Mariví Bilbao, chica Cobeaga, y su aterrizaje en Hollywood


Es domingo y en Hollywood “ya está todo el pescao vendido”. Ayer sábado Borja Cobeaga y Mariví Bilbao, director en intérprete principal del cortometraje Éramos pocos, se daban el último paseo por la alfombra roja, antes del definitivo. Las cadenas de televisión tienen ya todo preparado para la emisión del denominado pre-show, que tiene casi tanta audiencia como los Oscars, bueno, al menos en Estados Unidos si sumamos los programas de todos los canales.

  

Quien sigue sin poder creerse que está en Los Angeles es la protagonista del corto de Cobeaga, Mariví Bilbao, que ayer era reconocida en el Hollywood Boulevard. Mariví abrazaba y posaba feliz para las fotos con sus fans, ante la atenta mirada de los transeúntes.

La actriz bilbaína, que pasea por la ciudad en zapatillas de deporte, se muestra encantada de ser “chica Cobeaga”.

Ayer no tenía cara de cansada, se le veía fresca y tan contenta como el día anterior. “Pero si no he dormido nada”, me dijo. Será el aire de Los Ángeles… Hizo un día de sol magnífico, que los angelinos aprovecharon para acercarse hasta las playas cercanas.

Borja me comentaba que estaba nervioso, pero no por la ceremonia ni por los Oscars, sino porque se acaba la semana y tienen que volver a casa. Han trabajado mucho pero han tenido tiempo para salir y pasárselo bien por las noches. Ayer, los periodistas seguían volviéndoles locos, colocándoles con este u otro fondo, grabando imágenes del equipo paseando por el Hollywood Boulevard, cerrado desde hace días al tráfico. Los del equipo de Pásalo de ETB también seguían de cerca los pasos de Cobeaga and company por la alfombra roja, grabando cada movimiento de Mariví, Borja y los demás.

También ayer paseaba por la alfombra roja, la que lleva al Kodak Theater, el viceconsejero de Cultura del Gobierno Vasco, Gurutz Larrañaga, que vino acompañado de Iñaki Gómez, director de Creación y Difusión Cultural del Departamento que dirige Miren Azkarate, y que han venido a arropar a la “troupe Cobeaga”.

El departamento que dirige Miren Azkarate concedió una ayuda anticipada de 9.000 euros para la producción del corto –costó 35.000- y otra para su difusión a través del programa Kimuak.

Los cortos incluidos en este programa, en marcha desde hace 7 años, han obtenido casi 800 premios en todo el mundo. Larrañaga dijo a Radio Euskadi sentirse muy satisfecho por todos los premios que los cortos vascos han recibido en los festivales y considera que la presencia, por segunda vez en los Oscars de un corto que está dentro del programa Kimuak, “es un colofón que te llena de satisfacción y orgullo y te da ganas de seguir trabajando por ese camino”.

El viceconsejero vasco afirmó que “el cortometraje vasco goza de muy buena salud en esto momento; llevamos muchos años de muy buena producción, de muy buenas cosechas y lo mejor de las cosechas lo elige Kimuak, que en una selección bien hecha, lo difunde por todos los festivales”.

Quien también acudirá el domingo a la ceremonia de entrega de los Oscars es Nacho Vigalondo, quien al haber estado nominado en 2005 con su corto "7:35 de la mañana", es miembro de la Academia. Vigalondo me comentó que votó en la categoría a mejor película pero no pudo votar por su amigo y socio Cobeaga porque los académicos deben certificar que han visto los 5 cortos, a través de unos pases específicos para ellos y por cuestiones de fechas, él no pudo hacerlo. “El mérito es totalmente suyo”, dijo.

Vigalondo tenía la opción de comprar entradas para ir a la ceremonia y lo hizo, porque quiere estar con Cobeaga. Pagó 300 dólares por dos entradas.

Miles de espectadores vascos trasnocharán hoy domingo para seguir en directo la ceremonia que comenzará a las 2 de la madrugada hora de Euskadi. Según la escaleta del programa, el premio al mejor cortometraje, el cuarto de la noche, se dará a conocer durante la primera media hora de emisión.

En las fotos: Gurutz Larrañaga, Mariví Bilbao y Borja Cobeaga.

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: