Archivo por días: 23 marzo, 2009

Diario de la expedición

20 diciembre de 2005 9 Trek Lang Tang

Las estadísticas dicen que no tenemos ni un 10% de posibilidades de cima. Que por cada 50 montañeros que han conseguido hacer cumbre 1 ha muerto en el intento. Que el Cho Oyu es el ochomil más frío de los catorce. Que es el

Las estadísticas dicen que no tenemos ni un 10% de posibilidades de cima. Que por cada 50 montañeros que han conseguido hacer cumbre 1 ha muerto en el intento. Que el Cho Oyu es el ochomil más frío de los catorce. Que es el

segundo en número de ascensiones después del Everest. Que en primavera de 2.005 intentaron subir esta montaña unas 350 personas. Lo consiguieron 9, de las cuales 6 tuvieron congelaciones.

1 de marzo

Hoy hemos enviado el cargo aéreo. Siete bidones que pesan 116 kilos. Llevaremos otros 60 con nosotros en el avión, así que añadidas las compras de última hora en Kathmandú, nuestra expedición serán unos 180 kilos. En los bidones hay de todo: desde material supertécnico como las botas de expedición y mono de plumas, hasta… 10 litros de vino, que la vida en el campo base es muy dura.

Ha sido un proceso largo, engorroso y lleno de decisiones que ha habido que ir tomando hasta enviar los bidones. Mucho más complicado y laborioso de lo que me imaginaba. Ahora a cruzar los dedos y esperar que lleguen todos, y en buen estado. El otro día vi una película de asesinatos en la que un detective le decía al otro: “existen al menos cincuenta maneras de equivocarse al cometer un crimen, si eres un genio puedes reducirlas a veinte”. Tengo la sensación de que existen al menos doscientas formas de que fracase una expedición, que se pierda un bidón es una de ellas.

Miedo

Tengo miedo. No a matarme allí, a tener congelaciones u otros miedos mayores. Tengo miedo a aburrirme, a que dos meses se me haga demasiado largo, a mosquearme con Xabi, al frío cotidiano y permanente, a la interminable lista de pequeñas incomodidades que se  avecinan, entre las que no ducharse en tres semanas o mear en una lata no son las mayores. Tengo muchos miedos menores.

Bueno uno un poco grande si tengo, y es que le pase algo a Xabi, ése es mi mayor miedo.

Pasé una época de ansiedad, en la que me costaba dormir y me quedaba horas comiéndome la cabeza. Horas en las que creo que todo lo malo que nos pueda pasar ya lo he vivido. Ahora estoy tranquilo, tanto que parece que ya he vuelto.

Una vez pasada la parte engorrosa de la expedición con la que no contaba, estoy deseando que llegue la parte de la montaña, la que imaginaba cuando soñaba en ir algún día al Himalaya. La parte bonita y apasionante. Estoy deseando salir, y al mismo tiempo deseo estar ya de vuelta.

23 de marzo

Día de noticias.

Una buena: tenemos la confirmación de que nuestro hombre en Katmandú ya tiene los bidones. Me quito un gran peso de encima.

Y una nefasta: Xabi, que tiene un abultado historial médico (un infarto, problemas crónicos con la tiroides…) se ha hecho un montón de revisiones médicas antes de la expedición. Hoy, dos días antes de salir, le han comunicado que le han encontrado unos bultos en el hígado. Lo más probable es que sean benignos, pero debe hacerse pruebas para desechar un cáncer. Se las harían dentro de 15 días si se quedara. Ha decidido que se viene a pesar de todo. Se hará las pruebas a la vuelta. Es el sueño de su vida y su oportunidad de realizarlo. Comparto su sentimiento y agradezco su decisión por lo que me toca, tanto como hubiera respetado la contraria. De nuevo la expedición ha estado a milímetros del precipicio.

En lo que ha durado la incertidumbre he decidido que si optaba por quedarse, me iba solo.

Finalmente volvemos a ser tres. Sólo que la tercera es una sombra a la que nadie invitó.

…/…

Decir espera es crimen.

Decir mañana es igual que matar

…/…

Solo morir permanece

como la más inmutable razón.

Vivir es un accidente,

un ejercicio de gozo y dolor.

Quien pone reglas al juego

se engaña si dice que es jugador,

lo que le mueve es el miedo

de que se sepa que nunca jugó.

Que no, que no

que el pensamiento no puede tomar asiento,

que el pensamiento

es estar siempre de paso.

Luis Eduardo Aute

27 de marzo

Mal empezamos. Nos han perdido el equipaje que traiamos con nosotros. 3 petates, 40 kilos, desde botas de trekking, mochila, el saco bueno, la comida de altura…

Hemos llegado a Kathmandu a las 7 de la manana hora local. Estamos sin dormir, aturdidos con el cambio horario, cansados… Nos ha recogido uno de la agencia, estresado y nos ha dejado en el hotel a todo correr. En el hotel en cambio toca esperar que preparen la habitacion y no tienen ninguna prisa, no sabemos ni como se llama el hotel donde nos han dejado, ni donde está.

La primera sensación de Kathmandu desde la furgoneta: miseria con toques exoticos, monos en mitad de la carretera.., conducen por la izquierda (bueno, y por el centro y por cualquier lado).

En fin, ante todo mucha calma. primero probaremos en el aeropuerto varias veces hasta ver si aparecen. Si no aparecen tendremos que suspender el trekking y dedicar esos dias a remplazar el material perdido.

4h.15′.

A la una hemos subido de nuevo al aeropuerto, ya que llegaba un nuevo vuelo de Doha. No ha habido suerte. Subiremos de nuevo a las 5 que llega otro.

Es una situacion horrorosa. Ni podemos seguir con los planes, ni podemos hacer turismo, ya que estamos venga a subir al aeropuerto.

Hemos estado en la oficina de equipajes perdidos. Kafkiano. Cinco personas, cuatro comiendo encima de hojas de periodicos y el quinto, el jefe, leyendo uno. Se ve que cuando lo lee se lo deja de plato a los subordinados. La oficina está atestada de ficheros desencuadernados y polvorientos en precario equilibrio. Uno de los subordinados se ha puesto a teclear en un ordenador de hace unos 50 años, mientras dos de sus companeros eructaban sonoramente. Si de este equipo depende, aqui no encontramos nada.

¿Imaginas Kathmandu como un pueblito en la montana anclado en el pasado, con un monton de santuarios hinduistas, donde la mitad de los que te cruzas son monjes budistas y que solo de caminar por aqui se impregna uno de espiritualidad?. Un Error.1 Katmandu

En el Kathmandu de hoy en dia viven mas de dos millones de habitantes. El aire esta contaminado por el humo de los coches. No porque haya muchos, sino porque cada uno contamina como cien de los nuestros. Da la sensacion de que un coche solo es inservible si se le estropea el claxon. Todo el pais esta emigrando a la capital que es adonde llegamos los dolares. El ejercito tiene puestos en los puntos estrategicos (muchos), con sacos terreros, y grandes rollos de alambre de espino y unos fusiles tremendos. No olvidemos que actua la guerrilla maoista.

28 de marzo

A las 7 de la mañana estamos en el aeropuerto por cuarta vez en 24 horas. Tampoco este vez llegan los petates. Nos pasamos una hora viendo como la cinta transportadora se lleva nuestra esperanza y otros bultos. Sin embargo luego los de la oficina de extravíos (impensablemente) nos comunican que nuestros petates llegarán en el vuelo de las cinco de la tarde.

Ayer estuve todo el dia triste pensando en los petates perdidos y los problemas encontrados, pero cuando me puse a hacer una lista detallando lo extraviado para tratar de encontrarlo aqui casi me pongo a llorar.¡Elegir el material tan cuidadosamente para terminar buscando desesperadamente cualquier cosa de segunda mano que mas o menos pueda valer!.

Kathmandu despues de haber dormido y con la noticia de que los petates estan localizados es otra cosa .

Es A-L-U-C-I-N-A-N-T-E. Hemos estado en la zona monumental y en las callejuelas de la parte antigua y del mercado. Yo que no soy muy de sacar fotos he hecho  50 fotos en dos horas. Tiendas con todo tipo de cosas exoticas, bonitas, comida, baratijas desbordadas por calles repletas con el tercer ojo marcado en la frente, con coloridos trajes. Decenas de templos grandes, pequenos, diminutos por todos lados. Gente muy amable, pocos turistas. Si, tambien suciedad y mal olor. Estres de los sentidos, borrachera de vida. Alucinante. Quien se acuerda de ningun petate?. El viaje ya ha merecido la pena.

La habitacion del hotel esta en un quinto piso sin ascensor. Lo habran hecho para que entrenemos, pues las subimos bastantes veces al dia. Cortan la luz 5 horas al dia por la manana. Sin embargo ya es nuestro acogedor hogar.

A la 5 de la tarde, efectivamente, han llegado los petates. Que alegria!. El mundo vuelve a girar.

A proposito de un equipaje perdido

Si no hubiesemos perdido los petates, los habriamos recogido con tanta normalidad como indiferencia el dia anterior. Hoy Casi los besamos.

Si supieras que esta noche vas a perder la vista, ¿como mirarias hoy las cosas?. Si supieras que pasado manana te vas a quedar paralitico, ¿donde caminarías mañana? Y sin embargo cada dia vivimos mil milagros que deberian hacernos llorar de felicidad (ver, caminar, hablar, respirar…) con total indiferencia. Si supieras que en un dia vas a peder la vida? A que ya lo sabes… pues no se nota!.

Distancias

Ya he estado en cuatro continentes. He conocido lugares de cultura cristiana, musulmana, hinduista-budista. Y muchas de las calles y personas que aqui veo, podrian ser bolivianos, o marroquis. Todas van a la moda de la pobreza. Hay mucha mas distancia entre un barrio rico de Mexico y otro pobre a cinco kilometros en la misma ciudad que entre Kathmandu y Vitoria. Entre un barrio rico y uno pobre de La Paz, que entre Fez y Madrid.

29 marzo Kathmandu – Dunche (2.015 ms)

Hoy hemos venido en jeep desde Kathmandu a Dunche. Son 130 kilometros, 70 por carretera y 60 dando tumbos por una pista. Hemos pasado 8 controles militares y tardado seis horas y media.

Hemos parado a comer y no nos entendíamos con la señora de la tiendita. Finalmente nos ha enseñado lo que podía ofrecernos mostrandonos una sopa de sobre en cada mano. Contigo Tomas. Cruzarnos con un autobus que traía un montón de gente encima del techo en un paso estrecho y empinado de la pista han sido 10 minutos de maniobras.

Por el camino hemos visto harto pobreza. Niños sucios, descalzos. Niños llevando cargas de leña a la espalda. Mujeres soltando granos de trigo sin ninguna clase de trillo o herramienta. Niñas desmenuzando montones de piedras con un martillo. Viejas pastoreando cabras…

Dunche es un pueblito. Somos los unicos guiris en todo el pueblo. Todo el mundo nos mira con curiosidad, pero sonrien y se muestran amables. Pronto siguen a lo suyo y no nos miran, no nos hacen sentir incomodos.

Aqui ya hace fresquito. En Kathmandu hemos pasado mucho calor. Los animos muy bien. ¡Mañana empezamos a caminar!.

Este hotel tambien tiene montones de escaleras. Solo hay luz de noche, no hay agua caliente, pero esta limpio y tiene buenos colchones (sin sabanas ni mantas, dormimos en nuestros sacos). Lo mas gracioso ha sido a la hora de cenar. Nos ha ofrecido una carta con cientos de platos clasificados por tipos de comida: italiana, china, mexicana, india, vegetariana, ensaladas, pizzas, sopas… Nos ha dejado un buen rato segregando jugos gastricos eligiendo y a la hora de pedir: no esto no hay, no esto tampoco, tampoco…solo tenia arroz con pollo.

30 de marzo Dunche – Syabru (2.135 ms., 5 horas)

Hoy hemos comenzado a caminar.Traíamos mochilas de 20 kilos cada uno entre sacos, ropa y comida para 9 dias. Hemos contratado un porteador para los tres primeros dias que son los que necesitamos para llegar a Kyangjin Gompa, donde pensamos instalarnos unos dias. Se llama Thulu. Hemos aceptado su primer precio sin regatear, 4 euros al dia. Ahora el lleva 20 kilos en un saco de patatas que lleva colgado de la frente con una cuerda y nosotros llevamos 10 kilos cada uno en unas mochilas cojonudas.

Ha sido una paseo maravilloso, comodo, sombreado, por un bosque de arboles con grandes flores rojas, preciosas. Hemos pasado sobre laderas en las que habia cientos y cientos de terrazas de cultivo de arroz que estaban verdísimas. A lo lejos ya vemos majestuosas nevadas montañas de casi 7.000 metros. Ademas hemos tenido la suerte de ver dos cervatillos. Cuando Thulu nos los ha senalado ha dicho “two people”. ¿Filosofia budista o mal ingles?.

Syabru es un pueblecito colgado sobre el valle. Tanto es asi que son las casas en fila sobre una cuesta con una empinada  escalera que las une. El unico lugar del mundo donde he visto a las vacas bajando escaleras. Son unas 50 casas de las cuales 10 deben ser lodges y hoteles. Mas o menos tocamos a un turista por hotel. Por una habitacion como la de ayer, pero con agua caliente pagamos 1,25 euros en el major hotel del pueblo, eso si sin luz.

Estoy feliz, no me he acordado del Cho Oyu en todo el dia, bastante tengo con toda esta maravilla.

31 marzo. Syabru – Ghorapa tabela (3.000 ms. 8 horas)

Hoy ha tocado esforzarse. Hemos salido de Syabru atravesando terrazas de arroz. Hemos cruzado un puente tibetano de unos 60 metros, de esos que son cuatro cables unidos por travesanos. Era nuevo y seguro. Hemos estado bajando hasta alcanzar un rio a 1.700 ms. Y luego hemos estado todo el dia remontandolo hasta los 3.000.

Todo el rato era un bosque de aspecto tropical. En algunos lugares había gupos numerosos de grandes monos. Ademas de flores rojas hoy había montones de arboles de flores blancas y de flores rosas. Purita primavera. Una gozada.

Esto está super preparado para el trekking. Cada hora hay un lodge donde hay agua embotellada, refrescos, cerveza, te, comida y donde se puede dormir. Es alucinante teniendo en cuenta que estamos a dos dias caminando de la pista, que no carretera, mas cercana.. Se ve que en otros tiempos ha habido mas turismo, porque ahora no andamos por aqui guiris suficientes para dar negocio ni al 10% de tanto lodge. Hoy dormimos en uno de ellos, ya no hay hoteles. No hay luz, el baño es una letrina a 20 metros en otro edificio, pero es una autentica gozada estar aqui.

Todo va bien. Estamos donde queríamos estar segun el calendario previsto. No tenemos ningun tipo de problema de salud. Estamos fuertes y contentos.

El porteador y sus ritmos.

En el primer lodge al que hemos llegado despues de caminar 45 minutos cuesta abajo nuestro porteador ha parado a tomar un te con toda la calma del mundo y a fumar un cigarro todavía con mas calma. Nosotros no queriamos parar tan pronto, pero le hemos esperado comprensivamente, ya que va mas cargado.

Media hora despues, en el Segundo lodge lo mismo, te y cigarro. Seguïa siendo pronto para parar segun nuestro gusto, pero hemos acabado tomandonos un te para no estar mirandole (el pobre, como fuma tanto…). A la media hora otra vez. En esta ocasión viendo que a ese paso no llegabamos en todo el dia le hemos dicho donde pensábamos parar a comer y hemos continuado los dos solos, dejandole que suba a su ritmo.

Hemos pasado por otros 5 lodges hasta alcanzar el que habiamos elegido para comer y hemos pensado que no había sido buena estrategia dejar al porteador, pues si paraba en todos no nos iba a alcanzar en la comida, y para cuando llegara al final de etapa ibamos a tener que esperar una eternidad para poder ducharnos y cambiarnos.

Cual ha sido nuestra sorpresa cuando nos hemos sentado a comer  y el muy cabrón ha aparecido en cinco minutos. Entonces, atando cabos, hemos comprendido. Si quiere llega mucho antes que nosotros, lo que ocurre es que si para con nosotros en un lodge tiene una comisión de lo que consumamos (que el dueño no descuenta de su beneficio, sino que lo aumenta a nustra cuenta), por eso era obligatorio parar en todos, si va solo para que.

No molesta en absoluto, es lo mínimo que pueden hacer, pero me gusta conocer  las reglas del juego  para saber que lugar ocupamos en este mundo.

1 de abril.  Ghorapa Tabela – Kiangjin Gonpa (3.845 ms. 5horas)

Desde Ghorapa Tabela para arriba la vegetacion desaparece. Hemos pasado por un pueblo asombroso: Lang Tang, que conserva un hermoso chorten budista, así como más de medio kilometro de un muro como de metro y medio de alto todo cubierto con lajas de piedra talladas con escritura nepalí.

El tiempo se ha ido estropeando a lo largo del dia

Al llegar a Kiangjin nos hemos despedido de Thulu. Tenemos intencion de estar dos dias aqui dando unos paseos en altura si el tiempo lo permite. Ahora esta muy cerrado, con niebla, viento y medio nevando. Nosotros estamos calentitos con el fuego de nuestro lodge, alimentado a medias con leña y moñiga de yack.

Estoy a 3.850 metros  y tengo 52 pulsaciones, perfecto, casi como en casa.

2 de abril. Menshyamsa (4.600 ms, 5 horas)

Contra todo pronostico amanece un dia azul, magnífico. Hoy podemos ver el grandioso circo de montañasque nos rodea, formado por montañas de cinco, seis y hasta siete mil metros y que ayer no vimos por la niebla. Todo ha amanecido con 2 dedos de nieve y luce inmaculado.

Subimos en un momento al Kyanjen Ri (4.332ms) que está encima del pueblo,. De aqui continuamos al hasta el Menshyamsa y vemos que podemos completar una vuelta en herradura tocando el Fujung (4.650ms). vamos felices, hasta cantando. Las vistas son impagables. Todas las cimas con sus banderas de oracion budistas.

Como ayer, al mediodia el tiempo se estropea. Para cuando bajamos no queda rastro de la Nevada de anoche.

Al llegar al lodge, la “ducha”. Nos prepara un barreño con agua caliente. La ducha consiste en desnudarse a 6 grados de temperatura ambiente, echarse agua caliente por encima con un cazo, enjabonarse y aclararse de nuevo con el cazo, todo lo mas rápido posible mientras tiritas.

A las 3’30 de la tarde comienza a nevar otra vez.

3 de abril Tsergo Ri (4.993 ms. 7 h.15’)

Como ayer amanece con 3 dedos de nieve y el cielo completamente azul. Hoy queremos subir al Tsergo Ri, pero como no temos un guia, ni tan siquiera un mapa, y la nieve oculta los senderos, en seguida perdemos el recto camino. Como es un monte redondeado se puede subir mas o menos por todos lados, pero la pendiente es muy fuerte y al final tenemos nieve hasta las rodillas.

Hoy no cantamos, ni hablamos. Vamos a pasito y bastante hacemos con llevar la respiracion mas o menos. Creo que servira para el Cho Oyu.

La cima es la leche. Mucho mas esfuerzo tambien hubiera merecido la pena. Uno de los lugares irrepetibles de la tierra. Es una montaña de casi 5.000 metros justo en el centro de un circulo de montañas enormes. Todas afiladas de grandes paredes verticales de hielo. Espectacular mires para donde mires. ¡Gracias a la vida que me ha dado tanto!.

Uno de los montes que tenemos al lado es el Langtang Lirung de 7.200 ms. Hasta hoy  la montaña más alta que he visto nunca. Es apabullante. Estaba embobado admirandola:

–                7.200 dices?

–                Si

–                Y queremos montar el Campo 3 a 7.500??!. Uff, espeluznante.

Tardes aburridas

Normalmente tenemos la labor del dia hecha, y estamos “duchados” y comidos para las dos. Hacia las 6 cenamos nos acostamos para las 8. Nos levantamos a las 6.

Las tardes las pasamos en el comedor del Lodge. Esta es la tercera en el mismo Lodge. La tarde se hace larga. Esto tambien es entrenamiento para el Campo Base. Alli tambien pasaremos las tardes, y esperemos que no los dias por el mal tiempo, solo que alli el espacio es mucho menor, no hay ventanas, no hay estufa…Tendran respaldo las sillas?.

4 de abril. Kyangjin Gompa – Syabru (10h15’)

Hoy bajamos desde Kyangjin Gompa hasta Syabru. Es como rebobinar deprisa viendo pasar de nuevo todos los paisajes para atras, desde la nieve del comienzo del dia hasta el calor, la humedad y los monos.

Tenemos a nuestro favor que ya estamos aclimatados a esta altura y que casi todo es bajar (menos quinientos metros al final que hay que remontar). Tenemos en contra que vamos a bajar en un dia lo que subimos en dos y que ya no tenemos porteador. Por ¿remachos?, ¿revascos? ¿o por regilipollas?. Total: 10 horas y pico con una mochila de 16 kilos. Se me hace pesado hasta que cuando llevaba 9 horas, es decir, antes de la cuesta final, me digo: “que cojones, yo estoy preparado para andar 17 horas el dia de cima”. Oye, mano de santo. Como si empezara a caminar en ese momento. La fuerza es un estado mental.

Hoy nos hemos cruzado con un monton de porteadores por el camino, pero no de turistas. Aqui la espalda es el unico medio de transporte. Nuestro Thulu era un VIP al lado de estos hombres que suben con enormes tablas, sacos de cemento… la gran mayoria calza chancletas de plastico baratas de esas que usamos para las duchas de la piscina. Alguno incluso va descalzo. Hay empresas mucho mas nobles y dificiles que subir montañas de 8.000 metros. Un ejemplo: dar un calzado digno a todos los habitants de este valle. Hay ocasiones en las que la conciencia pesa mas que la mochila.

Al llegar al pueblo un viejito que no habla inglés, ni falta que le hace, señala su destrozado calzado, señala mis zapatillas y pide un cambio. Mierda.

Los niños ya conocen las camaras digitales. Aqui en general todo el mundo se deja fotografiar, pero los niños casi te lo piden. Luego quieren ver la foto y se mondan de risa.

Las mujeres de Syabru son famosas en todo el valle por su belleza.

Ya en el hotel. El mejor del pueblo, el dueño nos explica que hace unos 5 anos un dia como hoy podia haber 400 turistas en el pueblo. Hoy estaremos unos 12. Lo achaca a la guerra, y nos pide dinero para evitar que el banco le embargue el hotel, y eso que a primera vista es sin duda el rico del pueblo. Ahora entendemos la desproporción entre la oferta de servicios del camino y los que por aqui andamos.

Estoy adelgazando en el trekking. No es bueno, necesitamos tener reserves. Objetivo para el regreso a Kathmandu: comer como descerebrados.

5 de abril Syabru – Dunche (6 horas)

Hoy hemos bajado en un tranquilo paseo desde Syabru a Dunche.

Habiamos contratado un transporte para hacer mañana el viaje Dunche – Kathmandu. Como el viaje es largo el transporte venía hoy a dormir a Dunche para salir mañana. Pero resulta que mañana es la primera de tres jornadas de huelga consecutivas en todo el pais, asi que el conductor ha venido para el mediodia. Al llegar a Dunche ya nos estaba esperando. Una ducha y a Kathmandu. Nunca agradeceremos bastante su iniciativa. De otra manera nos hubieramos quedado varados en Dunche. Así ha sido una paliza pero hemos ganado un día.

Veremos como podemos hacer las compras de ultima hora que necesitamos realizar antes de la expedición con la huelga. Lo importante no es no tener problemas, lo importante es saber solucionarlos.

En fin, gracias al Cho Oyu que nos ha regalado este viaje.

10 Campo base chinoLa expedición

Los permisos de expedición que hay que sacar para escalar estas montañas son para 10-12 personas. Por tanto o tienes un potente exponsor detras o no se puede venir en grupos pequeños. Los grupos pequeños lo que hacen es compartir un permiso.¿Como buscas otras 10 personas para compartir un permiso? Nosotros lo que hemos hecho es recurrir a una agencia nepalí, Assian Treck. Ellos compran el permiso y luego lo ofertan por persona, junto con sus servicios. Así pues compartimos el permiso, según nos han comunicado, con un mexicano, un ecuatoriano, un canadiense, un austriaco, un japones y uno de Hong Kong (¿hongkones?).

La misma empresa nos transporta hasta donde comenzamos a caminar, nos pone yaks para transportar la carga los dos dias de marcha hasta el Campo Base y nos pone una tienda comedor y un cocinero en el C.B. a nuestra disposición mientras dure la expedición. Estos servicios tambien son compartidos y comunes con el resto del babilonico grupo. Del C.B. para arriba no tenemos nada contratado.

El nombre oficial del grupo en los permisos es Cho Oyu International Expedition 2.006. No sabemos los demás del grupo como se lo montarán. Si trabajarán en grupo como una expedición propiamente dicha o si cada uno irá a su bola. Xabi y yo tenemos intención de funcionar solos. Preferimos eso antes que coordinarnos con desconocidos, y con dificultades con el idioma. Quieremos intentar subir sin porteadores y sin utilizar oxigeno. Así se lo explicamos al representante de Miss. Elizabeth Hawley (la notaria del Himalaya) cuando vino en nuestra busqueda en nustro segundo dia en Kathmandu. Como se entero de que estábamos aqui, nuestra intención y donde nos alojábamos es un misterio. El nos dijo que entonces compartiamos un permiso pero que nosotros dos constituiamos una expedición. Nos pareció perfecto porque asi lo sentimos nosotros. A continuación nos preguntó el nombre de nuestra expedición y Xabi y yo nos quedamos mirando con cara bobos, ¿nombre?. Así que a bote pronto no se nos ocurrió nada mejor que Cho Oyu Basque expedition 2.006.

Estamos deseando conocer al resto del grupo, pues de todas formas vamos a convivir un montón de dias en el C.B. y a compartir alegrias, tristezas, flojeras, subidones, decepciones y seguro momentos inolvidables, para bien o para mal. Gran hermano va a ser un juego de niños.

Por lo demas el país está viviendo el segundo de los cuatro dias de huelga general convocados. El seguimiento del llamado es bastante generalizado,.  además cada día hay entre 10 y 15 muertos en enfrentamientos entre el ejercito y lo maoistas. La situación parece grave, pero no nos enteramos de mucho. Espero que no estalle todo antes de salir para el Tibet.

8 abril

En el desayuno nos dicen en el hotel que hay toque de queda y no podemos salir a la calle. Bueno, tranquilidad, libro, ajedrez…De momento no pasa nada, únicamente nos fastidian un día de turismo en esta fascinante ciudad. Vengo psicologicamente preparado para estar encerrado, aunque pensaba que ocurriría en el Campo Base. Por lo demás de momento no interfiere en el calendario, pues hoy solo tocaba eso, turismo. Como el toque de queda empezaba a las 10 de la mañana, hemos podido hacer las ultimas compras en un comercio esquirol.

Ya hemos conocido a algunos compañeros de aventura:

Andrew, canadiense, 45 anos. Un tirillas muy flaco. El mayor en edad y experiencia. Ha participado en 5 expediciones a ocho miles y ha subido a tres. Este es su Segundo intento al Cho Oyu. Entre tímido, introvertido y a su aire. Es el que menos se relaciona. En cierto modo creo que se parece a mi.

Peter, austriaco (no australiano como puse), 42 anos. Un pedazo de armario. Muy extrovertido, parece muy buena gente, hasta ahora el que mejor me cae. Ah!, y tiene teléfono satelital, muy importante.

Fernando, mexicano de Monterrey, 32 anos. Chaparrito y un poco fondón. Es medico. Ha contratado un porteador de altura. No calla y hace bromas. Un poco payasete para mi gusto.

9 de abril.

Cuarto día de huelga general, Segundo de toque de queda. La perspectiva era pasarse otro día en el hotel, pero ha venido a rescatarnos Ang Tshering Sherpa, el dueño de Asian Treck. Además de ser el dueño de una de las principales empresas de la ciudad, es el presidente de la Nepal Mountaineering Association (el equivalente a nuestra federación Española de Montaña) y lleva la representación consular de Bélgica. Es persona influyente y con salvoconducto para poder circular. Nos lleva a comer en su casa.

En el centro las calles están desiertas, con controles en todos los cruces y policías y/o militares cada 20 metros. Vamos circulando fácilmente hasta llegar a un gran cordón policial que ocupa toda la calle. Lo cruzamos y nos encontramos en una calle llena de piedras que han sido lanzadas y enfrente de algunos manifestantes y reumáticos ardiendo. Estos no dejan pasar la furgoneta. Retrocedemos hasta la mitad, y vamos a pie hacia los manifestantes con el cordón policial a nuestras espaldas.

Parece que el tiempo se ha detenido y que ambas partes están esperando a que nos quitemos del medio para seguir con lo suyo. No tengo miedo. Aquí la población es mayoritariamente hinduista. Los hinduistas son politeistas y en las ultimas decadas han añadido un nuevo dios a los que ya tenían, que es el más venerado: el turista.

No tengo miedo porque en Nepal a los turistas nos ponen una alfombra roja donde vayamos, pero si estoy tenso, y sobre todo me siento muy incomodo en mi condición de diosecillo. Nadie nos va a hacer nada, pero ambas partes deben sentir ganas de molernos a palos, yo en su lugar lo sentiría.

Cruzamos entre los manifestantes y continuamos a pie. Lejos del centro el ambiente es cada vez mas relajado y hay mas gente en las calles y menos policía.

Después de comer nuestro anfitrión nos lleva a visitar un monasterio budista. Vemos decenas de monjes por aquí, por allá, haciendo la compra en la tienda, de “potes”… El templo es alucinante. Me gustaría quedarme aquí unos días de relax y meditación. Ommm

Hoy hemos conocido a otros dos miembros del grupo:

Taichi, japonés, 32 años. El más marciano hasta ahora. Pasa de todo y de todos. De hecho llevaba días en el mismo hotel que todos haciéndose el sueco.

Pepe, ecuatoriano, 31 años. Está en la carrera por ser el primer ecuatoriano que consigue las siete cumbres. Solo le falta el Everest. Lo intentó el año pasado y no pudo. Este año hace su segundo intento, viene al Cho Oyu como aclimatación, para a continuación intentar el Everest, todo de una tacada,

Manifestantes, policías, monjes budistas, montañeros-turistas. ¡Cuantos mundos en este mundo!, ¡cuantos mundos en este día!.

Parece que mañana se acaban las movidas y podremos salir hacia Tibet de acuerdo al calendario previsto, aunque habiendo podido hacer menos turismo del deseado.

AMBICIÓN

Estos dias estoy conociendo muchos ochomilistas. Los de nuestro grupo, otros clientes de Asian Treck,, otros en el hotel, en el avión. En general no me gusta lo que encuentro. Gente empeñada en completar cifras que le pongan a uno la medalla en dos palabras: ocho-mil, 14-ochomiles, 7-cumbres… es demasiado engorroso cuando se es preguntado tener que nombrar 20 montañas de las que el general de los mortales 15 nadie conoce, por bonitas o difíciles que sean. Estos montañeros quieren el reconocimiento inmediato. Demasiada ambición y poco vivir la Montaña.

“Libérame, cumbre

de pensar que he llegado a lo mas alto.”

Alberto Iñurrategi

11 de abril. Pesadilla en Zagmu

Nos levantamos a las 5, desayuno, aeropuerto, helicoptero. En 15 minutos de vuelo hacemos los 200 koms, que por carretera, con todos los controles hubieran sido 10 horas.

Zagmu. Primer pueblo del Tibet. Frontera china. Cruzamos el nunca peor llamado “puente de la amistad”. Todos los tramites (entre otras cosas nos fumigan el equipaje y nos toman la temperatura), y otros parones y procesos que no llegamos a entender, nos llevan 7 horas para cruzar la frontera, y eso que traíamos el visado ya hecho.

Zagmu es el típico pueblo que solo tiene casas a los dos lados de la carretera. Esta, al ser el comienzo de un puerto de montaña tiene varias vueltas en herradura. Entre las obras que hay, los camiones aparcados, etc, solo queda sitio para un vehículo. Lo peor es que la circulación es de dos sentidos y encima hay mucho trafico. Un camión tras otro echando humo negrísimo, ya se sabe, paso fronterizo y China exportando made in China. El caos es total, la espera horrible, entre pitidos y gaseados. Cuando por fin podemos ponernos en marcha, recorrer el kilómetro de carretera que es Zagmu nos lleva otra hora y media. Para entonces ya es media tarde y el puterío ya empieza a entreverse. Tibet, ¿que te han hecho?.  25 entre C2 y C3

Rodamos dos horas por una pista que por fin me relaja. Cruzamos un depósito de nieve, que no sé de donde ha salido, pues en todo el resto del camino casi no hay nieve. Al todoterreno no le sobra más de un metro de ancho por un pasillo de 50 metros, con paredes completamente verticales de nieve de 5 metros de alto a cada lado, que estará hecho con excavadora, supongo.

Llegamos a Nyalam (3.770 ms.). Esto no es el Tibet que tanto soñé. Esto es China. No es como los comercios de Kathmandu desbordándose en la calle con mil cosas exóticas, las cuatro tiendas que hay son bazares chinos como los de las baratijas de Vitoria. Por lo menos es un pueblo tranquilo.

De nuevo estamos en el calendario previsto gracias al helicóptero. Ya no hay ducha, ni barreño, y creo que ya no la habrá hasta la vuelta. Mañana pasaremos todo el día aquí, por la cosa de la aclimatación, para no ganar altura demasiado rápido.

Se escucha las ratas correr por los techos del cuarto en el hotel.

12 de abril

Ayer Peter no comió en todo el dia, y vomitó un par de veces. Esta noche Fernando se la ha pasado en el baño con tremenda diarrea. Xabi y yo estamos perfectamente de momento, así que aprovechamos el día libre en Nyalan para dar un paseo de aclimatación. Echamos el ojo a una montañita cercana y ahí vamos. Nos pasa como al inglés que subió una colina y bajo una montaña. Nos ocurre que al llegar a lo que parecía la cima, resulta que había otra detrás, y al llegar a esta otra… asi hasta la verdadera cima. 5.039 metros, mucho viento y bastante frio. Cuatro horas para subir y otras dos de bajada el chiste, pero un subidón de moral. Estamos fuertes, animados y bien aclimatados.

Nyalam en tibetano significa “la puerta del infierno”.

13 de abril

Viaje de 4 horas en todoterreno hasta Tingri (4.333 ms.). No vamos mas allá por lo de ir subiendo despacio.

Todo el viaje es a través de la meseta del Tibet. Un paisaje especial, semidesertico, con rios parcialmente helados, recuerda un tanto al altiplano boliviano. Muchísimo viento, casi no se podía bajar del vehículo para mear. Parece imposible la vida aqui, y sin embargo cada tanto hay algunos grupos de casas.

Tingri es muy poco mas que eso, un grupo de casas. Aqui no hay nada que hacer, ni siquiera dar una vuelta o subir algun montecillo para aclimatar, pues hay manadas de perros salvajes en los alrededores del pueblo y es peligroso. Entre los 7 que estamos conocemos tres diferentes historias de personas atacadas por perros en Tingri.

Además de esta tarde, mañana estamos todo el dia aqui, segun la esdtrategia de ganar altura progresivamente. De nuevo toca lectura, y tratar de evitar el encefalograma plano. Estas son algunas de las dificultades que no se cuentan, ni se toman en consideración cuando se habla de expedición.

Aqui hemos encontrado a uno que se ha bajado del campo base del Cho Oyu por un problema en los oidos. Dice que las condiciones son muy malas, muchísima nieve y demasiado viento. Vale, no hace falta animar colega. Peter y Fernando ya estan bien. Ahora es Taichi el que tiene diarrea.

14 de abril

Estos son dias de paciencia, de ir dando tiempo al cuerpo a acostumbrarse a la altura. Ya llevamos 20 dias fuera de casa y todavía no ha empezado la expedición propiamente dicha, aunque si el desgaste. Todavía no hemos dormido en tienda de campaña, pero las privaciones e incomodidades si han ido en aumento progresivamente. Tengo al mismo tiempo ganas y pereza de que empiece la marcha. Para esta empresa donde más fuerza se necesita es en la cabeza. Dar la vuelta a las flojeras, hastíos, miedos… los pulmones, el corazon, las piernas… todo eso es mucho menos importante.

Hoy he visto por primera vez el Cho Oyu, además del Everest y el Makalu. Magníficos, imponentes. El Cho Oyu con mucha más nieve que el Everest. De la cima de ambos nacían sendas nubes blancas, infinitas, brotando constantemente como chimeneas, arrastradas horizontalmente por el viento. Un espectaculo. Me atraen como imanes, y lo más importante, El Cho Oyu me ha parecido humanamente razonable, me cabe en la cabeza.

Hemos comprado bambu. No podemos fijar las tiendas con las clavijas normales, se las llevaría el viento. En su lugar vamos a usar estacas de bambu de un metro.

Aprovechando el dia de asueto nos hemos acercado a unas termas de agua caliente cercanas a Tingri. ¡Que gozada poderse bañar!. Además el entorno alrededor era extraterrestre. Por aqui por allá surgían de la tierra borbotones de agua caliente, que a los pocos metros se helaban. El baño nos lo hemos dado en un hotel que tiene una especie de piscina que llena con este agua, previo pago. Cuatro guiris bañandonos en calzoncillos y unos quince lugareños de todas las edades, desde niños a ancianos, hombres y mujeres, mirando divertida y descaradamente. Cuando hemos acabado todos ellos se han metido desnudos, ¡hay que aprovechar el agua!. Ahora somos nosotros los que miramos. Complicidad, momentos unicos, irrepetibles. ¡Que suerte estar aqui!.

15 de abril

Ayer llegó el último miembro de la expedición. Felix, Hong Kong, 35 años. El hombre aparatitos, trae un equipo de musica, agenda PAL, GPS, un aparato para medir el oxigeno en sangre, una placa solar… ademas habla chino, inglés y español y ha sido muy util en Tingri, donde nadie habla inglés.

En una hora de todo terreno llegamos al lugar que se conoce como Campo Base Chino (4.920 ms.), donde montamos el primer campamento. Llegamos a las 8 de la manana, hace 0 grados y mucho viento, asi que la actividad de montar tiendas y demas viene bien para entrar en calor. Empiezo a temer que el viento va a ser una constante en esta expedicion.

Somos tres hispanohablantes, tres anglosajones y dos que hablan ambos bastante fluidamente (Felix y Pepe), pero como Andrew y Taichi practicamente no hablan, en ningun idioma, el ambiente es definitivamente hispano. Hemos tenido mucha suerte.

Cuando la tienda comedor ha estado montada, todos estábamos muy contentos de estar por fin en lo nuestro. Fernando ha sacado unos burritos, Felix ha puesto musica: Gloria Estefan, los Panchos y Gipsy Kings. Primera fiesta, latina, claro.

Por la tarde paseo de aclimatación hasta la cota 5.325 ms. El viento ha seguido todo el dia. Como el campamento esta montado en una especie de campa de tierra, todo, absolutamente todo se ha llenado de tierra, la ropa limpia, las narices, los sacos de dormir…

Mucho frío en la cena.

16 de abril

No he dormido nada en toda la noche por el maldito viento y el ruido que hacia al sacudir la tienda.

Paseo de aclimatación hasta los 5.640 ms. Perfecto, excepto el viento, que no da tregua, lleva 36 horas soplando sin cesar. Tenemos magníficas vistas del Cho Oyu, cada día está un poco mas cerca. Vamos haciendo en todo momento lo que hay que hacer, y lo estamos haciendo bien. Solo me preocupa el viento y que todavía tan abajo haga tanto frio. En realidad no hemos bajado de –6 grados, pero con el viento la sensación termica es mucho menor.

17 de abril

Hoy toca desmontar el C.B.C. y subir hasta el Campo Intermedio. Dos horas bajo el viento lleva acomodar las cargas en los yaks y discutir los precios y pesos. Es desagradable y además nos quedamos helados.

La subida son cuatro horas caminando con algo de peso, ya que prefieren que no se toquen las cargas hasta el Campo Base Avanzado. Ya se nota la combinacion peso-altura, pero va bien, caminar es lo que nos gusta.

Al llegar al C.I. (5.385 ms), he tenido un pequeño mosqueo con algunos del grupo. Como aqui vamos a estar solo una noche es mucha movida montar todas las carpas y se opta por dormir en una gran carpa que existe aqui fija para los pastores de yaks, principalmente. El problema es que unos sitios son mejores que otros para dormir, y no me gusta como algunos pillan sitio. Quizas no tengo razón, en fin, voy a esforzarme en no hacer mala sangre. Lo normal es que surjan muchas de estas, lo inteligente es saber solucionarlas.

Peter que nunca ha llegado a estar demasiado bien ha preferido quedarse en el C.B.C. y alcanzarnos en dos  o tres dias. Lo siento aunque en principio no debe ser más que un contratiempo.

18 de abril

Ha nevado casi toda la noche. Amanece con 10 cms. de nieve y sigue nevando al amanecer. Esto significa que los yaks no pueden seguir avanzando. Otro dia de ver como evoluciona el tiempo y sin saber a que atenernos, que si igual salimos en dos horas…

Al final nada, ha seguido nevando todo el dia y a media tarde ya tenemos 20 cms. Ya no está claro que mañana podamos seguir, ni aunque deje de nevar. En peor sitio no podía haber ocurrido. Justo en mitad de los 2 unicos dias que necesitamos yaks. Estos bichos no pueden quedarse aqui eternamente encima de la nieve sin comida. Si no podemos seguir hacia el C.B.A., quizas tengan que regresar al C.B.C.

Si esto hubiera ocurrido pasado el C.B.A. sería malo, porque no podriamos hacer nada, pero sería mejor que aqui. Primero porque tendríamos todas nuestras cosas, mientras que aqui están los bultos hechos para los yaks y no hay que tocarlos, luego solo disponemos de lo que dejamos en la mochila personal. Segundo porque en el C.B.A. solo dependeríamos de nosotros  y no de terceros, los pastores de los yacks, con los que tenemos que negociar. A este paso no llegamos ni al C.B.A.. ¡Ya sería patetico!.

LAS FACULTADES DEL HIMALAYISTA.

Si preguntas que facultades debe tener un himalayista, seguro que casi nadie nombrará la mas importante: paciencia.

Paciencia para estar horas, dias, encerrado en un medio hostil sin tener otra cosa que hacer en todo el dia que esperar a que este termine. Paciencia para que la apatía no te venza y mantener siempre el muelle tenso, para que salte cuando llegue el momento, no caer en la indiferencia.

Quizás resulte mas dificil la no-acción que la acción, por dura que esta resulte.

19 de abril

Dia de malas noticias. Seguimos atrapados en el C.I. . Ha estado nevando todo el dia y los yaks se han ido para abajo.

Como la situación aqui se alarga ya hemos metido mano a los bidones, y hemos descubierto la segunda desgracia del dia: en el interior del mayor de ellos ha reventado un tetrabrick con 5 litros de vino. Todo, las botas de expedicion, dos tiendas de campana, todo nadando en vino.

Montamos las tiendas para secarlas y airearlas, así como todo lo demás. Por la tarde, aunque sigue nevando, está más despejado y hace resol. Se ve el Cho Oyu, como una inmensa bola de merengue. Si sale definitivamente el sol y deja de nevar, quizás podamos alcanzar el C.B.A. pasado mañana, con tres días de retraso. Quien sabe, quizás vaya bien estar unos días aqui, para aclimatar con calma, ya que cualquier esfuerzo, como los de montar la tienda te dejan jadeando.

Es impresionante ver a los pastores de yaks por aqui, vestidos con trapos. Para la nieve han metido sus pésimos calzados en sacos que se atan a las piernas. Llevan 3 o 4 pantalones, major dicho trozos de pantalones, para ver si entre todos ellos les tapan toda la pierna. Duermen bajo un plástico a modo de manta mientras les nieva encima. ¿Quien se queda los miles de dolares que se paga por movilizar los yaks?.

20 de abril

Por como nos lo habían contado, al C.B.A. se llegaba sin pisar nieve, y casi al C.1. Sin embargo estamos en el C.I., sin llegar al C.B.A. con nieve casi hasta las rodillas y –6 grados por la noche en el interior de la tienda. Son las condiciones que esperabamos para el C.1. Está siendo duro sobre todo por el frío.

Hoy amanece un cielo azul magnífico, sin viento. Como no podemos subir al C.B.A. nos vamos a dar un paseo. Resulta un día fantástico, todo el día con vistas a una montaña enorme y difícil que está encima del C.I. pero que como no llega a 8.000 no sabemos el nombre. Casi podemos tocar el Cho Oyu, y situamos perfectamente la ubicación del C.2 y C.3. Llegamos hasta los 6.000 metros. Un maravilloso día de montaña, glaciares gigantescos inmaculados. Para nada me acuerdo de que en teoria hoy, quería estar en otro sitio. No quiero estar en ningun otro lugar. Soy feliz.

Para redondear el día a la tarde se suceden las buenas noticias. Peter llega al campamento.  Nos alcanza y está bien. Más tarde llegan los yaks. Manaña subiremos al C.B.A.

21 de abril

Por fin desmontamos el C.I. y subimos al Campo Base Avanzado (5.700 ms.). Hace un diazo azul y nada de viento. Demasiado, con el frío que veníamos pasando nos achicharramos dentro de las ropas tecnicas. Son cinco horas con calor y mochila ligera, pero mochila, se hace duro.

La llegada al C.B.A. es emocionante. Está contra el Cho Oyu que se levanta gigantesco, todavía 2.500 metros sobre nuestra cabeza, y eso que estamos con nieve hasta las rodillas. Nos ofrece su cara oeste, que se pone rosa a la tarde, increible. Muchas banderas tibetanas de oración. ¿Cuantas veces había soñado esta imagen?.

Calculo que debemos estar mas de 10 expediciones y unas 100 personas.Debe haber una expedicion polaca por los campos de altura para intentar cima pasado mañana. Un argentino ha debido ser evacuado con un edema pulmonar.

Al llegar la labor no ha terminado, hay que palear un montón de nieve para poder montar las tiendas. Recoger los bultos, cada uno organizar lo suyo. Acabamos derrengados. Cenar y corriendo a los sacos. Es la noche que mas frío he pasado hasta ahora.

22 de abril

A pesar de la paliza de ayer hoy hemos realizado el primer porteo al C.1 (6.430 ms.). Estábamos cansados pero hemos decidido no desaprovechar el buen tiempo, pues ya hemos aprendido bastante de descansos imprevistos.

El trayecto al C.1 tiene dos partes completamente diferentes. Primero son dos horas casi llanas, por el borde de un glaciar de fantasía con miles de colmillos de hielo de unos 5 metros de alto, parecido a la espalda de un cocodrilo. Las dimensiones no son comparables a ninguna otra parte del mundo. Precioso. Luego viene una subida de 500 metros, a saco, casi subiendo escaleras. Le llaman la cuesta de la muerte. Nos lleva 2h 20 minutos subirla a camara lenta, no, lentísima. Primero adelantar un pie, luego los dos bastones, inspirar a tope, por fin dar el paso y vuelta a empezar. Cada tantos pasos parar a respirar. A pesar de este ritmo pasamos como a seis personas, algunas jadeando de preocupar.

Hemos acertado lanzándonos enseguida al C.1 y pillando sitio para la tienda. Normalmente el C.1 se monta sobre la nieve del glaciar, pero este año el glaciar es puro hielo, así que solo se puede montar en la arista de roca. La nuestra es practicamente la ultima que cabía, no sé como harán los siguientes.

El sitio está muy expuesto al viento, así que en lugar de clavijas, hemos puesto palos de bambu paralelos al suelo y a la tienda y sobre ellos montones de piedras. Esperemos que aguante. Esto ha supuesto mover muchas piedras y cada una era levantarla, jadear 5 o 6 veces, moverla, un tiempo para recuperar la respiración, y a por la siguiente. Tarea de gigantes.

Hemos vuelto al C.B.A. muy cansados pero muy contentos de lo bien que nos encontramos y lo bien que nos esta saliendo todo.

23 de abril

Nuevo porteo al C.1 . Ha sido una machada volver a portear hoy despues de la paliza de ayer, pero hacía buen tiempo y da no sé que desaprovechar los días buenos.

Igual que ayer hemos empleado 4 h. 20 minutos en subir y 2h. 15 en bajar. Ya tenemos en el C.1 todo lo necesario para dormir y alimentarnos. Hoy si que estamos molidos. 19 Campo 1

24 de abril

Día de descanso. Reponer fuerzas y planificar la estrategia futura. Ya tenemos día teórico de cima: el 2 de mayo, antes que todos los calculus hechos en Vitoria, y a pesar de eso falta una semana y subir otro par de veces la cuesta de la muerte. Es mucho tiempo, además ahora comienza la fase mas dura, la de dormir en los campos de altura.

En mi cabeza he cambiado los nombres de los campos. Al C.1 lo voy a llamar el campo Txus, ya que hizo todo lo posible por estar aqui, y así le imagino recibiendome con un: ¡Hombreeee! y abrazándome como un oso cada vez que llego allí. Al C.2 lo voy a llamar Campo Kami, ya que durante meses estuvo en este viaje. Cada vez que llegue allí le veo saludando: ¿Que pachaa? y cantandome las mañanitas cada vez que duerma alli, aunque no sea mi cumpleaños. Al C.3 lo llamo Campo Ama. No voy a explicar porqué, pero sé que si llego allí me va a preguntar: ¿ya has comido hijo?, y cuando me vaya me va a decir: “ten mucho cuidado”. Lloro larga y serenamente, casi con felicidad. Me hace sentir bien.

Al C.B. lo voy a pensar “todos vosotros”, porque es mucho mas reconfortante pensar: mañana voy a donde Kami y regreso donde todos vosotros, que mañana subo al C.2 y vuelvo al C.B.A.

Es larga esta carrera de fondo. Ya hace más de un mes que salimos de casa y hasta ahora no llega la fase decisiva, lo que no significa que hasta ahora alla sido fácil.

Mañana salimos para arriba, dos noches en altura. Ansiedad. En la cena cada uno con su estrategia “yo subo al C.1, duermo y bajo”, “yo…”, “yo…”, “pues a mi me han dicho”, no ayuda tanta opinión diferente. Nosotros hemos desarrollado nuestro plan y hay que agarrarse a él como a un clavo ardiendo, lo que no se puede es dudar todo el rato. De todos modos ahora nieva, quizás la climatologia haga que todo se cuestione desde el dia 1. En fin, quedarían muchos de reserva. Veremos como amanece.

25 de abril

Día horroroso. Toca subir a dormir al C.1 y subir más cosas. Desde el principio voy mal. No sé si nos hemos pasado con las mochilas, en la cuesta de la muerte parece que subo una lapida. No puedo. El enrrollado de Xabi varias veces se adelanta, deja su mochila y vuelve por la mia. La primera vez me deja llorando de impotencia, de agradecimiento. En lugar de las habituales 4 horas 20 minutos tardamos 6 horas.

En el C.1 duermo muy mal. Sensación de ahogo en reposo. Estas tumbado y tienes que tomar aire varias veces como si estuvieras haciendo deporte. Además la tienda está totalmente escarchada de hielo por dentro y cada vez que cambias de postura te nieva encima.

26 de abril

Hoy tocaba hacer un porteo al C.2 (7.100 ms.). De nuevo durísimo. Se sube todo a derecho, sin una curva, una zeta ni nada parecido. Casi la mitad del trayecto está equipado con cuerdas fijas, para hacerse cargo de la cuesta. Hay incluso un trozo de unos 50 metros que en algunas partes alcanza los 70-75 grados con un hielo como cristal. Pasar esto con mochila de porteo y a unos 6.750 ms, es bestial. En unas tres ocasiones estoy a punto de mearme del esfuerzo. Al proximo que me diga que el Cho Oyu es facil, que es una cuesta de vacas, le parto la cara.

No me gusta que haya que usar tanta cuerda fija que utiliza todo el mundo, algunos sin demasiada idea. Me parece peligroso.

No nos dan las fuerzas para alcanzar el C.2, asi que montamos la tienda, en el lugar que hemos podido alcanzar. Montamos una especie de Campo 1.5 a 6.822 ms. Y bajamos dando tumbos como zombies, lo cual no es la mejor idea cuando hay que realizar varios rapeles.

Cuando llegamos al C.1 está nevando. Todavía no hay relax, hay que recojer nieve y meterse en la tienda a fundirla para poder beber y preparar la cena.

Entre ayer y hoy la montaña nos ha metido dos goles. Es mas montaña de lo que creíamos o estamos menos aclimatados de lo que pensábamos. De momento replanteo de los planes. Retrasamos el ataque a cima como una semana, y vamos a ver si en los bidones hemos metido alguna lata de moral. Mañana toca bajar al C.B.A. a descansar.

Durante la noche la nevada se transforma en una tremenda ventisca que parece que va a arrancar la tienda. No puedo quitarme de la cabeza la tienda que hemos dejado mal montada en el C.2 por el agotamiento y la prisa por el mal tiempo que se avecinaba.. Todo el rato pienso que la va a arrancar el viento y no puedo dormir.

27 de abril

Al despertarme tengo que salir a cagar en medio de la ventisca que aun dura. Casi me congelo. Se me han quedado las manos duras en segundos. No podia ponerme el peto, el pantalon y todo en su sitio. He tenido que arrastrarme a la tienda que estaba a dos metros, y cuando al rato me ha vuelto la circulacion a a las manos, ajustarme la ropa entre jadeos.

Incluso la bajada, 2 horas sin peso, nos cuesta. No sé que pasa pero no andamos finos. En lugar de andar cada vez mejor, ya que debemos estar cada vez mejor aclimatados, andamos cada vez peor. ¿Se nos acaban las pilas?. Veremos como nos sienta el descanso de manana.

28 de abril.

Día de descanso completo. Me ha sentado muy bien y tengo energía para subir mañana de nuevo a la montaña, vamos para 4 días con intencion de montar el C.3 a unos 7.500 ms. Será el ultimo test antes del asalto final.

29 de abril

Vuelta al C.1. Esta vez subimos bien. La intención es subir manana al C.2 y pasado mañana montar el C.3 y regresar a dormir aqui.

La noche está apacible, a pesar de los 6.430 ms. No hace viento ni mucho frío, esperemos que dure. Empieza a resultar cansado tanto subir y bajar el mismo monte para avanzar tan poco. Hoy ha intentado cima Gabriel, un argentino, practicamente no ha pasado del C.2 con vomitos. Yendo despacio es lo que tratamos de evitar. Vencer la tentación de la prisa tampoco garantiza nada. Estamos teniendo mucha suerte con el tiempo. En general ningun día nos ha impedido hacer lo que pretendíamos.

30 de abril

Durante la noche el viento se ha puesto a soplar con fuerza, olvidate de dormir. Al amanacer no habia quien saliera de la tienda. Al final hacia las 11 de la manana nos hemos puesto en marcha hacia nuestro C.2, gracias a la determinación de Xabi, a quien una vez más le ha tocado tirar del carro. Llegamos con las ultimas luces a dormir a 6.822 ms, record de altura para dormir para ambos. No hace viento y la verdad es que es una de las noches que mejor duermo.

1 de mayo

En unas dos horas alcanzamos el C.2 oficial. El camino son unas cuerdas fijas y paseos entre grietas y formas de hielo muy bonitas. Continuamos para arriba y llegamos hasta los 7.450 ms, de nuevo record de altura para ambos. La intención era montar aqui el C.3 pero para cuando llegamos el tiempo está cambiando y optamos por dejar la tienda sin montar y correr para abajo.

Mientras subíamos nos hemos cruzado con Pepe, el ecuatoriano, que venía de la cima. Lo ha conseguido primero porque está como un toro, y segundo aprovechandose del trabajo de los demas. Como aqui venía solo a aclimatar para el Everest, no se planteaba hacer cima. Lo que no se ha planteado es portear nada. Ha utilizado nuestras carpas y las de otros vascos que andan por aqui, sus sacos de dormir y hasta su buzo de plumas. Vamos que ha ido todo el rato con las manos en los bolsillos utilizando el trabajo ajeno. No me ha gustado mucho. Hoy tambien ha hecho cima un coreano que iba con sherpa y oxigeno. Asi que ya van cuatro esta temporada.

Llegamos a la tienda del C.2 en medio de una fuerte ventisca, y como todos los días, deslomados. Lo comentamos y a los dos se nos esta haciendo mucho más duro de lo que pensabamos y bastante mas largo.

2 de mayo

Hoy solo tocaba bajar del C.2 al C.B.A., casi una jornada de descanso, pero la ventisca no ha cesado en toda la noche y salir de la tienda, con todo puesto es alta tactica militar. Bajar al C.1, con todo el lio de las cueras y los rapeles nos ha dejado las manos heladas.

En fin, vamos dando todos los pasos, uno por uno, sin precipitarnos y bien. Me siento optimista respecto a nuestras posibilidades. Pepe me ha contado sus sensaciones en la cumbre. Dice que cuando vas subiendo en el asalto a cima vas de la mano de la muerte y sólo cuando llegas a la cima te da la mano la vida y te dice vamonos para abajo, la vida esta allá abajo.

3 de mayo

Día de descanso en el C.B.A. al pie de la gigante. Nos observamos, nos medimos antes del asalto final. Hemos hecho todos nuestros deberes y tenemos todas nuestras piezas situadas en los distintos campos. El plan es sencillo: mañana segundo día de descanso, pasado al C.1, al dia siguiente al C.2 y al siguiente al C.3, cima y a casa. Sencillo ¿verdad?. Solo falta el permiso de la montaña, Cho Oyu, la diosa turquesa, sin él no hay nada que hacer.

¿Es justo considerar esto como un resultado a cara o cruz?. ¿Que todas estas semanas de esfuerzos dependan del tiempo de los cinco proximos días?. Me gustaría brindar con Calamaro por la victoria, por el empate y por el fracaso. Me gustaría reconfortarme con lo que el viaje ya me ha dado hasta aqui, pero ahora mismo todo eso me parecen justificaciones ante el posible fracaso. Quiero ver el mundo desde allá arriba, tengo la voluntad, que es tan necesaria, no nos engañemos, como el buen tiempo y el permiso de la montaña.

Día de descanso sin descanso, sin paz. Día de tensa inactividad.

4 de mayo

Segundo día de descanso en C.B.A. antes del ataque final. El descanso es relativo, ya que el frío y las incomodidades están a la orden del día. Ha surgido en la cena el tema de irse de aqui despues del ataque a cima y todo el mundo quiere irse lo antes posible. Da la sensación de que a todo el mundo le preocupa más el poder irse al día siguiente de bajar que el hecho de hacer o no cumbre. Peter declara abiertamente que él desde luego una  y no más. Quien más quien menos opina que se sufre desmasiado, durante demasiado tiempo, para poco monte.

Yo no tengo opinion definitiva al respecto. Sí me esta resultando más duro de lo que pensaba, pero supongo que la opinión definitiva de si volvería o no, dependerá de como acabe esto.y sobre todo, prefiero tomar esa decisión en casa un mes despues de haber vuelto.

NAUFRAGOS EN EL HIELO

Hoy han llegado al C.B.A. cinco tibetanos que trataban de entrar ilegalmente en Nepal, cruzando por las montañas, practicamente sin equipo. Han llegado medio muertos, de hecho uno ha muerto casi nada mas llegar. La vida en el C.B.A. no se ha alterado una coma, es mas, creo que la mayoria ni se ha enterado. Nosotros nos hemos enterado porque han venido a buscar a Fernando, que es medico.

Tampoco a nadie se le mueve una ceja con los muertos diarios de las pateras.

5 de mayo

Primer día de los 4 del ataque a la cima. Subir al C.1 por quinta vez. La cuesta de la muerta por quinta vez. Xabi empieza muy desmotivado, casi a regañadientes, está harto de subir la misma cuesta y harto de estar aqui. Hoy me toca a mi, que conservo la ilusion, tirar del carro.

Finalmente llegamos a las dos de latarde, tras 4h.30, nieva ligeramente pero no hace viento ni frío. En el camino nos hemos cruzado con los otros tres vascos que andan por aqui. Ayer atacaron cumbre los tres + un italiano y un austriaco. De los cinco solo consiguió cima uno de los tres vascos, y baja con congelaciones en los pies. Nos dan datos muy utiles de horarios, material necesario y prescindible…

Tenemos tiempo toda la tarde para hidratarnos, alimentarnos y asimilar lo que nos han contado. Xabi está mas animado.

6 de mayo

C.1 – C.2. De Nuevo Xabi empieza renegando del mochilon, de subir al C.2 por tercera vez. Esta vez tampoco estoy yo para tirar del carro, tambien a mi se ma hace pesado.

Subimos en 4 horas con mucho calor. La verdad es que hacemos los mismos horarios, pero se hace mas pesado. Llegamos pronto al C.2 y tenemos tiempo de derretir nieve hidratarnos hasta que nos sale por las orejas. Seguimos haciendo todo bien .

Sé que algunos conocereis la fecha del ataque a cima y estareis apoyandonos. Se siente y se necesita. Tengo muchas ganas de veros.

7 de mayo

C2 – C3. Pesada subida al C3. Al llegar nos encontramos la desagradable sorpresa de que el lugar en el que habíamos depositado la tienda y salido corriendo, no es muy propicio para montarla, asi que a pesar de llegar con la mochila y de estar a 7.500 ms., toca moverla. Esta vez soy yo quien deja la mochila, carga la tienda y regresa por la mochila. Montamos la tienda sobre un monton de piedras, en el que ni siquiera cabe la tienda entera, una esquina queda colgando.

8 de mayo

Ponemos el despertador a las 4 de la manana, y a las 6 ya estamos en condiciones de ir a cima, tras mucho pelear con las innumerables capas de ropa, guantes, etc.

Hace –15 grados, pero nada de viento, el cielo azul, un dia propicio.

En una primera tirada de unos 250 metros le saco a Xabi casi 10 minutos. Entonces sale tambien sale del C.3 Peter.

En una reunión en la que nos juntamos los 3, despues de un par de tirades como la anterior, Xabi dice que es evidente que yo estoy mas fuerte y que mejor vamos cada uno como pueda. A los tres nos parece logico y evidente y asi se hace, ya no les espero. ¿Debería haberme quedado a animar y apoyar a Xabi?. Al día siguiente él me dice que sí le hubiera ayudado. Lo cierto es que aqui cada quien está solo, terriblemente solo.

Sigo avanzando y cada vez voy viendo a ambos a mas distancia, ellos van más próximos entre si pero no juntos.

Cuando llevo 4h30 comienza un fuerte viento, la sensación termica se derrumba. Llevo buenas ropas y no es especialmente insufrible. En un momento me cruzo con un guia que viene de la cumbre con un coreano. Me dice que con este viento mejor me de la vuelta. Te la das tu cabron. A partir de entonces miro constantemente a la dirección de donde viene el viento, por las nubes o lo que pueda traer, mientras solo sea viento no vamos tan mal.

En una de esas volteo y ya no viene Xabi. Siento habernos separado así sin despedirnos, pero en realidad ya nos habíamos despedido al decidir ir cada uno por libre.

Esta es una Montana sin fin, en la que cada aparente cima te oculta la siguiente. Peter viene siempre como 45 minutos por detras.

Estoy completamente agotado cuando el GPS me indica que me faltan unos 500 metros lineales y unos 50 de desnivel para la cima. Todo el mundo sabe que hay que guardar fuerzas para la vuelta, pero ¿quien se da la vuelta a 500 metros del Cho Oyu?.

Recurro a la tecnica, a la que no hay dia que no haya tenido que recurrir por encima del C.B.A.,de contar pasos. Como ya es bastante liso doy 50 pasos, paro, respiro 20 veces y doy otros 50. Siento que en cualquier momento voy a quedarme dormido caminando, siento que me voy a morir, siento que me voy a quedar ciego. Quizás esa  sensación es la más real. Debido al viento tengo puestas las gafas de ventisca, más apropiadas para esta circunstancia, pero con menos protección para el sol que las que utilizo habitualmente.

Miro para atras y ya no veo a Peter. Supongo que se ha dado la vuelta. Estoy a punto de entrar en panico, me siento terriblemente solo.

Sigo caminando y parece que estoy quieto, la vista en  la cegadora nieve, la mente en blanco, el viento constante, la cuenta hasta 50 es lo más real de lo que me rodea.

Por fin llego a la cima. 7 horas exactas, es la 1 del mediodía. Ninguna emoción, solo ganas de escapar de alli. Se ma hacen perfectamente reales las palabras de Pepe de que en la cima la vida te da la mano y te lleva para abajo. En mi cabeza cambia la trilogía de lo que me va a pasar: me voy a dormir, voy a morir, voy a quedarme ciego; por la trilogía de lo que tengo que evitar: no caerme, no perderme, no dormirme, que tambien me repito constantemente. La trilogía de la muerte por la trilogía de la vida.

Cuando llevo como media hora bajando me encuentro a Peter, que no se había dado la vuelta, ahora si le abrazo y afloran las emociones, no por haber hecho cima, sino por estar vivo. Le digo que todavia le falta bastante, que si esta muy cansado que no siga, que no se duerma. Consejos vendo y para mi no tengo. Debe pensar que estoy loco y sigue adelante.

En cuatro horas más en las que el miedo ha ido dejando paso al simple agotamiento llego al C.3, con la sensación mental de ir arrastrando los pies. Sin embargo de acuerdo con el plan previsto Xabi, que no podía imaginar en que estado iba a llegar, ha desmontado el C.3. Por tanto ya no queda más remedio que bajar hasta el C.2, un extra que ya no sé si dura 20 minutos  o dos horas.

Al llegar aqui hay que montar la tienda y  fundir nieve si quieres comer o beber. En todo el día he comido cinco galletas para el desayuno, 6 power gel y medio plato de pasta precocinada para cenar.

9 de mayo

Cinco galletas y un café con leche, desmontar el C.2, cargar mochilas y bajar hasta nuestro C.2, desmontarlo tambien, armar unos mochilones inhumanos y con ellos pasar los rapeles hasta el C.1.

Cuando llegamos es la 1 del mediodía y nieva intensamente. Afortunadamente encontramos tres tibetanos que por 60 dolares nos bajan los dos mochilones que traemos más lo que teniamos en el C.1. de superheroes hubiera sido dejar aqui parte de la carga, bajar al C.B.A. y al día siguiente volver a subir al C.1 para acabar de desmontar. Afortunadamente no somos superheroes, sino superhumanos.

Llegamos al C.B.A. a las 5 de la tarde, más molidos que contentos.

La vuelta al mundo. Tingri 11 de mayo mediodía, primera cerveza. Zagmu, 11 de mayo noche, primera ducha, primera cama. Kathmandu, 12 de mayo tarde, primera taza de water. Kathmandu despues de unas semanas en el Himalaya parece el colmo de la civilización y la sofisticación.

SENSACIONES

1 Es más facil, estadísticamente, de lo que nos habían dicho. Esta temporada hemos debido hacer cumbre unas 50 personas. Solo tengo noticias de las congelaciones del otro vasco. Eso sí, al día siguiente de mi cima se mató un aleman bajando. Seguramente las buenas cifras se deben a que hemos tenido buen tiempo. No ha habido ningun día de 24 horas de buen tiempo, simpre al atardecer nevaba o salía viento, pero tambien es cierto que todos los días han tenido las suficientes horas de buen timpo por la mañana para ser todos utiles.

2 Es más dificil técnicamente de la fama que tiene de ser una cuesta de vacas que se sube con las manos en los bolsillos. De eso nada. Hay que pasar un serac, que es una pared de hielo, que nosotros pasamos gracias a que otra expedición la había equipado con cuerdas fijas. De otra manera hubiera sido una escalada, que quizás podríamos habernos planteado en Pirineos, pero que a esta altura, y teniendo que pasarla varias veces con mochilones hubiera sido imposible.

3 es mucho mas duro de lo que nadie nos hubiera dicho ni hubieramos imaginado. El dormir montón de días sobre la nieve, el frío las incomodidades, todo eso se daba por supuesto. Lo que no imaginabamos es lo que supone la falta de oxigeno. Cualquiera de las muchas marchas por encima del C.B.A es una proeza. Hasta el ultimo día, fuera aclimatación, en cualquier momento, no solo de gran esfuerzo fisico, agacharse para entrar en la tienda, o por supuesto, ponerse las botas, en cualquier momento y bastantes veces al día te entra un ahogo, en el que la respiración se desboca por libre, y a continuación se no controlas, te meas.

Durísimo. 28 cima

Las notas del finde

10 Ernesto Valverde

El ex jugador y entrenador del Athletic Txingurri Valverde se proclamó campeón de la liga griega con el Olimpiakos a falta de tres jornadas para que finalice la liga. Ha sido un duro año, pero el entrenador se sobrepuso y logró pasar los malos momentos; hacer piña logró un nuevo título para el coloso griego.  Los números lo dicen todo: invicto en casa, sólo dos derrotas a domicilio y solamente diez goles en contra…

9 Marc Cavendish y Aitor Galdós

Gran actuación de Cavendish con esa victoria en la clásica Milán-San Remo en la que se impuso a ciclistas de la calidad de Haussler, Hushvod, Davis, Petacchi y y Bennati. Y tras estos hombres, lo mejorcito del pelotón hoy por hoy, aparece en séptimo lugar el ciclista del Euskaltel-Euskadi Aitor Galdós, todo un logro para el corredor vasco.

Sigue leyendo