By

Peras al vino tinto

peras-al-vinoEsta receta de peras al vino tinto supone la segunda ocasión en la que colaboro con el blog de arte “Mirar un cuadro” de Iker Landeta e Itziar Martija, que llevan un espacio semanal del mismo nombre en el programa Graffiti de Radio Euskadi donde nos enseñan a interpretar obras de arte famosas.

La anterior oportunidad en la que aunamos cocina y arte fue la receta de copa de melón con uvas, inspirada en el cuadro de MurilloDos niños comiendo melón y uvas“.

Baco de Caravaggio

En esta oportunidad se trata de estas peras al vino tinto, que he elaborado tomando como referencia el “Baco” de Caravaggio.

El cuadro data de 1593 según explica Iker en su post. Sobre una mesa de piedra frente al joven Baco hay una jarra grande de cristal con vino tinto; con su mano izquierda ofrece al espectador un cáliz o copa de vino llana y ancha, aparentemente invitando al espectador a unirse a él.

La fruta que aparece minuciosamente pintada (uvas, peras, manzanas, membrillos, ciruelas…), según los críticos más serios, simboliza la fugacidad de las cosas mundanas porque varias piezas aparecen “tocadas”.

Con estos ingredientes, el Dios del vino y las peras como representación de la fugacidad mundana, parecía casi inevitable no acercarse a la receta de peras al vino tinto 🙂

PERAS AL VINO TINTO

 

INGREDIENTES: (6 raciones)

 

· 6 peras conferencia de buen tamaño

· 750 ml. de vino tinto

· 250 ml. de agua

· 500 gr. de azúcar

· peladura de limón

· canela en rama

peras-al-vino-tinto-1

ELABORACIÓN:

Receta tradicional y sencilla, de fácil elaboración y bonita presentación. En un recipiente mezclamos el vino, agua, azúcar, la canela y la peladura de limón. Removemos con una espátula y reservamos.

Pelamos las peras con ayuda de un pelador de patatas respetando el tallo y cortamos una pequeña base en el otro extremo, para mantenerlas de pie. (este paso se puede evitar si elegimos peras que tengan un buen “culo”, que sean bien anchas por la parte inferior). Las introducimos en la mezcla anterior para posteriormente ponerlas a cocer a fuego lento.

peras-al-vino-tinto

***deberemos elegir una cazuela en la que nos quepan las peras justas, que no queden huecos porque con el líquido tienden a moverse y subirse a la superficie. Tampoco pasa nada porque la cocción se haga con las peras “flotando”, siempre y cuando respetemos una cocción lenta, sin muchos borbotones que nos puedan romper las peras.

Una vez que las peras resulten tiernas (dependerá de la intensidad del fuego y del tamaño de las peras, pero a título orientativo, viene a llevarnos unos 45 minutos aprox.), se sacan a un bol de cristal o similar. El líquido resultante se deja a fuego lento para que coja densidad. Cuando la haya alcanzado, dejamos enfriar y seguidamente las bañamos.

Si se quieren conservar es aconsejable que estén completamente cubiertas por el líquido de cocción.

Se pueden servir a temperatura ambiente o bien frías. Con ayuda de una manga, hacemos botones de nata sobre el jarabe de pera a la hora de servirlas. Otra forma de servirlas es con arroz con leche.

peras-al-vino-1

By

Torrija de arroz con leche y helado de limón

DSC_0045_phixr

Este postre me enamoró desde el momento en que lo ví. La receta la tomé del cocinero asturiano Javier Loya y la verdad es que casa estupendamente la mezcla de arroz con leche y helado de limón. Me parece una manera original de comer el arroz con leche o de degustar una torrija.

TORRIJA DE ARROZ CON LECHE Y HELADO DE LIMÓN

 

INGREDIENTES: (para 4 personas)

· 4 bolas de helado de limón

· 4 cucharadas de arroz inflado

· canela en polvo

Para la torrija:

· 1 litro de leche

· 55 gr. de arroz

· 180 gramos de azúcar

· 2 ramas de canela

· la piel de 1 limón

· 2 cucharaditas de anís

· 4 rebanada de pan de Brioche.

 

Para el toffé:

· 325 gr. de azúcar

· 100 gr. de nata

DSC_0058_phixr

ELABORACIÓN:

En primer lugar, cocer el arroz en la leche a fuego muy lento con el azúcar, la canela y la piel de limón. Dejarlo al fuego hasta lograr un arroz con leche en el que haya espesado adecuadamente la leche. Una vez que lo tenemos, retiramos los palos de canela y la piel del limón y trituramos con la batidora eléctrica hasta dejarlo convertido en una crema.

Por otro lado, habremos hecho un pan de brioche ( pinchad sobre la receta para ver su elaboración). Cortar en raciones el pan, quitarle la corteza y mojarlo en el arroz con leche. Dejar reposar unas 12 horas aproximadamente para que se empape bien el pan.

Pasado ese tiempo, escurrir la torrija y caramelizar con un soplete. Para ello, echaremos una buena cantidad de azúcar sobre la parte superior de la torrija y daremos fuego hasta lograr que se caramelice.

Para hacer el toffé, pondremos el azúcar al fuego en seco y añadiremos la nata. Mezclamos bien, dejaremos que se reduzca a fuego lento hasta que esté algo espeso.

Espolvorearemos canela en polvo sobre el arroz inflado.

Montaje del plato:

En un plato, haremos una espiral o gotearemos el centro de cada plato con unos hilos de toffé . Colocaremos una torrija en el centro y a su lado una bola de helado de limón. Echaremos unos granos de arroz inflado.

*** Este postre es bastante laborioso, ya que en mi caso, he elaborado yo misma tanto el pan de brioche como el helado de limón. Se puede simplificar bastante si utilizamos un pan especial para torrijas y helado de compra.

DSC_0027_phixr

By

Tarta de arroz con leche

Esta tarta de arroz está realmente buena…..¡de verdad! La tenía pendiente hacía mucho tiempo, me la había recomendado un compañero de trabajo y yo no acababa de encontrar el momento para hacerla.
Es una tarta fácil de hacer, con un delicioso sabor a crema de arroz con leche, exquisita. También he de reconocer que es una tarta engañosamente cremosa y alimenticia., de las que comes un trocito y vuelves a picar (porque está sencillamente deliciosa, tan cremosa….)
El mejor momento para servir esta tarta es con un café después de una comida o cena ligera.
La receta está extraida del libro “La cocina doméstica” de Pedro Subijana.

TARTA DE ARROZ CON LECHE

INGREDIENTES:

. 1 plancha de hojaldre (fresco o congelado)
. 1 litro de leche
. 1 palo de canela en rama
. 100 gr de arroz
. ½ litro de nata
. 200 gr de azúcar
. 2 huevos XXL ó 3 XL

ELABORACIÓN:

Se pone a hervir la leche con el palito de canela. Cuando haya roto el hervor, se añade el arroz, se remueve y se deja cocer durante 10 minutos a fuego fuerte. Se reduce el fuego al mínimo, pero manteniendo el hervor suave de la leche, y se añade la nata.
Se deja cocer durante 50 minutos más, removiendo de vez en cuando con una cuchara de madera y, cuando falten 10 minutos para terminar la cocción, se añade el azúcar.

Una vez hecho el arroz con leche, se retira del fuego y se le añaden los huevos enteros. Se tritura todo con el brazo de la batidora hasta que quede una crema espumosa. Se reserva.
Se precalienta el horno a 200º. Mientras se calienta, se estira el hojaldre, con el rodillo enharinado, hasta conseguir una plancha fina y lo suficientemente grande como para forrar con ella un molde.
Se forra el molde con el hojaldre de forma que la masa sobresalga bastante por los bordes. Se pincha con un tenedor el fondo y los laterales para que el hojaldre no suba y se vierte en él la crema de arroz.
Con un cuchillo fino, se recorta la masa sobrante hasta dejarla al ras del molde. Se mete el molde al horno a 180º durante 45 ó 50 minutos con calor abajo-turbo. La superficie de la tarta quedará dorada.
Se saca la tarta del horno, se deja templar – al enfriarse bajará un poco – y se desmolda. Se puede espolvorear por encima un poco de canela en polvo.
NOTAS:

. Al hornearse la tarta, se hincha bastante, luego cuando se saca, baja un poco.

. En caso de que se nos dore demasiado por arriba, taparla con un papel de aluminio, en mi caso, al poner solamente calor abajo-turbo no ha sido necesario.
. Es recomendable utilizar un molde desmontable para facilitar el desmoldado. En mi caso, la he hecho en un molde de porcelana rectangular de 20 por 25 cm. Al no ser un molde desmontable, lo he dejado enfriar en el propio molde y lo he metido en la nevera hasta el día siguiente, entonces he procedido a desmoldarlo, con mucho cuidado. Al estar frío, he conseguido sacarla sin problemas, NO intentar nunca sacarla en caliente o templado, porque se rompe.
. Es conveniente presionar bien el hojaldre contra el borde del molde para que no se deforme con el calor del horno y se caiga hacia adentro.
. Esta tarta puede hacerse también en un molde redondo de 24/26 cm.
. Esta tarta puede acompañarse de una salsa de albaricoque, para ello, se pone a cocer un bote de mermelada de albaricoque con cuatro cucharadas de agua y se deja hervir durante 10 minutos. Se retira del fuego, se pasa por la batidora y se coloca en una salsera.
. La tarta se sirve fría, acompañada de la salsa de albaricoque (opcional), también fría.