By

Rosquillas fritas

rosquillas-fritas4

Las rosquillas suelen relacionarse con fechas señaladas para su elaboración, bien sea en Semana Santa, carnavales o fiestas patronales. En mi casa, en cambio, siempre es un buen momento para preparar una buena tanda de rosquillas y tener solucionado el desayuno y el cafecito de media tarde para unos cuantos días.

En el blog tengo un montón de recetas de rosquillas, me encanta probar nuevas recetas y si me convencen, no dudo en ponerlas en el blog. He probado esta nueva fórmula, y la verdad es que no ha pasado desapercibida. Han quedado unas rosquillas realmente deliciosas. Esponjosas, suaves, tiernas… muy, pero muy ricas. Altamente recomendables, así que no podía dejar de enseñárosla, para que os pongais rápidamente manos a la obra. Siempre es un buen momento para compartir una rosquilla…

ROSQUILLAS FRITAS

INGREDIENTES:

  • 200 ml. de aceite frito , frío y colado (se fríe con anises verdes/matalahúva y cáscara de naranja)
  • 6 huevos
  • 250 gr. de azúcar (se puede usar más si nos gustan más dulces)
  • Ralladura de limón
  • Zumo de ½ limón
  • 1 copita de anís
  • 1 sobre de levadura
  • 1 sobre doble de gaseosas
  • Harina (la que admita)

rosquillas-fritas.1JPG

ELABORACIÓN:

En primer lugar, freímos el aceite de girasol con un puñado de anises y varias cáscaras de naranja (solo la parte naranja, no lo blanco-que amarga). Cuando humea y se fríe la cáscara de naranja, se retira del fuego, se deja enfriar y después se cuela.

Por otro lado, batimos los huevos con el azúcar hasta conseguir una crema blanquecina que esté bien aireada. Seguidamente añadimos la ralladura de limón y el aceite frío y colado. Lo añadimos poco a poco. A continuación , echamos el zumo de limón, seguimos batiendo y también añadimos la copita de anís. Vertemos el sobre doble de gaseosas.

Cuando está todo bien mezclado, procedemos a incorporar la harina. Mezclamos una cantidad de harina con el sobre de levadura y se lo vamos echando a la mezcla. Continuamos echando  y mezclando harina en cantidad suficiente hasta lograr una masa adecuada para poder dar forma de rosca.

rosquillas-fritas.2JPG

***La cantidad de harina es un poco relativa (en torno al kilo ) ya que dependerá bastante  del tamaño de los huevos, de la copita de anís, del tamaño del limón… la clave para saber que no tenemos que añadir más harina está en echar sobre el ½ kg. de primeras y luego ir añadiendo la harina a poquitos, mezclar bien y seguir añadiendo según vayamos viendo que nos pide más la masa. Deberemos parar cuando tengamos una masa semidura, NUNCA dura, que se engancha un poco a los dedos, pero que si te pones un poco de aceite en la mano, se pueda  formar la rosquilla.

Una vez que tenemos la masa en su punto, la cubrimos con un plástico film y la dejamos reposar  sobre 1 hora. Cogemos porciones de masa del tamaño de 1 nuez, le damos forma de bola, abrimos un agujero en el centro (un agujero generoso, porque si no, cuando se fríen, aumentan bastante de tamaño y si no hemos hecho un buen agujero, se nos engordan mucho y se cierran, quedando más feas.

rosquillas-fritas.3JPG

Procedemos a freír las piezas:  para ello, a mi me gusta poner un cazo pequeño con bastante aceite, las frío de 4 en 4, con aceite caliente . Una vez fritas, las saco a un escurridor (para que suelte el primer aceite y luego las pongo sobre papel absorbente de cocina para quitar el exceso de aceite.

rosquillas-fritas.5JPG

    CLAVES PARA CONSEGUIR UNAS BUENAS ROSQUILLAS:

  • Conviene pillarle el punto a la textura de la masa antes de freirlas. Si dejamos una masa dura (fácil de modelar), obtendremos rosquillas compactas, harinosas. Esta receta es para que nos queden unas rosquillas esponjosas, suaves y fáciles de comer.
  • Tener en cuenta que aunque nos parezca que dejamos la masa blanda, con el reposo de 1 hora, parece mentira pero la masa se endurece un poco, coge cuerpo. Para darles la forma, podemos untarnos las manos en un poco de aceite, aunque si la haces bien, este paso no es necesario.
  • La fritura es clave para obtener unas rosquillas de envidia:
  1. Deberemos freirlas en abundante aceite (yo utilizo de girasol), yo utilizo un cazo pequeño, las rosquillas deberán flotar en el aceite (si tocan el fondo-por escasez de aceite- lo único que consigues es que se quemen y que absorban muuucho aceite).

Las rosquillas en principio van al fondo, pero enseguida suben arriba.

  1. La temperatura del aceite es otro factor importantísimo para obtener unas buenas rosquillas. Deberá estar lo suficientemente caliente para que se hagan bien por dentro, pero no demasiado caliente, que lo único que nos pasaría es que se queman rápidamente por fuera, pero dentro queda cruda la masa. Si el aceite está frío, lo que hacen las rosquillas es chupar mucho aceite, quedándonos unas rosquillas aceitosas. Pillar el punto del calor del aceite es muy importante.
  2. No hay que marear la rosquilla (darle vueltas y vueltas) cuando se está friendo, ya que lo único que conseguimos es que absorba más aceite de la cuenta y como consecuencia , rosquillas aceitosas.

***Con estas cantidades nos salen unas 50/60 rosquillas.

rosquillas-fritas

 

 

 

By

Rosquillas de nata

rosquillas-de-nata-2

Tengo que reconocer que soy una auténtica fan de las rosquillas. En casa gustan mucho, además como cunden tanto, siempre tienes algo con que acompañar a un buen cafecito o un cola-cao. Esta es otra variedad más, nada que envidiar a las rosquillas portugalujas, a las rosquillas esponjosas ni a las rosquillas de pueblo. Cada una tienen su característica particular, éstas, en concreto, quedan con una textura intermedia, mullidas pero no blandas del todo, suaves en el interior… en casa han pasado el examen  ¡y con nota! 😉

ROSQUILLAS DE NATA

 

INGREDIENTES:

· 250 ml. de nata líquida para montar

· 4 huevos (tamaño M)

· 250 gr. de azúcar

· 80 ml. de anís

· ralladura de ½ limón

· 1 sobre y medio de levadura tipo Royal (20 gr.)

· 2 cucharadas soperas de aceite de oliva

· pizca de sal

· harina (la que admita… unos 800 gr aprox.)

rosquillas-de-nata-3

 

ELABORACIÓN:

En primer lugar se baten los huevos con el azúcar hasta lograr una crema blanquecina (mejor hacerlo con una batidora de varillas o robot similar). Se añade la ralladura de limón y se mezcla.

Seguidamente se añade el aceite y se continua batiendo, después la nata en forma de hilillo, poco a poco hasta que esté perfectamente mezclado. Se incorpora el anís y se mezcla.

Por otro lado tamizamos un mínimo de 500 gr. de harina, la sal y le añadimos la levadura tipo Royal , se lo vamos incorporando a la mezcla anterior, al principio se hará fácilmente, después deberemos mezclar con las manos o con un robot tipo amasadora. Añadiremos tanta harina como sea necesaria para obtener una masa lo suficientemente compacta, homogénea, y espesa como para formar bolas de 25 /30 gr.

rosquillas-de-nata

**No se puede decir una cantidad exacta de harina ya que depende del líquido exacto que tengamos, la experiencia personal nos determinará la cantidad exacta de harina a utilizar. A mí, particularmente, me gusta que quede un pelín blanda para que luego obtengamos rosquillas más blanditas. Si tenemos dificultad para formar las rosquillas es muy útil untarnos las manos con aceite de girasol.

Una vez que tengamos la masa lista, pasaremos a formar las rosquillas. A mí me gusta dividir y pesar las bolas para que salgan todas del mismo tamaño. Con la masa se pueden hacer diferentes formas, partiendo de una bola, se le hace un agujero en el centro, se abre bastante con los dedos y le damos forma de rosco. También si estiramos un poco más la masa y la retorcemos en el centro formamos unos ochos. Con 15 gr. de masa se pueden hacer unos palitos que retorcemos y freímos. También con porciones pequeñas, formaremos bolitas que freiremos.

rosquillas de natarosquillas-de-nata-1

Por último, procederemos a freir las rosquillas. Es muy importante la fritura de las mismas, es superimportante que no nos queden aceitosas, para ello es imprescindible freir las rosquillas en abundante aceite que no esté demasiado caliente (ya que se nos quemarían por fuera y no se harían por dentro), pero tampoco demasiado frío (ya que absorberían demasiado aceite), como referencia en una cocina con potencia del 1 al 9 yo lo suelo freir en el 5, subiendo si veo que se me queda frío o bajando si detecto que está demasiado caliente.

Otro truco para que no chupen mucho aceite es NO “marear” las rosquillas dándoles vueltas y vueltas. Solamente hay que dejarlas que se hagan por un lado (que veamos que se han dorado) y luego darles la vuelta y dejarlas hasta que terminen de hacerse.

Seguidamente se sacan a un escurridor y de ahí, a una bandeja con papel absorbente. Se dejan que se enfríen y se guardan en latas. Duran hasta semanas en perfecto estado.

***Quedan unas rosquillas con una textura intermedia, ni muy blandas, ni muy duras.