Archivo por meses: marzo 2010

Comienza el reto

“Si amas a alguien que te ama, nunca desenmascares sus sueños. El más grande e ilógico eres tú.”
Alessandro Baricco (Esta historia)

De nuevo me voy. Me voy al Everest. Voy a coger mis sueños, mis miedos, mi vanidad y mi libertad por los cuernos.
Nunca me había costado tanto decidirme como ésta vez. Mis amigos no podían acompañarme. Esto me ponía en la tesitura de tener que elegir entre tres opciones malas: no ir, ir sólo o ir con desconocidos. Finalmente he elegido ésta última, incumpliendo la primera regla que mi maestro Kami me enseñó: “al monte se va a disfrutar con los amigos”.
Por otra parte ésta es una montaña gigantesca, inabarcable, inimaginable. Hay que estirar muchísimo el cerebro para que te quepa dentro y en la época en que tocaba decidir estaba jodido, sin fuerza y con la autoestima por los suelos. Lo más difícil de ésta ascensión ya lo he vencido. Lo superé hace meses cuando decidí que quería ir, que tenía opciones de intentarlo y sobre todo que no huía de nada.
No fue fácil. Pensé muchísimo en porqué lo hacía, que quería, si valdría la pena. Creo que ello me ha ayudado a conocerme mejor y que ya no soy el mismo.
El Everest no deja indiferente a nadie. Desde que comencé a hacerlo público he recibido montones de comentarios del tipo “Subir al Everest no tiene ningún mérito”, “Hoy en día sube cualquiera”, a todos ellos gracias por ponerme en mi sitio. También he recibido otros del tipo “eres un valiente”, a todos ellos gracias por el ánimo y la empatía. Además he tenido la inmensa suerte de contar con muchos que sin valorar nada me han mostrado su cariño “no te entendemos, pero te queremos”.P8120161
Nunca jamás había recibido tantísimas muestras de cariño tan sentidas, tantísimas llamadas a la prudencia, a tener cuidado y a volver. Es fabuloso sentirse tan querido. Es la mejor señal de que el viaje va bien, no el de la cima, el importante, el de la vida. Deberíamos ser más generosos mostrando nuestro afecto, aunque nuestros amigos no se vayan a ningún lugar extremo, todos seríamos más felices.

Un día para que todo comience

Tengo la cabeza más puesta ya en el Everest que en Vitoria así que creo que lo mejor es que comience todo ya.
Estoy nervioso pero con muchas ganas. El sábado, el programa “Aventureros” de Radio Vitoria me entrevistó para saber todas mis impresiones. Os dejo la entrevista completa por si no tuvisteis la oportunidad de escucharla:

La Juventus, sin porteros a mano

El nuevo reglamento del Calcio, que contempla la expulsión del jugador que blasfeme en el campo, está provocando estragos en el fútbol italiano.

Por el momento ha terminado con la carrera de Antonio Chimenti, portero accidental de la Juventus de Turín. Este hombre, a sus 40 años, se había visto favorecido por las lesiones de los porteros de la Vieja Señora, con esto hablo de los arqueros de la Juve, Buffon y Manninger, no del personal de servicio de la Duquesa de Alba.

Hace quince días a Chimenti se le abrió el cielo, después de haber vivido como un encofrador del fútbol entre clubes de medio pelo y cesiones continuas.

De repente, las cosas de los músculos, pusieron la portería de uno de los clubes más prestigiosos del mundo en sus manos. En el ocaso de su carrera Chimenti, echo un abuelete, se veía salvando a la Juve.

Pero recibió 7 goles en dos partidos, uno de ellos el que dejó fuera de la Champions a los de Turín. Se sintió bajo los palos por partida doble. Lo gordo llegó en el tercer encuentro, cuando todo apuntaba a que mantendría el portal a cero, Cassano le clavó una vaselina desde el centro del campo a falta de diez minutos para el pitido final. A él le entró como sin vaselina.

Chimenti pideindo un sanitario tras comprobar que no podía contar con los dedos

Chimenti, el día de autos, pidiendo a gritos un sanitario tras comprobar que no podía contar con los dedos

Una persona normal hubiera blasfemado acordándose del santoral entero, de los coros de serafines, de las vírgenes y mártires, de Job y de la Sagrada Familia. Chimenti se contuvo. Se me permiten un inciso les diré que en Italia hubieran expulsado de San Mamés a Orbaiz y a Cortés. A Orbaiz por tentarle el escroto a Cortés con los tacos de las botas, y a Cortés por blasfemar. Porque, si le quedaba algo de aire en los pulmones, seguro que el futbolista del Getafé juró y muy en cheli.

Pues Chimenti no. Muy probablemente por eso, cuando terminó el encuentro de la Juve, la pobre criatura se fue al vestuario echo un basilisco…y dio un puñetazo en la mesa de masajes. “En toloartolameza” que diría Ruiz de Lopera. Bueno, pues se dejó la mano como si la hubiera metido en la boca de Massiel, hecha trizas. Si se hubiera desfogado blasfemando a solas, de cuclillas en el área pequeña, como hacia Zubizarreta, hubiera llegado más relajado al vestuario.

La cosa es que ahora Chimenti necesita ayuda para soltarse los botones de la bragueta y la Juventus necesita un guardameta que le eche una mano. Probará a un juvenil de la cantera, que dicen que no es manco.

Y Chimenti solo podrá cubrirse con una mano de las toñejas que le soltará su representante durante los próximos meses. Todo por defender los intereses de su club…a brazo partido. En fin, tendrá que mentalizarse de que en el momento más importante de la partida…le tocó una mala mano.

La soledad de San Mamés ante el penalti (a favor)

El Athlétic tenía el partido donde quería.

La grada de San Mamés empujaba como siempre, el balón volaba más que rodaba, como gusta a los rojiblancos, la presión rojiblanca enmarañaba los movimientos del Getafe. Todo pintaba bien hasta que sucedió lo temido. El peor de los sueños se materializó. Quien les habla se lo cuenta de primera mano porque estuvo allí. Y, de verdad, para cortar la tensión que flotaba en el aire hubiera sido poco un cuchillo. Hubiera hecho falta una motosierra.

Habrá personas inocentes que crean que me refiero a la expulsión de Orbaiz en el minuto 38. Se equivocan. La patada de Orbaiz en los blandos de Cortés, un hombre que nunca más pedirá huevos a la plancha en un restaurante, fue lo de menos. Los de Caparrós están tan acostumbrados a jugar con 10, ya sea por expulsión o por incapacidad transitoria de alguno de los que se encuentra sobre el campo, que hasta van más desahogados con uno menos. Parece que así encuentran más espacios y se aturullan con menor frecuencia.

Caparrós señala a un voluntario entre el público que estaba dispuesto a lanzar el penalti

Caparrós señala a un voluntario entre el público que estaba dispuesto a lanzar el penalti

Qué va. Hablo del penalti. Cuando el defensa del Getafe llamado Torres sujetó a Susaeta dentro del área de los madrileños y el eibarrés se dejó caer, se detuvo el tiempo sobre San Mamés. Las nubes se congelaron sobre el arco, y los puros que se quemaban en los palcos se apagaron. Javi Martínez, quizá fue él, se agarró la cabeza y se dirigió corriendo hacia Susaeta gritando un “pero qué has hecho” desgarrado. Los rojiblancos se arremolinaron en torno a Pérez Burrull suplicando que no pitara la pena máxima. “Se ha tropezado” susurraba Gurpegui. “Torres iba claramente al balón” repetía Iraizoz una y otra vez. Fernando Llorente vagaba dentro del área con los ojos en blanco.

Ahí fue cunado los del Getafe jugaron sus bazas. Recriminaron a Torres por la falta alevosa que había cometido e incluso solicitaron una y otra vez a Pérez Burrull que le sacara la roja. “Estaba dentro del área y era una ocasión clara de gol” insistió Casquero fuera de si.

Y el trencilla cántabro señaló el punto fatídico para el Athlétic. El arco de empezó a crujir. Del busto de Pichichi manaron unas lágrimas sanguinolentas. Una de las guardas de seguridad se convirtió en estatua de sal. Fernando Llorente, con el gaznate mas seco que el mueble bar de Paul Gascoigne, puso el balón sobre el punto. Se alejó como quien camina hacia un patíbulo. Cerró los ojos y golpeó al balón. La bola entró, que diría MacEnroe.

San Mamés se quitó de encima la tensión del maleficio del penalti. Las nubes siguieron corriendo, los puros volvieron a arder y la guarda de seguridad recuperó su carnalidad. La estatua de Pichichi sonreía.

Pero la alegría fue tan grande, el relax de tal calibre…que el Athlétic perdió contra 10 los dos puntos que había conseguido con un jugador menos. Y lo hizo en 10 minutos de juego.

El Getafe supó desde que vio oscilar a Susaeta en su área que el penalti le costaría la victoria al Athlétic. Que alguien hable ya con Aramís Fuster, por favor. Hable con ella.

El alavés Josu Ortubay, al Everest

Con sus 8.848 metros de altura el Everest, la montaña más alta del mundo, es sin duda también la más conocida. Su nombre evoca inmediatamente la aventura, el desafío extremo.

Desde la primera expedición inglesa de 1921 tuvieron que transcurrir 32 años hasta que en 1953 Edmund Hillary y Tenzing Norgay consiguieran la primera ascensión. Desde entonces, no hay montañero en el mundo que no haya soñado alguna vez con lograr coronar el “tercer polo” de la tierra.

El público en general ya está familiarizado con la mágica cifra de los 8.000 metros, los 14 ocho miles. Para calibrar la magnitud de ésta montaña, hemos de darnos cuenta de que prácticamente es una montaña de 9.000 metros.

El montañero alavés Josu Ortubay prepara ya la Expedición Artepan 2010. El asalto a este coloso lo realizará en estas circunstancias:  Sin oxígeno, sin porteadores de altura y por la cara Norte.

LAS FECHAS DE LA EXPEDICIÓN ARTEPAN 2010

31 marzo Salida de Vitoria – Madrid – Katmandú
1 abril Llegada a Katmandú
2 y 3 abril Compras y visados y gestiones en Katmandú
4 abril Katmandú – Zagmú (frontera con China)
5 abril Zagmú – Nyalam
7 abril Nyalam – Xegar
8 abril aclimatación en Xegar
9 abril Xegar – Campo Base Chino
10, 11 y 12 abril aclimatación en Campo base Chino
13 abril Campo Base Chino – Campo Intermedio
14 abril Campo Intermedio – Campo base Avanzado
15 abril – 27 Mayo Período de escalada
28 Mayo Campo Base Avanzado – Campo Base Chino
29 Mayo Campo Base Chino – Nyalam
30 Mayo Nyalam – Zagmú
31 Mayo Zagm̼ РKatmand̼
1 y 2 Junio Katmandú
3 Salida de Katmandú
4 Llegada a Vitoria

Expediciones anteriores

En el año 2006 me embarqué en una una aventura que me llevaría hasta Cho Oyu. Las estadísticas mostraban que no teníamos ni un 10 % de posibilidades de llegar a la cima……

Durante el 2007 mis aspiraciones se alzaron un poco más y decidí preparar un viaje hacia Pamir. La cordillera del Pamir situada en la parte oeste del Asia central es, tras el Himalaya la mayor cordillera del planeta. Entre otras muchas maravillas cuenta con el glaciar Fedchenko que con sus 77 Kms. de longitud es el más largo glaciar extrapolar de la tierra….

Mi último viaje comenzó el 9 de abril de 2009 cuando llegué a Katmandú. Mi objetivo, alcanzar el Makalu.