El Athletic es grande y Marcelo es su profeta

El Athletic es grande y Marcelo es su profeta. Ese es el estado de ánimo que se vive en el Bilbao futbolístico en este momento. Bielsa no es el Loco, es quien ha traído de nuevo la locura rojiblanca.

En Argentina, y también en Chile, los aficionados siguen a Bielsa (Asier, en Deia)

En Argentina, y también en Chile, los aficionados siguen a Bielsa (Asier, en Deia)

Y la predica principalmente en La Catedral, pero también va por ahí, por esos campos de la península y de Europa, predicando fútbol en una especie de acción evangelizadora del 4-3-3 y del 3-5-3 de clara voluntad universal cuyo mandamiento único es: Jueguen a la pelota, carajoooo!.

En ese mandamiento nuevo se resume la prolija Biblia de Marcelo. En Bilbao, el lugar donde se volvió a aparecer el profeta en carne y chándal, ya todo el mundo se ha convertido al nuevo verbo. Todos menos Javier Clemente, que ya se caerá un día de su carrito de golf y verá la palabra echa fútbol. A San Pablo le pasó con el caballo…no que lo dejara, sino que se cayó de uno y, de repente, se convirtió.

El Profeta y sus apóstoles de pantalón corto han hecho un milagro. Uno grande y gordo. Nada relacionado con sanar enfermos y lograr que los ciegos vean, que de eso se ocupa Osakidetza.

La trayectoria en Europa está siendo muy positiva (Asier, en Deia)

La trayectoria en Europa está siendo muy positiva (Asier, en Deia)

Su milagro ha sido volver a encender la chispa de la ilusión en Bilbao en un momento en que la crisis, esta crisis transversal, global, intergeneracional y letal, mata las ilusiones. Y, lo que es mucho más difícil, tienen todos los objetivos de la temporada cumplidos cuando acaba de empezar la segunda vuelta.

A saber, están en la final de la Copa, lo que asegura en un 90% la presencia en Europa. Han llegado muy arriba en la competición continental y puede que lleguen a cruzarse con un histórico como el Ajax o el Mánchester United si pasan la aduana rusa. Y su clasificación en Liga les permite soñar con un puesto de los que da paso a la Europa fetén, la Europa de verdad, la de la Champions.

A esto hay que sumarle otro milagro quizá más trascendente. Es como si el Athletic hubiera ido a Lourdes. O a Fátima. O a Umbe. Vale, esto último es más fácil.

marcelo Bielsa, un tipo especial (Asier, en Deia)

Marcelo Bielsa, un tipo especial (Asier, en Deia)

Once Leones guiados por un Loco

Porque desde octubre sabe a qué juega. Y se lo comunica a la grada. A cualquier grada. A la de San Mamés y las del resto de los estadios. Juega a ganar. A divertirse. A hacer gol. Y lo logran. Con éxito. Salen unos tipos bajitos y otros muy altos y la arman. Milagroso en un club donde la parte lúdica del juego se había juzgado siempre como superflua y hasta de mal gusto. En un club donde primaban el sudor, el barro y la sangre. Pero vino el Profeta, se apareció en carne y chándal, acuclillado junto al banquillo local, con los impertinentes colgando del cuello y la crestita revuelta sobre la frente, mirando, a la vez, hacia la tierra y hacia el cielo. Ya saben que a la ropa que envolvía el cuerpo del profeta lo llaman sudario. En el caso de Bielsa no hace falta explicar la razón.

Crean ustedes en los milagros o no, lo cierto es que San Mamés vuelve a emitir su fulgor de luz y humo, Bilbao está otra vez teñida de rojo y blanco, y en la ría flota una gabarra que pide una capa de pintura.

Todo gracias a once leones y un Loco. ¿No es para creer que el Athletic es grande y Marcelo es su profeta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *