By

Tartaletas de chocolate y pera

DSC_0943_phixr

Esta combinación de peras y chocolate con una deliciosa  masa quebrada crujiente es un auténtico placer para el paladar, totalmente recomendable para comer sóla o con una bola de helado de vainilla.

TARTALETAS DE CHOCOLATE Y PERA

 

INGREDIENTES:

Para la base:

· 250 gr. de harina

· 2 cucharadas soperas de azúcar

· ¼ de cucharilla de sal

· 130 gr. de mantequilla fría

· 3 ó 4 cucharadas de agua helada

Para el relleno:

· 210 gr. de chocolate negro de cobertura

· 120 gr. de mantequilla

· 3 huevos

· 3 cucharadas de azúcar

· 6 peras

DSC_0964_phixr

ELABORACIÓN:

 

PARA LA BASE:

En un bol amplio, mezclar la harina con el azúcar y la pizca de sal. Una vez bien mezclado, añadir la mantequilla bien fría cortada en cubitos y frotarla con la harina hasta conseguir una consistencia de migajas o de arena mojada, realizar esta operación hasta que la mantequilla esté distribuida de manera homogénea por toda la harina. Deberá hacerse rápidamente, sin calentar demasiado la masa.

A continuación, añadir las cucharadas de agua de una en una (quizás no necesitemos añadir todas) y mezclar con la masa hasta obtener una bola homogénea. NO amasar, realizar movimientos de fricción sobre la masa, juntando ingredientes SÓLO hasta amalgamar todo.

***La manera de “amasar” es más fácil de hacerla que de explicarla, el movimiento que hay que hacer podría asemejarse al de hacer una bola con arena mojada en la playa para hacer un castillo.

Una vez que tenemos la masa, ese envuelve en plástico film, se aplana un poco y se refrigera durante 1 hora aproximadamente.

Cuando la masa ha descansado y endurecido, se saca de la nevera, se estira, dejándola de un grosor de 0`5 cm y se forra la base de tarta de 25 cm. ó 6 tartaletas de 10 cm. de diámetro con la masa. Una vez forradas las bases, refrigerar de nuevo mientras se prepara el relleno.

PARA EL RELLENO:

En el microondas o al baño maría, derretimos el chocolate de cobertura y le añadimos la mantequilla. Removemos hasta que nos quede todo bien mezclado. Dejamos entibiar. Mientras se enfría la mezcla de chocolate y mantequilla, montamos los huevos con el azúcar, esto es, batir con unas varillas (mejor eléctricas, nos facilita el trabajo) hasta obtener una crema blanquecina que haya doblado el tamaño.

Seguidamente, se añade la crema de huevos al chocolate tibio, se hará con movimientos suaves y envolventes, procurando mantener la esponjosidad de la mezcla.

Por otra parte, se pelan las peras conferencia, se dividen en mitades, se les quita el corazón y se les hace unos cortes trasversales, sin que lleguen a desprenderse totalmente.

HORNEADO:

La base de quebrada de la tarta se horneará primeramente sola durante 5 minutos, en caso de las tartaletas y 10 minutos en caso de una tarta grande.

Se cubre la base de la tarta con papel de horno y encima se coloca un peso (pueden ser unos garbanzos, piedras especiales de horno…) para evitar que suba la masa. Se hornea durante 5 minutos en horno precalentado a 175º con calor abajo-turbo. A continuación se saca la base del horno, se retiran los garbanzos y el papel y se mete al horno otro poco, hasta que comience a coger un ligero tono dorado ( hasta que veamos que se ha “secado un poco” la masa. Se vuelve a sacar del horno y se vierte el relleno de chocolate, cubriendo la tarta.

Se colocan las mitades de pera por toda la superficie, abriendo un poco los gajos, dejando la tarta lo más decorativa posible. Se introduce de nuevo en el horno y se cuece durante 25/30 minutos más, hasta que veamos que está cuajado el relleno y la galleta doradita.

Se deja enfriar la tarta en su propio molde, después se desmolda y se pintan las peras con un poco de mermelada de albaricoque o melocotón que habremos calentado en el microondas, para darle brillo, ya que la pera tiende a oscurecerse con la cocción.

Se guarda en la nevera hasta su consumo.

DSC_0967_phixr

By

Compota de Navidad

DSC_0142_phixr

En estas fechas, todo el mundo se encuentra inmerso en los preparativos navideños. Parte importante de estos festejos son los menús para estos días tan señalados, por eso, a partir de ahora,  voy a ir poniendo una serie de postres tradicionales vascos de Navidad.

Quiero comenzar con una compota navideña, postre que no falta en muchísimos hogares vascos para celebrar los principales días de la Navidad. Al menos en mi casa siempre está presente, por la parte navarra de la familia, que incluso le da un particular nombre: “Manzanate“.

Existen muchas variantes en la forma de elaboración, tantas como hogares en las que se realiza. Yo os dejo esta versión, la mía. Una mezcla de esa fórmula tradicional navarra y de algunas variantes introducidas.

COMPOTA NAVIDEÑA

 

INTRODUCCIÓN:

La compota de fruta, es la cocción en almíbar (agua y azúcar) junto con especias al gusto, que variarán según la zona, de una o varias frutas troceadas.

Estas frutas pueden ser frescas o secas, o una mezcla de ambas (entonces se denominará “compota navideña”).

El punto de cocción de la fruta dependerá de cada uno, desde la cocción “al dente” casi dura y dejando enteros trozos de las frutas hasta dejarla hecha casi puré y “requemándola” para que le dé un sabor acaramelado.

Dependerá también del gusto personal la adición de algún licor, normalmente al finad de la cocción y en pequeña cantidad.

DSC_0153_phixr

INGREDIENTES:

· 1 kg. de manzanas ( reineta o golden)

· 1 kg. de peras de invierno (conferencia)

· 200 gr. de ciruelas pasas

· 150 gr. de orejones de albaricoque

· 150 gr. de higos secos

· 150 gr. uvas pasas

· 1 palo de canela

· piel de limón

· 400 gr. de azúcar

· anises en grano

· canela en polvo

· cardamomo (opcional)

· 750 ml. de agua

ELABORACIÓN:

Se pela la fruta y se trocea. Se puede cascar como si fuesen patatas, o darle forma, bolas, dados, etc.

Se pone la fruta en una cazuela de tamaño apropiado junto con el azúcar , la canela, las especias utilizadas y la cáscara de limón.

*** Para que no nos aparezcan los anises ni la piel del limón en la compota, lo que hago es hacer un atillo con una gasa limpia, en la que pongo los anises, el cardamomo y las pieles del limón, se ata bien y se introduce el saquito en la cazuela, cuando termina la cocción solamente hay que retirarlo.

Se cubre con el agua. La cantidad de agua puede variar entre 750 ml. a 1 litro (dependiendo si nos gusta un poco más líquido o no).

Se deja cocer suavemente ( es importante que la cocción sea lenta y suave, NO a borbotones), hasta que la fruta esté blanda y el conjunto haya espesado. Este proceso nos llevará algo más de una hora.

Una vez fría, se puede conservar bien tapada en la cámara por lo menos 5 ó 6 días.

*** La compota se toma fría o caliente según gustos, y si se desea se puede espolvorear con almendras.

*** En mi caso la dejo tal cual y está riquísima.

*** La compota es típica de Navidad, pero se puede consumir en cualquier fecha del año.

DSC_0167_phixr