25 aniversario de la navegación del Idus de Marzo de Asturias a la Antártida

Hace 25 años partió del puerto de Candas en Asturias una goleta rumbo a la Antártida. Era la primera vez que científicos del Estado Español llegaban por mar al continente de hielo. En la Casa de la Palabra (28/1/2008) rememoraron aquella histórica navegación tres de sus tripulantes: Santiago Martínez Cañedo, Fernando Cayuela y Josu Otazua.

  

Santiago Matinez Cañedo y Javier Babe son dos capitanes de la marina mercante que tenia la idea románticas de construirse un barco con el que dar la vuelta al mundo. Ambos trabajaban en diferentes buques hasta que decidieron construir uno propio. Diseñaron el Idus de Marzo, una goleta de tres palos de 28,50 metros de eslora y 7 metros de manga. Pocas semanas antes de que el barco se botara recibieron la propuesta de trasladar a un grupo de científicos a la Antártida. Aunque apenas había documentación y aquello sonaba como un viaje a tierras ignotas no dejaron pasar la oportunidad de vivir aquella gran aventura pionera.

Era la primera vez que un grupo de científicos del Estado Español tenia la misión de investigar en la Antártida. El 15 de diciembre de 1982, con el Idus de Marzo, recién estrenado, soltaban amarras del puerto de Candas, cerca de Gijón. En total eran 22 personas abordo, siete de ellos tripulantes, el resto científicos.

Tres de estos tripulantes nos visitaron en la Casa de la Palabra. El capitán asturiano Santiago Martínez Cañedo, armador del Idus de Marzo. Fernando Cayuela, capitán de la marina mercante. Actual director de la Escuela de Náutica de Portugalete de la U.P.V. Fernando, por aquel entonces, navegaba en barcos mercantes y hacia la mili en el Ferrol. Consiguió que le aceptaran de tripulante y fue el responsable de las actividades subacuáticas. Bucearon en la Antártida entre icebergs y glaciares. El tercer tripulante es Josu Otazua. Nacido en Rigoitia, cerca de Gernika. Fue el mayordomo cocinero de la expedición. Ha navegado 35 años en la marina mercante. Tiene 60 años y se jubilo el año pasado después de navegar en la compañía petrolera Conoco con base en Houston.

En las primeras millas marinas se enfrentaron con un fuerte temporal que no les abandono hasta Vigo. La prueba de fuego fue superada pero todavía les faltaba navegar al sur de Cabo de Hornos, mares totalmente desconocidos para ellos. Con la desventaja que cuando se acercaron a aquellas latitudes tan australes era el mes de marzo, se echaba el mal tiempo y todos los demás barcos regresaban de sus expediciones antárticas.

Santiago comentaba: “He dado varias vueltas al mundo en barcos mercantes pero nunca había visto nada igual. Vientos fuertísimos, olas enormes, un panorama inhóspito. Además navegábamos en un barquito con una capacidad muy limitada de gasoil que en buena parte se nos iba por las calefacciones pues a veces hacia 28 grados bajo cero”.

Josu señalaba que nunca le ha costado tanto cocinar como con aquellas enormes olas, ni tan siquiera se podía comer. Santiago y Fernando contestaron que nunca vieron a un cocinero tan en su puesto cuando a bajas temperaturas, con una mar endiablada salía a cubierta para ofrece caldos calientes.

El Idus de marzo regreso a Cádiz el 8 de mayo. La expedición fue todo un éxito y el primer paso para la posterior creación de la base científica española en la Antártida.

Un pensamiento en “25 aniversario de la navegación del Idus de Marzo de Asturias a la Antártida

  1. josep costa fäh

    Es bonito ver recordar esta azaña. respeto merecen los armadores y la tripulación del idus de marzo por tan loable azaña. fueron pioneros. yo era un niño, y recuerdo como si fuera ayer la noticia del proyecto. estoy muy intersado en organizar otro proyecto a la antártida a vela.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *