Archivo por días: 30 abril, 2012

Rossi, ¬Ņqu√© te pasa?

No lo entiendo, no. No s√© que le puede estar pasando al mejor piloto de la historia del Mundial de Motociclismo. ¬ŅQu√© le pasa a Valentino Rossi? El nueve veces campe√≥n del mundo no encuentra el feeling con la Ducati, y parece que empieza a ser problema de √©l, m√°s que de la moto. No es normal ver a Valentino a dos segundos de su compa√Īero en una clasificaci√≥n, no es normal que la Ducati sat√©lite de Barber√° le apriete tanto durante la carrera, ¬†esas cosas no son normales. Estoy de acuerdo que al final Hayden qued√≥ octavo, y Rossi noveno, pero seis segundos les separ√≥ en un trazado en el que el italiano siempre ha ido muy bien.

Valentino Rossi minutos antes de arrancar el GP de Jerez.

Valentino Rossi minutos antes de arrancar el GP de Jerez.

Despu√©s del Gran Premio de Qatar, raj√≥ de lo lindo, arremeti√≥ contra Ducati y parece que √©sta ser√° la √ļltima temporada en la escuder√≠a transalpina. ¬†¬ŅVolver√° a Yamaha? Dif√≠cil, y a ¬ŅHonda? A√ļn m√°s dif√≠cil. Hay que tener en cuenta que adem√°s de Stoner y Pedrosa viene Marc M√°rquez, que aparentemente el pr√≥ximo a√Īo podr√≠a subirse a una Honda oficial. El futuro del italiano pinta negro y m√°s teniendo en cuenta que ni durante la temporada pasada, ni durante la presente termina de controlar una moto nerviosa, salvaje.

No hay que criticar al más grande, pero sí reconocer que no atraviesa por su mejor momento. Yo confío en Il Dottore, sus 105 victorias y sus 175 podios hacen que no tenga más remedio que confiar en él. Además, a diferencia de otros grandes campeones de otras disciplinas, ejemplo el de Michael Schumacher, Rossi ha ganado mundiales con motos que no han sido las mejores y ha sabido valer la calidad del piloto cuando el material no ha sido el mejor. Como incondicional de Valentino, no me queda otro remedio que decir eso de, forza Ducati, forza Rossi.

Quique G. Ojeda en el Rallye Cantabria con un Citroen DS3 R3

Se confirmaba la participaci√≥n de Quique Garc√≠a Ojeda en el proximo Rallye Cantabria Deporte despu√©s de conseguir encajar todas las piezas necesarias para sacar adelante un proyecto como este. Quique Ojeda participara con un Citroen DS3 R3, primera unidad existente en Espa√Īa, del equipo Autogomas Sport en el 34 Rallye Internacional Cantabria que se disputar√° en nuestra regi√≥n los pr√≥ximos 18 y 19 de mayo. En unos momentos econ√≥micamente complicados Autogomas, Citro√ęn y KRS Rallyes han realizado un importante esfuerzo para poder estar en lo mas alto de la clasificaci√≥n de una prueba del Campeonato de Espa√Īa.

Por una parte tenemos a Quique Garc√≠a Ojeda, Campe√≥n de la IRC (Intercontinental Rally Challenge) y Campe√≥n de Espa√Īa de Asfalto y de Tierra, es un piloto con sobrada y reconocida experiencia en todo tipo de terrenos. Por otra parte Autogomas Sport con una larga trayectoria en el mundo de la competici√≥n ser√≠a el encargado de la direcci√≥n deportiva del equipo, adem√°s de KRS Rallyes, empresa con una larga trayectoria en el mundo de los Rallyes, que cuenta con los conocimientos y los medios necesarios para hacerse cargo de la explotaci√≥n t√©cnica y log√≠stica que implica un proyecto de estas caracter√≠sticas. Quique nos comentaba: “Estoy entusiasmado con el proyecto, correr con el Citro√ęn DS3 R3, muy competitivo en su categoria, y con Autogomas en esta prueba tan especial para todos nosotros es muy emocionante. Creo que podremos ofrecer a toda la afici√≥n un buen espectaculo y terminara muy arriba” EL VEH√ćCULO Adem√°s de la participaci√≥n oficial de Citro√ęn Racing en el WRC, donde ha ganado innumerables t√≠tulos del Campeonato del Mundo FIA de Constructores, Citro√ęn Racing siempre ha ofrecido productos altamente competitivos dise√Īados para los clientes y filiales. El equipo campe√≥n ha promovido esta rica tradici√≥n con el Citro√ęn DS3 R3, un modelo listo para hacer su debut en rallyes al final del 2010. Vers√°til y de alto rendimiento, el DS3 R3 se convertir√° en el nuevo l√≠der en su categor√≠a. Basado sobre el nuevo reglamento de la FIA, el Grupo R3T, el DS3 R3 tiene como caracter√≠sticas el mismo dise√Īo estructural que el WRC dando un alto grado de seguridad y rigidez al conjunto. Bajo el cap√≥ se esconde un cuatro cilindros de 1.6 litros THP (Turbo presi√≥n alta) del motor, que ha sido desarrollado utilizando el motor de producci√≥n de PSA. Las piezas espec√≠ficas de carreras (admisi√≥n, √°rbol de levas, pistones, bielas, sistemas de escape y turbo, centralita electr√≥nica, etc) han sido desplegados para aumentar el poder del coche a 210cv. Adem√°s de su potencia total, se ha prestado especial atenci√≥n al incremento de torque del motor para mejorar la tracci√≥n, uno de los factores fundamentales para lograr un rendimiento eficiente conducci√≥n. Con 350 Nm, el motor de DS3 R3 ofrece una flexibilidad sin igual en la carretera. El veh√≠culo cuenta con caja de cambios de seis velocidades secuencial con funciones de control semi-autom√°tico, que permite cambios de marcha dos veces m√°s r√°pido que con una caja de cambios manual, mientras que se mejora la fiabilidad del sistema de propulsi√≥n del veh√≠culo. El sistema de suspensi√≥n utiliza las √ļltimas tecnolog√≠as y ha sido dise√Īado para todas las superficies de carretera, desde los m√°s rompedores terrenos de tierra al asfalto m√°s liso.

Prensa : Auto-Gomas Sport

En ocasiones veo Bielsas

Me ocurre como al ni√Īo de ‚ÄúEl Sexto Sentido‚ÄĚ. Lo que pasa es que yo, en ocasiones‚Ķveo gabarras. Y no soy la √ļnica en Bilbao. Desde hace unas semanas resulta frecuente contemplar a individuos en solitario, o en peque√Īos grupos, parados en la calle, mirando fijamente al horizonte agarrados por los hombros o con los brazos en alto y gritando: “¬°¬°La Gabarra, la Gabarra!!”.

Adem√°s, se extiende el fen√≥meno. Es peligrosamente contagioso. ¬ŅCreen ustedes que los cuatro jugadores de la Real Sociedad que fueron a San Mam√©s a ver la semifinal de la Europa League entre Athletic y Sporting de Portugal han generado cierto escozor entre la afici√≥n txuriurdin s√≥lo por eso, por ver el partido? Noooo. El problema es que les sorprendieron de noche en el paseo de La Concha, agarrados por los hombros, mirando al vac√≠o y coreando: ‚Äú¬°¬°La Gabarra, La Gabarra, Aurten Baaaai!!‚ÄĚ.

Que los aficionados del Athletic en ocasiones vean gabarras es un hecho paranormal que tampoco acaece con mucha frecuencia. Hace tres a√Īos cuando los rojiblancos alcanzaron la final de Copa y, si no, hay que remontarse a mediados de los ochenta. Esta vez, el fen√≥meno es m√°s virulento porque el equipo se ha encaramado a dos finales, una de ellas continental.

La gabarra se prepara para celebrar los éxitos del Athletic (Asier, en Deia)

La gabarra se prepara para celebrar los éxitos del Athletic (Asier, en Deia)

Puede que ese sea el motivo por el que se contagie a gentes de otros equipos esa inquietante sensación de, en ocasiones, ver gabarras. En el caso de los futbolistas de la Real convendría habla de una patología: la gabarritis. Está siendo estudiada por el Berriatua Research Institute, en su campus de Larruskain.

En lo que a mi persona se refiere, debo decir que la noche del Sporting de Portugal, tras el éxtasis europeo, sospeché que había empezado a entrar en una nueva y desconocida dimensión, esa en la que en ocasiones...veo Bielsas. Después del partido, salí a la calle a deambular. Deambulé bastante. A eso de las dos de la madrugada me encontraba paseando por la Gran Vía de Bilbao, justo en la acera opuesta a la de unos grandes almacenes que todo el mundo conoce. Iba en completa soledad, tratando de no ver gabarras al cerrar los ojos, cuando, esclava de la fisiología decidí entrar al café Monterrey. Eran las dos y diez de la madrugada. La barra estaba vacía y, de todas las mesas, sólo se encontraban ocupadas las dos del fondo, las que se hallan próximas al lavabo.

En ocasiones, le veo (Asier, en Deia)

En ocasiones, le veo (Asier, en Deia)

Aliviando mi pobre vejiga a la vez que intentaba alejar las gabarras de mi calenturienta mente, empec√© a reconocer una voz familiar: muy pausada, inequ√≠voco acento argentino, que me llegaba desde el m√°s all√°. Concretamente desde el m√°s all√° de la puerta del WC. Me lav√© las manos y sal√≠ hacia la barra‚Ķall√≠ estaba, Marcelo Bielsa, sentado en una mesa, reci√©n duchadito, tomando un caf√© o a lo mejor terminado de cenar en compa√Ī√≠a de otro hombre. ‚Äú¬ŅQu√© tal todo por Buenos Aires? ¬ŅBien?‚ÄĚ preguntaba Marcelo a alguien a trav√©s del m√≥vil. Sal√≠ corriendo enloquecida, frot√°ndome los ojos. En ocasiones veo Bielsas, me repet√≠a para mi. Lo que me faltaba.

Luego, cuando me estaban sacando de la R√≠a, a la que ca√≠ tras tropezar con una papelera en El Arenal cuando corr√≠a gritando, me percat√© de que no hab√≠a sido producto de mi mente. No es que en ocasiones vea Bielsas. Que me pudiera suceder. Pero en ese preciso momento reconoc√≠ la cara del hombre que acompa√Īaba a Bielsa. Era el periodista Santiago Segurola. Y, claro, esta servidora de ustedes puede llegar a en ocasiones ver Bielsas. Pero Santiagos Segurolas, no.

Así que realmente, a las dos de la madrugada de la noche de la semifinal europea, Marcelo Bielsa estaba tomando algo tranquilamente en la céntrica cafetería Monterrey, prácticamente vacía y completamente alejada del bullicio. Qué tipo. Y qué alivio saber que no voy a tener que tratarme de lo de en ocasiones ver Bielsas.

Lo realmente inquietante fue que, tras ponerme de pie en la orilla de la R√≠a, cuando me tranquilizaba, mir√© al agua…y la gabarra estaba all√≠, esperando. Porque, no se si les he comentado que, en ocasiones, veo gabarras.