By

Tarta de cumpleaños infantil Kit-Kat

DSC_0686_phixr

Esta tarta es perfecta para una fiesta de cumpleaños infantil. Además, el relleno puede ser tan variado como queramos, un poco al gusto de los comensales. Yo, en este caso, me he ido a un “clásico” con éxito asegurado entre  los niños, es decir, bizcocho de chocolate relleno de trufa. La idea de la decoración la he cogido de esta página web, que tiene unas ideas muy chulas y sencillas para hacer tartas llamativas y muy resultonas.

TARTA KIT-KAT

INGREDIENTES:

Bizcocho de chocolate corriente en molde

– Almíbar para calar

– Trufa cocida de relleno

– Decoración con kit-kats y m&m

 

Bizcocho de chocolate corriente en molde:

· 5 huevos

· 150 gr. de azúcar

· 100 gr. de harina

· 50 gr. de cacao

Almíbar para calar:

.  200 ml. de agua

.  100 ml. de azúcar

.  2 cucharadas de Nesquik de fresa

Trufa cocida de relleno:

.  700 gr. de nata para montar (35% m.g.)

.  70 gr. de azúcar

.  140 gr. de chocolate de cobertura (tipo Nestlé)

DSC_0691_phixr

ELABORACIÓN:

 

Para el bizcocho:

Montar los huevos con el azúcar hasta obtener una crema blanquecina que haya doblado el volumen, mejor utilizar unas varillas eléctricas.

Tamizar la harina con el cacao e incorporarlo a la mezcla de huevos con suavidad, con movimientos envolventes, de abajo hacia arriba. Hacerlo con una espátula de silicona o varilla manual. NO mezclar más de la cuenta, lo justo para que se haga una mezcla homogénea.

Preparar un molde redondo de 24 cm. Engrasarlo y enhrinarlo y volcar la mezcla anterior en él. Precalentar el horno a 200º con calor arriba-abajo-turbo durante 15 minutos y meter el molde en el horno.

Bajar la temperatura a 175º con calor abajo-turbo y hornear durante 25 minutos aprox. hasta que esté hecho. Comprobar introduciendo una aguja en el centro, si sale manchada, dejarlo un poco más, si sale seco, sacarlo.

 

Para el almíbar de calar:

Calentar al fuego el agua con el azúcar, llevar al punto de ebullición y dejarlo en un hervor suave durante 3 ó 4 minutos. Apagar el fuego y retirar. Dejar templar y añadir un par de cucharadas de Nesquik de fresa. (se puede dejar tal cual, sin añadir nada o calar con zumo de naranja…).Reservar.

Para la trufa cocida de relleno:

En un cazo, se pone a calentar la nata con el azúcar, se lleva al punto de ebullición y se retira el cazo del fuego. Se echa el chocolate de cobertura troceado y se remueve bien hasta que esté totalmente mezclado y se haya deshecho, hasta que nos quede una crema.

Se deja enfriar a temperatura ambiente y cuando esté casi frío, se guarda en la nevera, se deja enfriar unas doce horas como mínimo. Pasado ese tiempo, se saca de la nevera y se monta como si se tratase de una nata normal.

***Queda una consistencia bastante dura, que aguanta perfectamente sin decaer el peso de las capas. Muy apta para rellenar.

DSC_0760_phixr

MONTAJE DE LA TARTA

Se divide el bizcocho de chocolate en 3 capas, se coloca la primera capa sobre la bandeja en la que se va a presentar la tarta (alrededor de la tarta se pone papel de aluminio que luego se retirará. Esto evita que se nos manche la bandeja de presentación y nos quede un trabajo mucho más perfecto).

Seguidamente, se cala la plancha de bizcocho con el almíbar de fresa que tenemos reservado.

La trufa de relleno se divide en 3 partes y se extiende una de ellas sobre la base. Se coloca la segunda capa de bizcocho de chocolate y se procede de igual manera, o sea, calado del bizcocho y segunda capa de trufa. Se cubre con la tercera y última capa de bizcocho (esta última no se cala con el almíbar) y con el tercio de trufa que nos queda, cubrimos la parte superior de la tarta y los laterales.

Se pegan las barritas de Kit-kat alrededor de toda la tarta ( la trufa actuará como pegamento) y la parte superior se cubre con los m&m de colores.

***Es conveniente colocar un aro de pastelería para que mantengan la forma las barritas de kit-kat hasta que se seque y endurezca bien la trufa en la nevera.

***A la venta hay dos tamaños de Kit-kat, si queremos que nos quede más igualada la tarta, sería conveniente comprar el tamaño inferior de galleta. Yo, en esta ocasión he utilizado el tamaño más grande de galletas

Finalmente, antes de presentar, se saca de la nevera, se quita el aro con cuidado y se rodea con un lazo llamativo, de colores vivos.

DSC_0703_phixr

By

Mousse de chocolate

DSC_0262_phixr

Deliciosa mousse de chocolate que os invito a probar a tod@s.  Esta mousse es ideal como postre, para quedar bien, sin complicaciones, perfecta para choco-adictos … ¡qué más os puedo decir!

Es una mousse muy liviana, con lo que se hace indispensable incorporar un elemento esponjador aparte  de la nata, que sigue constituyendo el elemento principal, y que en este caso es una “pasta bomba”.

Aunque su elaboración es sencilla se deben tener en cuenta algunos factores como la temperatura y puntos de emulsión de los componentes para obtener un resultado perfecto. Siguiendo las instrucciones dadas en la receta, no tendreis ningún problema.

MOUSSE DE CHOCOLATE

 

INGREDIENTES: (para 8 copas)

· 4 yemas

· 65 gr. de azúcar

· 30 gr. de agua

· 500 gr. de nata montada

· 250 gr. de chocolate de cobertura

DSC_0285_phixr

ELABORACIÓN:

Primeramente, separaremos las yemas de las claras (éstas últimas las dejamos para otra preparación). Esponjamos las yemas hasta que alcancen 3 veces su volumen, es decir, batimos enérgicamente con varillas, mejor si son eléctricas, ya que nos facilitará el trabajo.

En segundo lugar, hacemos un almíbar a 121º con el agua y el azúcar, o sea a punto de bola. En caso de que no tengamos un termómetro de azúcar, se consigue el punto dejando hervir suavemente unos 10 minutos aprox.

Este almíbar, una vez que está en su punto, se lo incorporamos al batido de yemas sin dejar de batir hasta que se enfríe. Se deberá obtener una mezcla bastante densa.

Por otro lado, fundimos la cobertura de chocolate al baño maría y dejamos templar hasta que alcance los 50º aprox.

Aprovechamos para montar la nata y le añadimos 1/3 de ésta a la cobertura de chocolate, varillando con fuerza el conjunto. (esto se hace para igualar texturas y que luego sea más fácil mezclar las cremas).

Seguidamente echamos el resto de la nata mezclándola con mucho cuidado. Una vez que lo tenemos bien unido (se hará mediante movimientos envolventes y suaves, de abajo hacia arriba, procurando no desmontar la nata, ya que esto es lo que nos dará la textura “mousse”).

Por último, incorporar esta mezcla a la pasta bomba (batido obtenido de mezclar las yemas con el almíbar) delicadamente.

Repartir entre 8 copas de postre y refrigerar. A última hora, decorar al gusto, con unos botones de nata montada, virutas de chocolate, barquillos…

***Esta mousse ofrece muchas posibilidades de utilización, sirve perfectamente para rellenar cazuelitas de chocolate, servir en copas individuales…

DSC_0249_phixr

Para acabar os recuerdo que en su día compartí otra receta de tarta de mousse de chocolate que es diferente a esta mousse pero también ideal para golos@s 😉

By

Helado de limón

DSC_0011_phixr

Tenía ganas de preparar helado de limón, me parece refrescante y muy útil para presentar como parte de un postre. así que mirando por la red las diferentes opciones para hacerlo, me quedé con la versión que nos da Goizalde, aunque lo he modificado un poco a mi gusto. Ella lo prepara en Thermomix, yo lo he adaptado al modo tradicional. Para hacerlo algo más cremoso, le he añadido un poco de nata montada y la verdad es que me ha gustado el resultado final.

La elaboración del helado casero de limón es fácil, pero algo laboriosa, ya que hay que estar pendiente de él tres o cuatro veces, para removerlo y romper los cristalitos que se forman en la congelación. Pero si queremos estar orgullosos de nuestro superhelado de limón, merece la pena hacerlo.

En mi caso, forma parte de un postre que os mostraré más adelante. También os quiero enseñar los limones que tiene mi limonero. Con esa materia prima, tengo que buscar recetas dónde el limón sea el auténtico protagonista, ya que es un material de  lujo…jejeje…

HELADO DE LIMÓN

INGREDIENTES:

· 125 gr. de agua

· 250 gr. de azúcar

· 250 ml. de zumo de limón

· la piel de 1 limón

· 500 ml. de leche

· 2 claras montadas

· 200 ml de nata montada

DSC_0558_phixr

ELABORACIÓN:

En primer lugar, elaboraremos un jarabe de limón, para ello, trituraremos la piel de 1 limón (solamente la parte amarilla), con una cucharada de azúcar en una picadora o molinillo de café hasta dejarla convertida en polvo, lo más fina posible. Reservamos.

En un cazo, ponemos al fuego, el agua y el azúcar y dejamos hervir suavemente hasta obtener un almíbar a punto de hebra flojo (necesitaremos unos 10 minutos al fuego). Dejamos entibiar y añadimos el azúcar con la ralladura de limón y el zumo de limón, removemos hasta que se mezcle todo bien y dejamos al fuego otros 10 minutos aproximadamente. No habrá que llevarlo a ebullición, solamente que se caliente bien y que se disuelvan los ingredientes.

A continuación, añadimos la leche y seguimos removiendo, al principio parecerá que se corta, pero con el calor y mezclando adecuadamente con las varillas se queda bien.

Se deja enfriar totalmente esta crema. Se montan los 200 ml. de nata y una vez que la crema está fría, se le añaden poco a poco, con movimientos suaves y envolventes, para que no se nos baje la nata.

Se coloca la crema en un recipiente apto para el congelador y se mete a congelar.

Al cabo de un par de horas, se saca el helado, se remueve con la batidora de varillas y se vuelve a meter al congelador.

Se deja otro par de horas y se repite la misma operación, sólo que esta segunda vez, una vez removido, se le añaden las dos claras montadas a punto de nieve y se vuelve a guardar.

Se remueve otras 3 ó 4 veces más. Esto se hace para romper los cristalitos de la congelación y lograr un helado más cremoso.

DSC_0015_phixr