Gaizka Asaginolaza y Aitor Intxaurraga. El norte de Chile y Bolivia en bici

Gaizka y Aitor han tenido varias aventuras juntos en bicicleta. Por ejemplo, cuando recorrieron la carretera austral de Chile. Esta vez se fueron al norte de este largo país para cruzar el desierto de Atacama y de allí ascender al altiplano de Bolivia. En el camino alcanzaron la cumbre del volcán Lincancabur (5.999m). En la cresta de su cima se encuentra la laguna más alta del mundo.

  

Gaizka y Aitor fueron con pocos comestibles y en ciertas tramos pasaron hambre y sed. En Bolivia se cobijaron de una ventisca en una mina en donde convivieron con los trabajadores. Una noche durmieron entre geiseres a 4.850 metros de altura. Encontraron el salar de Uyuni inundado. Produce un efecto curioso de gigantesco espejo  de la dimensión de Navarra.

Cruzaron el Parque Nacional de Sajama por la ruta más alternativa, sin saberlo de antemano, se encontraron con el paso de los contrabandistas.

Estas y la forma de plantear sus aventuras (Gaizka participo en la Camel Trophie y la Ruta Quetzal) nos lo contaran en Bulevard el miércoles a partir del avance informativo de las 11 de la mañana. Os esperamos.

2 thoughts on “Gaizka Asaginolaza y Aitor Intxaurraga. El norte de Chile y Bolivia en bici

  1. kike

    Aupa a todos. Os escribo desde Buenos Aires, ando buscano una bici para hacer la carretera austral desde Puerto Montt, me interesaria tener informacion sobre como cruzar el desierto de Atacama en bici y Bolivi, si alguien me puede mandar sera bien recibido.

    Responder
  2. Mariasun

    Felicidades Aitor por el viaje que hicisteis a Chle y Bolivia. Estuve este miércoles en la Sala Dendaraba en Vitoria, viendo el audivisual y la charla sobre este viaje, en que tú narraste parte del mismo, y contestaste a las preguntas que allí se hicieron.
    El audivisual se me hizo corto, evidente es dificil concentra en 30 minutos lo vivido durante un mes. De Chile sobre todo me pareció que salía bastante poco.
    Yo visité el desierto de Atacama en Noviembre de 2007. Soy muy timida y no me animé a colaborar en las preguntas tras el audiovisual.
    Quería resalta, que para nada habéis dado muestra alguna de la dureza de vuestro viaje, con las inclemencias del tiempo en aquella zona, las malas carreteras y sus pronunciadas subidas. Yo hice el viaje de turista, aunque no en viaje convencional, sino hecho a nuestra medida, organizado a nuestro gusto por un amigo que tenemos en Buenos Aires (Argentina),que tiene una agencia de viajes. El trayecto desde San pedro de Atacama hasta las lagunas altiplánicas, a pesar de que lo hicimos en furgoneta, sin esfuerzo físico por tanto, es ya bastante penoso. Era el 2º día que estábamos en la zona, y ya nos íbamos aclimantando al tema del mal de altura, con nuestros mates de coca, etc. etc. hicimos en el viaje como 5 paradas, para ir aclimantándonos segun ganábamos altura. Cuando llegamos a las lagunas,(en la cabaña que se veían en el vídeo tuyo), nos bajamos de la furgo y bajamos caminando hasta una de ellas, y por la orilla, y de nuevo por el sendero, fuimos hasta la otra. Mi marido no pudo ni bajar, se quedó en la furgoneta de lo mal que se encontraba,y mi sensación alli era de ser una astronauta. Mi cuerpo era como que flotara, a la vez que sentía una presión en los pulmones, y sobre todo una fuerza inmensa en la cabeza, como si me hubieran introducido en un casco 4 tallas menos de la que necesitara. No me quiero imaginar lo que sufriríais vosotros, por esas desérticas zonas, y en el esfuerzo añadido de la bici, y pedaleando a tanta altitud. (Cuando estuvimos en Perú, en Cuzco y Machu Pichu no tuvimos tantos problemas con el mal de altura).

    Como anécdota te puedo contar que el día que hicimos nosotros la excursión de las lagunas altiplánicas, al bajar, nos cruzamos en el camino con el aventurero japonés que estaba en esas fechas cruzando el mundo en bicicleta. Hicimos parar a nuestro chofer, y el japonés se paró y estuvo hablando con nosotros. Él llevaba amarrado a su bici un carro, con unos 100 kgs de peso nos dijo, de provisiones alimentarias, etc. ropa de abrigo, enfin, un poco de todo, sobre todo bidones de agua. En esta parte al menos, llevaba un coche próximo a él, con cámaras, le estaban grabando para la Televisión local.
    El los geiser de Taito también estuvimos. Dormir a aquella temperatura tuvo que ser un infierno para vosotros. Nosotros lo hicimos en un autobus (prehistórico), desde San pedro de Atacama, y salimos a las 3 de la madrugada, para llegar allí a ls 6. En el autobus un frio de miedo, tapados con polares y mantas, pues no tenía ni calefacción (para estas madrugadas heladoras), ni por supuesto aire acondicionado, (pues a mediodia allí podiamos hasta asar pollos, tendríamos más de 30 grados dentro del bus).
    el paisaje de los geiser coincido contigo en que es una pasada, la pena es que sea un fenómenos que dure tan poco tiempo. Nosotros estábamos a unos 10 bajo cero cuando llegamos.
    Comentaste en alguna ocasión que buscabais pueblos que no encontrasteis, no pienses que no los localizasteis, sino probablemente es que ni existieran. Al volver nosotros de los geisers tambien teníamos que parar en un pueblo, y eso que el chofer era enviado por una agencia de viajes de San Pedro, pero tampoco lo encontró y al final nos paró en otro. Y teníamos tambien que ver una laguna, a la que tenía que desviarse unos 5 kms de la ruta, pero no vio la indicación y con las mismas llegamos a otro destino. Son cosas que pasan en esta zona, se ve.
    En la charla del miércoles estuve a punto de contestar a un Sr.que te preguntó que si aparte de hacerlo como vosotros en bicicleta, tiene aliciente turistico, yo plenamente le diría a la gente que sí, siempre y cuando evidentemente te guste la naturaleza y disfrutes de ellas, de sus paisajes, etc.. Me parece una zona muy completa pues reune todo: diferentes climatologías, oasis- el de taconao me encantó, y es increibe el rio, la vegetación y la cascada que tiene abajo, cuando llevas kilómetros y kilometros y todo a tu alrededor es desértico, tienes las lagunas espléndidas, sus montañas, el salar con su enriquecedora fauna y sus flamencos, y por otro lado el valle de la Luna, la Gran Duna (que es una maravilla ver atardecer desde lo alto, viendo los diferentes colores del Licancabur segun va anocheciendo), ¿que más podemos pedir a unas vacaciones).

    Yo evidentemente, y creo que con la lectura de esto se nota, soy empedernida viajera. Entusiasta de Sudamérica y Centroamérica, la verdad es que pocos paises me faltan de ver de esta zona. El audiviosual del miercoles fue un revivir el viaje de Chile.

    Bueno viajeros, ánimo y a seguir pedaleando y a disfrutar de la bici y de la montaña.
    Perdonar el rollo que os he metido, me he extendido demasiado.
    Yo vivo en Vitoria, si algun dia haceis de nuevo alguna presentación de audiovisual de algun viaje que ya tengais hecho ó vayais a realizar, agradecería que me avisarias, si es posible.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *