de salmón marinado

Este tipo es el que más éxito tiene. Os explico cómo lo hago. Se corta media o tres cuartos de lámina de alga nori. Para que no quede demasiado grande. Se coloca el arroz sobre el alga, se le da la vuelta y sobre la parte limpia del alga se coloca tiras de aguacate, taco de salmón en tira y pepino en tiras.

Se procede a formar el rulo (como si se tratase de un uramaki). Una vez que tenemos el rollo hecho, colocamos encima salmón en tiras de unos 3 cm. a lo ancho. Se ajusta al rollo con la esterilla hasta formar otro rollo.

Cuando lo cortamos, (de cada rollo salen 8 piezas) lo colocamos tumbados y encima le ponemos un poco de queso crema (tipo philadelphia) y unas huevas de salmón.

Corte y presentación

Cada rollo se divide en 8 piezas. Primero se corta un poco los extremos para que queden bien rectos. Para que salgan del mismo grosor, primero se divide el rollo en dos partes. Cada parte, se vuelve a cortar en dos y  cada una de ellas en otras dos. En total, obtenemos 8 piezas.

**Para cortar los rollos utilizaremos un cuchillo de hoja ancha con buen filo. Mojaremos ligeramente la hoja cada vez que hagamos un corte. El corte deberá ser firme, limpio,  con una sola pasada de la hoja para evitar deshacer el rollo.

**Lo más corriente y tradicional es utilizar pescados frescos para su elaboración, como salmón, atún rojo. bacalao… yo, particularmente, no he utilizado pescado fresco por tema de seguridad alimentaria. Prefiero utilizar salmón marinado, atún cocido, langostinos cocidos.. para evitar las posibles intoxicaciones por consumir pescado crudo.

**Con 500 gr. de arroz salen 10 rollos como estos. Por lo tanto, 10 x 8 = 80 piezas.

By

Bonito del norte en conserva

bonito del norte embotado

 

Ahora estamos en plena temporada de bonito, momento ideal para prepararlo embotado, y de esta forma, poder gozar de él durante todo el año. . Existen numerosas maneras de hacerlo, con el bonito en crudo, con el bonito cocido, con aceite de girasol, con aceite de oliva, con más tiempo de cocción, con menos…. En este post, os explico cómo lo preparamos en casa. Falta la foto final, con el resultado, pero como, una vez que lo preparamos tiene que estar 3 meses reposando… añadiré la foto cuando pase ese tiempo, así podremos apreciar la textura y el colorcito que hayan cogido las lascas de bonito. ¡queda pendiente, pues!

 

BONITO DEL NORTE EN CONSERVA

 

INGREDIENTES:

.- bonito del norte de unos 12 kg.

.- sal gorda

.- aceite de girasol

bonito del norte en conserva

 

ELABORACIÓN:

 

Para embotar bonito hay una serie de consideraciones a tener en cuenta:

 

*** Es aconsejable escoger un bonito del norte (pescado en el mar Cantábrico) de primerísima calidad. El BONITO DEL NORTE se caracteriza por tener un exquisito sabor y una textura más suave que la del resto de su especie. Su captura tiene lugar en el Golfo Vizcaya, donde la flota de bajura del Cantábrico lo pesca con anzuelo para que el pez no sufra y ofrezca una carne de mayor calidad. La pesca se realiza en la costera, de julio a octubre, cuando el pez está en su punto óptimo para ser capturado y consumido. De carne blanca, tersa y sabrosa y textura muy suave. Por otro lado, el color es mucho más blanco que el del resto de túnidos.

*** El tamaño ideal del bonito para embotar es entre 10 y 12 kg. La carne está más hecha, y además, el desperdicio que tiene (cabeza, tripas, cola) es solamente un poco mayor que los ejemplares de 6 ò 7 kg.

***Deberemos esterilizar botes y tapas suficientes para su embotado, bien hirviendo los botes de cristal y tapas en una cazuela con abundante agua o bien en el lavavajillas en un programa intenso de gran temperatura.

*** El embotado se puede hacer con el bonito en crudo, o bien cocido. En casa siempre lo hemos hecho con las rodajas cocidas. No he probado nunca a meter el bonito crudo en los frascos, pero me consta que hay gente que lo prepara así. En esta ocasión explicaré la manera de hacerlo con el bonito cocido.

 

COMENZAMOS: En primer lugar, se despieza el bonito quitándole la cabeza, las tripas, las aletas y la cola . Se separa la ventresca (que está exquisita asada en el horno) aunque hay gente que también la embota. Seguidamente se corta el cogote (que embotaremos también) y se hacen rodajas gruesas.

El tamaño de las rodajas deberá ser algo menor que el alto del frasco donde lo vamos a meter. Este trabajo de despiece resulta un poco complicado si no tienes experiencia, por lo que es aconsejable que le digas al pescadero que te lo haga.

mosaico 1

EN SEGUNDO LUGAR. prepararemos una salmuera , es decir, agua con sal, que será donde coceremos las rodajas de bonito. Para saber el punto exacto de sal, echaremos agua en la cazuela donde vayamos a cocer el bonito. Añadimos un huevo crudo (notaremos que se va al fondo y está tumbado), comenzamos a añadir sal gorda y la vamos disolviendo en el agua. Cuando el huevo se ponga “de pies” ese es el punto idóneo de sal.

SEGUIDAMENTE, coceremos el bonito,  introducimos las rodajas de bonito en el agua y ponemos a hervir, una vez que rompa a hervir contamos 30 minutos (para un tamaño medio de rodaja, unos 7 ò 8 cm.de grosor) y dejamos hirviendo. Una vez pasado ese tiempo, sacamos las rodajas y dejamos enfriar en una bandeja.

 

AHORA ES EL MOMENTO, de limpiar las rodajas de bonito,  sacar los lomos de bonito, para ello, le quitaremos la piel, las escamas que pueda tener, las espinas y la parte negra de la zona central de la rodaja. Dejaremos los lomos limpios de venitas.

Una vez que tengamos los lomos, los vamos introduciendo en los botes (conviene que sean de boca ancha) de manera que queden bien juntos y pocos huecos. Es un poco un tetris, o puzzle. Hay que rellenar hasta el borde, dejando libre la boca del frasco, donde hace la rosca.

A CONTINUACIÓN, rellenamos de aceite. En mi caso, me gusta hacerlo con aceite de girasol, aunque hay gente que lo hace con aceite de oliva suave. El aceite deberá cubrir todos los tacos de bonito. Dejamos reposar unas 12 horas (sin poner la tapa todavía), para que el bonito vaya cogiendo el aceite ( por ejemplo, dejarlo toda la noche).

AL DÍA SIGUIENTE, rellenamos con más aceite hasta que veamos que cubre todo el bonito, dejando siempre la boca del frasco libre. Colocamos las tapas, cerrando el bote correctamente y solamente queda ponerlos al baño maría.

PARA HACERLO, pondremos agua suficiente en una amplia cazuela que cubra totalmente los frascos. Y lo llevaremos al punto de ebullición, dejamos hirviendo 50 minutos. Pasado ese tiempo, sacamos los botes del agua, secamos con un paño y dejamos que se enfríen. Una vez fríos, los colocamos en un lugar oscuro, y no los moveremos. Dejaremos reposar nuestra conserva de bonito durante 3 meses, antes de comenzar a utilizarla.

mosaico 2

***Cuando sacamos los frascos del baño maría, observaremos que el aceite se ha puesto como turbio. Eso es normal, con el reposo, el aceite va cogiendo de nuevo su color y textura original.

 

By

Bacalao a la vizcaína

Bacalao a la vizcaína

Bacalao a la vizcaína

Esta receta de bacalao a la vizcaína es una de las que hace tiempo tenía ganas de hacer y compartir. Y el último empujón me lo dio un e-mail de Silvia, del blog Food and cook, en el que me proponía colaborar en la revista digital Whole Kitchen.

Conozco la revista desde el primer número, y por eso me quedé alucinada cuando me pidieron colaborar, dado el enorme nivel y la exquisita calidad de esta publicación digital. Todo un honor … y un reto.

Usé ingredientes que se pueden encontrar en muchos sitios (hay bacalao de calidad en muchos lugares) y algún otro de procedencia casera, como veréis. Y me pareció muy apropiado, dado mi lugar de procedencia, hacer algo típico como el bacalao a la vizcaína.

Un segundo plato con personalidad, tradicional y que, en mi caso, convirtió una comida de sábado normal en una pequeña fiesta en la intimidad de la familia.

Así pues, esta receta la podéis consultar en la revista. Está en la página 70 y tiene un paso a paso. Podéis ver esa, y otro montón de deliciosas recetas aquí:

Agradezco a Silvia y a Bea, las dos editoras, la oportunidad de poder compartir esta receta de bacalao a la vizcaína con tantísima gente.

Y ha sido un placer coincidir en las colaboraciones con otras bloggers de cocina que admiro y aprecio como mis amigas Clemenvilla, de Bocados de cielo y Ana Powell, de Magic Flavours, así como Marta, de Barcelona-Málaga cooking, Alba, de Le fabuleux destin du chocolat, Erika, de La ventolera, y la colaboración especial con San Valentín como tema, de Patricia Arribálzaga de Cakes Haute Couture.

No es la única receta con la que he participado en la revista, pero esa la dejo para el próximo post 😉

By

Rape a la americana

 

Este fin de semana había comprado una cola de rape para prepararla en salsa americana, la verdad es que el rape es un pescado que admite un montón de preparaciones, asado, en brocheta, los huesos para sopas de pescado… de todas las maneras está buenísimo.
El blogEls Peixos nos propone esta misma semana otra forma muy rica de prepararlo, como complemento, os muestro esta receta, la ventaja es que puedes dejarla preparada con antelación.

 

RAPE EN SALSA AMERICANAINGREDIENTES:

. 1 cola de rape hermosa
. tomate frito: 5 cucharadas
. 3 dientes de ajo
. cebolla
. 12 langostinos
. ½ litro aprox de caldo de pescado
. brandy/ Whisky para flambear
. 1 cucharadita de fécula de patata / o Maizena
. aceite/sal/pimientaELABORACIÓN:

En primer lugar se pide a la pescadera que nos parta la cola de rape el rodajas, se salpimienta, se pasan por harina y se ponen en una cazuela con aceite de oliva , se fríen un poquito, para que se sellen, no hacerlas demasiado porque luego terminarán de cocinarse con la salsa. Se sacan a una fuente y se reservan.

Procedemos a realizar la salsa americana:

En el mismo aceite , rehogamos la cebolla y el ajo hasta que esté bien pochado, a fuego bajo. Una vez listo, echamos las cabezas y las cáscaras de los langostinos y estrujamos un poco con una cuchara de madera para sacar todos los jugos de la casquería. Cuando lo tenemos , echamos el brandy y flambeamos, a continuación añadimos las cucharadas de tomate frito, parte del caldo de pescado y removemos todo el conjunto. Disolvemos la cucharada de Maizena en un poco de agua y se lo añadimos . Subimos el calor de la placa hasta que comience a hervir y lo dejamos cocinándose unos diez minutos. Se añade una pizca de pimienta negra recién molida.

Se pasa la salsa por un pasapurés y se deja cocer un ratito más, cuando vea
mos que está casi lista, echamos las rodajas de rape que teníamos reservadas para que terminen de hacerse con la salsa, dejar durante unos 10 min. Aprox.

By

Bacalao al pil-pil


Esta receta va dedicada al blog “Els Peixos“, en él, podemos encontrar un montón de recetas con los pescados como auténticos protagonistas. Además, cada receta va siempre muy bien acompañada con una clase distinta de pan para acompañar.
En Bizkaia, existe una tradición muy arraigada de saborear el bacalao al pil-pil, no hay fiesta de pueblo que se precie que no tenga un concurso de cazuelas de Bacalao al pil-pil.
Los restaurantes que bordan este plato son muy apreciados y conocidos. Aunque existen muchas maneras de preparar el bacalao desalado, para mí, como más me gusta es al pil-pil.
Por eso, hoy he querido prepararlo, y mostraros cómo lo hago, aunque no he conseguido ligar la salsa con los característicos movimientos de vaivén y finalmente he tenido que usar el colador para conseguir el característico pil-pil.

