Iñaki Ochoa de Olza. El Annapurna agoto la gran fortaleza de un enorme profesional del Himalaya

El viernes 23 de mayo fue un día triste. De los que encoge el alma. A las 8,45 de la mañana el montañero Iñaki Otxoa de Olza se le agotaron las fuerzas. Estuvo durante seis días a más de 7.400 metros de altura en el Annapurna. La cima de más de ocho mil metros con peores estadísticas. Un edema cerebral se unía a un edema pulmonar. Recordamos la figura de Iñaki de Otxoa de Olza a través del periodista y amigo de ascensiones Óscar Gogorza. Nos describió las ultimas horas vividas en el Annapurna y destacamos a la afición de Iñaki como coleccionista de literatura de montaña y como autor de relatos.

  

Tuve la fortuna de entrevistar en varias ocasiones a Iñaki Ochoa de Olza. Siempre tan predispuesto, amable y educado. Un portento del Himalayismo. Gracias a su padre, Ignacio, desde pequeño tuvo afición a la montaña y pronto comenzó a devorar literatura alpina. Con el tiempo se convirtió en uno de los más grandes himalayistas, batiendo records en ascensiones rápidas a los ocho miles.

Iñaki Ochoa de Olza se encontraba en el proyecto “Navarra ocho mil”, se proponía alcanzar los 14 ocho miles de la tierra. Su carrera era vertiginosa, llevaba 12 ocho miles, solo le restaban el Annapurna y el Kanchenjunga.

Como viajero diríamos que estuvo en Nepal más de 30 ocasiones, incluso el equipo de montaña lo tiene permanentemente en Katmandú. Sabia el idioma nepalí y tenia, por lo menos, una docena de buenos amigos en este país.

Trabajo en Al Filo de lo Imposible (1994-1999). Iñaki ha sido guía de expediciones comerciales, llevo clientes a la cumbre del Everest, Cho Oyu y lo intentaron en el K-2.

Aunque subió a la cumbre de 12 ocho miles algunos de ellos repitió con éxito.

En la Casa de la Palabra (23/5/2008) le entrevistamos a Óscar Gogorza, guia de montaña, periodista, director de la revista Campo Base. Amigo de Iñaki Ochoa de Olza, se conocian desde la año 2000. Compañero de expediciones al K-2, Everest, Broad Peak y Nanga Parbat en donde Óscar sufrió un principio de edema cerebral a 6.000 metros e Iñaki le rescato.

Óscar nos transmitió el sufrimiento que debió parecer Iñaki en los últimos días a 7.400 metros de altitud y enfermo. Como, por azahar, salieron a su rescate el mejor equipo de la actualidad, fue admirable como se volcaron algunos de los mejores himalayistas del momento a salvar su vida. Toda una gran lección de solidaridad.

Incidimos también en la parte literaria de Iñaki Ochoa de Olza. Llevaba cuatro años publicando todos los meses una columna “Pura vida” en la revista Campo Base. La última la dejo escrito y saldrá en el mes de junio.

Óscar Gogorza señalo que era un apasionado lector, coleccionista de libros de montaña, afición que le inculco su padre. Iñaki Ochoa de Olza tenia un libro que se lo iba autoeditar con crónicas montañeras y diferentes relatos.

Iñaki Ochoa de Olza seguirá vivo entre todos los que le conocimos y seguimos. Su huella no se borrara.

2 pensamientos en “Iñaki Ochoa de Olza. El Annapurna agoto la gran fortaleza de un enorme profesional del Himalaya

  1. Annapurna

    Fue un programa muy emotivo e intenso, Roge. Gracias por poner las palabras de Iñaki, nos emocionamos cuando explicó la diferencia entre la felicidad y la plenitud.
    Que alcance la plenitud allá donde esté.

    Responder
  2. Urtzi

    Una gran perdida la de Iñaki, bonito recuerdo Roge. PD: he intentado escribirte al e-mail del programa pero me da error. Por favor, si es posible me gustaria poder contactar por e-mail contigo. Te dejo mi e-mail en el comentario. Gracias por los magnificos programas!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *