Los Castores, urbanización cercana a Caracas, tiene un frontón bien aprovechado

Los Castores es el nombre de una urbanización próxima a Caracas que fue imaginada y construida inicialmente por el padre Silverio de Zabala, que imaginó y montó una institución financiera, “La Vivienda, entidad de ahorro y préstamo”, de corte cooperativista para estos menesteres. El padre Zabala, primo de la esposa del lendakari Aguirre, fue en la década de los sesenta y comienzos de los setenta, capellán de religiosas y del Centro Vasco de Caracas, hasta que, como cualquier humano, se enamoró.

Creo recordar que se enamoró de una viuda o divorciada alemana y que aquello duró poco y acabó mal. Regresó luego a Euskadi, donde pasó desapercibido, si no ignorado, seguramente porque sus fieles nunca entendieron la etapa final de su vida. Me contaron que murió plácidamente en la cama del Hotel Hilton de Caracas, a donde había viajado, invitado para una conmemoración precisamente de La Vivienda, de su Vivienda.

  

Esta incursión por Silverio de Zabala me recuerda que tengo pendiente una discusión bloguera con Iñaki Anasagasti acerca de las alertas a Euzkadi del capellán, allá por 1964. Después de mucho buscar, porque esos escritos fueron la primera referencia que tuve de un Centro Vasco de Caracas que luego sería mi segunda casa en esa ciudad, me encuentro con los escritos en el blog de este prolífico Iñaki, que no sé de dónde saca tiempo para tanto hacer y escribir.

Estaba en Los Castores, a donde fueron muchos vascos a vivir, donde construyeron, como corresponde, un frontón de pared izquierda, abierto, donde jugué bastantes partidos con los Uzkanga Gisasola, donde siguen haciendo campeonatos de paleta, de los que supe porque me enviaron el programa, primero, y los resultados después, además de un par de reseñas periodísticas de la prensa local.

Lo de jugar a pelota a mano y pala está muy asentado en Caracas y Valencia, entre los vascos y su área de influencia. Recién llegado a Caracas, yo mismo competí, y gané por cierto, un campeonato de paleta, gracias a que tuve el acierto de elegir la mejor pareja posible, la de Jesusmari Bilbao (sí, ya sé que ustedes, los del Centro Vasco de El Paraíso, le llaman Josu, pero en la familia, de Berriatua y/o Ondarroa, nunca dejaron de llamarle Jesusmari).

También ganamos -los protagonistas de la alarma del padre Zabala, organizado en equipo- un campeonato de futbito, fútbol sala, que no contribuyó a disipar los recelos que nosotros, jóvenes y descarados, despertábamos en aquellas buenas gentes. Pero de esto, aunque no sé si esta es la tribuna adecuada, y para responder también al reto de Iñaki Anasagasti acerca de escribir o no memorias, de escribir sobre las inconfesables, que son las más (las únicas) interesantes, escribiré en otros momentos.

Hoy, recojo la noticia de los campeonatos de paleta de Los Castores, una urbanización de clase media, camino de Los Teques, a una hora de Caracas, porque el tráfico nunca fue bueno por esos caminos. Recojo la nota del Club de Pelota Vasca Los Castores que agradece “la cobertura dada al Campeonato de Pelota Vasca Invitacional Los Castores Marzo 2007 por El Diario El Avance, en especial al periodista Iván Alvarez Vitta. Por otro lado damos las gracias a todos los que de una manera u otra colaboraron para la buena marcha del mismo, también a Empresas Polar, Pepsi-Gatorade, Héctor Figueira, Marlon Monsalve, Armando Obando y sin dejar de lado a los paelleros Diego Lana, Santiago Lazo y Franklin Zambrano, los caraqueños Jorge, Carolina y Gary. En fin, gracias a todos”. Recogido queda.

0 pensamientos sobre “Los Castores, urbanización cercana a Caracas, tiene un frontón bien aprovechado

  1. Mikel Ezkerro

    Respuesta a José Félix:
    El escrito del P. Silverio de Zabala al que haces referencia, llegó a Buenos Aires a mis manos, vìa de otro sacerdote el P. Iñaki de Azpiazu que aunque residìa en Argentina, por aquellas fechas estaba en Laburdi,coincidiendo su estadìa con un jucio en Bayona a Julen Madsariaga Aguirre y Eneko Irigaray Urrutia, donde el P. Iñaki fue como testigo de moralidad por la defensa de los acusados.
    Tambièn fueron testigos por la defensa otros sacerdotes como Mons. Larrañaga Lasa,(Obispo en China) Charrinton, etc.
    Al P. Iñaki de Azpiazu que comenzò con una cita en LATIN, el Juez le quitò el uso de la palabra alegando que estaba hablando en EUSKERA…
    Por cierto que en transcripciòn textual, el juicio fue publicado en “ENBATA”.
    Aquel juicio, creo que fue en octubre de 1964 concluyò practicamente con la expulsiòn del estado francès de los dos citados y de Josè Luis Alvarez Emparanza “Txillardegi” y Josè Maria Benito del Valle Larrinaga.
    Por ùltimo, añado que el P. Iñaki coincidìa en algunas cosas con el escrito del P. Zabala y disentia en otras.

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: