Archivo por días: 15 abril, 2010

Javi Martínez, el decimotercer jugador del once de Caparrós

A raíz del gol de Javi Martínez, el del triciclo, hace unos días frente al equipo del intelectual Lillo, los popes de la prensa deportiva han descubierto al Athlétic. Y a Javi Martínez.

Los de Caparrós llevan ya unos meses asomando la melena del León por la parte alta de la tabla. Y si hubieran superado sus problemas con los penaltis, me refiero a los que les pitan a favor, y hubieran sabido cerrar algún que otro partido estarían ahora en puestos de Champions.

Lo que ocurre es que a los popes de la prensa deportiva les llaman la atención pocas cosas del más allá. No hablo de los temas que son materia de Iker Jiménez, hablo de más allá del Real Madrid, el Barsa, Messi y Cristiano.

Javi Martínez ya era muy aficionado al triciclo cuando niño

Javi Martínez ya era muy aficionado al triciclo cuando niño

Por eso se les ha pasado la campaña de los de San Mamés. Que es digna de estudio. El Athlétic es el único equipo de primera división que no especula con el resultado. Porque no saben especular. O atacan sin parar,  o defienden con uñas y dientes. Aplican a rajatabla el chiste ese de bilbaínos sobre si estamos a setas o a Rólex. Y estos están a Rólex. O sea, su porcentaje de posesión de balón, seguramente el menor de cualquier equipo de ligas europeas que no esté en puestos de descenso, nunca es en las zonas tibias del campo. Si juega el Athlétic, en su posesión, la bola la tiene Iraizoz o uno de los jugadores de ataque. No hay más. Ante el Almería, los rojiblancos llegaron al 50% de posesión, con eso metieron cuatro goles, fallaron dos claros sin incluir el penalti y tiraron una vez al poste. Un buen ejemplo de loo que les digo. Pero es que han ganado encuentros en los a duras penas frisaban el 40% de control de la pelota. Da para una tesis.

La cosa es que un entrenador de Utrera ha logrado que los leones vuelvan a serlo. Los de San Mamés han recuperado identidad. Este Athletic es lo que el Athlétic ha sido siempre. Y le viene bien. El resumen de la fórmula es el siguiente: un portero sereno, dos centrales grandes y contundentes, un delantero centro que domine el juego aéreo y el compromiso sin reservas de once camisetas sobre la hierba. Cada vez que en Bilbao han logrado reunir los ingredientes de esta fórmula, se han producido amagos de repintar la gabarra.

Además, este Athlétic cuenta con otros ingredientes. Empezando por un técnico que mastica chicle con la fiereza de un guerrero Maorí, siguiendo por el tipo que corre como un calvo para poder vivir como un melenudo. Hablo de Gaizka Tokero, el único futbolista del mundo para quien no existen los balones divididos, en su universo todos son de él y como tales los persigue. Tokero, además, será el mejor futbolista profesional jugando la pelota desde el suelo, no me refiero a balones rasos, sino a balones en los que quien está en el suelo es él mismo.

De Javi Martínez sólo se puede decir que es el jugador número 13. Su posición es la de centrocampista pero, en función de la situación de la pelota, se convierte en tercer central o en segundo delantero centro. Es la navaja suiza de cualquier técnico: vale como sacacorchos, destornillador o cuchillo.

Con todo esto, es una suerte que Caparrós haya optado por los chicles. Si le hubiera dado por los caramelos de toffe…ahora tendría menos dientes que “El Risitas”.