Ladrillo

EL LADRILLO

ladrillo-ceramico-edificio-sobre-un-fondo-blancoCada miércoles, recibo en mi correo un cuento de la página LUZ y SABIDURÍA. Creo que el de esta semana es muy aleccionador: por desgracia, muchas veces, necesitamos que nos den “un golpe” para reaccionar. En la carretera sobran golpes, pero sigue siendo necesario que se “zarandee” a conductores irresponsables, a las administraciones y, también, a nosotros mismos, las asociaciones de víctimas.

____________

Puedes leer el cuento (ilustrado) directamente en la página y ver otros. Su responsable es Pedro Alonso, El Cuentista positivo, que fue entrevistado hace unos meses en este blog.

http://www.mundocambio.com/lys/archivo/307.htm

EL LADRILLAZO

Un joven y exitoso ejecutivo paseaba a toda velocidad en su auto Jaguar último modelo, sin ningún tipo de precaución. De repente sintió un estruendoso golpe en la puerta, se detuvo y al bajarse vio que un ladrillo le había estropeado la pintura, carrocería y vidrio de la puerta de su lujoso auto. Se subió nuevamente, pero esta vez lleno de enojo, dio un brusco giro de 180 grados; y regresó a toda velocidad al lugar donde vio salir el ladrillo que acababa de desgraciar lo hermoso que lucía su exótico auto.

Encontró a un niñito y empujándolo hacia el auto estacionado le gritó a toda voz:
– “¿Qué te pasó?, ¿por qué hiciste eso? … ¡has estropeado mi auto!”.

Y enfurecido, casi botando humo, continuó gritándole al chiquillo:

– “¡Es un auto nuevo, y ese ladrillo que lanzaste te va a costar muy caro!, ¿Por qué hiciste eso?”.
– “Por favor, señor, por favor. ¡Lo siento mucho!, no sé qué hacer”, suplicó el chiquillo. “Le lancé el ladrillo porque nadie se detenía”…

Las lágrimas bajaban por sus mejillas hasta el suelo, mientras señalaba hacia alrededor del auto estacionado. “Es mi hermano”, le dijo. Se descarriló su silla de ruedas y se cayó al suelo… y no puedo levantarlo”.

Sollozando, el chiquillo le preguntó al ejecutivo: “¿Puede usted, por  favor, ayudarme a sentarlo en su silla?, está golpeado, y pesa mucho  para mí…, soy muy pequeño”.

Visiblemente impactado por las palabras del chiquillo el ejecutivo trago  grueso el taco que se le formó en su garganta. Emocionado por lo que acababa de pasarle, levantó al joven del suelo y lo sentó nuevamente en su silla; y sacó su pañuelo de seda para limpiar un poco las cortaduras y el sucio de sobre las heridas del hermano de aquel  chiquillo tan especial.

Luego de verificar que se encontraba bien, miró al chiquillo y este le  dio las gracias con una sonrisa que no tiene posibilidad de describir  nadie…

– “Dios lo bendiga, señor…y muchas gracias” le dijo.

El hombre vio cómo se alejaba el chiquillo empujando trabajosamente la  pesada silla de ruedas de su hermano, hasta llegar a su humilde casa. Tuvo que ver la  hendidura que le hizo el ladrillazo para recordarle de no ir por la  vida tan de prisa que alguien tenga que lanzarle un ladrillo para que preste atención.

silla-de-ruedas

Article written by

Una respuesta

  1. Txemi Sánchez
    Txemi Sánchez el a las | | Respuesta

    La deshumanización representada por un ejecutivo como modelo de gestor sin alma, enriquecido excesivamente como lo demuestra su ostentoso coche, justifican la deseperada llamada del niño, desasistido por un entorno que no está representado, como no sea por el propio ejecutivo. En ese mundo desolado ¿qué gestiona el ejecutivo?. En ese edificio con ladrillos sueltos ¿Qué hace un niño pequeño incapaz de cuidar a su hermano?
    Aunque el cuento, en su necesaria simplicidad, nos llame la atención sobre nuestra actitud egoísta y apresurada, no puede evitar hacernos pensar en un problema mucho más profundo del que no se da ninguna pista. ¿Se quiere decir que en este mundo materialista preocupado solo por los beneficios rápidos una parte de la sociedad está abandonada a lo ridícula fuerza cuidadora de un crío incapaz de atenderla por más que quiera y que para llamar la atención tiene que acudir a la fuerza provocadora, el ladrillo? Si es así, ya os digo, que muchos otros ejecutivos, en otros cuento,s llamarían a la policía y a su seguro.
    El niño saldría en un reality si le pueden conseguir una buena imagen.
    TX

Please comment with your real name using good manners.

Deja una respuesta