Euskadi tendrá una Delegación en Nueva York


He leído con enorme satisfacción una noticia que esperaba desde hace tiempo: “Euskadi tendrá una Delegación en Nueva York”. El Ejecutivo vasco ha explicado que, según recoge la Estrategia de Acción Exterior aprobada por el Consejo de Gobierno en el año 2005, se considera "objetivo prioritario" posicionar a Euskadi en "un lugar destacado" en el contexto internacional y dotarla de proyección internacional mediante una adecuada planificación de la acción exterior en los ámbitos institucional, económico, social y cultural.

  

Según explicó el martes la portavoz del Gobierno Vasco, Miren Azkarate, se trata de un primer paso legal, ya que todavía no hay ubicación para la sede ni se ha elegido a las personas que se encargarán de la misma.

La comunidad vasca de Nueva York, que llevaba muchos años reclamando la apertura de esta oficina, acoge con enorme ilusión la noticia. Desde 1913, la Gran Manzana cuenta con una euskal etxea aunque los vascos comenzaron a llegar a la ciudad muchos años antes.

El Gobierno Vasco ya tuvo un delegado en Nueva York: el escritor, abogado y periodista Jesús de Galíndez. La Universidad de Columbia y la Euskal Etxea neoyorquina recordaron el pasado mes de octubre con diversos actos el 50 aniversario de su secuestro y asesinato. Aquí se presentó "Guerra, exilio y frustración" elaborado a partir del libro "Galíndez: la tumba abierta", cuyo autor es Iñaki Bernardo. Esta nueva edición, en la que también ha colaborado el historiador Iñaki Goiogana, se complementa con las diferentes etapas de la política del Gobierno vasco en el exilio, que apenas se recogieron en la anterior publicación y que, fundamentalmente, abarcan los años 1939-1945, y con nuevas informaciones a partir del secuestro de Galíndez.

Entre las comunidades vascas estadounidenses ha existido siempre un pequeño debate en torno a cuál debería ser la ciudad que acogiera la delegación del Gobierno Vasco. Los vasco neoyorquinos siempre hemos mantenido que la única opción viable era Nueva York, ciudad en la que tiene su sede Naciones Unidas, desde donde el Gobierno podrá impulsar la participación de Euskadi en organismos multilaterales. Nueva York alberga además las oficinas centrales de casi todos los canales de radio y televisión de Estados Unidos así como las corresponsalías de los principales medios de comunicación del mundo. La Gran Manzana sigue siendo, al menos de momento, la capital financiera del planeta, por lo que aplaudimos la decisión tomada por el Ejecutivo vasco.

Durante la época del Gobierno Vasco en el exilio, el propio lehendakari Aguirre residió en la ciudad de Nueva York. Como cuenta Joseba Etxarri en Euskal Kultura no es este el primer intento de establecer una oficina desde la que gestionar los intereses vascos en Estados Unidos. El lehendakari José Antonio Ardanza auspició la formación de la American Basque Foundation con sede en Washington DC y una subdelegación del Gobierno Vasco en Boise, Idaho, localidad en la que se concentra el mayor número de vascos del país. Esta fórmula, tal y como apunta Etxarri en su crónica, no terminó de funcionar.

El futuro delegado o delegada, tendrá por delante una inmensa labor y es que, hoy en día, está casi todo por hacer. Desde aquí le animamos; que sepa que contará con la colaboración de aquéllos vascos o descendientes de vascos que viven en Nueva York y de otros llegados en oleadas migratorias más recientes y que acuden a ese centro fundado por gentes como Valentín Aguirre, Elías Aguirre, Juan Cruz Aguirre, Escolástico Uriona, y Toribio Altuna quienes, en 1905, se reunieron en torno a una mesa para formar lo que en 1913 se denominó -por un error de su abogado Fiorello Laguardia, quien después llegaría a ser alcalde de la ciudad- Central Vasco-Americano Sociedad de Beneficencia y Recreo, convirtiéndose así en la primera casa vasca de Estados Unidos.

En la foto, la puerta de entrada a la Euskal Etxea de Nueva York.

0 pensamientos sobre “Euskadi tendrá una Delegación en Nueva York

  1. Iturralde

    Me parece que en New York hace falta urgentemente, además de la Delegación, una sidrería. No hay lugar en el mundo donde se coma tanto de pie. Sidra, tortilla de bacalao y nueces y ¡a trabajar, que es lo vuestro!

  2. Itziar Albisu

    esperemos que cada uno de nosotros,
    individuos,organozaciones,y clubes vascos sepamos responder y apoyar
    esta representacion del Gobierno Vasco,
    con orgullo,pasion,y sabiduria.pongamonos a pensar y preguntarnos que supondria para mi como
    ciudadano vasco-a la existencia de La delegacion
    Vasca en New York?.Y, asi tambien para toda la colectividad vasca de esta zona del este de los Eestados Unidos?y para todos los vascos de la diaspora y de Euskadi mismo?creo que la respuesta esta en nuestras manos y en nuestras ganas de hacer.Agur bero bat.
    itziar Albisu.N.J.

  3. Iban

    La verdad es que en los dos últimos años, por motivos de trabajo, he viajado con cierta frecuencia a NY desde Santo Domingo, pero no me había preocupado de buscar un centro vasco o algo que se le parezca. A ver si la próxima vez lo hago.

    Y apoyo lo de la sidrería!!!

  4. Itziar A.

    Cuando quieras Iban.
    Euskal-Etxea esta ubucado en
    307 Eckeford Street
    Brooklyn.Lo encontraras abierto los fines de semana.

    Al abrazo tropical lo agradezco sobre todos con estas temnperaturas.Y con el vaso de sidra todabia mejor!

  5. jfa

    Lo de unir lo vasco y dominicano en New York nos lleva directamente a Galíndez. A la historia, a las historias. Y yo también apoyo lo de la sidrería y la tortilla de bacalao: ¿os imaginais algo más snob? Si quieren, las nueces pueden ser hasta de California, que pueden ser buenas.

  6. Kristina

    Soy una vasca recien llegada hace un mes a NY y la verdad es que tengo muchísimas ganas de acercarme a la Euskal Etxea, pero la verdad que hasta ahora no he parado, hay tantas cosas que hacer y ver…
    Si alguien me podría informar sobre horarios lo agradecería…
    Milar esker!!!
    Kris

  7. Itziar Albisu

    Kaixo kris,
    si quiers venir a Euskoetxea mira estamos en
    307 Eckford Street
    Brooklyn, NY 11222
    tel: 718-383-1974

    este sabado 24 de febrero tenemos cena
    del club mensual.sera a las 8 de la tarde con precio de $30.00 dolares.
    Vente a pasar un buen rato.
    Contestame a mitzal@yahoo.com si quiers venir.

  8. Itziar Albisu

    los domingos se dan clases de euskera
    Meeting una vez al mes y cena tambien
    Celebramos el Aberri Eguna, que llegara pronto…entre otras actividades.

    Itziar

  9. jfa

    Cerca de Euskoetxea hay un restaurant de polacos en el que se come muy bien y a buen precio. Un lugar muy aproposa para heteros (y para todos y todas): las camareras son guapas y generosas. Por si el dato interesa.

  10. Luis Foncillas

    Si alguien ha llegado a la conclusión tras leer mi artículo de que me estaba postulando como delegado del Gobierno Vasco en NY, está totalmente equivocado/a.
    Ciertamente muestro mi satisfacción ante la noticia y el delegado o delegada contará con mi apoyo pero ahí termina mi labor.
    Disfruto con mi trabajo y me considero un provilegiado de poder trabajar en lo que me gusta sin presiones de ningún tipo, a excepción de las de preparar mis crónicas para que lleguen a tiempo a los informativos.

    He preferido escribir estas líneas a callarme porque si no, dirán que “el que calla, otorga”.

  11. Noticia Ampliada

    Tranquilo Luis:

    El tiempo pone las cosas en su sitio, y tú ya has publicado, teimpo después de este artículo, el nombre del nuevo delegado.

    Como no sé hacer enlaces directamente, lo pongo en el nombre “Noticia Ampliada” para que lo lea quien quiera.

    Luis, creo que ya le ayudarás bastante a él y a todos nosotros, si sigues escribiendo a este ritmo en tu blog.

    Roke

  12. liberal

    Vascos y vascas, despertar de matrix! La historia (verdadera) más grande que jamás os han contado.Para gente abierta de mente recomiendo encarecidamente este blog: blogs.diariovasco.com/cuevavasca/

  13. true

    LOS MITOS DEL NACIONALISMO VASCO
    ____________________________________________

    LA «IKURRIÑA»

    Habían merendado en casa de D. Ángel Zabala Tremoya-Ozámiz, Sabino de Arana, el anfitrión y otro amigo. Trataban de temas concernientes al nacionalismo que estaban poniendo en marcha. Zabala preguntó: ” ¿Cómo será nuestra bandera?”.

    En la sala había una litografía que representaba un buque británico. Sabino tomó una caja de lápices de colores y sobre el pabellón del buque pintó los colores rojo, blanco y verde. “Esta será nuestra bandera”. El cuadro en cuestión existía todavía hace unos quince años en casa de D. Aingeru Zabala, nieto de D. Ángel.

    Había que justificar la bandera adoptada y los signos de que se componía. La fértil imaginación de Sabino de Arana recurrió a la mítica batalla de Arrigorriaga. No importa que no exista ningún documento histórico que la mencione. Sabino de Arana, después de un alambicado razonamiento en que dio brillantes pruebas de su poder de fabulación, fijó su fecha: el día de San Andrés del año 808. Así justificó la inclusión de la Cruz de dicho Apóstol en su inventada bandera. Para la cruz blanca no necesitó inventar nada. Ya figuraba en algunas representaciones adulteradas del escudo del Señorío. Adulteradas porque, como demostró el historiador carlista Labayru, dicha cruz la introdujeron algunos copistas sin que correspondiera al auténtico escudo.

    El mismo nombre de “ikurriña” es otro producto de la imaginación de Sabino. “Arresoaren bandera, ai, nolakoa ote da?” ( «¿Cómo será la bandera de los de Areso ?» ) , cantaban o cantan los de Leiza para burlarse de los de su vecino pueblo. En el himno de San Ignacio se dice: “Inazio or dago, beti erne dago bandera zabalik …” ( «Ahí estás Ignacio, firme con la bandera desplegada»). A Sabino no le iban las palabras de origen castellano. Recurrió al verbo irakurri (leer). Se imaginó que estaba formado por las raíces ira e ikurri, interpretando que “leer” equivalía a “dar significado”. De ello dedujo o imaginó que en vascuence existió el verbo ikurri, “significar”. De ahí a la palabra ikurriña, “lo que hace significar”, no había más que un paso. El fallo estaba en que irakurri también significa “vendimiar”. No es el vascuence el único idioma en que “leer” y “vendimiar” vienen significados por la misma palabra. Lo mismo ocurre en latín y en alemán. (Legere y lesen). Parece ser que latinos, germanos y vascones encontraron cierta relación entre la recolección de la uva y la lectura.

    No comprendemos cómo nadie se ha dado cuenta, o al menos se lo callan, que en la configuración de la ikurriña se han vulnerado las normas de la heráldica que prohiben el color sobre color y metal sobre metal. Aparece la cruz verde de San Andrés sobre un campo rojo (gules). La bandera que más se asemeja a la ikurriña es la de la marina imperial rusa. En campo rojo (gules) tiene una cruz de San Jorge de plata (blanca) y otra de San Andrés azul. Pero, para respetar las reglas de la heráldica, esta última está sobre otra cruz de plata. Así se evita el azul sobre rojo. Para cumplir las normas de la heráldica, debería ser modificada la ikurriña de modo que entre la cruz verde de San Andrés se interpusiera otra blanca, como la rusa. Sabino pensó su bandera para Vizcaya. Su partido la adoptó como propia. En 1931 Luís de Arana Goiri, hermano de Sabino, protestó cuando los nacionalistas proponían su ikurriña como bandera de todos los vascos. Dijo que ellos la habían concebido como bandera de Vizcaya y que para Euzkadi había que inventar otra.

    ____________________________________________

    EL «ABERRI EGUNA»

    Cuando los nacionalistas comenzaron a celebrar esta fiesta, coincidiendo con el Domingo de Resurrección en 1932, dijeron que conmemoraban los cincuenta años desde que Sabino de Arana había recibido la inspiración de que los vascos formaban una nación distinta de la española. Citaban incluso un texto de su fundador que rezaba: “Pero el Domingo de Resurrección de 1882, ¡bendito el día en que conocí a mi Patria!…” D. Juan Olazábal Ramery había estudiado en los jesuitas de Orduña con Sabino de Arana. Había sido amigo suyo y conservó esta amistad hasta la muerte de Sabino. Cuando los nacionalistas mencionaron el año 1882, como la fecha en que Sabino se convirtió al nacionalismo, quien había sido su amigo en vida publicó un artículo en La Constancia, de San Sebastián, en que desmentía semejante afirmación. Según Olazábal, Sabino se mantuvo carlista hasta 1888, fecha en que ambos siguieron la escisión integrista. En 1882 no tenía ni la menor idea de nacionalismo. Terminaba el artículo diciendo que, al final de su vida, Sabino renunció a sus postulados independentistas y que, como siempre se había mantenido en línea doctrinal tradicionalista, Sabino había retornado al tradicionalismo español.

    Ignoramos la intensidad de las relaciones de Sabino y Olazábal desde que abandonaron el colegio y, por tanto, el fundamento de las afirmaciones de este último. Pero algo habría porque Olazábal mantuvo hasta 1932 la esperanza de que los nacionalistas retornasen al primitivo redil integrista. Perdió esta esperanza y rompió radicalmente con ellos cuando aceptaron las propuestas de Prieto y renunciaron a las reclamaciones de tipo confesional contenidas en el primer
    proyecto de estatuto. A partir de entonces su enfrentamiento con los nacionalistas sería total. En 1934 publicó un folleto en que les acusaba de haber estado complicados en la revuelta marxista de octubre. Esto no se lo perdonaron los nacionalistas. En julio de 1936 lo detuvieron. Lo llevaron a Bilbao al retirarse de San Sebastián y fue fusilado en el asalto a las cárceles del 4 de enero de 1937, a la edad de 72 años. Es por tanto muy probable que fuese una invención posterior de sus seguidores lo de la “inspiración patriótica” recibida en 1882, y que la elección de esa fecha para “Día de la Patria” se debiera aun malsano deseo de confundir lo temporal con lo eterno y dar un carácter patriótico a la fiesta clave del Cristianismo.

    El seguidor de Sabino que verdaderamente introdujo el nacionalismo en el movimiento separatista fue Engracio de Aranzadi, “Kikitza”. Este publicó su obra “La Nación Vasca” en la que aplicaba las doctrinas nacionalistas de Mazzini. Un jesuita, profesor de Deusto y simpatizante del nacionalismo, le salió al paso y denunció la presencia de conceptos panteístas en la misma. El hecho es que ya el día 1 de Abril de 1923, Domingo de Resurrección, celebraron los nacionalistas un gran acto público en el Frontón Euskalduna y “Kikitza” lo anunciaba, en el diario Euzkadi, del que era director, de este modo: “Ha llegado el gran día. El día de la Resurrección es nuestro. En él la patria se yergue gloriosa, pisando la tumba preparada en siglos de ceguera infinita. Se levanta vencedora, burlándose de la muerte, la nación más antigua de Europa, engalanada con los esplendores de una juventud eterna”.

    En ocasiones hemos leído semejante párrafo a nacionalistas, les hemos citado el día y mes de publicación y les hemos propuesto como adivinanza que nos dijeran en qué periódico pudo haberse publicado. Siempre contestaban: Arriba, El Alcázar o Hierro (diario de FET de Bilbao). Y es que tanto el nacionalismo vasco, a través de «Kikitza», como el español, a través de Ortega y Gasset, beben en la misma fuente: Mazzini. No está de más que reproduzcamos otro párrafo del mismo artículo para que se vea que el nacionalismo centralista y totalitario: « …La persona nacional vasca es una. Los antiguos Estados son miembros de esta personalidad nacional. Se deben a la unidad, a la totalidad, a la nación. No son, no pueden ser sujetos de derechos los miembros; solo la persona lo es…». «Kikitza» negaba todo principio de subsidiaridad. En el año en que se comenzó a celebrar el “Aberri Eguna” los ánimos estaban muy soliviantados en el País Vasco por la política anticristiana de la República. El PNV convocaba la celebración en los siguientes términos: «El día de la Resurrección del Señor. Día de la Patria Vasca. Un solo día para fundir dos recuerdos queridos: la Resurrección del Señor, que al triunfar de la muerte por sí nos lega la prueba más clara de su divinidad; la resurrección de la raza vasca, salvada de la muerte por Sabino”.

    El fundamentalismo es una forma de la herejía monofisita que confundía lo divino y lo humano de Nuestro Señor. El fundamentalismo puede llevarnos a una teocracia que nunca ha sido admitida por la Iglesia Católica. Pero puede ir por un camino peor: el de la religión al servicio de intereses temporales y “más peor”, cuando esos intereses son los de la Revolución, los de Satanás. El hecho es que tenemos, como caso único en España, un partido político que regula la celebración de una fiesta puramente civil por el calendario litúrgico católico. ¿Puede darse una confusión mayor entre Dios y el Cesar?

    LOS NOMBRES “VASCOS”

    El vascuence nunca ha sido empleado para las inscripciones de actas bautismales. El mismo Pierre de Axular, autor de la primera obra importante en vascuence, siendo párroco de Sara, asentaba sus partidas bautismales en castellano. De acuerdo con las normas eclesiásticas se imponían nombres extraídos del santoral con las formas habituales en la época. Así tenemos Joseph, Josef y José. Los nombres precristianos de los vascos fueron cayendo en desuso y para encontrarlos hay que recurrir a documentos medievales. Sabino de Arana quiso remediar esa carencia y compuso su “Euzkotar Ixendegía” o “Santoral Vasco”. Tomó un catálogo de nombres cristianos. Recurrió a sus formas en los idiomas de donde procedían y los transformó de acuerdo con unas normas fonéticas que se inventó. Así nacieron por ejemplo Koldobika (Luis) del germano Klotwig y Kepa (Pedro) del arameo Cefas. Se encontró con una dificultad. En vascuence no existe género. ¿Cómo distinguir a Antonio de Antonia? Sabino encontró solución al problema. Había leído que existía la creencia popular de que los recién nacidos varones cuando lloran abren la boca y emiten una “a”, mientras que las hembras la cierran y emiten una “e”. Los nombres de varón terminarían en “a” y los de hembra en “e”. Estos nombres fueron inmediatamente aceptados por sus seguidores políticos. El resto de los vascos los puso en cuarentena. El P. Resurrección Mª de Azkue escribió un opúsculo titulado: “A Propósito del Santoral Vasco” en que refutaba las leyes fonéticas que utilizaba Sabino. Poner esos nombres a sus hijos constituía una declaración de adscripción política. Cuando los nacionalistas reclamaban el derecho de bautizar a sus hijos en “su lengua”, mentían. Otra cosa habría sido que reclamasen en derecho de imponer a sus hijos el nombre que ellos querían, sin más explicaciones. Porque no vamos a defender aquí la Ley de Registro Civil que los liberales copiaron de Francia y que excluía los nombres en idiomas distintos del oficial. Norma que no existía en otros países, como Alemania. El que un alemán, que había vivido muchos años en Barcelona, pudiera poner a su hija el nombre de Mercedes ha dado lugar a que hoy esté extendido por el mundo para designar una acreditada marca de automóviles. Del santoral sabiniano los nacionalistas pasaron a la leyenda para tomar sus nombres.¡Quién le hubiera dicho a nuestro Navarro Villoslada, cuando escribió su novela “Amaya”, como un canto a la Unidad Católica española, que ese nombre sería utilizado por los nacionalistas vascos para llamar a sus hijas! La misma leyenda se les quedó pequeña. Hoy se imponen a los niños, como vascos, nombres que no tienen el menor sentido. Que suenan a vascos, pero que nadie sabe qué significado tienen. Hace unas semanas creímos ver visiones cuando leímos que aun niño le llaman “Adur”. “Adur” quiere decir “baba” y son los inmigrantes quienes con más facilidad aceptan esos nombres que no son vascos. Quieren “integrarse” y aceptan como de la tierra lo primero que les ponen por delante. Un canónigo de la Catedral de Bilbao, notorio nacionalista, se quejaba en una carta al director del empleo de esos nombres no cristianos. Decía que eso no es lo que Sabino pretendió. “No es eso, no es eso”. Esa queja nos suena.

    _____________________________________________

    EL OLENTZERO

    En algunos pueblos de Navarra y Guipúzcoa existía la costumbre de sacar el día de Nochebuena un grotesco muñeco, gordinflón, sentado en una rústica silla y fumando en pipa. Era el Olentzero. Dice la leyenda que un carbonero vio en oriente una gran luz, el día que nació Nuestro Señor y bajó al pueblo a anunciar a sus vecinos el fin de una época y el principio de otra. Otros afirman que la fiesta de Olentzero es un resto de las saturnales romanas que se introdujeron entre los vascones. Como quiera que sea, la fiesta era desconocida en casi todo el País Vasco-navarro, con excepción de la zona mencionada. Hace unos 45 años se introdujo la costumbre en San Sebastián. De allí paso a Bilbao y al resto del País Vasco. Hoy el Olentzero es como un Papá Noel vasco que trae juguetes a los niños y, como Papá Noel, está sirviendo para desplazar al Niño Dios del centro de la fiesta. Entre los medios sociales descristianizados ya ni se menciona la palabra Navidad, se festeja la fiesta de Olentzero. La celebración es reciente. Pero han conseguido hacer creer a todo el mundo que se trata de un fiesta tradicional de todo el País Vasco. Y para que no falte la anécdota que demuestra la parte que tienen los clérigos nacionalistas en la descristianización de nuestras costumbres, hemos de hacer constar que fueron grupos juveniles acogidos a determinados conventos, y luego otros de parroquias, los primeros en salir a la calle con el grotesco muñeco que hoy disputa la fiesta de Navidad a Dios hecho Hombre.

    ———————————————

    EL INVENTO DE LA PALABRA EUZKADI

    Las palabras euskera, euskalduna y Euskalerría, eran de uso corriente en el vascuence y significaban respectivamente «el vascuence, el que habla vascuence y el Pueblo Vasco» Todas ellas contienen la raíz eusk. Sabino de Arana transformó eusk en euzko. Con zeda. Con su fértil imaginación encontró una explicación para el término. Siguiendo las leyendas que hacían proceder a los vascos de oriente, imaginó que eran adoradores del sol y que, siguiendo al astro rey, llegaron a nuestra tierra. No se le ocurrió pensar que, de ser cierta tal explicación su asentamiento definitivo tendría que haber sido Galicia o Portugal. Sol en vascuence se dice eguzkia, Sabino de Arana imagina que los vascos se denominaban a si mismos como eguzkikoak «los del sol», que se contrajo en euzkoak. De este modo el nombre de la lengua se transforma en euzkera a pesar de las protestas de todos los conocedores del vascuence, y especialmente de su correligionario navarro Arturo Campión. Es de advertir que en casi toda Vizcaya confunden la «ese» con la «zeda». No así en el resto de Euskalerría donde se diferencian claramente y pronuncian la «zeda» pegando la lengua al paladar y dejando como un conducto intermedio para la salida del aire, sin sacar la punta de la lengua como se hace en Castilla. Por eso para los vizcaínos era lo mismo euzkera que euskera. Como euskaldun realmente significa «que habla vascuence», Sabino inventó la palabra euzkotarra, para denominar al vasco, hable o no el idioma. En Ondárroa se la utilizó para designar a los nacionalistas ya que eran estos quienes así se autodenominaban.

    Euskalerría es, en rigor, el país donde se habla vascuence. Por eso Sabino inventó la palabra Euzkadi, componiéndola con las raíces euzko y -di. Con ello quiso significar «conjunto de vascos». Efectivamente la raíz -di, -ti, significa un colectivo. Pero nunca de personas y siempre de vegetales, especialmente árboles y arbustos: pagadi, aristi, artadi, piñudi, gorostidi… Muchas de estas palabras son apellidos. Ni qué decir tiene que los carlistas rechazaron las innovaciones por erróneas y por partidistas. En los enfrentamientos, cuando unos gritaban ¡Gora Euzkadi Askatuta!, los carlistas contestaban: ¡Gora Euskalerría! La aparición de ETA y de una intelectualidad vasca izquierdista e innovadora supuso el que casi todas las teorías lingüísticas sabinianas fueran abandonadas. Se empezó a escribir Euskadi con «ese». Hoy es la forma normal excepto en algún acérrimo seguidor sabiniano. Últimamente incluso esta misma forma está siendo desplazada por el término Euskalerría. De esto se quejaba hace poco un periodista nacionalista que recordaba que ése es el término utilizado siempre por los carlistas.

    _____________________________________________

    CONCLUSIÓN

    A la vista de los hechos hay que hacer constar que el nacionalismo ha tenido un gran éxito en difundir “sus” mitos y hacerlos pasar como tradiciones vascas. Esto nos tiene que hacer reflexionar pues si, quienes estamos obligados a ello, hubiéramos puesto más interés en la conservación de las auténticas, no se habría producido el vacío que ha permitido la entrada de tanta falsificación. Los nacionalistas, por su parte, pueden estar muy orgullosos de su éxito con el que no han conseguido más que poner etiqueta de vasco a lo que no lo es y matar la auténtica alma de nuestro pueblo.

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: