Toque de queda

En julio del pasado año entró en vigencia un decreto, el 308-06, por el que queda prohibida la venta de alcohol a partir de las 12 de la noche de domingo a jueves y de las 2 de la madrugada los viernes y los sábados. La idea era sumar un nuevo elemento a lucha contra la delincuencia.

  

La fuerza pública, entiéndase policía y ejército, interpretó el decreto a su conveniencia y decidieron que, en lugar de velar por la prohibición, había que cerrar los locales. De esta manera, la diversión en un país tremendamente turístico queda limitada por lo que se puede definir como abuso de autoridad. Y ello, sin que nadie haga nada. Bueno, sí. Las autoridades afirman que los niveles de delincuencia han bajado porque lo dicen sus estadísticas, difícilmente contrastables.

Reflexión: la lucha contra la delincuencia se plantea en términos de reducción de libertades públicas del ciudadano y no de refuerzo y búsqueda de mayor eficacia de la acción policial. Menos gente en la calle de noche implica menos opción criminal, aunque estamos asistiendo a actos delictivos a cualquier hora del día, como si los delincuentes hubieran decidido dormir de noche y actuar de día.

Así que de noche nos quedamos más en casa, los negocios de restauración y diversión se han visto afectados, se han perdido empleos y los turistas alucinan cuando les dicen que a las 12 ya no tienen otra cosa que hacer que volver a su hotel y tratar de seguir la juerga en él, si es que se lo permiten.

0 pensamientos sobre “Toque de queda

  1. agurtzane

    Deduzco de tu comentario que República Dominicana gira en derredor del turismo. ¿Es tan linda como dicen las agencias de viajes? ¿Es segura?¿Hay Centro Vasco? Gracias, Iban.

  2. Iban

    Hola Iturralde y Agurtzane:

    Con respecto a si soy partidario de la medida, creo que luchar contra la delincuncia a base de meternos en casa y no mediante la garantía de seguridad pública por parte de la policía que se paga con nuestros impuestos es peligroso porque el delincuente se siente con autoridad sobre la verdadera autoridad. Si se estableciera un horario de cierre de locales nocturnos de entretenimiento y copas por el bien de la comunidad por problemas de ruidos, de alteración del orden público, etc, lo vería de otra manera. De hecho, así es en muchos lugares de Euskadi, y de Inglaterra, donde me encanta ir, y no me quejo por ello. Eso sí, suelen hacer diferenciación por precio de licencia y por lugar donde está el local.

    Ahora van a poner alcoholímetros, lo cual me parece bien. Pero van a llevar el tema hasta el punto de que ninguno de los que vaya en un vehículo, sea conductor o no, puede estar bebido. Es decir, penalizan al pasajero de un carro, que no tiene culpa de nada. Es que llevan las cosas a los extremos, sin pasar antes por otras etapas que habría que quemar para llegar a eso. Pasamos de la falta de todo a querer controlarlo todo. Un sinsentido.

    RD tiene unas playas preciosas, pero también una montaña espectacular. Y sus pueblitos son divinos, con gente maravillosa. El problema es que se vende aquello de los resorts con todo incluido y la gente apenas sale del hotel. Yo suelo decir que quien va con ese plan no ha estado en la República Dominicana.

    Al turista se le protege mucho y es difícil que tenga algún percance de seguridad. Pero claro, es como con todo, si te metes donde no te llaman te puedes encontrar con lo que no buscas ni quieres.

    Tenemos una Euskal Etxea, pero sin local, es decir, sólo la asociación, y nos juntamos los poquitos que somos en algún lugar cuando queremos reunirnos. Si vas por allá y quieres conocernos, ya sabes, me lo dejas saber.

    Gracias por vuestros comentarios y muchos saludos.

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: