Archivo por días: 23 marzo, 2013

La liga de f√ļtbol y los hermanos Grimm

Como si estuviera relacionado con la avalancha de adaptaciones al cine de cuentos infantiles que van desde Caperucita a Hansel y Grettel, est√° empezando a parecer que el f√ļtbol tambi√©n lo escribieran los hermanos Grimm.

Siguiendo la prensa del ramo, la relacionada con el f√ļtbol no con los cuentos infantiles‚Ķaunque‚Ķbueno, sigui√©ndola, digo, resulta evidente quien es la¬†Bruja¬†Mala: Mourinho.

Mourinho, en esta caricatura de Asier y Javier, la verdad, tiene todo el gesto de Bruja Mala

Mourinho, en esta caricatura de Asier y Javier, la verdad, tiene todo el gesto de Bruja Mala

En ocasiones aparece hermosa, pero en realidad es agria, envidiosa, malencarada, tóxica…No hay que subrayar que ha hechizado al Rey Florentino para convertirse en Reina Consorte. El Rey es bonachón y muy-muy rico, claro que no tiene malicia y se deja manipular por la Bruja-Reina que lo ha encantado con la magia negra de la Champions. La Bruja controla todo el poder. Es tan malvada que ataca a todos los que pudieran hacerle sombra, sobre todo a la Bella Durmiente.

La Bella¬†Durmiente, que posee el secreto del f√ļtbol hermoso, est√©tico y eficaz al mismo tiempo, lleva un a√Īo retirada, como ausente del balompie, en un lugar muy-muy lejano, al otro lado del mar, en un pa√≠s donde las casas rascan el cielo, esperando a que un Pr√≠ncipe bese sus labios para poder regresar. Dicen que un pr√≠ncipe alem√°n ¬†ya lo hizo y ella ¬†est√° desperez√°ndose la Bella Guardiola. Cuando esta vuelva al reino del f√ļtbol, la ira de la¬†Bruja Mala¬†amenaza con ser terrible.

La Cenicienta

Mientras, la¬†Bruja¬†se entretiene pinchando a sus s√ļbditos. A quien m√°s le gusta pinchar es al portero de su castillo, Maese Casillas. Y luego al capit√°n de la Guardia, Maese Ramos. Maese Casillas y Maese Ramos han tratado en muchas ocasiones de rescatar al Rey Florentino del hechizo de la¬†Bruja, pero el influjo de la magia de la Champions es demasiado fuerte.

Lejos de la sombra del Castillo de la¬†Bruja, en una vieja mas√≠a cercana a la costa, Azulgranieves y los Once Enanitos son felices: aeh√≥, aeh√≥, la liga hay que ganar, aeh√≥, aehooo√≥‚Ķ Azulgranieves Vilanova ya se ha recuperado de una enfermedad que la entristec√≠a a ella y a sus Enanitos. Tanto que la¬†Bruja¬†Mala¬†hab√≠a logrado √ļltimamente desentra√Īar el secreto del toque, que es el gran tesoro que esconden los Enanitos en su mina de juego.

Del Bosque, la Abuelita, pen√ļltima v√≠ctima de las jugarretas de la Bruja Mala

Del Bosque, la Abuelita, pen√ļltima v√≠ctima de las jugarretas de la Bruja Mala, tambi√©n en versi√≥n de Asier y Javier

Sin conocimiento de todo esto, la Cenicienta Michu se ha convertido ya en la Princesa del Mar de los Cisnes, un principado de una isla muy-muy al Norte. El príncipe Laudrup le puso el zapatito de cristal y ahora tiene a la Premier a sus pies, después de que una madrastra le tuviera limpiando y fregando resultados en Vallecas, pasando frío y corriendo entre el barro.

Lo √ļltimo que ha acaecido en este f√ļtbol de los Hermanos Grimm, es que la¬†Bruja¬†Mala¬†ha osado meterse con la bondadosa abuelita del Bosque, la encantadora, oronda y bigotuda anciana que era capaz de que las gentes del Castillo de la Bruja¬†y los Enanitos jugaran juntos.

Bueno, bueno, y se ha armado una que nadie sabe si al final del cuento quede quien pueda ser feliz y comer perdiz.