By

Copa de melón con uvas

DSC_0848_phixr

Esta receta es fruto de una colaboración con el blog de arte “Mirar un cuadro” que llevan Iker Landeta e Itziar Martija, colaboradores del programa Graffiti de Radio Euskadi,  que nos enseñan a interpretar obras de arte famosas.

Dos niños comiendo melón y uvas. Cuadro de Murillo

A Iker se le ocurrió que podíamos combinar cocina y arte, y me propuso hacer una receta inspirada en el cuadro de MurilloDos niños comiendo melón y uvas“. Dicho y hecho: Os presento esta copa de melón con uvas, los dos ingredientes que aparecen esta obra, una de las más emblemáticas del maestro sevillano.

El cuadro tiene un trasfondo social que Iker explica  así en el blog de arte a la perfección.

Me he permitido, por otra parte, una licencia con respecto a los ingredientes que se muestran en el cuadro. Se trata de añadir una fruta que el genial Murillo no conocía: el kiwi.

El kiwi es original de las laderas del Himalaya y no tuvo difusión fuera de China hasta mediados del siglo XX, cuando se desarrolló comercialmente en Nueva Zelanda. Y el cuadro está fechado entre los años 1645 y 1648.

Al melón y las uvas, les he añadido una gelatina de kiwi que dota a este postre fresco y ligero de una apariencia más colorida y un toque de sabor muy adecuado.

COPA DE MELÓN CON UVAS

INGREDIENTES:

· Galletas de avena y chocolate (opcional)

. Cremoso de melón : 400 gr. de pulpa de melón

100 gr. de azúcar

80 ml. de leche

1 cucharada sopera de queso cremoso

200 ml. de nata montada

1 sobre de gelatina (6 hojas)

· Gelatina de kiwi

· Uvas

DSC_0817_phixr(1)

ELABORACIÓN:

Para hacer el CREMOSO DE MELÓN , en primer lugar, secaremos muy bien con papel de cocina las catas de melón (para que suelten el mínimo agua posible), seguidamente, trocearemos el melón y lo pondremos en una trituradora junto con el azúcar, el queso tipo philadelphia y 60 ml. de leche. Batimos todo hasta lograr un puré fino.

El sobre de gelatina lo echamos en un vaso junto con el resto de la leche (unos 20 ml) para que se hidrate, lo dejamos unos 5 minutos.

Calentamos el puré de melón (no debe hervir) y vertemos la gelatina hidratada en él. Removemos bien hasta que veamos que la gelatina está totalmente disuelta en la crema de melón.

Retiramos del fuego y dejamos a un lado para que se enfríe. Por otro lado, montamos la nata y una vez que el puré de melón está casi frío, se la incorporamos con movimientos delicados con varillas manuales, hasta que está todo perfectamente integrado.

DSC_0868_phixr

MONTAJE DE LA COPA

Troceamos groseramente unas galletas de avena y chocolate (ésta ha sido mi elección, pero se puede poner cualquier resto de bizcocho, otro tipo de galleta o incluso nada) y las vertemos en la copa. A continuación, vertemos una cantidad de cremoso de melón y llevamos a la nevera para que se enfríe y se cuaje (esta operación durará un mínimo de 3 horas).

Una vez que vemos que ha cuajado, procederemos a preparar la gelatina de kiwi (se puede poner gelatina de cualquier sabor, al gusto) para hacerla, seguiremos las instrucciones que vienen en el sobre para hacer la gelatina, una vez que la tenemos lista, la dejamos entibiar.

Lavamos y despepitamos unas uvas moradas, las partimos en mitades y las colocamos sobre la capa de melón. Una vez que tenemos prácticamente  fría la gelatina de kiwi, la vertemos con mucho cuidado sobre las uvas hasta cubrirlas.

Llevamos de nuevo al frigorífico para que cuaje la gelatina. Ya tenemos lista nuestra copa de frutas veraniega.

*** Rinde para 6 copas de buen tamaño.

DSC_0835_phixr

By

Tarta de frutas

DSC_0266_phixr

Esta rica y llamativa tarta de frutas puede ser el colofón de cualquier comida especial. Está elaborada con frutas de temporada, las que inundan ahora mismo nuestros mercados. Sólo hace falta un poco de paciencia e imaginación para ir colocando las frutas en armoniosa sintonía.

En esta ocasión, la he preparado con una base de almendras que creo que es todo un acierto para este tipo de tartas. No perdáis de vista esta tarta de frutas,  probadla y seguro que repetiréis 😉

TARTA DE FRUTAS


INGREDIENTES:

Para la base:

· 175 gr. de harina común tamizada

· 85 gr. de almendras molidas

· 3 cucharadas de azúcar

· ¼ de cucharadita de sal

· 125 gr. de mantequilla fría cortada en dados.

· 2 gotas de extracto de almendra (opcional)

· 2-3 cucharadas de agua helada

Para el relleno:

· crema pastelera (pinchad sobre la palabra para ver la receta).

Para la cubierta:

· Frutas de temporada variadas (uvas negras, verdes, mandarina, plátano, kiwi…)

· Brillo para tartas (de venta en el Lidl)

DSC_0247_phixr

ELABORACIÓN:

Para la base, masa de almendras:

Esta masa para postre tiene un delicioso sabor a fruta fresca, es perfecta para una tarta de frutas. Es un poco más difícil de estirar que la pasta de azúcar o masa quebrada al uso, de modo que hay que colocar un trozo de papel vegetal, de horno o film de cocina sobre la masa cuando se la estire.

Para hacerla, colocar las almendras molidas, la harina, el azúcar y la sal en un recipiente grande y combinar bien.

Cortar la mantequilla fría dentro de la mezcla rápidamente y amasar con vigor entre las palmas de la mano para asegurarnos de que la mantequilla se distribuye de forma pareja. La mezcla debe tener la consistencia de migajas.

Agregar el extracto de almendras si se usa, y el agua, de a una cucharada por vez, y mezclar con un tenedor hasta que la masa forme un bollo.

Acabar de formar la bola con las manos. La forma de tratar la masa NO es amasando, sino como si se tratase de arena húmeda de la playa y quisiésemos hacer un castillo (en este caso, un bollo).

Colocar la masa sobre una hoja de papel de horno (también vale sobre plástico film de cocina). Presionar hasta que quede de un espesor de 2,5 cm. y cubrir con otra hoja de horno o más film de cocina.

Refrigerar la masa durante 1 hora mínimo antes de estirar.

*** Esta masa puede estar enfriándose en la nevera hasta 4 días. También puede congelarse, antes de estirar o después de hacer las bases para tartas o tartaletas, durante 3 meses. En este caso, pasar las bases de masa congelada directamente del congelador al horno para cocinarlas. (no se descongela previamente).

Cómo forrar el molde:

La masa de almendra se deshace bastante por su contenido en azúcar y almendra molida, por eso puede resultar un poco más difícil de estirar; pero resulta muy adecuada para la tarta de frutas. La superficie de trabajo debe ser fría (mármol, granito…). Retirar la masa de la nevera, si la masa está demasiado firme para estirar con facilidad, hay que golpearla con el rodillo para que recupere la flexibilidad.

Enharinar ligeramente la superficie de trabajo y el palo de amasar. Colocar un film de cocina sobre la masa para impedir que se agriete y EXPANDER sólo en una dirección, hasta lograr un espesor de 5 mm aprox. o del grosor que nos guste. NO estirar la masa, porque esto provocará que se encoja durante el horneado.

DSC_0261_phixr

Cómo hornear la base:

Para hornear la base sin relleno como es este caso de  la tarta de frutas, primero forrar la tapa con papel de aluminio suelto, con el lado brillante hacia arriba (también se puede cubrir con papel de horno, a mí me gusta más). Apretar el papel en las esquinas para evitar que la masa se encoja. Colocar encima un peso, que puede ser garbanzos, alubias… para evitar que se abombe la masa.

Precalentar el horno a 200º durante 15 minutos, meter el molde con la base en la mitad del horno y bajar la temperatura a 175º con calor arriba-abajo. Pasado ese tiempo, retirar el papel de aluminio y el peso y volver a meter en el horno, continuar horneando hasta que veamos que la galleta está hecha, es decir que comienza a dorarse ligeramente por los bordes. Este proceso dependerá del horno, por lo que tendremos que estar un poco al tanto de cómo hornea el nuestro para ajustar los tiempos.

No es conveniente dejarlo que se dore mucho, ya que endurece la base y queda una galleta dura.

Una vez que coge algo de color, retirar del horno y dejar enfriar durante 5-10 minutos, hasta que se pueda mantener la base sin que se rompa, luego retirar la masa del molde y enfriar en rejilla.

Para el relleno, crema pastelera:

Podemos rellenarlo de diferentes tipos de crema pero para esta tarta de frutas me he decantado por rellenarlo con esta receta de crema pastelera (pinchad sobre la receta para verla), aunque podéis usar la que habitualmente hagáis.

Para la cubierta de frutas:

Elegir frutas de temporada al gusto, en este caso he utilizado uvas moradas, uvas verdes, plátano, kiwi y gajos de mandarina.

Aquí os muestro otro tipo de decoración, para daros más ideas,  variando las frutas , en esta ocasión, con fresas, plátano, melocotón en almíbar y kiwi.

tarta de frutas de primavera

Lavad la fruta, Partir las uvas por la mitad, quitarles las pepitas y reservar. A las mandarinas hay que quitarles cuidadosamente las pieles blancas. Se parte toda la fruta en rodajas y se coloca sobre la crema pastelera de manera decorativa.

Se preparar ¼ de sobre del preparado de abrillantador de tartas, siguiendo las instrucciones de uso que vienen en el paquete. Se abrillanta la tarta con una brocha de pastelería.

*** El brillo no aporta sabor, únicamente vistosidad a la tarta de frutas terminada, lo que la hace más apetecible y con un aspecto más profesional.

DSC_0256_phixr