Archivo de la etiqueta: Guardiola

La liga de f√ļtbol y los hermanos Grimm

Como si estuviera relacionado con la avalancha de adaptaciones al cine de cuentos infantiles que van desde Caperucita a Hansel y Grettel, est√° empezando a parecer que el f√ļtbol tambi√©n lo escribieran los hermanos Grimm.

Siguiendo la prensa del ramo, la relacionada con el f√ļtbol no con los cuentos infantiles‚Ķaunque‚Ķbueno, sigui√©ndola, digo, resulta evidente quien es la¬†Bruja¬†Mala: Mourinho.

Mourinho, en esta caricatura de Asier y Javier, la verdad, tiene todo el gesto de Bruja Mala

Mourinho, en esta caricatura de Asier y Javier, la verdad, tiene todo el gesto de Bruja Mala

En ocasiones aparece hermosa, pero en realidad es agria, envidiosa, malencarada, tóxica…No hay que subrayar que ha hechizado al Rey Florentino para convertirse en Reina Consorte. El Rey es bonachón y muy-muy rico, claro que no tiene malicia y se deja manipular por la Bruja-Reina que lo ha encantado con la magia negra de la Champions. La Bruja controla todo el poder. Es tan malvada que ataca a todos los que pudieran hacerle sombra, sobre todo a la Bella Durmiente.

La Bella¬†Durmiente, que posee el secreto del f√ļtbol hermoso, est√©tico y eficaz al mismo tiempo, lleva un a√Īo retirada, como ausente del balompie, en un lugar muy-muy lejano, al otro lado del mar, en un pa√≠s donde las casas rascan el cielo, esperando a que un Pr√≠ncipe bese sus labios para poder regresar. Dicen que un pr√≠ncipe alem√°n ¬†ya lo hizo y ella ¬†est√° desperez√°ndose la Bella Guardiola. Cuando esta vuelva al reino del f√ļtbol, la ira de la¬†Bruja Mala¬†amenaza con ser terrible.

La Cenicienta

Mientras, la¬†Bruja¬†se entretiene pinchando a sus s√ļbditos. A quien m√°s le gusta pinchar es al portero de su castillo, Maese Casillas. Y luego al capit√°n de la Guardia, Maese Ramos. Maese Casillas y Maese Ramos han tratado en muchas ocasiones de rescatar al Rey Florentino del hechizo de la¬†Bruja, pero el influjo de la magia de la Champions es demasiado fuerte.

Lejos de la sombra del Castillo de la¬†Bruja, en una vieja mas√≠a cercana a la costa, Azulgranieves y los Once Enanitos son felices: aeh√≥, aeh√≥, la liga hay que ganar, aeh√≥, aehooo√≥‚Ķ Azulgranieves Vilanova ya se ha recuperado de una enfermedad que la entristec√≠a a ella y a sus Enanitos. Tanto que la¬†Bruja¬†Mala¬†hab√≠a logrado √ļltimamente desentra√Īar el secreto del toque, que es el gran tesoro que esconden los Enanitos en su mina de juego.

Del Bosque, la Abuelita, pen√ļltima v√≠ctima de las jugarretas de la Bruja Mala

Del Bosque, la Abuelita, pen√ļltima v√≠ctima de las jugarretas de la Bruja Mala, tambi√©n en versi√≥n de Asier y Javier

Sin conocimiento de todo esto, la Cenicienta Michu se ha convertido ya en la Princesa del Mar de los Cisnes, un principado de una isla muy-muy al Norte. El príncipe Laudrup le puso el zapatito de cristal y ahora tiene a la Premier a sus pies, después de que una madrastra le tuviera limpiando y fregando resultados en Vallecas, pasando frío y corriendo entre el barro.

Lo √ļltimo que ha acaecido en este f√ļtbol de los Hermanos Grimm, es que la¬†Bruja¬†Mala¬†ha osado meterse con la bondadosa abuelita del Bosque, la encantadora, oronda y bigotuda anciana que era capaz de que las gentes del Castillo de la Bruja¬†y los Enanitos jugaran juntos.

Bueno, bueno, y se ha armado una que nadie sabe si al final del cuento quede quien pueda ser feliz y comer perdiz.

Mourinho, de la canci√≥n-protesta al f√ļtbol-protesta

La canci√≥n protesta estuvo muy de moda por estos lares a principios de los setenta. La interpretaban juglares barbados de voz rasgada y entrecejo fruncido, acompa√Īados, a lo m√°s, por una guitarra y una silla en la que apoyar el bot√≠n cubierto por un pantal√≥n de pata ancha. Eran tiempos de palillo entre los dientes, copita de sol y sombra, faria en la boca y Simca 1.000 en el garaje.

Las letras de las canciones protesta trataban de socavar los restos de la dictadura de un general bajito al que sus propagandistas siempre agigantaban a√Īadi√©ndole el superlativo “√≠simo”. Qu√© tiempos aquellos de la Familia Teler√≠n y los inmortales Pablo VI y Santiago Bernabeu.

Pepe, una de las estrellas del f√ļtbol-protesta, visto por Asier en Deia

Pepe, una de las estrellas del f√ļtbol-protesta, visto por Asier en Deia

Hoy todo es más superficial. Dictaduras, lo que son dictaduras con fuste no quedan por aquí, más allá de Zara, Google y Mercadona. Y en Euskadi, ni siquiera Mercadona, somos así, nos va lo propio.

El F√ļtbol-Protesta

En esta coyuntura tan sinsorga, le debemos a Jos√© Mourinho la √ļltima gran contribuci√≥n a la cultura Ib√©rica desde las de su compatriota y tocayo Saramago. Me refiero a la invenci√≥n del f√ļtbol-protesta. El f√ļtbol-protesta no es un simple f√ļtbol de autor, qu√© va. Se trata de un modo particular de concebir, interpretar y vivir el balompie. Desde el sufrimiento, es un f√ļtbol barbado, de voz rasgada y entrecejo fruncido cuyo objetivo es acabar con la dictadura del Barcelona, derrocarlo, abrir un nuevo per√≠odo. Es un f√ļtbol que trata de encauzar lo mismo que la canci√≥n-protesta: la incapacidad de sacarse ese yugo por otros medios.

Mientras que el Madrid ha estado a una distancia de seguridad del Bar√ßa no ha habido nada que objetar. Entonces eran Guardiola y sus mariachis quienes se daban a una ‚ÄúNova Can√ß√≥‚ÄĚ de tono melanc√≥lico y fatalista que hablaba del para√≠so perdido. El estribillo podr√≠a ser ‚ÄúNo, no la ganarem‚ÄĚ.

Pero la volatilizaci√≥n de cuatro puntos vitales a falta del cruce directo en el Nou Camp por parte del Madrid ha recuperado la gira del f√ļtbol-protesta. Ayer, el n√ļmero lo montaron, en vivo y directo, el propio Mourinho, autor de letra y m√ļsica, adem√°s de Rui-Far√≠a, Ozil, Pepe, como solista, Ramos a las palmas, y todos los dem√°s a los coros.

Jos√© Mourinho, el inventor del f√ļtbol-protesta (Asier en Deia)

Jos√© Mourinho, el inventor del f√ļtbol-protesta (Asier en Deia)

Este f√ļtbol-protesta del Madrid tiene estribillos dignos de los m√°s duros grupos del punkrock, con sus gestos, sus insultos y sus poses quinquis. A algunos de los futbolistas s√≥lo les faltan la cresta, los pendientes de aro, la camiseta de Eskorbuto y‚Ķnada m√°s. Bueno, si, dignidad.

Porque el f√ļtbol-protesta de Mourinho y su banda presenta dos grandes problemas. El primero es que no nos lo creemos. Y el segundo es que encaja muy poco con una instituci√≥n burguesa a m√°s no poder, una instituci√≥n que es el propio establisment. Carajo, y el establisment nunca protesta contra si mismo.

La canci√≥n-protesta termin√≥ cansando. Y le sucedi√≥ la Movida Madrile√Īa. El f√ļtbol-protesta lleva el mismo camino. La Movida se avecina.

A Bin Laden le pillaron porque se suscribió al ppv del Barcelona-Madrid de la Champions

Alg√ļn d√≠a se sabr√°. Pero los cuatro enfrentamientos entre el Madrid y el Barcelona, que por suerte terminaron ya, fueron los que determinaron la localizaci√≥n y eliminaci√≥n del enemigo p√ļblico n√ļmero uno, Osama Bin Laden.

El líder de Al Quaeda, que vivía en un urba de bunkers ajardinados con garaje y trastero, pero sin Internet ni tele por satélite, murió debido a la eliminatoria. El tiempo revelará los hechos.

Los propios SEAL ya han filtrado que Osama, a pesar de ir desarmado, ofreci√≥ resistencia. Y lo hizo porque ya hab√≠a solicitado la conexi√≥n al sat√©lite y hab√≠a comprado el partido en el ‚Äúpayperviu‚ÄĚ. Fue este hecho el que llev√≥ a los SEAL a su vivienda. Darte de alta en Euskaltel con una direcci√≥n de Pakist√°n, la filiaci√≥n Osama Bin Laden y el DNI, con una cuenta corriente de Emiratos Ar√°bes, canta un huevo. All√≠ se presentaron los helic√≥pteros.

Bin Laden en un vídeo en el que reprendía a Piqué por sus gestos celebrando el 5-0. "Como sigas haciendo la manita te vas a enterar, so-listo" aseguraba Bin Laden

Bin Laden en un vídeo en el que reprendía a Piqué por sus gestos celebrando el 5-0. "Como sigas haciendo la manita te vas a enterar, so-listo" aseguraba Bin Laden

El sargento mayor de los SEAL William Makencie, alias Billy-Mack, fue el primero en irrumpir en la habitaci√≥n en la que se encontraba un Bin Laden ocupado en desenvolver el decodificador de Euskaltel que ya hab√≠a recibido v√≠a mensajer√≠a urgente. El sargento se llev√≥ un susto del carajo pensando que el decodificador era en realidad un detonador de armas de destrucci√≥n masiva, por lo que dispar√≥ matando personas de poca importancia. No as√≠ a Bin Laden, que mir√≥ sorprendido. ‚ÄúSe te ha ca√≠do el pelo, barbas, te esperan unas vacaciones indefinidas en Guant√°namo‚ÄĚ grit√≥ Billy- Mack.¬† En ese momento, Bin Laden comprendi√≥ que nunca conocer√≠a el desenlace del culebr√≥n entre Madrid y Barcelona, entre Mourinho y Guardiola, entre Messi y Cristiano. La falta de Internet y tele por sat√©lite hab√≠a impedido al sant√≥n fundamentalista seguir la informaci√≥n de los partidos. Unicamente ten√≠a acceso a ejemplares atrasados del Marca que sus agentes sacaban de la embajada espa√Īola en Islamabad.

Y cuando el decodificador estaba en sus manos y restaban unas pocas horas para el partido definitivo, el imperialismo yanki iba a impedírselo. Cegado por la frustración, Osama Bin Laden se quitó una chancleta y cargó contra el sargento mayor de los SEAL William Mackenzie. Entre un SEAL entrenado y perfectamente hormonado, armado con un fusil de asalto M16 y un tipo flaco con problemas renales y armado con una chancleta del mercadillo no hay color. Así fue cómo murió Bin Laden.

Tras disparar, Billy- Mack acerc√≥ su oreja a los labios del agonizante terrorista. Bin Laden trataba de decir algo. Y as√≠ era. Sus √ļltimas palabras fueron: “Alaaaa, alaaaa, ala‚ĶMadr√≠”.

Como se lo cuento.

Lionel Messi, el artista que descubre el gol que cada balón lleva dentro

Ni√Īoooo, deja ya de joder con la pelotaaaa. Quien tarareaba esa canci√≥n ayer en Barcelona no era Serrat. Era Arsene Wenger. El habitualmente flem√°tico entrenador del Arsenal termin√≥ con los pelos como el cantante de Tokyo Hotel.

El club londinense se cayó en el Camp Nou con todo el equipo. Bueno, con medio equipo, teniendo en cuenta las lesiones de Fábregas, Arshavin o Van Persie entre otros.

A pesar de los pesares, los ca√Īoneros ingleses empezaron disparando. Le marcaron un tanto al Barcelona mientras los azulgranas a√ļn se estaban ordenando. Pero cuando toda la gente de Guardiola se puso en su sitio, al Arsenal se le moj√≥ la p√≥lvora. A los veinte minutos ocurri√≥ lo peor para cualquier rival del Barcelona: el maestro Xavi solt√≥ al travieso Messi. Xavi levitando en el c√≠rculo central con la regla y el cartab√≥n en los pies y Lionel Messi trasteando al borde del √°rea constituyen la premonici√≥n del desastre para cualquier grupo que salte al c√©sped del estadio barcelonista con una camiseta que no sea azulgrana.

Xabi le da al peque√Īo gigante argentino balones que son como ceras de colores en un pasillo pintado de blanco. Y Lionel tiene un don que le permite dibujar monigotes en el √°rea de cualquiera. Lo hace a pie alzado. Sin necesidad de cuadr√≠culas ni bocetos. Messi posee el mismo talento que Miguel Angel Buonarrotti. El genio renacentista aseguraba que el no esculp√≠a el m√°rmol, solo sacaba de dentro de la piedra la escultura que estaba presa. Lo hac√≠a espont√°neamente.

Así se quedó el flemático Arsene Wenger cuando Messi marcó el cuarto gol ayer

Así se quedó el flemático Arsene Wenger cuando Messi marcó el cuarto gol ayer

Lionel Messi es capaz de desentra√Īar en cada bal√≥n el gol que lleva dentro. No necesita para ello grandes teor√≠as del balompi√©. Solo juega. Solo pinta monigotes de colores a una velocidad incre√≠ble. Luego, cuando una ve al portero en cuesti√≥n recogiendo el cuero de dentro de la malla, y al chico corriendo con los brazos en alto, se da cuenta de que esos monigotes trazados con los pies son una aut√©ntica obra de arte. Instant√°nea y fulgurante.

Hasta sus marcadores, que al principio tratan de pararle, terminan siguiendo boquiabiertos los movimientos de Messi, no ya con la imposible intención de sacarle el esférico, sino de tratar de saber cómo acabará la cosa. La mayoría de las ocasiones no muestran gesto de contrariedad, sino de sorpresa.

Además, Lionel es un argentino atípico. Su lengua es mucho menos hábil que sus pies. Habla poco y no dice nada. Lo que quiere es jugar.

Ayer, cuando después de lograr 4 goles en un cruce vital de la Liga de Campeones frente a un gran equipo, abandonaba el césped quiso llevarse el esférico. Todos los futbolistas que transforman tres o más tantos en un partido lo hacen. La mayoría se van con el cuero agarrado fuerte bajo un brazo, otros aprovechan la camiseta como si fuera un saco y los menos la sujetan sobre la mano. Messi se la llevó botando. Como un chaval que vuelve a casa por el parque después de sudar una pachanga con los amigos del barrio. Quería seguir jugando.

Y Wenger tarareaba, en el t√ļnel de vestuarios, lo de ‚ÄúNi√Īoooo, deja ya de joder con la pelotaaaa‚ÄĚ.

Toquero, el tipo que corre como un calvo para poder vivir como un melenudo

Ayer se celebr√≥ el D√≠a de la Mujer Trabajadora. Ya saben, la mujer trabajadora es como Toquero, pero con m√°s pelo. Realiza las mismas funciones que sus compa√Īeros, es eficaz, se puede confiar en ella‚Ķpero cobra menos. Esa es la gran cuesti√≥n a√ļn.

Nos seguimos desayunando con la foto de Kathryn Bigelow en las portada de todos los peri√≥dicos. La pel√≠cula que ella ha dirigido se ha llevado todos los premios gordos en los √ďscar. Su exmarido James C√°meron, tambi√©n conocido como C√°meron de la Isla por su afici√≥n a dar el cante, se ha empacado los √ďscar t√©cnicos por ‚ÄúAvatar‚ÄĚ. Ahora bien, no pregunten a nadie cu√°nto cobr√≥ C√°meron de la Isla por su trabajo y cu√°nto Kathryn por el suyo.

‚ÄúEn tierra hostil‚ÄĚ, as√≠ es como estamos todas las mujeres trabajadoras a fin de mes. Y Toquero. El delantero gazteiztarra hizo este fin de semana lo de siempre: correr como un calvo para poder vivir como un¬† melenudo, si me permiten la variante a la famosa frase de Samuel Etoo. Adem√°s de eso, meti√≥ dos goles en el primer tiempo de un Athl√©tic-Vall√°dolid que naci√≥ fiambre. Los de pucela salieron al c√©sped como si la hierba bilba√≠na fueran cuchillas de afeitar. A los de Caparr√≥s les bast√≥ con empujar y ser serios den defensa para fundir a los del Estadio de la Pulmonia, que manifiestan una bronquitis clasificatoria preocupante.

Toquero, instantes depués de haber recogido un brazo del césped

Toquero, instantes depués de haber recogido un brazo del césped

Los de On√©simo, redondo, redondo en lo f√≠sico, mostraron menos argumento que ‚ÄúAvatar‚ÄĚ. Tiraron el partido al bajarse del autob√ļs.

Por cierto, los que est√°n en el mundo de Pandora, conectados con la madre eterna del f√ļtbol y las esencias del balompi√© a trav√©s de la melena de Guti, son los del Real Madrid. Los blancos han logrado encaramarse al liderato de la primera divisi√≥n despu√©s de haber frito a pelotazos a Palop y los postes de su porter√≠a. Guti fue el artificiero perfecto en la ‚ÄúTierra hostil‚ÄĚ en la que el Sevilla hab√≠a convertido su √°rea. Cuando no se le cruzan los cables, el centrocampista zurdo que llegar√° a abuelo con fama de ni√Īo terrible, sabe desarmar bombas defensivas. Lo hizo en compa√Ī√≠a de otro aventado del bal√≥n: Rafael Van der Vart.

Una hora antes, el Barcelona se hab√≠a atrancado ante el modesto Almer√≠a de Juan Malillo. Los gigantes Na-Vi azul‚Ķgranas se van achicando. Tanto que Guardiola fue expulsado por algo ins√≥lito: acercarse al micr√≥fono que lleva el cuarto √°rbitro en el pecho y emplearlo para trasladarle sus opiniones al √°rbitro principal. Eso sin soltar antes un: ‚Äú¬Ņmesescucha bien?‚ÄĚ. Tuvo mala suerte Guardiola. En la jornada anterior no le hubiera pasado nada si le hubiera tocado Perez Burrull. A este le fallaba el pinganillo. Pero el s√°bado, el s√°bado funcionaba.

En fin, la cosa se aprieta. Por cierto, les recuerdo que ma√Īana tambi√©n es el d√≠a de la mujer trabajadora. Y pasado y al otro‚ĶTodos. Lo que espero es que pronto se instaure el D√≠a Internacional de la Mujer Cobradora.