Ane Marín en bicicleta a ladakh. Ayuda como medica en las inundaciones.

Ane Marín le gusta pasar sus vacaciones realizando largos recorridos en bicicleta en países como Mongolia, China, Kirgistán, Malawi y el  pasado verano en Ladakh, al norte de la India. Llegó a su capital, Leh, extasiada después de 8 días pedaleando a gran altitud. Sucedió que cayo una gran tromba de agua en un lugar que no cae una sola gota. El lodo se llevo edificios y personas. Ane y sus compañeras de aventura, Olatz y Nora, no lo pensaron dos veces y se dispusieron a ayudar a los damnificados.

 

Ane Marín, Olat Mitxelena y Nora Ordizia, las tres donostiarras, se fueron a pedalear por Ladakh, “el pequeño Tíbet”. Fueron en autobús hasta Manali y allí se subieron  las bicicletas. Les esperaban 500 kilómetros hasta Leh. Superaron un paso de 5.300 metros. El paisaje y las gentes les cautivaron de tal manera que iban de asombro en asombro.

Ane nos decía: “Es un paisaje para volver mil veces”.

Con gran alegría llegaron a la capital de Ladakh. Pensaron continuar hacia Zanskar y quizás subir alguna montaña de seis mil metros pero al día siguiente llovió y la carretera se corto. Permanecieron a la espera. A la noche cayo una gran tormenta. Ane estaba tan cansada que durmió a pierna suelta. A la mañana se dieron cuenta que había inundaciones. Murieron 150 personas solo en Leh.

Entre los turistas se creo una gran confusión y hubo una especie de histeria colectiva para poder salir cuanto antes. Ane es medica y pensó que debía prestar auxilio al que lo necesitara, así que de inmediata acudió al hospital militar en donde, con sus compañeras, se pusieron a realizar curas.

La organización local fue muy buena y eficiente. Los ancianos de 80 años nunca vieron llover de esa manera pues a Ladakh no llega el monzón, es un desierto de altura.

Ane Marín estuvo en Levando Anclas el domingo 28 de noviembre 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *