Levando Anclas (19 de agosto): Filipinas de isla en isla con ochenta años. El altiplano en bici. Atlántico a vela en el Kuin. Entre osos polares (segunda parte)

Este domingo en Levando Anclas volveremos a reencontramos con el matrimonio catalán Amador Garcia Prades y Rose Querol que con 81 y 80 años respectivamente han viajado a Filipinas por su cuenta saltando de isla en isla. Gaizka Asaginolaza y Aitor Intxaurraga han disfrutado en bici de las altas soledades de los Andes en Chile y Bolivia. Los tripulantes del barco vasco “Kuin” narran como contactaron con Andreu Mateu, navegante a remo, en mitad del Atlántico. Ángel Quiroga continua describiendonos  un crucero por el Ártico.

  

Nos congratulamos por conversar una vez más con una pareja de grandes viajeros como son Amador Garcia-Prades y Rose Querol, mochileros ochenteros. Nos hablan de su reciente periplo por Filipinas durante tres semanas. Cargados de ilusión y con una colección de pastillas han visitado las islas de Luzón, Cebú, Boracay, Bool, Palagan… hasta una docena. Amador y Rose se entregan de tal manera allá donde van que terminan exahustos pero felices. Han cogido todo tipo de transportes locales, han hecho auto-stop, navegado a vela, se han alojado en hoteles sin grandes lujos e incluso, en cierta ocasión en una especie de “casa del amor”, no había otro lugar para elegir.

Gaizka Asaginoloza y Aitor Intxaurraga, compañeros de muchas pedaladas, se fueron al norte de Chile, por el desierto de Atacama hasta el altiplano de Bolivia. Ascendieron al Licancabur (5.999m), volcán situado en la frontera de ambos países. Vivieron la soledad de los Andes. Durmieron entre geiser a 4.850 metros de altitud. Para salvar una gran ventisca se cobijaron en Mina Capiña. Convivieron con mineros de vida miserable que les daban lo poco que tenia. Todavía están impactados por la acogida y la lección que les dieron.

Uno de los momentos de emoción dentro de Levando Anclas es cuando vuelvan a estar juntos dos miembros del velero Kuin, José Miguel Sánchez y Jon Larrinaga, con Andreu Mateu navengante solitario a remo que cruzo el océano Atlántico. Después de que Andreu llevara 50 días en la mar sin ver a un ser humano aparecieron a la noche los tripulantes del velero Kuin que le recibieron con los brazos abiertos y con una suculenta cena. Rememoran el encuentro.

Finalmente Angel Quiroga continuara con la segunda parte del crucero por el Ártico. Esta vez llegaran a la isla noruega de Spitzbergen y organizara una excursion en busca de una antigua estación ballenera vasca. Por fin, observaran osos polares en su medio e incluso a uno de 20 años devorando una foca.

Un pensamiento en “Levando Anclas (19 de agosto): Filipinas de isla en isla con ochenta años. El altiplano en bici. Atlántico a vela en el Kuin. Entre osos polares (segunda parte)

  1. IÑIGO

    Cada vez que oigo contar sus aventuras a Rose Y Amador se me pone la carne de gallina. Que grandes Dios mio, con que manera tan educada y positiva cuentan sus viajes. Cada vez que me pregunten ¿Que quieres ser de mayor? diré viajero como Rose y Amador.
    eskerrik aslo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *