Moussa Ag Assarid. Tuaregs en la Caravana del Corazón

En la Casa de la Palabra esta noche (7-2-2007) hemos entrevistado a Moussa Ag Assarid. Joven tuareg promotor de "La Caravana del Corazón". Un proyecto solidario con una escuela tuareg fundada por el mismo en el desierto del Sahara. La ruta que siguen es París-Tombuctu-Taboye. Hemos conversado con Moussa a su paso por Barcelona.

  

 
Esta historia es como un cuento. Resulta que Moussa Ag Assarid era un niño tuareg de una familia de trece hermanos. En cierta ocasión. Tuvo un encuentro con el libro del "Principito" de Saint Exupery. Se le cayo a una periodista que seguía el rally París Dakar. Cautivado por los dibujos deseo aprender a leer. Le insistió a su padre que quería ir a la escuela. Este hizo lo posible para que así fuera. El niño Moussa andaba todos los días alrededor de 15 kilómetros para ir a la escuela.

Cuando termino quiso fervientemente continuar con su formación en Francia. A los 23 años llego a París. Estudio Gestión en la Universidad de Montpellier y ahora trabaja en este mismo centro. A pesar de todo lo logrado su sueño fue más allá. Fundo, hace cuatro años, una escuela para niños nómadas del desierto. En la actualidad, acoge a cien niñas y niños tuaregs que aprenden a conservar su cultura para poder afrontar un futuro incierto con mayor esperanza y serenidad.

La Escuela del Desierto todavía necesita ayuda y por ello la creación de esta "Caravana del Corazón". El sábado 3 de febrero partió de París y le hemos entrevistado a Moussa a su paso por Barcelona.

Nos ha ayudado en la traducción Ana Zendrera de editorial Sirpus, editora del libro "En el desierto no hay atascos" cuyo autor es el propio Moussa Ag Assarid. Por otro lado,  Ana apoya y hace un seguimiento de la caravana.

Para más información: www.lacaravanadelcorazon.com

8 thoughts on “Moussa Ag Assarid. Tuaregs en la Caravana del Corazón

  1. Yanira Buyones

    Ese hombre del desierto tiene una bella misión de vida !! me encantaría conocerlo y poder ver en vivo esa linda y expresiva sonrisa. además ver de qué manera puedo colaborar con esa escuela desde Caracas, Venezuela.

    Ojo soy una simple mortal .. sin riquezas !!

    Responder
  2. carmengarcete

    para mi la historia del tuareg, es interesante por que viene de leJos, con colores vivos, el azul y descrita como lo puede hacer un tuareg romántico escritor idealista.
    Ahora que en Sudamérica tenemos pueBlosque van desapareciendo por la miseria, el hambre y etc sin color ni romanticismos,,,,podríamos quizas sacar ejemplo del tuareg y colaborar con nuestra AMÉRICA, VERDAD. DE TODOS MODOS ES BUENOS SABER DE OTROS PAISES PORQUE ESTAMOS SABIENDO DEL SER HUMANO

    Responder
  3. Paula Tresenè

    Me impactò mucho su frase “Tu tienes el reloj… yo tengo el tiempo” y su simpleza. Me hizo reflexionar sobre la falta de atenciòn que le prestamos a lo natural, a lo universal, a nosotros mismos, con la excusa de estar siempre apurados. Si nos tomaramos unos minutos diarios para mirar las estrellas, o escuchar simplemente los latidos de nuestro corazòn, seguramente el mundo serìa muy distinto.

    Responder
  4. Diana

    Conoci un caminante , que estoy segura ha mirado, ha sentido y vivido todo lo que Moussa Ag expresa como Tuareg,el con su mundo armando solo ha querido con sus ojos verdes, ver mas alla, vivir mas alla, buscar mas alla , para el tampoco existe el reloj el solo tiene tiempo y en su paso lento solo deja su alegria y entrega su experiencia , te recuerdo miguel…

    Responder
  5. Gustavo

    Me entere por un mensaje Web de la existencia de Moussa y de lo significativo de su mensaje, que en lo personal, me ayuda a mantener mi visión de un mundo con sentido de esperanza. El bosque de medios de comunicación, de tecnicismos e inmediateces no nos dejan sentir el universo y hace falta personas como Moussa que nos centren en lo escencial y nos ayuden a ver lo fácil que puede resultar la vida diaria del ser humano

    Responder
  6. Roge Blasco

    Shyra | shyradominicana@hotmail.com | IP: 96.17.106.134

    Mientras leía la entrevista que le hiciera Victor Amela a Moussa Ag Assarid, me deje envolver por su colorido melafa y me eleve en un vuelo directo hasta el desierto Sahara, y me hizo revivir los momentos que pasé el año pasado, cuando tuve la experiencia más hermosa de mi vida, durante las tres semanas que conviví con los refugiados que habitan en los campamentos saharaui, en el desierto de Sahara.

    Esta entrevista me hizo regresar y visitar las Jaimas, me hizo caminar entre cabras y camellos, y recordar los momentos sofocantes en que la temperatura inclemente, alcanzaba hasta los 40 grados. Pero mas que eso, hizo que lagrimas se asomara a mis ojos mientras recordabas aquellas mujeres, ancianos y niños olvidados por la inequidad de un mundo injusto, que ellos no merecen, ni tampoco los Tuareg.

    Responder

Responder a Gustavo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *