Gaizka Asaginoloza y Aitor Intxaurraga. Tras los pasos del explorador Pedro Enrique de Ibarreta que en el siglo XIX exploro el río Pilcomayo.

Pedro Enrique de Ibarreta fue un aventurero que nació en Bilbao en 1859. Es mucho más conocido en Argentina que en Euskal Herria. Murió en 1898 decapitado por los indígenas cuando descendía el río Pilcomayo. Gaizka Asaginolaza y Aitor Intxaurraga han seguido las huellas dejadas por Ibarreta en el altiplano de Bolivia y en el Gran Chaco de Argentina. Recorrieron las orillas del Pilcomayo en bicicleta. Su intención ha sido recuperar la memoria histórica del explorador y estar en los lugares emblemáticos por los que paso.

 

 

Gaizka Asaginoloza y Aitor Intxaurraga han realizado juntos varias travesías en bicicleta. Circunvalaron el lago Titicaca en 1998. Tres años después recorrieron la carretera austral chilena. En el 2003 el noroeste de Argentina y en el 2006 durante 40 días pedalearon por una parte de Chile y Bolivia.

 

Ahora tiene en proyecto seguir las rutas de antiguos exploradores vascos. El primero de ellos ha sido Pedro Enrique de Ibarreta. Antes de partir estudiaron concienzudamente el libro “Ibarreta, el ultimo explorador. Tragedia y muerte en su expedición por el río Pilcomayo” escrito por el periodista José Antonio Díaz. (Miraguano ediciones 2004).

 

El viaje ha superado todas las expectativas. Alcanzaron las fuentes del río Pilcomayo en la localidad de Tolapalca en el altiplano de Bolivia. Estuvieron en lugares simbólicos de la expedición de Ibarreta como colonia Crebau donde construyo las chalanas, las embarcaciones con las cuales descendió el rió. Después de 30 horas de busqueda encontraron el monolito que señala en donde murió Ibarreta. Tuvieron una gran acogida en el pueblo Ibarreta, en el Gran Chaco, en la provincia de Formosa en Argentina. Fueron atendidos por las autoridades que agradecieron  entusiastamente su visita.

 

Desde el principio del viaje tuvieron suerte. Una vez que aterrizaron  en la Paz,  Aitor y Gaizka, conocieron en el aeropuerto a miembros de una ONG boliviana que trabaja para declarar una zona del río Pilcomayo reserva de la biosfera. Les brindaron mucha información.

 

A 20 kilómetros de Potosí, en Tarapaya, un valle de aguas termales, dieron con el primer calero (fabrica de cal) que se construyo en Sudamérica.

 

Aitor Intxaurraga y Gaizka Asaginolaza pasaron frió en el altiplano de Bolivia y calor sofocante en el Gran Chaco de Argentina con temperaturas de 48 grados. La expedición se ha desarrollado durante 32 días entre octubre y noviembre. En total en bici pedalearon 1500 kilómetros. Partieron del nacimiento del Pilcomayo y terminaron en la desembocadura en la localidad de Clorinda, en la provincia de Formosa, frente Asunción, capital de Paraguay.

 

El río Pilcomayo desemboca en el río Paraguay que da al río Paraná para convertirse en el río de la Plata a su paso por Buenos Aires y Montevideo.

 

Gaizka Asaginolaza y Aitor Intxaurraga estan en Levando Anclas este domingo 14 de diciembre 2008.

 

Para más información: www.cafesdebilbao.net   Sección de actualidad.

 

 

3 thoughts on “Gaizka Asaginoloza y Aitor Intxaurraga. Tras los pasos del explorador Pedro Enrique de Ibarreta que en el siglo XIX exploro el río Pilcomayo.

  1. vladimiro babiak

    Tuvo gran repercusion el libro sobre Pedro Enrique de Ibarreta en nuestra provincia de Formosa. Considero que es uno de los libros más completos o acabados sobre el explorador Ibarreta.
    Desearia disponer el correo electronico del autor Jose Antonio Diaz

    Responder
  2. josu

    Tb lo escuche y fue muy ameno aunque creo que para recorrer un rio la bici no sea el medio mas adecuado. Tienen que haber mas historias por ahi sobre vascos exploradores

    Responder
  3. Enrique Cavestany

    Acabo de leer el libro de José Antonio Díaz . Me ha parecido enormemente interesante, repleto de datos, situaciones y relatos de la extraordinaria aventura de Pedro Enrique de Ibarreta y de su trágico final. Enhorabuena al autor que con su documentada y amena narración, me tienta a “remontar el Pilcomayo”…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *