Crónica de un lunes que hasta hace poco era festivo

Hasta hace poco, el Athletic le ganaba al Osasuna, incluso a domicilio, aunque no anduviera bien, aunque el Osasuna estuviera necesitado del triunfo. Ahora, el equipo navarro le gana al de Bilbao a domicilio, aunque haya tenido partidos de competición europea entre semana, aunque deberían estar cansados. Antes, y ahora, el equipo de los “leones” cuenta con una camada importante hecha en Iruña, varios de ellos ausentes, por cierto, el sábado.

Las cosas del fútbol andan mal para guipuzcoanos y vizcainos, y para los alaveses que les precedieron en esto de bajar de categoría, algo que se ve ya inevitable para uno o los dos clubes. No vayan a pensar ustedes, los que siguen estos desahogos desde la distancia, que exagero al decir que éste es hoy, lunes de crudo invierno, cuando nos hacíamos en primavera, cuando frutales y arbustos varios estaban ya en flor, el tema de conversación, lamento o cabreo más generalizado en una buena parte del país.

  

Si tuviera que escribirles una carta este lunes de invierno recuperado que reflejara el clima y el ambiente, debería empezar por ahí, y seguir diciendo que la montaña se cobró la vida el sábado pasado de un veterano, de Pedro Udaondo. Alpinista experimentado, estaba escalando el pico Jou de los Asturianos y se cayó. Sabía todo sobre ellas, pero las montañas se cobran a veces el peaje más caro con los mejores.

En Euskal Herria, donde no debe parecer exagerado decir están los y las mejores escaladoras del mundo, no hay año sin víctima. No parece haber montaña que se precie que no se haya cobrado un vasco. Casi siempre son jóvenes. Esta vez era un veterano, precursor de una afición que no deja de crecer en esta tierra. Quien tantas veces intervino de rescatador, esta vez hubo de ser rescatado. Tenía 73 años. Bien aprovechados.

Hablaba en realidad de crónica de un lunes que debió ser festivo, porque hoy es el día de San José, una festividad que siempre fue muy especial en este país, al margen de creencias e increencias. San José era festivo y solemne y día de comer fuerte y bien. No recuerdo en qué momento dejó de serlo, ni por qué.

Si se trataba de suprimir festivos, me hubiera cargado antes a Santiago, a quien vengo de visitar en su tumba y del que les hablo mañana, a la hora de recrear este norte peninsular que tanto emigrante dio a América, que recibió de vuelta luego a algunos de ellos, a los más afortunados casi siempre. Casi siempre para hacerse notar con hermosas casas y palmeras que enraizaron bien en estas tierras bárbaras.

Este lunes tormentoso no invita al optimismo, pero ahora mismo, aquí, en Iurreta, en frente de esos hermosos montes de Urkiola, se abre paso un abanico de rayos de sol.

0 pensamientos sobre “Crónica de un lunes que hasta hace poco era festivo

  1. eugenio feliz merayo

    Azurmendi, una vez te hoy comentar en Radio Euskadi que alguna vez hablarias sobre Durango ,creo que tu eres de Durango al igual que yo . si tienes algo que comentar me gustaía leerte , me gusta la forma de informar que tienes y tus juicios politicos ,etc
    saludos

  2. jfa

    Ya sabía yo que esto de postear me iba a forzar a desnudarme (casi) del todo. Pues sí, nací en Santa María 1, pegado a la sacristía por la parte de atrás y al pórtico por delante, en un primer piso de una casa que tumbaron para hacer otra más fea. Nací en Durango, viví ahí siete años, los suficientes para acordarme de Calle Conventos y de Urkiola, y del camión de Duñaiturria, el carbonero, en el que subíamos. Nací ahí porque mis padres tuvieron que salir de Gernika por razones fáciles de presumir. Sobre Durango tengo historias posteriores que no caben aquí. Ni en la radio. Muy inconvenientes. Pero todo se andará. Y no me ruborices a elogios, que luego vienen los malos y te fríen a insultos.

  3. xabier arozena

    que grato Jose Felix, de tenerte tan acequible por la red. Pasastes años muy frucitiferos en Caracas, fructiferos para tí asi como para muchos de un buen grupo de amigos y alumnos que hoy en día hacen historia en eso del periodismo politico. Les dejastes sembrado ese gusanillo.
    Estoy esperando a ver cuando publicas tus memorias no sólo por saber de tí ( tal como tu dices: eres transparente ) como por conocer de esos otros actores, de estas últimas decadas.
    xabier arozena, otro de tantos vascos hecho en Venezuela

  4. JMAO

    El escrito seguía así:

    El 11 de enero del 1959, el Athletic ganaba a Osasuna, en el viejo San Juan, 1-8 (!).Culminaba una racha, recor de la Liga, de 4 partidos seguidos y 33 goles a su favor. Un promedio de 8´5 goles/ partido.

    Cuanta la historia, que tu paisano durangués Eneko Arieta, notable goleador de aquella delantera, se metió en casa, de vergüenza por no haber conseguido ninguno de los 8 txitxarros y no salió en varios días.

    Pero, en aquella época, también el Athletic daba la “de arena”. A continuación de esta racha, enganchó una de 7 partidos seguidos logrando sólo tres goles. Incluso se permitió perder 0-1, en la Catedral, con el Oviedo, gol marcado por el ex-alavesiste Emilio Arbáizar.

    JMAO

  5. JFA

    Eneko, sí, pero sobre todo era Mauri mi favorito. ¡Fíjate lo que mandaba en y fuera del campo, que nos metía por los vestuarios y nos sacaba a las gradas, minutos antes de empezar el partido! Era Mauri la delicia de la tribuna de los pobres. Se recorría el campo de abajo arriba, metía goles por pares y nunca perdió la frescura. Se había criado en las ruinas de Gernika.

  6. jmao

    Eneko, Mauri, Maguregi, Garay, etc…todos fueron maravillosos, capitaneados por el “abuelo”: el genial Piru Gainza, único superviviente de la generación anterior. Pero el día del 1-8 a Osasuna hubo uno que quizás no tuvo tanta fama y, sin embargo, anotó 5 golitos. Era Merodio, el único no nacido en Bizkaia. Nació en Barcelona, porque su padre, el gran pelotari Txikito de Gallarta jugaba en aquella capital de palista profesional. Merodio, cuando la golpeaba con la zurda, el balón salía como impulsado, no por una pala, si no por una txistera de cesta-punta. Esos cinco goles podrían ser un record en la Historia del Athletic e incluso de la Liga, si no fuese porque el propio Gainza, él sólo, le hizo una vez 8 al Celta, fue doce años antes, exactamente el 18 de Mayo del 47 y el resultado final fue Athletic, 12-Celta, 1.
    JMA

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: