Archivo de la etiqueta: Europa

El Athletic estuvo verde en Bucarest

Al Estadio Nacional de Bucarest se pod√≠a acceder a trav√©s de las m√ļltiples stargates que habilitaron en Bilbao. Los cientos de miles de personas que lo experimentaron saben que es completamente cierto: hab√≠a puertas espaciotemporales que te llevaban directamente a la final de la Europa League.

Premonición
Quiz√° producto del paso por la stargate
que me tocó, debo decirles que, diez minutos, antes del inicio del partido, tuve la premoción exacta de lo que iba a suceder.

La vi√Īeta de la final, seg√ļn Asier (En Deia)

La vi√Īeta de la final, seg√ļn Asier (En Deia)

Era algo evidente. Los colores lo anunciaban todo. El Atlético de Madrid enfundando en su elástica habitual, la rojiblanca, ocupando su espacio. Los chicos del Athletic estaban verdes. Lo gritaban desde sus camisetas. Estamos verdes, decían. Se puede pensar que es color de la esperanza, el de la primavera. Y fue el de la esperanza, pero el de la Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid. Es más, momentos hubo que la mirada se me iba de las camisetas del Athletic, al palco en el que se repanchingaba la alcaldesa de Madrid. Estaba claro: verde y en Botella, solo puede ser una cosa, victoria del Atlético Madrid.

Falcao
El verde fue la representaci√≥n de la falta de madurez y de un sistema defensivo bastante ‚Äúprimaveras‚ÄĚ que dio al Tigre Falcao 20 cent√≠metros m√°s que el metro que necesita. Falcao es un bulto sospechoso en el 90% de la extensi√≥n de un campo de f√ļtbol. Pero resulta letal en el 10% restante, el √°rea rival. Falcao hace milagros en esa zona. Si le dan un metro cuadrado de terreno y 30 segundos es capaz de construir la Sagrada Familia, la de Gaud√≠. En Bucarest lo volvi√≥ a demostrar, rodeado de camisetas verdes que le daban m√°s distancia y m√°s tiempo.

Ese es el gran resumen de la final de la Europa League. El Atl√©tico fue fiel a si mismo, se hizo maduro en su filosof√≠a de presi√≥n y contraataque, la de siempre, la que los colchoneros llevan inscrita en su c√≥digo gen√©tico, mientras que el Athletic estuvo verde y ‚Äúprimaveras‚ÄĚ.

Luto
Pero a√ļn tengo subrayar aqu√≠ la premoci√≥n definitiva. La que todo lo anunciaba. El tan denostado ch√°ndal gris-plomo que ha acompa√Īado a Marcelo Bielsa durante toda la temporada no estuvo ayer en Bucarest. Es evidente que Umbro, la marca que fabrica estos productos, fue consciente de que la final de la Europa League ser√≠a seguida por decenas de millones de clientes potenciales en todo el mundo y que la sudadera gris-plomo de Bielsa podr√≠a hundir la cuenta de resultados de la compa√Ī√≠a para la pr√≥xima d√©cada. As√≠ que la equipaci√≥n del director t√©cnico del Athletic y sus ayudantes fue sustituida por otra m√°s elegante, moderna y atractiva. Ya no era gris-plomo. La sudadera gris-plomo de Bielsa, que empezaba tener consideraci√≥n de m√≠tica sobre todo cuando iba combinada con una bermuda tipo globo aerost√°tico, hab√≠a cedido su lugar a una sudadera con capucha en un s√≥lido tono negro azabache.

Marcelo Bielsa con su sudadera habitual (Asier y Javier, en Deia).

Marcelo Bielsa con su sudadera habitual (Asier y Javier, en Deia).

Lo vi claro. Era un luto anticipado. Si Bielsa se hubiera puesto la capucha para caminar por el t√ļnel de vestuarios hubiera podido pasar por cualquiera de los protagonistas de ‚ÄúEl nombre de la rosa‚ÄĚ. En cualquier caso, el funeral estaba servido y se anunciada premonitoriamente.

Era evidente. Aunque fuera producto de atravesar una de las stargates que se abrieron en Bilbao y que desembocaban en Bucarest. O quiz√° de resultas de mezclar alguna medicaci√≥n con una copita de cava. Qu√© quieren que les diga, si a Carmina le pasaba y ve√≠a apariciones marianas ¬Ņpor qu√© no voy a poder yo tener premoniciones futbol√≠sticas?.

Sólo me queda felicitar al Atlético.

Y trasladar mucho √°nimo al Athletic. Seguro que van a ‚Äúrerugir‚ÄĚ.

Los cálculos de Caparrós y la nefrolitiasis de la afición

Una de las virtudes que debe adornar al t√©cnico de f√ļtbol es la capacidad de c√°lculo. Bueno, al de f√ļtbol, al de balonmano o al de petanca inglesa. Los entrenadores calculadores controlan hasta qu√© punto arriesgar un resultado, c√≥mo dosificar la plantilla, d√≥nde residen los puntos d√©biles del propio equipo y del rival. Los entrenadores calculadores son as√≠. As√≠ obtienen sus resultados. Y as√≠ suelen tocarles las partes a las aficiones de sus equipos. Como¬† Caparr√≥s en San Mam√©s amarrando un empate ante un M√°laga que disput√≥ toda la segunda parte con diez jugadores, por muy bestia que fuera alguno.

Creo que los entrenadores se dejan llevar por los c√°lculos porque ignoran la otra acepci√≥n de esa palabra. Hablo del c√°lculo.. renal. Es decir, la nefrolitiasis, litiasis renal o piedra en el ri√Ī√≥n.

Este tipo de c√°lculo consiste en un trozo de material s√≥lido que se forma dentro del ri√Ī√≥n a partir de sustancias que est√°n en la orina. El c√°lculo se puede quedar en el ri√Ī√≥n o puede desprenderse e ir bajando a trav√©s del tracto urinario. La intensidad de la sintomatolog√≠a, dolor, est√° generalmente relacionada con el tama√Īo del c√°lculo.

Caparrós en San Mamés, quejándose de uno de sus cálculos

Caparrós en San Mamés, quejándose de uno de sus cálculos

El tama√Īo del c√°lculo en San Mam√©s fue bastante grande. Tanto que los de Caparr√≥s terminaron sin delantero centro. Eso provoc√≥ un dolor del cop√≥n en la grada. La sintomatolog√≠a se concret√≥ en pitadas a los jugadores en cuanto estos se pon√≠an a circular el bal√≥n en horizontal. Se increment√≥ el dolor con los cambios. M√°s pitadas. Y, tras el pitido final, la bronca fue importante. Incre√≠ble teniendo en cuenta que arbitraba Mu√Īiz Fern√°ndez, uno de esos colegiados a los que muchos aficionados rojiblancos arrancar√≠an los pelos de las axilas uno a uno. Eso, suponiendo que Mu√Īiz no se depile o engomine las axilas. Oigan, pues pas√≥ desapercibido. Supongo que como efecto ¬†secundario del c√°lculo renal.

Estos c√°lculos suelen tener habitualmente un tama√Īo que va desde el de un granito de arena al de una perla. ¬ŅSe acuerdan de los √ļltimos a√Īos de Guerrero en el Athl√©tic? Pues ese dolor corresponde a un c√°lculo tipo ‚Äúperla‚ÄĚ. Ocasionalmente se producen c√°lculos con las dimensiones de una pelota de golf. Bien, pues el c√°lculo del partido contra el M√°laga alcanzaba el tama√Īo de un bal√≥n de f√ļtbol. Ustedes me dir√°n. En la grada estaba viendo las estrellas todo chichirimundi.

Analizando los síntomas de los cálculos, resulta que uno de los más frecuentes es la disuria. O sea, la dificultad para orinar. Y así salió todo el mundo de San Mamés, jurando que aquello era como ponerse a mear y no echar ni gota. Ya ven, efectos de los cálculos de Caparrós.

Aunque peores son las consecuencias de los c√°lculos de Mart√≠n Lasarte. En Donostia andan todos los realistas a punto de padecer una hematuria de √ļltima hora. Hematuria.

Mírenlo en Google. Y ojalá no se produzca.