Fermín Bocos. Viaje a las puertas del infierno.

Fermín Bocos (Santander, 1949) estudió Medicina y es licenciado en Periodismo. Trabaja en diferentes medios de comunicación y es profesor asociado en la Universidad Carlos III de Madrid. Es autor de cuatro novelas, dos de ellas traducidas al griego y acaba de publicar “Viaje a las puertas del infierno”, una crónica de sus investigaciones y presencia en las entradas al Averno. Son 17 capítulos en los que se pasea por el monasterio de El Escorial o el cenobio de la Rábida. Visita países como Grecia, Israel, Italia, Francia, China, India, Japón, Iraq y Egipto. Relata experiencias que le han permitido descubrir lugares de antiguas civilizaciones y culturas hoy olvidadas que tenían por verdadero que se hallaban las puertas del infierno.

Fermín Bocos se ha acercado a puntos geográficos señalados en los que aún reverbera el eco de ceremonias ancestrales, la sensación de estar pisando tierra sagrada o tierra maldita.

 

Ha estado en las puertas del Hades, el infierno de los antiguos griegos y romanos.

 

Las puertas del infierno tienen una energía especial, son puntos geográficos de rara naturaleza y fuerza mineral.

 

El recorrido se inicia en Palos de la Frontera (Huelva). Fermín se interesa por los misterios que alberga el monasterio de Santa María de la Rábida.

 

En Nápoles su destino es Cumas y el lago Averno, una tierra volcánica cuajada de aguas sulfatadas y cráteres de lava en ebullición. Incluso con gases alucinógenos que emanan de las entrañas de una gruta de la que los antiguos creían que era una de las entradas del Infierno. Su nombre latino, Avernus.

 

En el norte de Grecia se dirige camino de Dodona, el oráculo más antiguo de Grecia.

También visita Efira, el pueblo en donde se encuentra la entrada de Hades.

Bajo el monasterio de San Lorenzo del Escorial hay una puerta del infierno. Felipe II la construyó para taponarla.

 

En Sicilia su objetivo es el volcán Etna y el monasterio de Palma di Montechiaro, en donde el diablo dejó firmada una carta. Fue en Sicilia en donde a Fermín le cayó un rayo. Durante un tiempo se quedo con la manos insensibles.

 

El recinto de Taisoji, templo dedicado al diablo en el centro de Tokio. Un lugar tétrico que da miedo.

 

En 2003, durante la guerra de Iraq, visitó las ruinas de Babilonia y los restos de la mítica torre de Babel, el zigurat cuyo templo está consagrado al dios Marduk.

 

Fermín Bocos, para contrastar, termina buscando las puertas del cielo y las halló en el monte Athos, reino teocrático prohibido a las mujeres.

 

 

Fermín Bocos ha intervenido en el programa de Radio Euskadi “Levando Anclas” el día de Todos los Santos, 1 de noviembre de 2015.

 

“Viaje a las puertas del infierno” publica Ariel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *