By

Empanadillas de ave y jamón a la bechamel

Para variar un poco y dejar los platos dulces un poco de lado ,voy a compartir con tod@s vosotros una receta de empanadillas, muy sencilla de realizar, con ingredientes que no faltan en ninguna cocina e ideal para aprovechar esos restos de carne de pollo o de cualquier otra cosa que rondan por la nevera durante dìas.
Atendiendo bien a las instrucciones de la receta sale una masa muy quebradiza, perfecta para empanadillas, la masa es muy manejable debido a la cantidad de grasa que lleva y fácilmente moldeable, por lo que animo a todo el mundo a probarla.
La receta la he cogido de un recetario antiguo que he encontrado en una biblioteca, las medidas y cantidades las da por “pocillos, jícaras…” con lo que os podeis hacer una idea del tiempo que lleva redactada.
EMPANADILLAS DE AVE Y JAMÓN A LA BESAMELINGREDIENTES:

 

– 1 pechuga de pollo
– 100 gr de jamón
– harina
– leche
– aceite o mantequilla
– sal
Para la masa de las empanadillas:
– 10 cucharadas de leche
– 10 cucharadas de aceite de oliva
– harina (la que admita)
– sal

ELABORACIÓN:

En primer lugar se hace una besamel con una pechuga cocida (o mejor todavía, aprovechamiento de restos de pollo asado) y con el jamón. Ambas cosas se pican muy finamente.

 

Se pone en un cazo el aceite o mantequilla, se echa la harina y se rehoga (que se tueste bien la harina para que luego no sepa la besamel a harina) se va echando la leche caliente hasta formar una bechamel bastante espesa. A continuación se echa el picadillo que tenemos preparado, salamos al gusto , se echa en un plato para que se enfríe.
Entretanto se hace la masa de las empanadillas, para ello mezclaremos en un bol las mismas cucharadas de leche que de aceite (en este caso, 10 cucharadas), se sazona y se va añadiendo harina en cantidad suficiente hasta lograr una masa no muy dura y fina. No hay que amasar demasiado para que la masa no adquiera liga.
Todas estas masas requieren un reposo, por eso es conveniente dejarlas cubiertas con una servilleta ligeramente humedecida durante un mínimo de 1 hora.

 

 

 

 


Se estira la masa sobre una mesa espolvoreada de harina , se deberá dejar la masa muy fina (cuanto más fina, más quebrada resultará la empanadilla, por lo tanto más rica). Se cortan círculos con un cortapastas y se moldean

(se pone el relleno en una mitad de la masa y se sella, bien con un tenedor o con un aparato que sella estas masas).

Se fríen en aceite abundante y caliente, se sacan a una bandeja con papel absorbente para que pierdan el exceso de aceite y se sirven bien calientes.

****con estas cantidades salen 16 empanadillas aprox. De tamaño estándar.

****es importante para el resultado final dejar la masa muy fina, porque si la dejamos un poco gruesa, queda cruda en la fritura.

****Es una masa que se trabaja muy bien, aunque hay que tener la precaución de no manipular demasiado la masa para que no se vuelva elástica y se encoja una vez que la colocamos en el molde.

****Esta masa es muy apta para utilizar el molde de empanadillas, no se quedan pegadas y se desprende perfectamente del molde.

*****las empanadillas pueden rellenarse de cualquier otra cosa.

*****La pasta para las empanadillas se hace de varias clases:
Empleando aceite, manteca de cerdo o mantequilla y de líquido se puede emplear vino blanco, leche o agua, o mitad leche, mitad agua.
La cantidad de líquido debe estar en proporción con la de grasa; por lo tanto, se pondrá la misma cantidad de grasa derretida que de líquido.

By

Pimientos del piquillo rellenos de bacalao en salsa de marisco

Un plato especial, que en casa se realiza en días de fiesta, quedan muy finos con la salsita de marisco (salsa que normalmente tengo en el congelador, de haber aprovechado cáscaras y cabezas de langostinos de alguna otra preparación).
Es una manera distinta de comer los pimientos, saliéndose un poco del clásico relleno de carne picada. Espero que os guste y lo probeis

PIMIENTOS DEL PIQUILLO RELLENOS DE BACALAO EN SALSA DE MARISCO

Ingredientes:

· 12 pimientos del piquillo
· 1 cebolla
· 1 diente de ajo
· 1 pimiento verde
· 400 gr de bacalao desmigado
· 1 pizca de mantequilla
· 40 gr de harina
· leche o nata
· aceite
 

Elaboración:

 

Se ponen en una cazuela a erogar con un poco de aceite, la cebolla picada, el pimiento verde también picad y el diente de ajo. Se deja que sude y se saltea el bacalao a fuego medio.

Una vez pochado, se saca todo a un escurridor con un recipiente debajo y se guarda el jugo que va soltando.
Por otro lado, se pone otra cazuela con un poco de aceite y una pizca de mantequilla y se echa la harina, haciendo una bechamel. Una vez que se ha rehogado la harina en la grasa, se añade el jugo que ha soltado el bacalao (se puede añadir también unas gotas de vino blanco) y por último un poco de leche o nata hasta formar una bechamel.
Una vez probada la bechamel y puesta a punto, se vuelca sobre ella el bacalao. Se mezcla bien y se deja templar.
**** yo, lo que hago, es pasar los pimientos un poco por la sartén con un chorrito de aceite y a fuego lento, sazono y echo un poquito de azúcar para quitarle la acidez.
No los rebozo, ya que prefiero que se aprecie bien el sabor de los pimientos del piquillo.
Se rellenan los pimientos con una cucharilla,( se pasan por harina y huevo y se fríen.) en el caso de que se decida rebozarlos.

A continuación se prepara la salsa:

SALSA DE MARISCO

Ingredientes:

· cabezas y cáscaras de langostinos/gambas
· cebolla
· pimienta blanca
· aceite de oliva
· 1 cucharada de maizena
· agua
· 2 cucharadas de nata líquida

Elaboración:

Pelar y picar la cebolla. Sofreir las cáscaras y cabezas de langostinos con la cebolla, la pimienta y dos cucharadas de aceite. Salar un poco y remover con una cuchara de madera, sacando el jugo de las cabezas.

 

Una vez bien rehogado flambear con un chorrito de brandy. Agregar entonces un vaso de agua con una cucharada de Maizena disuelta en él. Tapar la cacerola y dejar cocer durante unos 15 minutos hasta que el caldo espese ligeramente, retirar del fuego y destaparlo.
Pasar la salsa resultante por el pasapurés, triturando las cabezas y cáscaras. Dar un nuevo hervor a la salsa y agregar la nata.
Rectificar la sal y mantener a fuego suave durante unos minutos.

***** esta salsa se puede congelar antes de incorporar la nata.

En el caso de servir de salsa para los pimientos, como en este caso, se pone unas cucharadas de salsa caliente en el plato y colocar un par de pimientos rellenos encima. Decorar con un poco de perejil picadito.