BACALAO AL PIL-PIL

INGREDIENTES: (para 4 personas)

. 4 lomos de bacalao desalado en lomos de 200 gr aprox.
. ½ l de aceite de oliva virgen de 1º
. 4 dientes de ajo
. 1 guindilla seca (opcional)

ELABORACIÓN:

Desalado del bacalao:

Una de las claves fundamentales para lograr el éxito a la hora de cocinar el bacalao es realizar un perfecto desalado.
El desalado ha de hacerse en cámara frigorífica, entre 5 y 7º, introduciendo el bacalao en una cazuela con agua fría y cuyo volumen ha de ser al menos tres veces superior al del pescado.
Hay que procurar que todas las tajadas sean uniformes , del mismo grosor, ya que en caso contrario, las partes gruesas quedarán saladas y las delgadas sosas.
El tiempo normal de desalado es de 36 horas para las tajadas de grosor medio. Si son extremadamente gruesas hay que tenerlas más tiempo e ir comprobando el punto de sal. Es también muy importante que durante el tiempo de desalado se cambie 4 veces de agua.
Es conveniente colocar las tajadas de bacalao dentro del agua en que se desalan con la piel hacia arriba ya que, de lo contrario, la piel actúa como una coraza que dificulta la salida de la sal y tiende a concentrarse en esa zona.
Una vez desalado, es importante secar minuciosamente las piezas de bacalao, dejarlas tapadas con un paño de cocina dentro del frigorífico para que terminen de secarse. ( en unas tajadas con humedad, mal secadas, será muy difícil emulsionar la gelatina con el aceite, ya que saldrá también agua , lo cual dificultará el poder hacer el pil-pil).
No es aconsejable los desalados rápidos del bacalao a no ser que se trate de preparaciones en el que intervenga éste desmigado.

ELABORACIÓN:

Poner el aceite con los ajos pelados a fuego lento. Cuando los dientes de ajo comiencen a coger color retirar del fuego.
Quitar al bacalao todas las espinas, escamarlo, secarlo y ponerlo en la cazuela de barro con la piel hacia arriba y sin que se toquen unos a otros. Se deja que se vayan haciendo poco a poco (a baja temperatura), cociendo suavemente durante 5 ò 6 minutos.
Cuando se vea que el bacalao ha soltado la gelatina, retirar del fuego y dejar templar y mover la cazuela con movimientos giratorios de vaivén hasta ligar la salsa.
Calentar otra vez la cazuela al fuego lento, si vemos que ha perdido temperatura el aceite, presionar delicadamente los lomos de bacalao para que suelten aceite y la salsa continúe ligando.
Retirar la cazuela del fuego, esperar a que el bacalao temple un poco, darle unos últimos movimientos para que asiente y emplatarlo con cuidado para que no se deshaga.
Los lomos de bacalao se sirven en el plato, cubiertos con la salsa y decorados con los ajos confitados que se habían reservado previamente.

NOTAS:

. la calidad del bacalao es fundamental para hacer un buen bacalao al pil pil.
. la temperatura del aceite, tanto a la hora de confitar el bacalao, como a la hora de emulsionar la salsa es importantísimo, no debe estar ni muy caliente, ni demasiado frío.
. Otra forma para ligar la salsa, menos ortodoxa, pero más sencilla, para los que no son expertos es mediante el uso de un colador, se haría de la siguiente manera: Se confita el bacalao en el aceite, se sacan las tajadas a un plato y se dejan escurrir, en una cazuela se verterá el jugo que ha soltado el bacalao (aceite y gelatina) y se fricciona con un colador hasta conseguir emulsionar la salsa (sale muy rápido), se le va añadiendo el resto del aceite (que contiene también gelatina), se continúa moviendo el colador hasta que obtengamos una salsa ligada, ni muy gruesa, ni muy fina.
. en caso de que nos haya quedado una salsa muy gruesa, se puede rebajar mojándonos los dedos en agua templada y “salpicando” la salsa con ese agua, se continúa moviendo hasta que quede ligado y del grosor deseado.

By

Pimientos del piquillo rellenos de bacalao en salsa de marisco

Un plato especial, que en casa se realiza en días de fiesta, quedan muy finos con la salsita de marisco (salsa que normalmente tengo en el congelador, de haber aprovechado cáscaras y cabezas de langostinos de alguna otra preparación).
Es una manera distinta de comer los pimientos, saliéndose un poco del clásico relleno de carne picada. Espero que os guste y lo probeis

PIMIENTOS DEL PIQUILLO RELLENOS DE BACALAO EN SALSA DE MARISCO

Ingredientes:

· 12 pimientos del piquillo
· 1 cebolla
· 1 diente de ajo
· 1 pimiento verde
· 400 gr de bacalao desmigado
· 1 pizca de mantequilla
· 40 gr de harina
· leche o nata
· aceite
 

Elaboración:

 

Se ponen en una cazuela a erogar con un poco de aceite, la cebolla picada, el pimiento verde también picad y el diente de ajo. Se deja que sude y se saltea el bacalao a fuego medio.

Una vez pochado, se saca todo a un escurridor con un recipiente debajo y se guarda el jugo que va soltando.
Por otro lado, se pone otra cazuela con un poco de aceite y una pizca de mantequilla y se echa la harina, haciendo una bechamel. Una vez que se ha rehogado la harina en la grasa, se añade el jugo que ha soltado el bacalao (se puede añadir también unas gotas de vino blanco) y por último un poco de leche o nata hasta formar una bechamel.
Una vez probada la bechamel y puesta a punto, se vuelca sobre ella el bacalao. Se mezcla bien y se deja templar.
**** yo, lo que hago, es pasar los pimientos un poco por la sartén con un chorrito de aceite y a fuego lento, sazono y echo un poquito de azúcar para quitarle la acidez.
No los rebozo, ya que prefiero que se aprecie bien el sabor de los pimientos del piquillo.
Se rellenan los pimientos con una cucharilla,( se pasan por harina y huevo y se fríen.) en el caso de que se decida rebozarlos.

A continuación se prepara la salsa:

SALSA DE MARISCO

Ingredientes:

· cabezas y cáscaras de langostinos/gambas
· cebolla
· pimienta blanca
· aceite de oliva
· 1 cucharada de maizena
· agua
· 2 cucharadas de nata líquida

Elaboración:

Pelar y picar la cebolla. Sofreir las cáscaras y cabezas de langostinos con la cebolla, la pimienta y dos cucharadas de aceite. Salar un poco y remover con una cuchara de madera, sacando el jugo de las cabezas.

 

Una vez bien rehogado flambear con un chorrito de brandy. Agregar entonces un vaso de agua con una cucharada de Maizena disuelta en él. Tapar la cacerola y dejar cocer durante unos 15 minutos hasta que el caldo espese ligeramente, retirar del fuego y destaparlo.
Pasar la salsa resultante por el pasapurés, triturando las cabezas y cáscaras. Dar un nuevo hervor a la salsa y agregar la nata.
Rectificar la sal y mantener a fuego suave durante unos minutos.

***** esta salsa se puede congelar antes de incorporar la nata.

En el caso de servir de salsa para los pimientos, como en este caso, se pone unas cucharadas de salsa caliente en el plato y colocar un par de pimientos rellenos encima. Decorar con un poco de perejil picadito.

By

Merluza en salsa

Esta es una manera de cocinar el pescado muy rápida, en apenas 15 minutos tienes un plato muy lucido y sabroso. En esta ocasión, lo he preparado con merluza, pero es válido para cualquier pescado blanco, como por ejemplo, bacalao fresco.
Os pongo la receta, por si alguien está pensando en prepararlo para la cena.

MERLUZA EN SALSA :

Ingredientes:

– merluza en rodajas
– langostinos (congelados)
– guisantes (congelados)
– perejil
– ajo
– harina
– sal/aceite

Elaboración:

En una cazuela apropiada (mejor de barro), se pone aceite a calentar, cuando está caliente, se echan las rodajas de merluza, previamente enharinadas, se echan también los langostinos congelados (no importa que no se hayan descongelado) y los guisantes .

Se deja hacer por un lado unos 3 minutos y se le da la vuelta con cuidado. En este momento se echa 2 dientes de ajo picaditos y el perejil (al gusto).

Se deja aproximadamente otros dos minutos y entonces se prepara un vasito pequeño de agua al que se le incorpora media cucharada de harina, en frío se disuelve bien hasta que no quede ningún grumo y se vuelca en la cazuela. (esto hará que se espese la salsa y movemos la cazuela con movimientos en vaiven –sobre todo para que se introduzca la salsa debajo de las rodajas y se despeguen del fondo).

Si vemos que queda una salsa muy gorda (porque nos hemos pasado con la harina) le añadimos agua poco a poco , hasta conseguir la textura adecuada. Pasados otros 3 minutos aprox. Se retira del fuego y ya está listo para comer.

**** Este plato se hace rapidísimamente, en 15 minutos en total tienes un plato de lujo.
**** El pescado no hay que hacerlo mucho tiempo, para que quede jugoso y no se pase. Luego con la salsa termina de cocinarse.