Archivo de la etiqueta: Rafael Chirbes

Rafael Chirbes. Mediterráneos.

El escritor Rafael Chirbes nació en 1949 en Tavernes de la Valldigna, Valencia. En las faldas sierra de Segària, rodeado de naranjos y con el Mediterráneo en el horizonte. A los ocho años se asentó en Ávila, a los 16 se traslado a Madrid donde estudio Historia Moderna y Contemporánea. Luego Marruecos, París, Barcelona, A Coruña, Extremadura…Después de muchas mudanzas, de abrir y cerrar maletas, ha vuelto a las orillas del mar que añora. Su refugio actual esta en Beniarbeig (Alicante) en donde los días de claridad puede observar la isla de Ibiza. Desde allí nos hablo en la Casa de la Palabra (19/4/2008) de su libro “Mediterráneos”.

 

 

Rafael Chirbes es Premio de la Critica por su novela Crematorios. Sabíamos que en el estudio en donde escribe suele escuchar el disco “Xoriek” de Mikel Laboa pues le sabe a poesía. Pusimos uno de los temas antes de empezar la conversación y nos comento que cuando se entero de la muerte del gran cantautor vasco se subió al coche, puso su música y comenzó a dar vueltas sin rumbo fijo.

 

 

Mediterráneos salió a la calle por primera vez en 1997. Anagrama lo vuelve a reeditar. Es una obra inspirada en uno de sus libros favoritos, El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II, de Fernand Braudel.  

 

 Rafael Chirbes ha tenido la oportunidad de viajar bastante. Trabajo para una revista viajera y astronómica durante varios años. En su libro “El viajero sedentario” recoge cuarenta ciudades, comienza en Pekín y termina en sus casa. En Mediterráneos hace reflexiones sobre este mar cuando visita Creta: “Se equivocan quienes piensan en la dulzura de las tierras mediterráneas…”. Recobra los olores de su infancia en el Mercado Central de Valencia. Repasa otros mercados como el  de Fez, Cantón, Tanjung Pinang, en el archipiélago de las islas Riau, cerca de Singapur. Se pasea por Estambul, Génova, Venecia, Alejandría, El Cairo, Roma…

 

Rafael Chirbes nos comento que le duele el Mediterráneo, un mar siempre invadido y violado, en la actualidad por el turismo y las grandes urbanizaciones.