David Olmo. Andes tierra de andenes.

Los Incas adaptaron el paisaje montañosos a los cultivos agrícolas a través de terrazas y andenes, de ahí proviene el nombre de Andes. En la Casa de la Palabra (7/4/2010) conversamos con David Olmo ingeniero agrícola que se ha movido por la cordillera observando estas huertas colgantes. 

 David Olmo es ingeniero agrícola. Trabaja de técnico en el comité aragonés de agricultura ecológica. Durante un mes se movió con la mochila por Perú. Fue tomando altura desde que partiera de Lima. Llego hasta Arequipa, cañón del Colca, lago Titicaca (compartió con una familia en la isla de Amantani), Cuzco para adentrarse en la selva por el río Madre de Dios hasta llegar a Puerto Maldonado.

Un amigo peruano paleontólogo les hablo de los andenes, terrazas cultivadas en los Andes. David motivado por su vocación de ingeniero agrícola quiso estudiar estos ingenios. Comprobó que durante miles de años, los agricultores andinos han domesticado y diversificado decenas de cultivos agrícolas en los diversos ecosistemas a lo largo y ancho de la cordillera andina. David afirma que: “Superaron dificultades orográficas haciendo de ellas virtud y de la biodiversidad su seguro de cosechas saludables”.

Cuando miras hacia las laderas de las altas montañas andinas en el Perú llama la atención como están escalonadas en terrazas para convertirlas en tierras de cultivo. Una practica que es incluso anterior a los Incas.

Las funciones de los andenes son múltiples. Controlan la erosión, evitando la perdida gradual de la tierra cultivable. Los andenes crean microclimas favorables para los cultivos porque protegen contra las heladas. Son “nichos térmicos” para la geminación del maíz, planta que es la enseña de identidad de los Incas. Función primordial de los aterrazamientos es la retención de la humedad y el riego.

Estas huertas dan una gran variedad de cultivos ya que su biodiversidad es muy rica. 

David nos contó que cuando los colonizadores españoles llegaron a estas tierras, observaron que las montañas estaban aterrazadas, cultivándose en dichas terrazas infinidad de especies vegetales desconocidas en Europa. A esas terrazas les llamaron andenes y a la cordillera “tierra de andenes”, con el tiempo tomo el nombre de Andes, legado directo de la ingeniería local.

 

 

2 pensamientos en “David Olmo. Andes tierra de andenes.

  1. Pingback: Radio Euskadi

  2. Teodoro Sinche

    Las teorías del nombre de los “andes” se postulan: español (de andenes), quechua (anti, cresta) y aymara (anta, color cobrizo). ¿Hay alguna otra teoría o siguen siendo las mismas?

    Responder

Responder a Teodoro Sinche Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *