Fabián Constantino Barrio. Salió a dar una vuelta en moto y circunvalo el planeta.

Fabián Constantino Barrio se empeñó en salir a dar una vuelta en moto y en dos años y un mes ha circunvalado el planeta. Ha comprobado que el mundo en realidad es muy pequeñito, habitado por buenas gentes, con bastísimos espacios de pobreza y otros diminutos de una opulencia casi insultante. Ha vivido situaciones rocambolescas: el pasaporte confiscado en una frontera centroamericana, una disputa entre talibanes, un soborno en Ucrania, un interrogatorio paranoico en Israel, una navegación por el río Amazonas, un desmayo en Sudán. Lo cuenta en el libro “Salí a dar una vuelta”.

 

Fabián Constantino Barrio (Santiago de Compostela, 1973) es licenciado en Psicología Social. Ha sido empresario de Internet, doblador, locutor de radio, actor, guía de un castillo medieval. Ha residido en varios países y ha viajado a más de setenta. Desde niño quiso ser escritor. Publicó su primera novela “Puser nunca existió” y, más recientemente, el libro de viajes “Salí a dar una vuelta”, cuyo subtítulo es: “La extraordinaria aventura alrededor del mundo de un loco empeñado en ser feliz a pesar de la junta de la trócola”.

Se compró una scooter para evitar los atascos y descubrió la pasión por el mundo de la moto. Hace cinco años se fue a Japón y alquiló una moto con GPS y de esta manera recorrió los Alpes japoneses. Experimentó una forma de viaje que le gustaba. Quería sentir las inclemencias de cada lugar y a la vez sentirse libre.

Insatisfecho de la forma de vida del occidental medio y por una cuestión vocacional de conocer mundo y meterse en aventuras, se marchó el 22 de mayo de 2010. Se subió en Madrid a una moto de 700cc con la idea de dar una vuelta al mundo siempre en verano. Su primer destino fue observar las playas francesas del desembarco en la II Guerra Mundial. Se adentró en los Balcanes maravillado por su paisaje. Se admira: “La costa dálmata es fantástica”.

Antes de que cayeran las grandes nevadas, cruzó el paso Torougart (3.752 m) entre Kirguistán y China, donde nace el Karakorum.

En Nepal fletó la moto a Bangkok. Después de visitar gran parte de Asia, voló desde Bali a Darwin. En tren fue hasta Melbourne, donde coincidió con una persona que le llevó en furgoneta hasta Sydney.

En avión saltó hasta Buenos Aires, a donde le llegó la moto de Malasia. Alcanzó Ushuaia cuando el otoño austral empezaba a despuntar. Subió por la geografía de Sudamérica cruzando varias veces los Andes por Chile, Perú, Ecuador hasta Colombia. A continuación circunvaló América Central, primero por la costa del Pacífico y después por la del Caribe.

A través de Venezuela fue al Amazonas hasta alcanzar la costa Atlántica. Una vez en Sao Paulo envió, en diciembre de 2011, la moto a Johannesburgo en Sudáfrica.

Durante cinco meses fue por África del este. Siguió el curso del Nilo. En Egipto fue testigo directo de las revueltas de la Primavera Árabe y se presentó en Tierra Santa. Retornó a Europa en un ferry a través de Grecia.

Fabián Barrio completó la vuelta al mundo en un total de 749 días en los que visitó 63 países y condujo 120.000 kilómetros.

Fabián nos contaba que las fronteras más extrañas y rocambolescas fueron las de China, en donde le prohibieron el wifi y el GPS, en Australia, las frutas y en Israel, donde lo desnudaron por tener sellos de países árabes en el pasaporte.

Los paquistaníes, sudaneses y turcos han sido los más hospitalarios, afectuosos y bondadosos.

Sobre “Salí a dar una vuelta” Fabián nos aseguraba: “El título del libro no es casual. Desmitifica la imagen del aventurero que abre el estómago de un camello para sobrevivir en el desierto. Realmente, viajar es más fácil de lo que parece, haces 200 kilómetros al día y consigues dar una vuelta al mundo. En el libro encuentras a una persona que sentía su vida como si estuviera vivida por otro, con otras necesidades, deseos, gastos, responsabilidades y, un buen día, dijo: hasta aquí hemos llegado. Lo material no tiene valor comparado con lo intangible del tiempo que tanto lo desperdiciamos.

Conviene salir ahí afuera  a ver qué ocurre. Te vas a encontrar un universo poliédrico, un poco extraño, difícil en muchas ocasiones y enormemente bello en otras. Un mundo que en realidad es muy pequeñito, con bastantes espacios vacíos. Con mucha pobreza y diminutos espacios de una opulencia casi insultante.”

“En el libro te encuentras temas actuales como la crisis, el estado de la mujer en los países islámicos, el sistema del apartheid socio político cultural.”

Fabián Constantino Barrio estuvo en el programa de Radio Euskadi “La Casa de la Palabra” el martes 15 de enero de 2013.

www.saliadarunavuelta.com

Puedes escuchar el audio del programa: http://www.eitb.tv/es/radio/radio-euskadi/la-casa-de-la-palabra/945034/1229856/fabian-barrio-sali-a-dar-una-vuelta/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *