Archivo de la etiqueta: Real

Cristiano Ronaldo, a “Hermano mayor”

Karanka desminti√≥ en la zona mixta de San Mam√©s, ante las preguntas de los periodistas, que Cristiano Ronaldo vaya a protagonizar el programa especial de Navidad del realityshow ‚ÄúHermano mayor‚ÄĚ. Reconoci√≥ que el Real Madrid hab√≠a valorado esa posibilidad, pero que la hab√≠an desestimado por falta de presupuesto.

Cristiano Ronaldo, como siempre, se√Īal√°ndose a si mismo (Asier&Javier en "El Jueves")

Cristiano Ronaldo, como siempre, se√Īal√°ndose a si mismo (Asier&Javier en "El Jueves")

Porque la terapia que precisa Cristiano es de primer nivel. Nos encontramos ante un ninf√≥mano de si mismo. Un tipo que no se empachar√≠a de su propia figura ni en el sal√≥n de los espejos del palacio de los zares. Jam√°s tiene suficiente de s√≠ mismo. Siempre queda insatisfecho. Esto, que resulta un comprensible defectillo en la derrota, se torna insoportable en la victoria. La mezquindad en el √©xito logra empeque√Īecer el triunfo, por enorme que sea.

Si Cristiano hubiera sido Armstrong
Si Cristiano Ronaldo hubiera sido Neil Armstromg nos hubi√©ramos quedado sin la hermosa frase ‚Äúeste es un peque√Īo paso para el hombre, pero un gran paso para la humanidad‚ÄĚ. Con los n√ļmeros que monta ahora Ronaldo siendo un simple deportista que se dedica a correr y dar patadas a una pelota, fig√ļrenselo siendo el primer hombre que pisa la luna. La Nasa hubiera tenido que censurar sus im√°genes lanzando cortes de mangas a c√°mara lenta, agarr√°ndose la entrepierna del traje espacial y diciendo: ‚ÄúJ√≥dete Aldring, que el primero que he pisado la luna he sido yo. Soy el puto amoooo. Me lo merezco. Viva la madre que me pari√≥. Que les den a todos los cosmonautas de la URSS‚ÄĚ. Y as√≠ hasta quedarse sin ox√≠geno. Un largo rato, porque parece que lo tiene habituado a funcionar con poquito.

Es cierto que los gritos de la grada, los coros, las mofas ante cada peque√Īo error, pueden llegar a exasperar al m√°s pintado. Muchos futbolistas, en momentos de especial tensi√≥n o en el trance de digerir una derrota inesperada, han perdido los estribos con sus rivales, el p√ļblico, el √°rbitro, sus propios compa√Īeros o un cofrade de la orden del Jes√ļs del Gran Poder que pasaba por all√≠. E incluso con todos estos elementos a la vez.

Quiere ser Alejandro Magno y se queda en Custer
Pero Cristiano sale del t√ļnel de vestuarios ya exasperado. Siempre e invariablemente. Su actitud no es la del ganador. Es la de un capullo que jam√°s ganar√° lo suficiente para fructificar. Est√° convencido de que es el nuevo Alejandro Magno y no se da cuenta de que su modo de actuar es s√≥lo la del General Custer. Y, en ocasiones, hasta el General Custer se le queda grande.

Cristiano a√ļn no ha comprendido que un ganador no s√≥lo vence. Si no que queda por encima de las circunstancias siendo humilde en la victoria y generoso en la derrota. Al final, el gran perdedor siempre es √©l mismo, Ronaldo, que toma hiel en la derrota. Y en la victoria tambi√©n saborea hiel.

Una lastima. Mi enhorabuena al Real Madrid por el merecido campeonato de Liga que est√° celebrando a estas horas.

A√ļn est√°n a tiempo de enviar a Cristiano a ‚ÄúHermano mayor‚ÄĚ. Todo el mundo lo agradecer√≠a.

Los cálculos de Caparrós y la nefrolitiasis de la afición

Una de las virtudes que debe adornar al t√©cnico de f√ļtbol es la capacidad de c√°lculo. Bueno, al de f√ļtbol, al de balonmano o al de petanca inglesa. Los entrenadores calculadores controlan hasta qu√© punto arriesgar un resultado, c√≥mo dosificar la plantilla, d√≥nde residen los puntos d√©biles del propio equipo y del rival. Los entrenadores calculadores son as√≠. As√≠ obtienen sus resultados. Y as√≠ suelen tocarles las partes a las aficiones de sus equipos. Como¬† Caparr√≥s en San Mam√©s amarrando un empate ante un M√°laga que disput√≥ toda la segunda parte con diez jugadores, por muy bestia que fuera alguno.

Creo que los entrenadores se dejan llevar por los c√°lculos porque ignoran la otra acepci√≥n de esa palabra. Hablo del c√°lculo.. renal. Es decir, la nefrolitiasis, litiasis renal o piedra en el ri√Ī√≥n.

Este tipo de c√°lculo consiste en un trozo de material s√≥lido que se forma dentro del ri√Ī√≥n a partir de sustancias que est√°n en la orina. El c√°lculo se puede quedar en el ri√Ī√≥n o puede desprenderse e ir bajando a trav√©s del tracto urinario. La intensidad de la sintomatolog√≠a, dolor, est√° generalmente relacionada con el tama√Īo del c√°lculo.

Caparrós en San Mamés, quejándose de uno de sus cálculos

Caparrós en San Mamés, quejándose de uno de sus cálculos

El tama√Īo del c√°lculo en San Mam√©s fue bastante grande. Tanto que los de Caparr√≥s terminaron sin delantero centro. Eso provoc√≥ un dolor del cop√≥n en la grada. La sintomatolog√≠a se concret√≥ en pitadas a los jugadores en cuanto estos se pon√≠an a circular el bal√≥n en horizontal. Se increment√≥ el dolor con los cambios. M√°s pitadas. Y, tras el pitido final, la bronca fue importante. Incre√≠ble teniendo en cuenta que arbitraba Mu√Īiz Fern√°ndez, uno de esos colegiados a los que muchos aficionados rojiblancos arrancar√≠an los pelos de las axilas uno a uno. Eso, suponiendo que Mu√Īiz no se depile o engomine las axilas. Oigan, pues pas√≥ desapercibido. Supongo que como efecto ¬†secundario del c√°lculo renal.

Estos c√°lculos suelen tener habitualmente un tama√Īo que va desde el de un granito de arena al de una perla. ¬ŅSe acuerdan de los √ļltimos a√Īos de Guerrero en el Athl√©tic? Pues ese dolor corresponde a un c√°lculo tipo ‚Äúperla‚ÄĚ. Ocasionalmente se producen c√°lculos con las dimensiones de una pelota de golf. Bien, pues el c√°lculo del partido contra el M√°laga alcanzaba el tama√Īo de un bal√≥n de f√ļtbol. Ustedes me dir√°n. En la grada estaba viendo las estrellas todo chichirimundi.

Analizando los síntomas de los cálculos, resulta que uno de los más frecuentes es la disuria. O sea, la dificultad para orinar. Y así salió todo el mundo de San Mamés, jurando que aquello era como ponerse a mear y no echar ni gota. Ya ven, efectos de los cálculos de Caparrós.

Aunque peores son las consecuencias de los c√°lculos de Mart√≠n Lasarte. En Donostia andan todos los realistas a punto de padecer una hematuria de √ļltima hora. Hematuria.

Mírenlo en Google. Y ojalá no se produzca.