Archivo de la etiqueta: Vicente

Desmontando a Del Bosque

Voy a serles completamente sincera: aún estoy pasmada por el juego de la selección española en la Euro2012. Algo muy parecido a la perfección, oigan. Tanto, que la reverdecida escuadra azzurra apenas tuvo opciones de mantenerse a flote en la final. El mismo equipo que luce cuatro estrellas en el pecho, que está forjado por profesionales curtidos en mil escaramuzas y cientos de batallas, los mismos que humillaron a la favorita Alemania tres días antes, ese equipo, fue poco menos que un pelele asfixiado, atrapado en una red que ni siquiera podía ver. Fue una lección.

El Marqués Del Bosque, según Asier y Javier, en El Jueves

El Marqués Del Bosque, según Asier y Javier, en El Jueves

Desmontar los tópicos
Dicho esto, me gustaría desmontar los tópicos sobre la selección de Del Bosque. Empezando por el mismo nombre: sigue siendo, en realidad, la selección de Luis Aragonés. Que fue quien, contra viento y raulistas, creó el meollo del grupo que volvió a triunfar en Polonia y Ucrania. Del Bosque lo ha actualizado, engrasado y mantenido en marcha con una sabiduría y un tacto más que loables.

¿Los “bajitos”?
Vamos con la selección de los “bajitos”. El equipo que disfrutaba sobre el césped cuando el colegiado soltó el último pitido de la Euro 2012 contaba con 7 futbolistas que miden más de metro ochenta. Cinco miden uno 1´85 ó más. Y, entre esos, los dos que bajan de uno ochenta y cinco son Sergio Ramos y Xabi Alonso, un par de auténticos bestias y grandes dominadores del juego aéreo. Cuando Fernando Torres está en el banquillo son 6 futbolistas los que se encuentran en el campo con más de 183 centímetros de altura, entre ellos, Gerad Piqué, 1´92, y Sergio Busquets, con 1´89. ¿Se puede decir que se trata de un grupo de “bajitos”?

¿Un 4-3-3?
Vamos con el 4-3-3, el sistema que el propio Vicente del Bosque ha tratado de hacer creer a todo el mundo que es el que emplea su selección. Más falso que el pelo de Rooney. España ha disputado todos sus partidos con cinco jugadores priorizando absolutamente la función defensiva. Tres justo delante de casillas: Arbeloa, Piqué y Ramos. Con dos más por delante: Xabi Alonso y Sergio Busquets. Esto es tanto como decir que Del Bosque plantea una defensa de tres, protegida por dos libres adelantados. Normalmente, el delantero rival que alcanza los dominios de los centrales llega absolutamente hostigado por los dos libres.

En realidad se podría hablar de un 3-2-1-4, muy elástico en el que el barcelonista Xabi suministra golosinas a los socios que tiene por delante, ya que los atacantes tienden a jugar en el área rival lo mismo que si estuvieran en el círculo central. En este sistema, las subidas de Arbeloa sólo tienen una función de señuelo, nunca desbordará, jamás intentará una diagonal ofensiva, lo único que busca es estirar la línea defensiva rival de banda a banda o bien obligar a un centrocampista ofensivo a replegarse, por lo demás, funciona como un poste que devuelve la pelota. La labor de Jordi Alba en la defensa propia es parecida pero a la inversa, tapará las subidas por su banda, pero su misión real se encuentra en el área rival. De hecho, Alba ha sido el mejor extremo-extremo del torneo y no el mejor lateral.

Iniesta y Alonso según Asier y Javier, en Mercado de Dinero

Iniesta y Alonso según Asier, en Mercado de Dinero

El toque y la posesión, que son indudables, no resultan absolutas como dogma. Ese es otro señuelo. De los cuatro goles de ayer, tres fueron al contragolpe puro y duro. El segundo tras un saque en largo de Casillas que Xabi Alonso bajó de cabeza. El mismo gol de Torres en la final de hace cuatro años fue al contragolpe. Igual que el de Iniesta en la final del Mundial.

Conclusión, la mejor selección de fútbol del mundo, ni es sólo de Del Bosque, ni es de “bajitos”, ni juega al 4-3-3, ni hace del toque un valor absoluto. Todo eso es mentira, tanto como Cesc jugando de nueve. Lo único cierto es que lo bordan.

Enhorabuena, carajo!!.