Lorea Palacios Urquiola. “Vientos de libertad” la odisea de nueve marinos que huyen de la posguerra hacia Mexico.

De México D.F. llega la escritora y periodista Lorea Palacios Urkiola. Ha escrito de forma novelada la odisea que vivieron dos familiares suyos, su abuelo Agustín Palacios Lopategui y su tío José Martín Barinagarementeria. Con otros siete tripulantes se escaparon de la represión y el hambre de la posguerra en un velero de dos palos. En 1950 navegaron desde Santurtzi a Veracruz en México. La travesía se convirtió en una durísima prueba de supervivencia. 

Lorea Palacios Urquiola es autora de “Vientos de libertad”, la historia de una fuga marina en la época de la posguerra. El 16 de julio de 2005, día del Carmen, Lorea reconvertía un video de su tío Martín a un sistema más moderno. En él Escucho el relato de cómo llego en barco desde Bizkaia a México. Lorea se quedo impactada por la historia y pensó que era necesario redactarla antes de que se perdiese para siempre. La idea inicial era recopilar datos para el archivo familiar. Una vez redactado lo presento al Premio Andrés de Irujo 2006 con el titulo de “Vientos de libertad”. Quedo finalista de este concurso literario que otorga el Gobierno Vasco. Se publicaron unas pocas copias y se volvió a reeditar en México en el 2009 por la editorial Jus. www.jus.com.mx

La novela comienza, precisamente el 16 de julio pero del año 1950. Día de la virgen del Carmen, patrona de los marinos, fiestas de la localidad de Santurtzi. Aprovechando la salida a la mar de múltiples embarcaciones como ofrenda a la virgen, una de las embarcaciones no regresaría jamás a su puerto de origen. Era el “Montserrat”. 

Fue construido por Luis Algorri y su hermano Manolo. En Santurce eran propietarios del astillero Alsa. Su intención era escapar hacia Veracruz en México. Huian del hambre y la represión de la posguerra. La idea le vino a Luis cuando leyó un reportaje que se lo tradujeron del ingles al castellano con el titulo de “La travesía en velero de Inglaterra a América”.

 

Tardaron dos años en fabricar un barco de trece metros de eslora, tres metros ochenta de manga, dos palos para velas y un motor auxiliar de gasolina de 28 caballos marca Hudson que lo adaptaron de una furgoneta. En su construcción no se tomaron nada a la ligera. Podía desplazar veintiocho toneladas.

 

El problema es que fue construida para tres y se apuntaron nueve, por miedo a que alguien los delatara todos subieron a bordo. Luis Algorri era el capitán y Manolo el primer oficial de cubierta, Gregorio Ahedo segundo oficial de cubierta y los demás marinos, entre ellos, Agustín Palacios Lopategui y el futbolista de 19 años José Martín Barinagarementeria. 

Ninguno de ellos tenia la más remota idea sobre navegación. El material que llevaron para orientarse era de los más artesanal y rudimentario.

Llamaron al barco “Montserrat” para engañar a las autoridades. aseguraron que era un pedido que debían de trasladar Barcelona.

Hubo un  reglamento en el “Montserrat” con severas normas de convivencia. No siempre se respeto y a los pocos días llegaron las primeras desavenencias. Más aun cuando a los siete días se estropeo el motor. Se abastecieron de víveres para un mes. Obligados a utilizar solo las velas tardarían tres. A algunos de ellos se les cazo robando alimento. Incluso se llego a pensar seriamente de tirar a uno de ellos por la borda.

Los mareos, la nula experiencia en la mar, el hedor de la pintura del barco, la gasolina, el salitre correoso fue acabando con la paciencia de los nueve tripulantes.

La dieta era vegetariana. El doctor Ángel Vidaurrázaga les estipulo un régimen a medida de la que no todos estaban de acuerdo.

Tras 28 días de travesía atlántica avistaron la isla de Tobago, fingieron ser turistas pero fueron tomados por espías rusos. Vivieron tempestades y huracanes, arreglaron el motor en Martinica, recorrieron la boca del Orinoco, Jamaica, la isla de Gran Caiman, donde quedaron varados un par de días, isla Mujeres, Progreso, Yucatán hasta que por fin alcanzaron Veracruz, su puerto deseado. Nada más llegar les metieron a la cárcel. Una vez libres cada uno toma un camino distinto.

José Martín Barinagarementeria monto una explotación forestal en Michoacán. Se involucro en la Teologia de la Liberación y peleó por los derechos de los nativos. Fue presidente del centro vasco y campeón mundial de mús.

La sobrina de Martín y nieta de Agustín, Lorea Palacios Urquiola estuv o en Euskadi unos días. Venia a buscar una editorial que le publique el libro en Euskadi y a tratar con el grupo de teatro Kukubiltxo que pronto estrenara una adaptación de la novela “Vientos de libertad”. En su corta estancia tuvimos la suerte de entrevistarle. Se emitió en el programa Levando Anclas el domingo 13 de marzo de 2011.

Podeis escuchar el progrma:https://www.eitb.eus/audios/radio/radio-euskadi/programas/levando-anclas/detalle/618224/navegacion-1950-vela-santurtzi-veracruz/

41 thoughts on “Lorea Palacios Urquiola. “Vientos de libertad” la odisea de nueve marinos que huyen de la posguerra hacia Mexico.

  1. jule

    Muy buenos días Roge,
    Mi ama no pudo oir la entrevista que hiciste a Lorea Palacios el domingo pasado y quería saber si podrías colgarla en la Web ya que conoció a Luís Algorri en el Centro Vasco de Mexico. Muchas gracias. Jule

    Responder
  2. Roge Blasco Autor

    Aupa Jule. En breve en estas misma pagina cuelgo el link para escuchar la entrevista. Por otro lado, me gustaria contactar con tu madre pues quiza pueda aportar más datos sobre la historia de estos navegantes. Me puedes localizar: blasco_roge@eitb.com
    Indicame un número de teléfono y te llamo. Muchas gracias. Roge.

    Responder
  3. Maricarmen San Mamés

    Roge, con mucho interés he escuchado tu programa Levando Anclas y te felicito, ya que el concepto que manejas en estas emisiones es enriquecedor.  Soy Maricarmen San Mamés, hija de Félix San Mamés, uno de  los tripulantes protagonistas de esta hazaña.  La historia verdadera de estos nueve navegantes es fascinante.  Desafortunadamente esta historia tan atrayente por sí misma ha sido denigrada por Lorea Palacios en su novela Vientos de Libertad. Cuando le manifestamos nuestra protesta por haber infamado la imagen y nombre de nuestro padre, contestó que su estilo es (cito textual) “editar y filtrar la versión”, que luego somete “a una licuadora de versiones para mezclarla, colarla e integrarla”. Al final, resultó una historia amarillista y falsa.

    La autora escribió esta novela como quien pretende armar un rompecabezas de mil piezas teniendo apenas un puñado de ellas.  Muchas de esas historias son inventadas y de los pocos hechos de los que tuvo conocimiento la mayoría fueron adulterados.  Más aún, se tomó la libertad de calumniar a los tripulantes a su antojo cuando ni siquiera los conoció.  Carente de profesionalismo y de ética, tuvo muy poco o nulo cuidado de investigar la verdadera historia y mucho menos de contactar a los descendientes.   Primero publica su novela con relatos alejados totalmente de la realidad, usando los nombres de personas reales y difamándolas, y luego pretende que se le haga llegar la historia auténtica. 
    Es un libro que además de tener tan baja calidad literaria, distorsiona en grado indignante las experiencias que vivieron estos nueve vascos.
    Roge, te agradezco este espacio.

    Responder
  4. anabel lacorzana

    Es una auténtica mentira todo lo relativo a las circunstancias y motivos del viaje, por lo menos de tres de ellos. Soy familiar directo y se de lo que estoy hablando. Me parece una auténtica falta de respeto a quienes de verdad tuvieron que salir de España por motivos politicos. Entiendo que para algunas personas las motivaciones más sencillas no les resultan lo suficientemente heróicas y deben adornarlas, pero este libro es un libelo, una broma de mal gusto. No se con quien ha contactado la autora, y dudo mucho, pero mucho, ya que le conocí, y JAMAS quiso hablar de ese viaje, que su abuelo tuviera cintas grabadas sobre el mismo. Los contactos que tuvo con la familia aquí en España le hubieran retraido de arriesgarse a escribir semejante bazofia, y la familia sobreviviente de dichas personas niegan cualquier parecido con la realidad.
    Por favor, si estás empezando tu carrera de periodista o de novelista, lo primero que tendrás que saber es que hay que verificar la noticia y las fuentes, y en cuanto a llamar a esto una novela, supongo que en la universidad que has estudiado te habrán enseñado la diferencia existente entre novela y otro género literario. Ten cuidado porque puede ser que tu carrera sea efímera, de no ser que quieras dedicarte a la prensa amarilla.
    Un respeto es lo único que se puede pedir, cuando todavía hay familiares directos que vivieron aquello y cuyo recuerdo resulta muy doloroso, por lo que añadir distorsiones a unos hechos y personas que fueron como fueron y no como luego quisieron ser, es añadir sal a la herida

    Responder
  5. anabel lacorzana

    Soy Anabel Lacorzana Barinagarrementeria, sobrina de Luis Algorri (marido de mi tia Miren), Agustin Palacios (marido de mi tia Espechu) y José Martín Barinagarrementeria (hermano de mi madre).
    Me da auténtica vergüenza la publicación de ese libelo, no puedo catalogarlo ni siquiera como libro, y menos encuadrarlo en el género de novela. La “autora” hija de un primo carnal mio, parece desconocer a pesar de que supuestamente ha estudiado periodismo cuales son las claves de una novela, teniendo en cuenta que NUNCA en ese género se utilizan nombre y apellidos auténticos.
    Asimismo, ni las personas que protagonizaron ese viaje ( por lo menos las pertenecientes a mi familia) ni sus situaciones personales ni los hechos acaecidos antes de emprender el periplo, tienen en absoluto nada que ver con lo manifestado en ese BODRIO.
    La realidad fue mucho más prosaica de lo que se quiere contar, y retrotrayéndonos al año 1950 en España no hay que decir mucho más. No hubo politica, ni persecuciones, ni a Franco le interesaba un pimiento ninguno de los viajeros. Y sus ansias de libertad yo las traduciría sencillamente en intentar mejorar su vida economicamente, como hicieron muchas otras personas, vascas o no, y en algún caso concreto el atolondramiento propio de esa edad y esa persona (mi tio José Martin en concreto). Esa es la realidad y no otra.
    Cuando a nosotros nos han comentado lo del libro ya saben nuestra respuesta, toda esa historia (salvo lo que sucedió en el barco, que además denigra a determinadas personas y nos parece un insulto) no tuvo nada que ver con lo que sucedió.
    Por nuestra parte iniciaremos todas las acciones legales que sean necesarias para impedir la extensión de esta publicación, y me solidarizo totalmente con el resto de las familias de los integrantes de aquella travesía que sin consultarles hayan visto sus nombres implicados en esta basura.
    En cuanto a la autora, le recomendaría si quiere que su “carrera” llegue a durar un poquito más, que el primer principio es contrastar las fuentes y el respeto a los hechos. Si estos no dan para más que para escribir un libro sobre la dureza económica de la posguerra, lo siento, pero por lo menos reitero en los miembros de mi familia no hubo motivación politica alguna.

    Responder
  6. Asunción Martín Ramos

    Buenas tardes Roger, he escuchado con mucho interés la entrevista que le hiciste a Loera Palacios sobre su libro ” Vientos de Libertad “. Soy Asunción Martín Ramos hija de Ismael Martín del Río uno de los tripulantes del ” Montserrat “, estoy completamente de acuerdo con lo que expresó Maricarmen San Mamés referente a la odisea que emprendieron nueve héroes vascos que lucharon por sus ideales y por mejorar su situación económica; mi padre también dejó mujer y dos hijas embarcándose en ésta gran empresa que lograron por sus valores y compañerismo llevarla a buen fin. El libro sólo refleja los problemas de convivencia que naturalmente existieron pero no los momentos de solidaridad que fueron los mayores y más importantes ya que sin ellos no se hubiera logrado el objetivo y hay que recordar que los NUEVE llegaron sanos y salvos. Te comento que gracias a la familia San Mamés me enteré de la edición de éste libro y me siento agraviada de lo que dice de mi padre.
    Me despido con un cariñoso saludo

    Responder
  7. Iñaki Viggers San Mamés

    Hola Roge,
    Coincido con el reconocimiento a tu programa. En él se muestra una cualidad legendaria de los vascos, que sin ser un pueblo nómada han trascendido como exploradores. Para dar un ejemplo, recordemos que Jacques Cartier realizó sus viajes a Canadá hace 500 años guiándose con las trazas de navegantes (normandos, bretones y) vascos. Desafortunadamente la invitada Lorea Palacios con sus incoherencias ha abusado de la buena fé de tu programa y de la curiosidad de tu auditorio.

    No es cierto que se planeó una travesía para tres y terminaron llevando nueve por temor a ser delatados. Eso da una conotación de chantaje y amenaza. Una empresa tan delicada y tan arriesgada no habría podido efectuarse en el ambiente de extorsión que la autora transmite. Desde un principio se escogió a los tripulantes en forma muy selectiva, basándose en la confianza bien fundada y no en el miedo a ser denunciados.

    El mismo número tres fue desatinado por parte de Lorea Palacios, porque de ahí se concluye que al menos uno de sus propios parientes incurrió en la extorsión! O acaso ella descartó a uno de los hermanos Algorri cuando se refiere a “los tres”? Quiénes hayan sido los tres “elegidos” en la imaginación de Lorea ya no importa. Una pseudo-crónica que miente en los aspectos más sensibles y substanciales es un relato vano.

    También es falso y extremadamente burdo insinuar que ninguno de los nueve tenía nociones de navegación. Es risorio que una escritora adulta imagine hombres con oficio, y en algunos casos padres de familia, aventurarse al Atlántico en la absoluta ignorancia.

    No es cierto que encontraron a uno de los tripulantes robando, mucho menos repetidamente, o que hayan pensado aventar a alguien al mar.

    Así, se puede continuar con la larga lista de falacias en su novela. Por brevedad sólo comento algunas de las que a Lorea se le ocurrió desperdigar durrante la entrevista.

    En lugar de “Vientos de libertad”, Lorea Palacios debió titular su libro “Miento con libertad” porque eso es lo que hizo, mentir con libertad, con demasiada libertad partiendo de tesina de mal llamado “periodismo”. Si tuviera que calificar su novela con un número del 1 al 10, yo le pondría Cero.

    Responder
  8. Asunción Martín Ramos

    HOLA Anabel soy Asunción Martín Ramos hija de Ismael Martín del Río uno de los nueve tripulantes del Montserrat. Me ha complacido enormemente lo que escribiste, yo como tú, creo que no sabiamos de nuestra existencia lo cual me satisface enormemente encontrarte. Yo si me siento agraviada ” por dicha novela ” porque refleja a mi padre como el padre que yo no conocí y no concuerda con los relatos que de él hizo. Me gustaría mucho ponerme en contacto contigo y relatarte las circunstancias que rodearón la decisión de mi padre.
    Te mando un entrañable abrazo
    Asunción Martín Ramos
    Tel: 052 55 57813885
    Móvil: +52 04455 59396925
    Mail: monsepoy@gmail.com asuncion1900@gmail.com
    Dirección: Bogotá #627 Col Lindavista C.P. 07300 Gustavo a Madero México D.F.

    Responder
  9. Asunción Martín Ramos

    Subo una crítica al libro de Loera Palacios de un buen amigo que conoció y convivió con uno de los tripulantes del Montserrat.

    En ficción todo debe servir un propósito. Un relato bien concebido y trabado se distingue por la utilidad y el propósito de las partes que lo componen. El ritmo de la narración, las descripciones de los personajes, de los paisajes, las interrupciones, los suspensos… todas las tuercas, los tornillos y los engranes de la maquinaria narrativa deben de estar en su sitio. El escritor profesional no desperdicia, sino que mide cuidadosamente la dosis de las sustancias para que su alquimia literaria produzca en el lector los efectos deseados. Nada se deja al azar.
    Lorea Palacios Urquiola se lanzó a la gran aventura de escribir un relato épico, la historia de nueve españoles que se hicieron a la mar a bordo del Montserrat en pos de la libertad en 1950. La historia detrás de Vientos de libertad se antoja tan fascinante y primordial en la formación de la identidad de tantas personas, parientes de aquellos argonautas, que difícilmente se puede errar la manera de contar el relato. El texto de Palacios me dejo pasmado cuando pude constatar que la autora había conseguido reducir la heroica travesía a un escueto relato simplón, obvio y derivativo. A mi parecer, el principal problema que tiene la narración es la pésima decisión de la autora a la hora de escoger la fuente de conflicto en su relato.
    Es evidente que no tuvo la pericia suficiente para crear algo más que una historia de nueve hombres que se roban comida entre ellos, se golpean y se maltratan. El conflicto se genera a partir de los roces entre los miembros de la tripulación, antes y después del viaje. La intención parece ser mostrar la miseria humana que empuja a las personas a la traición, el
    bodrio:
    “1. m. Caldo con algunas sobras de sopa, mendrugos, verduras y legumbres que de ordinario se daba a los pobres en las porterías de algunos conventos.
    2. m. Guiso mal aderezado.
    3. m. Sangre de cerdo mezclada con cebolla para embutir morcillas.
    4. m. Cosa mal hecha, desordenada o de mal gusto.
    *Diccionario de la Real Academia Española”
    chantaje y la mentira. Si la pluma hubiera estado en una mano más hábil, incluso desde su planteamiento miope y sesgado, Vientos de libertad pudo haber sido una novela interesante sobre el origen del mal, la destrucción de los vínculos afectivos, la desesperación que lleva al hombre a ultrajar a sus semejantes. La autora no consiguió hacer ni siquiera lo que se propuso hacer. Apenas se indican aquellas ideas porque los personajes que Palacios creó son pálidas caricaturas; personajes planos que reaccionan de manera predecible. En definitiva no son más que una pandilla de malandrines mezquinos, sin motivaciones; sin desarrollo a lo largo de la novela.
    Es peculiar que no haya la más mínima transformación en ninguno de los personajes a lo largo de un relato que narra una travesía trasatlántica. La autora no uso el más que obvio recurso del paralelismo de los viajes físico y metafísico. La inverosímil y mal relatada riña del final del libro ejemplifica perfectamente el corto alcance de miras de la autora. Para ella, la única emoción que sintieron los personajes durante la epopeya fue la frustración, la rabia. Por añadidura, son exactamente los mismos personajes que salieron de Portugalete. El trauma del exilio, de abandonar a su familia, de haber estado expuesto a los elementos y a la deriva, no parece haber tenido el más mínimo impacto psicológico en ninguno de ellos… sólo están cabreados y luego ya no. Pues vaya.
    Pero esa no es la única evidencia de la somera aptitud de la autora para la literatura. Otra es el desperdicio del material con el que contaba y la torpe manera con que condujo la investigación para obtenerlo. Vientos de libertad está basado en sucesos y personas reales. Más allá de la de la pésima decisión de no entrevistar a parientes de todas las familias de los tripulantes del Montserrat y la absurda y temeraria opción de utilizar los nombres reales para la caracterización de villanos, Palacios no aprovechó las posibilidades de tener nueve individuos, cada uno con su propia historia personal y familiar para la caracterización de los personajes. En lugar de eso, se limitó a concebir vacuas y risibles caricaturas, con el objeto de crear la serie de escenas de discordia que conforman la narración.
    La autora también equivocó el tema. Los nueve españoles cruzaron el Atlántico en un barco de doce metros de largo a vela, dejando atrás a sus familias y huyendo de un régimen autoritario y los estragos de una posguerra que había destruido sus vidas. Aparte de las fricciones cotidianas de convivir en un espacio limitado, el material de base tiene
    una serie de temáticas existenciales, a mi juicio más poderosas y evocadoras, y que la autora paso por alto. Por ejemplo, contrariamente a lo que se podría pensar dado el título del libro, la libertad no es el centro del relato. El libro no trata la búsqueda de un mundo nuevo, las ganas de trascender una situación desesperada ni la rebelión intrínseca del ser humano ante la adversidad, trata solamente el conflicto producido por el confinamiento. En este sentido Vientos de libertad acaba siendo equivalente a una película de serie B sobre un grupo de personajes estereotípicos atrapados, por ejemplo, en un ascensor, de este modo. Es un desperdicio del material de base. Es como contar la historia de una persecución desesperada a través de un campo de minas limitándose a los roces del dedo del pie con el zapato. Con uvas de denominación de origen acabó embotellando vinagre.
    Podemos ver así que el libro de Lorea Palacios no sólo es una afrenta para los descendientes de los familiares de los tripulantes del Montserrat. También es un pésimo libro. El mérito artístico de una novela se mide en base a la construcción de la narrativa, la trama, la plasmación de la realidad, la construcción y estudio de los personajes y el uso del lenguaje. Con su temática errática, su trama aburrida y predecible y sus descripciones mediocres, Vientos de libertad es el producto de una pluma poco entrenada y nada refinada. Aparte de indiferente, no puede sino dejar perplejo al lector la falta de sensibilidad, la absoluta ausencia de caracterización y la temática paupérrima del libro. Máxime si se toma en cuenta la cercanía a los hechos y la calidad del material que la autora tenía potencialmente a su disposición.
    El buen cocinero, teniendo a su disposición los ingredientes sabe cocinar platillos suculentos. Como buen artesano, sabe cuáles, cómo y cuándo usarlos. El escritor competente también es artesano y debe saber usar las herramientas literarias pertinentes, hábilmente y en el momento adecuado para producir buena literatura. Los escritores son considerados, no por sus historias en sí, sino por la manera en que las construyen. Con los ingredientes que tenía, la autora habría podido crear un manjar. Como, al parecer, no sabía aderezar, ni sabía de la existencia de la pimienta, del ajo o el orégano, la escritora de Vientos de libertad se limitó a poner sal, sal, sal y más sal. No es de extrañar que el resultado sea incomible.
    Jaime Borrasca

    Responder
  10. Rosa Maria San Mames

    Roge, soy hija de Felix San Mames, navegante del Montserrat. Te felicito por tu programa y agradezco este espacio de expresión que das a tu público.
    La falta de apego a la verdad de la Sra. Palacios y su poco interés en transmitir la historia de estos nueve vascos con fidelidad, quedan claramente ejemplificados en el momento de la entrevista en que tú comentas que el barco que aparece en la portada del libro es el Montserrat y la autora no te corrige y permite que tú y tu publico se queden con la errónea idea de que ese es el velero original, siendo que ella misma ha admitido no poseer fotografías del Montserrat. Ese pequeño detalle revela la arrogante y engañosa actitud de la autora al negarse a distinguir los hechos verdaderos de aquellos que ella inventó para rellenar su libro.
    Hay que aclarar también que Don Martín Barinagarrementeria no fue el último de los navegantes en fallecer; la autora no se molestó en investigar si sobrevivía alguno para darle la la oportunidad de defender la memoria de sus compañeros y la suya propia y desmentir la difamatoria afirmación de que estos valientes hombres fueron capaces de arrojar al mar abierto a uno de sus compañeros.
    Y a pesar de tanta falsedad, Lorea Palacios se atreve a decir que está “rescatando” la historia de esta hazaña!

    Responder
  11. Lorea Palacios Urquiola

    @Maricarmen San Mamés
    Maricarmen, te pido de la manera más atenta que no afirmes que has tenido contacto conmigo y que mucho menos expongas públicamente que te acercaste a mí para manifestar tu protesta, porque yo a ti no te conozco y no he tenido comunicación previa contigo hasta esta respuesta a tu comentario en este blog. Así que quiero destacar que tú a mí ni te me acercaste, ni me protestaste, ni hiciste nada de lo que afirmas. “Cuando le manifestamos nuestra protesta por haber infamado la imagen y nombre de nuestro padre”. Por lo tanto tu palabra y tu comentario carecen de valor.

    Ahora bien, si piensas robar citas de un correo electrónico que a ti no te fue enviado, ya que fue dirigido a Lorenzo San Mamés (al que yo busqué y yo contacté) por lo menos ten la decencia de copiar la cita completa, ya que sintetizar aquí, y fuera de contexto, dos líneas de una respuesta de 4 cuartillas es como “quien pretende armar un rompecabezas de mil piezas teniendo apenas un puñado de ellas”

    Te sugiero que escuches de modo más atento la entrevista porque escribir algo como “Más aún, se tomó la libertad de calumniar a los tripulantes a su antojo cuando ni siquiera los conoció” deja muy claro que no andas muy bien del oído o no sé si por conveniencia no quieres recordar la parte en la que digo que a Martín si lo conocí, y que además yo no estoy alardeando de tener ninguna verdad absoluta, ya que también mencioné en la entrevista, y lo cito, para que no tengas problemas de memoria “Son 9 versiones distintas y mi novela parte de lo que Martín en general vivió o él percibió de este viaje, y los hijos de los familiares cercanos a mí, también percibieron”

    P.D. Yo creo que lo que les molesta a ti y a algunos de tus familiares, no es que yo sacara a luz este viaje, sino que lo hice antes que ustedes.

    Responder
  12. Lorea Palacios Urquiola

    @anabel lacorzana

    Anabel, me parece correcto que eligieras ejercer tu derecho de expresión y manifestar tu crítica frente a esta novela, aunque sinceramente no entiendo por qué hasta ahora es cuando decides opinar sobre ella y además de una forma tan visceral como si fuera una sorpresa el que yo diera a conocer esta historia. (Te recuerdo que un ejemplar de la primera edición de Vientos de Libertad fue regalado a tu familia desde el 2007 que salió publicado)

    Y ya que te valiste de un página Web y no tuviste la cara para hablar de frente o por teléfono y sólo me enviaste a mi correo personal este comentario inscrito previamente en el blog, me parece gentil de mi parte ofrecerte una respuesta, aunque sinceramente lo hago a desgana, ya que estoy segura que tu mínimo conocimiento sobre la historia de tu familia, de este tema en particular, de tu pueblo y de tu país no te permitirán entender estas líneas…pero intentaré llevarte de la mano para que no te pierdas (porque realmente te percibo muy confundida)

    Primero me sueltas en una línea que hay personas a las que “ese viaje les retrotrae a tiempos dolorosos que no quieren recordar”. Yo si te digo que aunque a tu madre, Bibiana Barinagarrementería Eguzkiagirre, o a ti, no les guste recordar esa travesía, no cambia la historia y la sepulta como si nada hubiera sucedido.

    Tú aseguras que “La familia sobreviviente de dichas personas niegan cualquier parecido con la realidad” Hubiera sido mucho más sensato de tu parte poner o especificar que te refieres a los Lacorzana Barinagarrementería, (que sólo son sobrinos de los viajeros) porque en las familias Palacios Barinagarrementería, Algorri Barinagarrementería y Barinagarrementería Piñera, las opiniones son completamente diferentes. Para ponerte un poco al día en asuntos de familia, te comento que ellos están muy orgullosos con la publicación de este libro.

    En segundo, escribes que mi abuelo “JAMAS, JAMAS quiso hablar de aquello” yo sinceramente no entiendo cómo te atreves a escribir una afirmación tan equívoca y encima la repites y destacas en mayúsculas, y mucho menos entiendo cómo lograste obtener una plaza en la notaria (donde se practica la fe de hechos) Ya que es un hecho irrefutable que mi abuelo Agustín Palacios SÍ HABLÓ DEL VIAJE. Quizá a ti y a tu madre no les interesó escucharlo, pero con su familia directa y cercana, sí lo hizo y todos sus descendientes estamos para comprobarlo.

    En tercero (espero que todavía puedas seguir el hilo y no te esté costando mucho leer) escribes que a Vientos de Libertad, no puedes “catalogarlo ni siquiera como libro, y menos encuadrarlo en el género de novela…NUNCA en ese género se utilizan nombre y apellidos auténticos” Me da muchísimo gusto que por lo menos reconozcas que no puedes catalogar el libro, sin duda, no puedes. Es evidente que te faltan estudios, bagaje cultural y leer. (Por cierto, el derecho de expresión se comparte con el derecho a investigar, sería justo que los emplearas en igual medida) Pero no te daré una cátedra de leyes, sólo eso me faltaba, además tú eres una abogada y conoces del tema no? Lo que sí creo conveniente, y muy necesario es darte una pequeña orientación al respecto del mundo literario, del cual te percibo muy alejada. Para que te quede claro; sí se pueden utilizar nombres y apellidos auténticos y si necesitas ayuda para encontrar el correcto estilo al que pertenece Vientos de Libertad, te presento a:

    1. Novela histórica.
    2. Novela Testimonio.
    3. Realismo literario.
    4. Novela social española.
    5. Novela de aventuras.

    Y te comento algo (aunque quizá no mereces saberlo) pero si utilicé los nombres de todos los viajeros es porque su valentía y entereza merecen ser reconocidos. Además no hay necesidad de enmascarar nombres cuando periódicos como El ESTO DE México DF, El Dictamen de Veracruz y Diario Euskadi del País Vasco, previamente y desde hace más de 60 años ya los habían dado a conocer.

    En el cuarto punto, me gustaría destacar tu manifestación “reitero en los miembros de mi familia no hubo motivación política alguna” Ojalá hablar tan decidida y con tantas afirmaciones sin previa averiguación no te jueguen una mala pasada en alguna acción legal, ya que podrías escuchar de la viva voz de tu tío José Martín Barinagarrementería, protagonista del viaje, cómo explica en el video testimonial lo siguiente: “Yo tenía en aquel entonces 19 años, y además la otra circunstancia y la más importante, era que yo siempre en mi mente decía Yo no juro a la bandera española. O sea yo no voy al servicio militar, yo me escapo a Francia. Era una obsesión. Mi obsesión era esa, matar a Franco. Me hubiese cambiado la vida mía por la de Franco.”

    Mientras tanto, espero que también escuches las otras entrevistas de Radio, sintonices la conferencia que di para la televisión, leas el artículo referente al tema y pronto veas el reportaje. (Sinceramente te deseo que te sienten tan bien como esta primera)

    P.D. Tu fondo, pero en especial tu forma dejan mucho que desear, y ojalá entiendas lo incongruente de tus palabras al decir que te quedaste corta en tu comentario por respeto a mi abuelo y abuela. (Afortunadamente, fuimos educadas de modo muy distinto.)

    Responder
  13. Lorea Palacios Urquiola

    @Asunción Martín Ramos

    Asunción, me gustaría explicarte que es natural y completamente humano que las versiones sean distintas, ya que cada viajero vivió su trayectoria a su modo y tenía razones y motivaciones diferentes. Además no es lo mismo vivir, que contar lo que viviste muchos años después.

    Así como en la novela Vientos de Libertad de Jus se inscribe una leyenda en la cual explico lo siguiente “Esta novela fue concebida gracias a la viva voz de uno de sus viajeros y la memoria de sus familiares, pero si usted conoce información sobre la historia y sobre lo que sucedió con el resto de la tripulación por favor notifíquela a: vientos_de_libertad_@hotmail.com

    Te recuerdo que yo ya me acerqué a ti vía correo electrónico, para ofrecerte una entrevista personal y hablar del tema para que me relates si quieres tus recuerdos de la versión de tu padre.

    Eso sigue en pie, así que si deseas hacerlo, adelante!

    Responder
  14. Lorea Palacios Urquiola

    @Iñaki Viggers San Mamés

    Iñaki, te percibo como un familiar que se adhiere por inercia a los comentarios y quizá lo que a ti te conviene es leer el libro porque definitivamente te hace falta resolver muchas dudas, ya que tu afirmación: “No es cierto que se planeó una travesía para tres y terminaron llevando nueve por temor a ser delatados” me deja pasmada, ya que en las versiones con las que yo cuento, que son los recuerdos de los descendientes de 4 viajeros todos concuerdan con que el barco se diseñó para tres (por cierto en esas versiones se incluye la del capitán del barco que comenzó todo y de su hermano que diseñó el velero) y esto te lo digo porque fue tan claro por parte de todos que por eso en mi novela se puede leer cuando se presenta el personaje de Félix lo siguiente: El guión naval estará a cargo de Félix, él era el mejor trabajador de Alsa, había forjado una especie de amistad con Luis y Manolo. De hecho, el barco se había diseñado para tres personas y ellos le ofrecieron el sitio sin pensarlo 2 veces.

    También te digo que la versión que tú manejas en la cual aseguras que “Desde un principio se escogió a los tripulantes en forma muy selectiva, basándose en la confianza bien fundada y no en el miedo a ser denunciados” no es la misma que tengo yo, en la que sé que mi abuelo entró de último momento y porque mi abuela y la esposa de Luis lo solicitaron como favor familiar. (Eso también lo explico en el libro y no precisamente es “extorsión”.)

    Así que responderte algo más a ti, sería perder mi tiempo. Que tengas un excelente día.

    Responder
  15. Lorea Palacios Urquiola

    @Asunción Martín Ramos

    Asunción, quiero pedirte de la manera más atenta que le digas a Jaime Borrasca (o de preferencia que le muestres este blog) lo siguiente: Gracias Jaime por tomarte tanto tiempo y tanta dedicación para hacer una crítica de mi novela.

    Responder
  16. Lorea Palacios Urquiola

    @Rosa Maria San Mames

    Rosa María, creo que tú lograste colocar el peor comentario de todos, en verdad me preocupa tu caso, porque decir que en la portada de Vientos de Libertad “revela la arrogante y engañosa actitud de la autora al negarse a distinguir los hechos verdaderos de aquellos que ella inventó para rellenar su libro” Me deja sin palabras y casi me obliga a presentarte al velero que trajo a tu padre a América. Sí, aunque no lo creas ni lo sepas, esa imagen que aparece en la portada de mi novela es la reconstrucción del Montserrat y se logró a partir de las fotografías que el Periódico ESTO publicó en 1950. (Por cierto, esas imágenes vienen anexas al final de mi libro y evidentemente no las poseo, no puedo atribuírmelas pero si las presento para sustentar mi investigación y ofrecer un testimonio a mis lectores)

    Y a pesar de tanta investigación y conocimiento en el tema y en la travesía, Rosa María San Mamés no puede ni reconocer el barco en el que su padre llegó a América.

    Responder
  17. Lorea Palacios Urquiola

    Hola Roge, espero que estés muy bien, nuevamente gracias por el espacio que me brindaste y por tu calidez humana. Quiero felicitarte ya que en definitiva tu programa tiene mucho eco y tus oyentes traspasan las fronteras de los continentes. He recibido muchos comentarios respecto a esta entrevista y además me encuentro con los inscritos aquí, lo que confirma que tu programa tiene una difusión maravillosa y que gracias a él han aparecido más personas involucradas e interesadas en el tema.

    Muchas gracias y como diría Gabriel García Márquez ; “Por fortuna, hay libros que no son de quien los escribe sino de quien los sufre, y éste es uno de ellos”

    Responder
  18. anabel lacorzana

    @Lorea Palacios Urquiola
    Voy a empezar por el final, porque es en lo único que te doy la razón: yo fui educada de muy diferente forma: yo en la verdad y en el respeto a los sentimientos de los demás, y tú en lo que algunas personas quisieron ser y no fueron. Tienes una absoluta falta de vergüenza de hablar de algo sobre lo que no te has informado, y lo más gordo pasándote por el arco del triunfo lo que te han podido decir los que si saben de aquello.
    Tu has roto las reglas del juego ya que yo me dirigí a ti, a tu correo personal, para que lo que pudiera ser familiar quedará en la familia, y hoy me encuentro que tú que me acusas de no hablar de frente: Esta misma mañana he recibido un correo de un tio tuyo y primo mio para pedirme cuentas de lo que yo te escribí. Eres el colmo de la valentia.
    Y ahora empiezo por el principio: lo primero de todo, yo no hago nada por detrás, y efectivamente un ejemplar de tu reitero, bodrio, lo pusisteis en nuestras manos en el año 2006. En persona, mi madre, a la que no te autorizo a nombrar porque la publicidad es cosa tuya, le echó en cara la mentira de lo publicado a tu padre en una comida en Bilbao delante de un amigo. En concreto en el hotel “Domine”.
    El conocimiento de la familia entiendo que solo por edad es más amplio que el tuyo, fijáte yo conoci a tus abuelos y tu no llegaste ni a conocerlos.
    No pretendemos sepultar la historia, perdonáme Premio Nobel de Literatura, queremos que sea historia, porque no pretenderás llamar así a lo que tú has escrito.
    Te digo lo que yo creo, y esta opinión es personal e intrasferible (¿me sigues? porque yo creo que tú si estás confundida): Llegaron a México, se encontraron con personas que de verdad habían sufrido el exilio, y un poco de fantasia aquí y otro allí y cuando se dieron cuenta la “historieta” se había escrito, y ¿como volverse atrás? México quedaba muy lejos ¿y quien les iba a rebatir? pues a José Martin Barinagarrementeria su propia hermana aquí en Bilbao cada vez que venía y quería fantasear. Y por supuesto tu abuelo JAMAS quiso hablar, porque yo le hubiera escuchado gustosa porque era un cielo de persona.
    Si la familia de Mexico se siente orgullosa, es su problema, no el mio. Yo no me siento orgullosa de que alguien como tú ofenda no solo a mi familia directa, sino a otras personas que como se ve en este blog precisamente no te aplauden.
    Te voy a decir algo ilustre escritora y ferviente lectora, te sigo el hilo tan bien que no necesito ni leerte, y puedo catalogar perfectamente lo que es una novela, y lo tuyo no lo es.
    Como puedes tener la desvergüenza de hablar de la valentía y entereza de todos los viajeros, cuando acusas sin pruebas a una persona que supuestamente robó comida, y a la que se echó al mar (Y te dicen en este blog que esto también es mentira), cuando acusas de delator (MENTIRA) a un señor casado con un hermano de tu abuela, que siendo “delator” como dices, hizo de tu abuelo en su boda por poderes con tu abuela. Vaya estomágo el de tu abuelo y el de tio José Martin permitir semejante cosa.
    Referido a la grabación del invicto tio José Martin, te diré que en el bar “Txurrua ” de Plencia (Vizcaya, por si no lo sabes) su hermana, mi madre, delante de varias personas, y al oir eso le contestó: Tu levantaste la mano en la escuela como todo el mundo, y él se calló. Y te añado más, si hubiera dado su vida por matar a Franco, yo conocí acompañada de él y de tu abuelo Agustin el día 16 de junio de 1979 (el día siguiente a las primeras elecciones democráticas) a un señor, este si valiente gudari, Elósegui creo que se apellida, que tenía la cara quemada de haberse tirado frente a Franco en Anoeta para protestar por la dictadura. ¿ Quien es más valiente? el que se queda aquí y resiste o actúa, o el que se va a México, y a miles de Kilométros hace politica y viene a Euskadi de vacaciones, y nos da lecciones de democracia (esto lo digo expresamente por el tio José Martin).
    Y como trabajo en una notaría, si señor, y arrogándome una facultad que no me corresponde pero que en nombre de otra persona, el notario, en este caso mi madre DOY FE.

    Responder
  19. Lorea Palacios Urquiola

    Anabel, tu caso es alarmante, acabas de dar FE a “que conocí acompañada de él y de tu abuelo Agustín el día 16 de junio de 1979 (el día siguiente a las primeras elecciones democráticas) a un señor, este si valiente gudari”

    Después de esto, lo tuyo ya no es perder el caso o la reputación, tú lo que has perdido es el juicio, el día que quieras te enseño la carta de defunción de mi abuelo en la que costa que falleció el 15 de mayo de 1979 en Houston Texas. (Este dato aparece en mi libro)

    A ti no se te puede pedir explicación de los hechos, a ti se te debe solicitar que vayas al médico para qué expliques cómo haces para ver y hablar con gente que ya falleció. (Después de mentir deliberadamente nos dejas claro que de lo que vale tu palabra y persona con tal de salirte con la tuya!)

    P.D. Y también haber si ya paras con las tonterías, ya que cuando me enviaste el correo personal fue para transcribirme lo que YA HABÍAS PUBLICADO PREVIAMENTE EN EL BLOG, así que no quisiste hacer nada que quedará en familia, tú fuiste quien marcó la pauta y el canal público para hablar del asunto por este medio, por lo tanto ahora te atienes a las consecuencias.

    Responder
  20. anabel lacorzana

    @Lorea Palacios Urquiola
    Lorea ¿que te parece si vamos juntas al médico y hacemos una terapia de grupo familiar?
    Si querida me equivoqué en la fecha, lo reconozco y no me pegues más, fue el 16 de junio de 1977. ¿Apruebo con esto el examen?
    ¿A que consecuencias me voy a atener? ¿No te parece muy sospechoso que ninguno, pero ninguno de los comentarios a tu libro ni en este blog ni en tu editorial sean favorables?
    Mi querida Lorea me temo que tú como Franco ves en todo una conspiración judeomasónica (si no sabes lo que es, que lo dudo, dada tu erudición metéte en google y dejáme en paz.

    Responder
  21. Roge Blasco Autor

    Hola amigas. Os agradecemos mucho vuestras opiniones y aportaciones a la historia de estos 9 marinos heroicos que fueron cada uno de vuestros familiares. Pienso que este blog no es un lugar para disputas muy personales. Os agracezco vuestra comprensión. Roge.

    Responder
  22. Veronica Suarez Zapatero

    Soy maestra de historia en un colegio en Argentina. Pude leer Vientos de Libertad gracias a que un amigo mexicano me lo recomendara y enviara a Argentina. A mí me gustó mucho la historia de estas personas tan distintas y con gran diferencia en edad, opino que dentro de una novela nunca puedes pretender saber a ciencia cierta qué tanto es verdad y qué tanto es imaginación del escritor. Creo que hay que tener más criterio al leer cualquier libro. Y ya está en el lector contrarrestar la información tratando de obtener más información de otras fuentes.
    Inevitablemente comparo esta historia un poco con mi historia familiar. En los años 50 todos mis abuelos (que eran de Galicia, Bilbao, y Cádiz) tuvieron que salir de España para ir a Argentina, con la intención de poder vivir mejor en general (económicamente, laboralmente, socialmente)
    Afortunadamente, a mis abuelos les fue muy bien en Argentina (sobre todo económicamente), y lo que nunca entenderé es que los familiares (hermanos y padres de mis abuelos y eventualmente sus descendientes) les recriminaran el haberse ido, no sé si era un poco de envidia al ver que les había ido bien…o por qué les chantajeaban o recriminaban el que no se hubieran quedado en España …conozco familias que vivían en España que obligaban a que “los de América” los mantuvieran económicamente … no me parece ni lógico, ni un buen proceder.
    La emigración siempre existirá. Y cada quien tiene sus razones, lo que si puede generalizarse un poco es que si hay emigración, inevitablemente hay un fondo político ya que partiendo de cómo se maneja el país, puede haber mejor oferta laboral, estabilidad, seguridad, etc, etc.
    Por ejemplo: los españoles que decidieron ir a México, Estados Unidos, Venezuela, Chile, Argentina, etc. desde la guerra civil hasta actualmente. O los mexicanos y otras nacionalidades centro y suramericanas que deciden ir a vivir el “sueño americano” a Estados Unidos… ni qué decir de los cubanos que se van a Miami (EUA) ….etc, etc.
    A mis abuelos les pasó en los años 50. En 1999 yo decidí ir a vivir a España ya que la situación en España era mejor que en Argentina (son varios motivos los que me generaron el querer dejar mi país e iniciar de cero en España, pero definitivamente si pesó el hecho de que los dirigentes en Argentina no habían ayudado a mejorar al país). Me parece que para mí no fue tan difícil ya que yo si conocía España tanto por ir de vacaciones familiares y por las historias de mis abuelos.
    Y me parece que tiene un poco más de mérito el dejar tu país si no conoces al que te diriges.
    En 2009 tuve que regresar a Argentina. En mi situación personal y desde mi punto de vista, indirectamente Zapatero si es un poco culpable por el hecho de que yo tuviera que volver ya que no gestionó bien la crisis, hay mucho desempleo. E irónicamente actualmente Argentina está un poco mejor que España.

    Me parece que la emigración es cuestión de ciclos.
    Muchas gracias
    Saludos

    Responder
  23. Iñaki Viggers San Mamés

    @Veronica Suarez Zapatero
    Hola Verónica,
    Como descendientes de los tripulantes difamados por Lorea Palacios, aseguramos tajantemente que gran parte de lo que leiste fue imaginación torcida y maliciosa de la autora. Desde una perspectiva ajena, el relato puede tomarse como un cuento de piratas, pero esta aspirante a escritora eligió usar en su libro el nombre de personas reales y mostrarlos con la peor y en extremo falaz imagen que su pobre creatividad le permitió.

    Muchos de los tripulantes del Montserrat, si no es que todos, eran de muy buen carácter. Mi abuelo fue un hombre muy generoso, con una ética impecable, de una personalidad opuesta a lo que se cuenta en ese libro. El nivel de disparates en “Vientos de Libertad” es lo que ha ocasionado nuestra reacción de inconformidad. Tú te sentirías igualmente ofendida si una charlatana como Lorea Palacios pintara a tus abuelos (y cualquier pariente de quien estés orgullosa) de la forma como lo ha hecho ella en torno a nuestros familiares.

    Siendo historiadora has de estar de acuerdo con lo que dije anteriormente:
    “Una pseudo-crónica que miente en los aspectos más sensibles y substanciales es un relato vano”. Así, nuestro mensaje es que “Vientos de Libertad” es un relato vano, porque miente en lo substancial y miente desde lo esencial. Ahora esta persona en su delirio proto-literario nos ha impuesto la tarea de desmentir tanta blasfemia.

    Basta con comparar la entrevista y el blog para desengañarse de lo que la autora difunde. En 1:12:24 de la entrevista ella afirmó algo y luego en este blog se contradijo en su respuesta a ese punto. Sugerir que los tripulantes se fueron imponiendo (hasta llegar a ser nueve) como condición de mantener en secreto el escape va en detrimento de la entereza que la autora dice reconocer. Como podemos ver, a Lorea Palacios no le toma mucho tiempo contradecirse.

    Notemos en este blog cómo la autora:
    – Se ha despojado de sus poses de escritora amable para exhibir con semejantes vientos de libertad su lado mal educado.
    – Pretendiendo ser escritora, adopta una expresión penosamente coloquial para dirigirse a quien la desmiente.
    – Pretendiendo ser periodista, recurre a frases hostiles, en ocasiones vulgares, aun sabiendo que se trata de un medio masivo de comunicación.
    – Lanza calificativos típicos de un adolescente sin mayor preparación.
    – Argumenta su “investigación” a base de reproches personales, acusaciones incluso de índole familiar y amenazas.

    En cuanto al relato: Después de observar la actitud tan atolondrada y altanera de Lorea Palacios en este blog, es fácil percatarse de que en su libro Lorea creó a los personajes a su imagen y semejanza.

    En cuanto a la autora: Una novelista o periodista con tales ademanes no demuestra nada de profesionalismo, nada de calidad.

    Responder
  24. Maricarmen San Mamés

    @Lorea Palacios Urquiola
    Lorea, por favor lee con atención mi comentario. En ningún momento afirmé que he tenido contacto contigo. Tampoco dije que me acerqué a tí para manifestar mi protesta. Cuando digo “le manifestamos nuestra protesta” (observa que estoy hablando en plural), hablo de mí y de mis hermanos. Entre ellos mi hermano Lorenzo quien te escribió en representación de todos nosotros. Si tú lo buscaste y lo contactaste fue porque previamente nuestro primo te contactó a tí y te dio nuestros datos. Debiste haber investigado la posible existencia de otros descendientes antes de siquiera pensar en difamar a los protagonistas de esta historia. Mi papá nos enseñó con su ejemplo a respetar a los que fueron sus compañeros de travesía. Tú debes hacer lo mismo.

    Te aclaro que no necesito robar citas de correos. Mis hermanos y yo estamos en comunicación contínua, particularmente tratándose de nuestro padre.

    ¿Cómo te atreves a iniciar tu ficción con el enunciado “En memoria de nueve hombres valientes que me concedieron su sangre y su historia” ? ¿Cómo que te concedieron su sangre y su historia? ¿Con qué autoridad haces tal afirmación? La mayoría de ellos no te concedieron nada. Es el colmo de la arrogancia.
    Si tuviste el privilegio de ser pariente de algunos de ellos, no de todos, ¿es así como lo agradeces? Injuriándolos, caricaturizándolos, adjudicándoles vilezas que en la realidad no cometieron?

    Efectivamente no me conoces, ni conociste a mi padre, ni conociste a ocho de los nueve tripulantes. Tampoco conoces a la mayoría de sus descendientes. ¿Cómo entonces presentas a los navegantes como una bola de rateros a unos, de cobardes a otros, coléricos, peleoneros? ¿Cómo osas describir a mi padre como un tipo furioso y amenazador, cuando en realidad mi padre fue el hombre más noble y gentil que te puedas imaginar?

    Lorea lo que nos molesta no es que hayas sacado a luz este viaje antes, como dices, porque eso que publicaste ni siquiera es historia. No Lorea, eso no es lo que nos molesta. Lo que nos indigna es que cometiste la infamia de deshonrar la memoria de nuestro padre haciéndolo aparecer como un hombre vil y perverso dispuesto a matar con tal de salvarse él, calumniándolo al poner en boca de él las palabras “Me importa un carajo tu vida, si con ello debo salvar la mía” Lorea, esto es una afrenta.

    Como malograda escritora eres libre de inventar historietas con contenidos propios de un reality show, pero no tienes derecho de involucar ni difamar a personas reales, con nombres y apellidos auténticos, a las que ni siquiera conociste y mucho menos si estas personas ya no viven para defenderse. En nuestro caso, estamos nosotros para preservar la buena imagen de nuestro padre.

    No me importa lo que quieras decir, no me interesa. Pero sí me importa que dejes de promocionar una publicación en la que estás denigrando a nuestro padre.

    Responder
  25. Rosa Maria San Mames

    @Lorea Palacios Urquiola
    Lorea, Lorea, Lorea…no entendiste mi comentario ni sus implicaciones. Cuando Roge comenta que el barco es el Montserrat, tu obligación de periodista, era simplemente dar la explicación que das aquí y decir que la portada muestra sólo una “reconstrucción” fotográfica, no una foto real del barco. No es correcto que lo hayas dejado a él y su público en ese error. Esa omisión durante la entrevista, es una muestra más de la actitud engañosa y arrrogante con la que escribiste tu novela. Engañosa, porque en tu libro no adviertes al lector que gran parte de lo que narras es fruto de tu imaginación. Tal como hiciste con la foto, tomas un pedazo de verdad y le añades a tu gusto hasta dejarla irreconocible. Arrogante, porque pretendes saber más que personas que sí han estado cercanas a la historia y a los protagonistas. Actitud engañosa y arrogante que confirmas nuevamente en tu respuesta, al querer “presentarme” el velero y atreverte a hacerme creer a mi y al público, que ese es “El Montserrat”. No, no puedo reconocer al “Montserrat” en tu barquito, y ni los Algorri lo podrían reconocer, porque ese no es el barco que construyeron ellos, mi padre y sus compañeros. Es más, ni siquiera se acerca al velero como aparece en el periódico. Habrás utilizado algunas de esas fotos, pero el resultado es un fracaso, porque lamentablemente, ni siquiera “da el golpe”. Para que no quede duda, te pongo aquí los enlaces en donde aparecen estas imágenes:

    Las fotos del ESTO, cortesía de Vascos México

    http://vascosmexico.com/index.php?option=com_content&task=view&id=335&Itemid=43
    Una versión de tu “reconstrucción”, la portada de tu libro, en el blog de Jus

    http://2.bp.blogspot.com/_7BeQLGySPsI/S3IYpdAcbJI/AAAAAAAAAPA/qQR1rmlooPM/s1600-h/Vientos+de+libertad.jpg
    Otra versión de tu “reconstrucción”, presentada también de Vascos México

    http://vascosmexico.com/index.php?option=com_content&task=view&id=821&Itemid=53

    ¿Cuál de tus dos “barquitos” me querías presentar? Espero que viendo las tres “versiones” así juntitas te des cuenta de las diferencias entre las tuyas y el “Montserrat” y si no las ves, la que causa verdadera preocupación eres tú. A diferencia tuya, yo no afirmo ningún hecho que no pueda comprobar y no me jacto de hacer grandes investigaciones, pero sí de respetar lo que sé y lo que aprendo.

    (Roge, no se si este comentario salga duplicado, pues mi maquina me dio problemas para subirlo. Gracias)

    Responder
  26. Veronica Suarez Zapatero

    Hola Iñaki!
    Gracias por hacerme un comentario
    Soy una persona ajena a esta historia y no puedo distinguir lo que es realidad y ficción, pero a mi realmente me gustó.
    Y en ningún caso creo que se denigre a ningún personaje. Yo creo que los 9 tripulantes son igual de valientes y buenas personas. Si acaso se muestra el lado más humano, en situaciones extremas (y yo como lectora me puse en sus lugares y creo que en situaciones similares – reales o ficticias – yo hubiera actuado peor)

    Como maestra de historia, estoy más que acostumbrada y convencida que toda historia tiene 2 o más versiones! Y ninguna es la verdad absoluta porque depende mucho de la percepción de quién lo cuenta.

    No me parece que la intención de la autora hubiera sido malintencionada ya que ella desde el principio menciona que se basa en la versión de 1 tripulante y no creo que pretenda tener la verdad absoluta. E incluso pone un e-mail a disposición de todos por si tenemos información de esta historia. Lo cual me parece más bien como que está abierta al diálogo y a ampliar esta historia.

    Saludos

    Responder
  27. nekane echenique

    Kaixo Roge
    Primero felicitarte por la entrevista a Aitor y a Laura, nos ha animado en la oficina a intentar el Camino de Santiago en bicicleta; según dice Aitor “te pones en forma en seguida”, ya veremos. También les contactaré para felicitarles.
    Escribo en esta página pues quería comentar una cosa sobre estas historias de los que llegaron a Mejico.
    Es claro que el problema es familiar y de gustos por una NOVELA, así en mayúsculas pero que si esa novela ganó un premio y la editan, además hay otra editorial mejicana que también cree que es una buena historia y se arriesga y la vende, es lógico que algo bueno debe de tener.
    Pensabamos que todo este paripé familiar era una estrategia de venta (al estilo DEC) hasta que nos dimos cuenta que de verdad no lo puedes conseguir en Bilbao o por internet desde Madrid – ahí hay que insistir a la editorial mejicana que nos envíe algunos ejemplares, trabajo para Lorea Palacios
    Me imagino que a partir de ahora TODOS los familiares de esos viajeros escribirán su propia versión del asunto y quizá en algunos años podamos tener un panel en tu programa. Interesante pero peligroso creo.
    Roge, gracias por tus “animadoras” entrevistas y un beso
    Agur

    Responder
  28. jose martin barinagarrementeria piñera

    Queremos agradecer la oportunidad en este blog para exponer nuestra opinión sobre el libro Vientos de Libertad de Lorea Palacios Urquiola.
    Nosotros participamos de la investigación que realizó Lorea para escribir esta novela y no sólo estamos de acuerdo con la forma en que fue expuesta, sino que además estamos muy orgullosos de nuestros padres y abuelos y de sus motivos por los cuales vinieron a estas tierras.
    Y como se expone en la parte final de la novela:
    Esta novela fue concebida gracias a la viva voz de uno de sus viajeros y de la memoria de sus familiares, pero si usted conoce información sobre esta historia y sobre lo que sucedió con el resto de la tripulación por favor notifíquela a:
    vientos_de_libertad_@hotmail.com
    Atentamente,
    Imanol Algorri Barinagarrementería (hijo de Luis Algorri Villanueva)
    Javier Algorri Barinagarrementería (hijo de Luis Algorri Villanueva)
    Agustín Palacios Barinagarrementería (hijo de Agustín Palacios Lopategui)
    José Miguel Palacios Barinagarrementería (hijo de Agustín Palacios Lopategui)
    Itxaropen Palacios Barinagarrementería (hija de Agustín Palacios Lopategui)
    Begoña Palacios Barinagarrementería (hija de Agustín Palacios Lopategui)
    Jon Imanol Barinagarrementería Piñera (hijo de José Martín Barinagarrementería Eguzkiagirre)
    Andoni Barinagarrementería Piñera (hijo de José Martín Barinagarrementería Eguzkiagirre)
    Francisco Javier Barinagarrementería Piñera (hijo de José Martín Barinagarrementería Eguzkiagirre)
    Jose Martín Barinagarrementería Piñera (hijo de José Martín Barinagarrementería Eguzkiagirre)
    Nerea Palacios Urquiola (nieta de Agustín Palacios Lopategui)
    Agustín Palacios Urquiola (nieto de Agustín Palacios Lopategui)
    Ainoa Palacios Bizcarguenaga (nieta de Agustín Palacios Lopategui)
    Mikel Palacios Bizcarguenaga (nieto de Agustín Palacios Lopategui)

    Responder
  29. Lorea Palacios Urquiola

    @nekane echenique

    Hola Nekane, te comento que estoy trabajando para que allá tengan acceso al libro, mientras tanto podrías obtenerlo en la Biblioteca Foral de Bilbao donde doné un ejemplar de Vientos de Libertad de la edición de Jus.

    Y otra opción, es que busques en las bibliotecas locales de Euskadi la edición que publicó el Gobierno Vasco en 2007 en su colección Euskaldunak Munduan – Vascos en el Mundo – Tomo 8 -(Esa edición también se distribuyó para las bibliotecas de los Centros Vascos del Mundo)

    Muchos saludos y que tengas muy buen día.

    Responder
  30. Iñaki Viggers San Mamés

    @Agustín Manuel Palacios Barinagarrementería
    Es notorio que Lorea, a falta de argumentos sensatos, catalogue a una intervención como inercia familiar y ahora la veamos recurriendo a parientes y demás opiniones fabricadas que estén por venir. Una vez más, Lorea Palacios sin fundamento acusa de algo y luego lo adopta como táctica.

    A estas alturas, el concepto de “La escritora que redactó una historia que en otro caso se habría perdido para siempre” ha sido desmentido. Hemos tenido que hacer múltiples observaciones que desmienten lo que Lorea echó en Vientos de Libertad, por lo que no es necesario repetírselas en un correo electrónico. En 1:24:00 de la emisión, se muestra cómo ni siquiera supo con precisión cuándo falleció su tio protagonista, en quien ella dice basar su “investigación”. De cualquier forma, lo más importante es que Lorea Palacios deje de difamar.

    Conociendo la manera en que Lorea se conduce, ella podría acusar a su pariente anterior por algo como “robar nombres de la lista familiar” o hacerle el tipo de reproches que acostumbra. Pero bueno, si ella le reclama algo, esperamos que esta vez lo haga en privado.

    Responder
  31. PILAR MARTIN RAMOS

    He seguido con atención lo que se ha escrito con respecto a la “novela” de Lorea Palacios en este blog, no había querido escribir un comentario porque en verdad me parece que no hay que hacerle publicidad a ESO (no se cómo llamar a lo que escribió Lorea Palacios) que no es más que una ofensa al intelecto y espíritus de los familiares de esas nueve personas que hicieron ese viaje, pero es increíble que a pesar de que no hay críticas que rescaten algo, esta mujer siga defendiendo lo indefendible y además en términos que muestran su poca educación y madurez para escuchar y reflexionar y sobre todo para aceptar que cometió errores garrafales! Mi madre vive y su testimonio es muy valioso ya que ella estaba casada con mi padre y tenían entonces 2 hijas cuando este viaje se realizó, nunca le fue solicitada una entrevista por parte de la autora y si ha sido doloroso para ella y sus descendientes leer muchas mentiras y ver denigrados a los personajes que de ninguna manera merecen el tratamiento que esta mujer les da. Estoy de acuerdo con Roge Blasco en que este espacio no es para que Lorea muestre, una vez más, su penosa calidad humana y lo utilice para ofender a las personas que leyeron ESO. Creo que si no está dispuesta a escuchar las críticas, no debería escribir!
    La mejor crítica es la de Jaime Borrasca cuando dice que “con uvas de denominación hizo vinagre”
    Lorea lee la crítica de Jaime B., tal vez algo aprendas! y deja ya de mostrar tu falta de educación y de profesionalismo!

    Responder
  32. Tomás Arankowsky

    Diciembre, 2009
    De un tema por demás candente y que a pesar de los años aun tiene muchas aristas y encarnadas discusiones, Lorea Palacios Urquiola hace gala de narrativa y compilación de datos que sin duda le significaron horas de investigación y conversaciones múltiples y variadas. El orden y la paciencia es una característica afortunada en su libro VIENTOS DE LIBERTAD.
    Si bien los diálogos son referenciados por recordaciones de los protagonistas y/o cercanos a ellos, Lorea sabe darles a cada uno su lugar y les permite manifestarse con carácter como si se tratara de personajes de inventiva propia, nada deja fuera de su templanza y osadía y, siendo nueve personas en permanente interactuación, no se desvirtúan. De forma sencilla deja que ellos, los inciertos aprendices de navegantes, se constituyan como unos expertos en el riesgo de la vida en búsqueda de su anhelada libertad.
    Aquí ya no importó si su travesía tenía caso o por imprudencia y hambre les invitó a tomar un pequeño barco de su manufactura y partir sobre un inmenso océano para llegar a su meta, ellos habían tomado su decisión y eso les bastaba. La joven escritora permite vivir con claridad magistral la terrorífica aventura y las penurias que nueve valientes en franca desventaja iniciaron y terminaron a ultranza viril. Lorea no se radicaliza en los personajes por permitir que los protagonistas solos saquen sus defectos, ignorancias y arrogancias; pero, por otra parte, les permite justificarse en sus ideales y voluntades definitivamente humanas y bondadosas que solo en travesías de esa naturaleza estallan en plenitud.
    VIENTOS DE LIBERTAD es una novela que se devora con rapidez inusitada y no permite descanso hasta agotarla en totalidad, no pretende más que narrar los hechos de un puñado de vascos en un periplo histórico totalmente cierto y que hace suponer cuantos otros no habrán existido, que si bien lo hubo, no son reseñados con tanta nitidez sin permitir que ideologías y religiones se interpusieren ante la valentía y arrojo de marinos en ciernes que sin medir la dimensión de su hazaña mostraron al Pueblo español que juntos pueden lograr sus metas e ideales por divergentes que éstas fueran. Felicidades a las generaciones que éstos valientes dejaron para México. Felicidades, también a Jus, por permitirnos conocer tan real aventura.

    Responder
  33. Tomás Arankowsky

    No hay nada mejor que recibir, aceptar y entender la crítica de un escrito máxime cuando se trata de explicar sobre personajes reales y que con sus defectos y virtudes hicieron vida generacional divergente en todo sentido, en el mejor de los casos solo queda la sangre y afinidad mediando entre la aventura y su distorsión con el tiempo que los personajes de la novela Vientos de Libertad fueron dando como justificación y forma de vida a su acontecer después de la gesta emprendida y relatada con la veracidad que la autora, Lorea Palacios, logró magistralmente.
    Ella sabe bien lo que es atreverse a escribir porque el escarnio y juicio tendencioso aflora por doquier, es lógico pensarlo y más si se trata del relato de un puñado de jóvenes valientes (como los describí en su momento) que se aventuraron a la mar pero que de ellos quedan generaciones vivas y saben de la “verdad absoluta” o las razones que tuvieron para emprender sus ancestros la travesía. El valor de Lorea estriba en la titánica labor de recabar información, ordenarla y darle un ambiente novelesco a algo muy serio que es contar de la vida de jóvenes que podrían ser diferentes, como ahora lo están comprobando y como en la Novela se descubren, pero resulta que cada quién tiene su cada cual sobre el tema. ¡La verdad lo felicito!
    Cuando uno escribe es mejor recibir críticas inclusive desgarradoras que no recibir nada, pasar indiferentes ante los escrito es la muerte misma de la inspiración y deseo de transmitir a lo demás su punto de vista. En el caso particular de la Novela de Lorea, resulta curioso cuando menos (por no decir paradójico) que el título mismo ahora es cuestionable ya que decir Vientos tendría que entenderse como rumbo, como algo predestinado a ser camino y, Libertad, como el sentido espiritual de ideas, pensares y deseos y, al parecer, todo es ya una marejada incontenible, pero el título es correcto y trataré de decirlo mejor con una simple observación: Todos los que opinan en los datos que se leen en el blog, indistintamente de sus posiciones, todos se expresan con libertad. Esa libertad que si bien son logros sociales y que costaron vidas en el devenir de la historia de los pueblos, un puñado de valientes en plena fortaleza física que da la juventud cooperaron de alguna forma, con su grano de arena, para lograrla aunque en si no hubiese sido su intención primaria. En el mejor de los casos cumplieron su plan con la vida de dar tumbos por todo el Atlántico para hacer Patria donde les pareció correcto hacerla.
    En pocas palabras quiero decir que con la Libertad que hoy se expresan los críticos, es la misma que lograron para ellos los tripulantes del Montserrat.

    Tomás Arankowsky. 04/04/11

    Responder
  34. Aurora Olavarrieta

    Magnífica tu intervención entrañable amigo!, me parece que en aras de la justicia, de la libertad (en todos sus contextos) y de la historia misma de dos países hermanados por una guerra, has intervenido correcta e imparcialmente. Es claro que lo importante es y seguirá siendo la esencia. Abrazos cariñosos y hasta siempre!

    Responder
  35. Paulino Díaz

    Lorea te felicitó por tu obra. Me pareció excelente. Por favor no te dejes influenciar por la crítica destructiva, tienes grandes cualidades y debes seguir escribiendo para satisfacción de los que saben apreciar tu obra.

    Responder
  36. NOE G. CUEVAS ORTIZ

    HOLA,YO QUISIERA CONTACTAR A CUALQUIERA DE LOS HIJOS DEL SR.LUIS ALGORRI ,IMANOL,JAVIER E IÑAKI. A ESTE ULTIMO TODAVIA NOS VIMOS EN TIJUANA EN EL AÑO 2006 PERO CUANDO LE HABLE POR TELEFONO DESPUES DE UNO O DOS AÑOS YA NO LO PUDE LOCALIZAR,YO SOY NOE CUEVAS ORTIZ AMIGO DE IÑAKI DE LA INFANCIA CUANDO LLEGARON A VIVIR A ACAPULCO AL BARRIO DE LA PINZONA ALLA POR LOS AÑOS 50s ,Y ME GUSTARIA SABER QUE HA SIDO DE LOS TRES Y DE SU MAMA,RECIBAN UN AFECTUOSO SALUDO DE PARTE MIA Y DE TODA MI FAMILIA.

    Responder
  37. Luz Elena Gochicoa

    @Paulino Díaz
    ¡Hola! Yo soy amiga de la familia San Mamés desde hace más de 35 años, y no sólo he escuchado la historia de la travesía del Montserrat desde los 11 años de edad, sino que tuve el privilegio de conocer y convivir con Don Felix San Mamés hasta su muerte, y hombre más íntegro y bondadoso no he conocido nunca, excepto dentro de la familia San Mamés a quien enseño sus altos principio éticos y morales y heredó su bondad. Si la Señora Lorea es o no buena escritora no es el punto. El problema es que se toma libertades literarias que injurian la memoria que tenemos de Don Felix, y eso es calumnia. Afortunadamente su hijo Lorenzo publicó el diario de Don Felix, el cual NUNCA escribió con la pretensión de publicarlo y que si narra de forma fehaciente la historia del Montserrat. Espero que tú y la señora Lorea tengan la bondad de leerlo antes de seguir calumniando a tan valientes marinos vascos.

    Responder
  38. ROSA CAMACHO S

    POR FAVOR NO PUBLICAR ESTE MENSAJE, GRACIAS estimado señor Roge,le agradezco, el servicio que nos presta en su página, solamente le pido por favor que retire el comentario que usted subió, probablemente , por error, y donde en el mensaje mismo que le mando a usted en forma personal LE pido que no quería yo que fuera publicado en su blog, sino que se trataba, que usted en forma interna, le pudiera dar mi correo a EL SEÑOR NOE G. CUEVAS ORTIZ , y que solo usted podría hacer el enlace a nivel de dueño del blog,pero en mi mensaje le pido que por favor no lo publique, se que es una persona muy ocupada, y que probablemente fué algún error de sus empleados. , le agradecería le diera mi correo, solamente al sr mencionado arriba, porque se que usted no me lo podría proporcionar a mi, pero si le pido me haga ese grandisimo favor, mandarle mi dirección de correo al sr. Noé G. Cuevas Ortiz .Reciba un abrazo desde la Paz Baja California Sur. y gracias de antemano por su atención de retirar mi mensaje donde aparece mi correo, atte. Rosa Maria Camacho vda. de Algorri

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *