By

Tarta de queso y membrillo

DSC_0266_phixr(1)

Se acabaron las vacaciones. Este humilde blog de recetas de cocina retoma su actividad, como cada año por estas fechas.  Para ello he elegido un producto que entra dentro de poco en temporada: El membrillo. Espero que os sirva 🙂

Esta tarta resulta simplemente deliciosa. Es una versión modernizada de un postre típico vasco, donde el queso, el membrillo y las nueces tienen  todo el protagonismo. Se trata de una tarta de queso, cubierta con una capa de membrillo casero y acompañado de una salsa dulce de nueces (intsaur saltsa)

TARTA DE QUESO CON MEMBRILLO

 

INGREDIENTES:

· Base de galleta : .- galletas digestive

.- mantequilla

.- chorrito de leche

· Mousse de queso: .- 350 gr. de queso tipo philadelphia

.- 400 gr. de nata de montar (35 % m.g.)

.- 2 yemas de huevo

.- 75 gr. de azúcar

.- 75 ml. de leche

.- ralladura de limón o extracto de limón

.- 1 sobre de gelatina

· Cubierta: membrillo (pinchad sobre la palabra para ver la receta)

DSC_0290_phixr

ELABORACIÓN:

En primer lugar, elaboramos la base de la tarta, ésta puede ser una base de galleta digestive en polvo, mezclada con mantequilla derretida en el microondas y un chorrito de leche hasta lograr una masa más o menos compacta. La extendemos sobre un molde de base desmontable y la dejamos toda del mismo grosor. Se mete en la nevera para que se endurezca mientras preparamos el relleno. En esta ocasión, la he horneado 10 minutos en horno bien caliente, aunque este paso se puede omitir y con dejarla en la nevera al frío para que compacte, es suficiente.

*** También podemos optar por una base de bizcocho genovés o bizcocho al microondas.

En segundo lugar, procederemos a preparar el relleno, o sea, a hacer la mousse de queso. Para ello, batimos el queso cremoso con el azúcar y las dos yemas hasta que esté todo perfectamente aireado y unido. A continuación, se añade la ralladura de limón y se le da unas vueltas para integrarlo en la crema.

DSC_0263_phixr

Por otro lado, hidratamos el sobre de gelatina, echando los polvitos en 50 ml. aprox, de leche fría, dejamos un tiempo hasta que se hinche. Calentamos el resto de leche en el microondas, bien caliente y unimos con la gelatina hidratada hasta que se disuelva perfectamente y quede bien deshecha. Vertemos la leche con gelatina en la crema de queso y mezclamos homogéneamente.

Montamos la nata con varillas eléctricas, incorporamos como 1/3 de la nata a la crema de queso y batimos enérgicamente (esto se hace para igualar texturas), echamos el resto de la nata y mezclamos con suavidad, con movimientos envolventes, mezclando suavemente para no quitarle el aire y que no se nos baje la mezcla.

Vertemos sobre la base de galleta, igualamos la mousse y metemos en la nevera para que se enfríe y se cuaje perfectamente.

Una vez cuajada, procederemos a ponerle la cubierta de membrillo. Para ello, cortaremos el membrillo en láminas (yo me he ayudado de una lira  para separar bizcochos en capas, de esta forma, me han quedado las capas cortadas de igual tamaño y totalmente lisa). Lo he ido colocando todo sobre un plástico film, le he puesto otro film por encima y pasado el rodillo suavemente para que se una el membrillo en la zona de los cortes. He medido la tarta (en este caso he utilizado un molde cuadrado) y he recortado el membrillo del mismo tamaño. He quitado el plástico de la parte superior y con cuidado (ayudándome con el plástico de la parte de abajo) he colocado el membrillo en la tarta. Lo he ajustado perfectamente y lo he llevado de nuevo a la nevera hasta el momento de servir.

*** En esta ocasión, lo he acompañado con intsaursaltsa. (pinchando sobre la palabra, podréis ver cómo se elabora). Es una manera original, con un toque de modernidad, de comer un típico postre vasco, es decir, queso, nueces y membrillo.

DSC_0270_phixr

By

Dulce de membrillo

Es la primera vez en mi vida que preparo dulce de membrillo, me ha regalado una bolsa llena de membrillos naturales, totalmente ecológicos, cultivados sin ningún tipo de pesticida, ni fungicida, sin vitaminas artificiales que haga que salgan unos membrillos de exposición, pero el resultado está a la vista.
Tras mirar en internet diferentes recetas y opciones para hacer el membrillo, me decidí por la receta que nos propone el blog “las recetas de mamá“, verdaderamente, me pareció la más sencilla y lógica;
Decir que me ha quedado un dulce de membrillo de auténtico lujo, una delicatessen. La calidad del membrillo y la sabiduría de Ana y su receta creo que han sido las claves para obtener este resultado tan satisfactorio. Se lo agradezco y os lo enseño para que lo probeis si teneis ocasión y cae alguna bolsa de membrillos en vuestras manos.
Como idea para su degustación os propongo esta milhojas de membrillo con queso Ideazabal ahumado…¡¡una auténtica delicia!!
DULCE DE MEMBRILLO
INGREDIENTES:
. membrillos
. azúcar
. agua

 

 

ELABORACIÓN:

Se limpian concienzudamente los membrillos bajo el grifo y se ponen a cocer en una olla con agua fría; si son muy grandes se parten en cuatro trozos. Se tienen cociendo hasta que está tierna la carne (viene a tardar unos 20 minutos).

Se dejan templar y se les quita las pieles y las pepitas, sacando la carne a un bol. Se tritura la carne con el brazo de la batidora hasta convertirlo en puré y después se pasa por el pasapurés. Se pesa la carne y se añade la misma cantidad de azúcar ( en mi caso, he obtenido 1.800 gr. de pulpa y he añadido 1.400 gr. de azúcar, para no hacerlo tan dulce).

Se pone la carne de membrillo y el azúcar en una cazuela amplia y se cocina durante 40 ó 50 minutos aproximadamente, dando vueltas continuamente con una cuchara de madera, para evitar que se nos pegue. La temperatura deberá ser alta, que nosotros impidamos el hervor por estar removiendo continuamente, pero que, si paramos de mover, hierve la preparación.Una vez que ha perdido humedad y vemos que tiene la consistencia adecuada, retiramos del fuego, volcamos sobre recipientes de cristal o plástico y se deja enfriar a temperatura ambiente.

*** se endurece mucho más una vez que lo sacamos del fuego.
*** hay que tener cuidado con las salpicaduras mientras se cocina, ya que los borbotones que hace, quema.
***receta apta para celíacos y con intolerancia a la lactosa.