Archivo por días: 1 junio, 2011

La pedalera

A continuación os presentamos la nueva pedalera del monoplaza del 2011. La evolución ha sido notable, ya que el año pasado se compro una pedalera comercial y este año nos hemos encargado de diseñarla y fabricarla por completo. El nuevo diseño consigue reducir el peso de este componente en un 40%, pasando de 6,7kg de la pedalera de 2010 a 4,8kg de la del 2011.

La pedalera está formada por un acelerador de cable, un pedal de freno con doble circuito hidráulico, que permite regular la frenada entre los frenos delanteros y traseros, y un embrague también hidráulico. La posición de la pedalera puede ser regulada longitudinalmente para adaptarse a pilotos de diferentes alturas, mediante unos carriles guía en los laterales.

La estructura de la pedalera y los pedales están fabricados de chapa de aluminio cortada por laser y soldada por soldadura TIG, con la ayuda del IEFPS Elorrieta Errekamari. La pedalera ha sido diseñada para que los cilindros hidráulicos de freno y embrague vayan situados en la parte inferior. De esta manera, se consigue reducir el espacio detrás de los pedales y así poder hacer el chasis del monoplaza más corto.

Para comprobar la resistencia del pedal de freno en caso de una frenada extrema, se han realizado simulaciones y ensayos reales en un banco de pruebas, gracias a Gestamp Automoción. De esta manera se garantiza el buen funcionamiento en servicio y en situaciones de emergencia de todo el conjunto y en especial del pedal de freno.

Los himnos equivocados en los actos deportivos atentan contra la salud del Rey

Se ha difundido una falsa noticia durante las últimas horas. Es que Juancar I El Campechano tendrá que operarse de una rodilla debido a una vieja lesión. Es una tapadera.

La realidad, que el tiempo y la desclasificación de documentación delicada desvelará, es que Juancar I El Campechano se jodió la rodilla el domingo. Pero no como resultado de una lesión antigua. No. Fue un atentado.

El pasado domingo una mano negro coló en la ceremonia de entrega de premios del Giro de Italia, que se celebraba en Milán, una versión del himno estatal anterior incluso al régimen de Franco. Un régimen que impuso una dieta muy autoritaria como se recuerda aún.

Estaba Contador con el rostro serio, a pesar de estar subido a un escenario en pantalón corto y vestido de rosa, la gorra en el pecho, la mirada en el horizonte, cuando la megafonía se arrancó con la Marcha Real adornada con la letra de José María Pemán. Fue el despiporre. Contador mantuvo impasible el ademán. Y lo hubiera hecho aunque hubiera sonado el Paco-Paco-Paco en la voz de Encarnita Polo. O el “Para hacer bien el amor hay que venir al sur” de Rafaella Carrá.

Según he podido contrastar de fuentes generalmente bien informadas en el Palacio Real, en esos momentos Shuma, que es como le llaman en casa a Juancar, se encontraba de pie en el salón, en posición de firmes, compartiendo el momento con Contador. Al sonar la letra, Shuma, que es la abreviatura familiar de Su Majestad, montó en cólera y le atizó una patada al piano de Juan Froilán de Todos los Santos. Ahí fue donde se jorobó la rodilla. Y yo me atrevo a adelantar que se trata de un sabotaje voluntario. El himno fue alterado en Milán de manera torticera. Otra cosa es que Juan Froilán vaya por ahí dejando los pianos en cualquier sitio.

Si ustedes hacen memoria caerán en la cuenta de que las lesiones más o menos graves de Shuma coinciden con hechos como el que sucedió el pasado domingo. El himno de Riego destrozado por un trompetista en Australia cuando España ganó la Copa Davis de tenis dio lugar a unas imágenes de Shuma El Campechano con una pierna escayolada.

Las notas del himno de Dinamarca en París mientras Alberto Contador era homenajeado tras ganar el Tour precedieron a unas fotos de Juancar con una muleta en Mallorca, lo que se achacó a un accidente doméstico en el Bribón.

Se trata, evidentemente, de acciones astutamente dispuestas y manejadas por alguien que sabe que estos sabotajes inciden profundamente en el ánimo y las reacciones de Shuma. Es alguien que conoce la tendencia a patear pianos de Juancar cuando en un instante de gloria suena el himno equivocado. El CNI ya está en ello, lo que únicamente puede empeorar la investigación.

Como Alberto Contador pueda disputar el próximo Tour la conspiración ya está en marcha. Moverán sus hilos para que el de Pinto triunfe y se imponga. Luego, cuando en los Campos Eliseos flameen las banderas y se haga el silencio para que el ganador pueda saborear la gloria, sonará estó:

Para entonces alguien habrá sustituido el piano de Juan Froilán por una partida de pepinos. Las consecuencias pueden ser fatales.

¿O es que creen ustedes que lo de los pepinos es fortuito?

¡Ja!