De Serrat a Sabina pasando de Savater

Tuvo que ser una argentina la que me dijera que Serrat tenía una canción de nombre Edurne. Ni siquiera mi mujer, que es forofa del catalán desde el tiempo en el que a mí también me gustaba -luego, como que le puso a todo demasiado tembleque, para mi gusto-, la conocía. En Argentina, tan de tripletas, arrasan Serrat, Sabina y Savater. Sí, también Savater, consagrado como filósofo de corte en el Cono Sur y en México, muy especialmente.

Como al viento, la lluvia y el trueno/ le parieron al sereno,/ a la sombra de un nogal.
Con helechos le hicieron su cuna,/ la abrigó un rayo de luna/ y a lo lejos le mecía el mar.
Abestu Edurne,/ abestu Edurne./ Hori da zure Herrie.

  

Y sigue. Es, por lo que me dicen, de la etapa en que Euskadi era el modelo y la mujer, de Tolosa, Edurne por ejemplo, la musa. Dicen los serratólogos, las serrratólogas casi siempre, que Joan Manuel siempre fue enamoradizo, que estuvo en Gipuzkoa y que se topó con una mujer a la que llamó Edurne y que le duró un tiempo.

Hoy, Edurne no da el tipo de mujer joven, comprometida, zurda. Hoy entras en google con Edurne y te encuentras de primeras con la web oficial de una madrileña que hace “rock contemporáneo”, con club de fans, que se dio a conocer en OT, que… Nada que ver con la Edurne de Serrat, ni con la de los comics de Egillor, para quien este nombre era la síntesis de una señora clásica de batzoki. Me pregunta la argentina qué quiere decir Edurne, y le digo que Nieves. No me da chance a explicarle que no todos los nombres vascos y sólo los vascos tienen por qué querer decir algo en español…

Hablando de la otra S, de Sabina, no sé si en Euskadi se conoce la relación que tuvo con Mezo Bigarrena, un algorteño que terminó con su vida en el bosque porteño de Palermo. Mezo decía entre otras cosas que Sabina le robaba las letras y él le robaba las mujeres. En todo caso, hay una letra que no pudo robar: la que le dedicó a su muerte.

Flores En La Tumba De Un Vasquito es el título, y dice:

 

Excepto las de la imaginación/ había perdido todas las batallas./ Un domingo sin fútbol nos contó,/ vencido, que tiraba la toalla/ y nadie lo creyó.

Pero, esta vez, no iba de farol;/ al día siguiente se afanó una cuerda/ y en lugar de rezar una oración,/ mandó el mundo a la mierda/ y de una ‘palo borracho’ se colgó.

Debía "luca y media" de alquiler,/ dejó una herencia un verso de Neruda,/ un tazón con pestañas de papel/ flotando en el café/ y una guitarra tísica y viuda.

Lo poco que tenía lo invirtió/ en un hueso de lujo para el perro/ y en pagar al contado la mejor/ corona que encontró…/ para que hubiera flores en su entierro.

Veinte años atrás lo conocí/ en Londres, conspirando contra Franco… Joaquín Sabina conoció al Vasco Bigarrena -Bigarrena, porque el primero era su padre- en Londres. Y Mezo conoció a todo el mundo de cantautores y músicos comprometidos de América Latina, y todos dicen que podía haber sido el mejor, si hubiera sabido convivir consigo mismo.

A Savater, para terminar, le pueden sacar cantares, pero difícilmente versos.

0 pensamientos sobre “De Serrat a Sabina pasando de Savater

  1. Mikel Ezkerro

    Al etílico Savater, ya anunciado para la Feria del Libro 2007 en Argentina y que nuevamente nos va a “VERSEAR” a argentinas y argentinos , seguro que le caben cantares, pero tambièn aquel conocido verso de ^Poderoso caballero es DON DINERO”

  2. Iturralde

    Hace un tiempo leí en un suplemento de Página 12 un reportaje sobre Luis Mezo Bigarrena, fascinante. Sería de gran interés que hablaran de él quienes le conocieron en vida. Personalmente, voy a intentar aportar algo también.

  3. ioseba gorostidi

    Hablando De Savater, leo en el diario CLARIN del 21/04 un reportaje sobre la conferencia que dio en BB.AA. La periodista dice entre otras cosas “el académico y su mujer, también universitaria, viven bajo amenaza de ETA “POR SUS CRÍTICAS A LAS ACCIONES TERRORISTAS DEL NACIONALISMO VASCO”. Más adelante, entrecomillado, al parecer palabras de Savater: Para el español, el terrorismo “es una forma de tiranía porque imponen con miedo lo que no pueden sostener con razones” y ” gracias al miedo que genera el nacionalismo más de 200 mil personas se han ido”.
    Así siguen hablando algunos a 12.000 km. de Euskadi, y claro, es más fácil hacer creer esas cosas a la lejanía. Si no recuerdo mal, ya hubo gente en Euskadi que explico lo de la “fuga” de los 200 mil y creo recordar que en otras partes del estado español hubo más idas de personal que en Euskadi. Me gustaría que José Félix Azurmendi hiciera una reseña sobre el tema pues me interesa enviar una cartas al director de el CLArin para aclarar un poco el tema.
    Agur

  4. jfa

    Lo de los 200 mil no es verdad, y lo sabe todo el que quiera saberlo. El miedo no empezó con ETA. Mejor dicho, para algunos, sí. Cuando ETA asesinó a Ernest Lluch -espero que algún día, alguien explique qué lógica liberadora veían tras este atentado, y tras otros, claro- acabó además con el mejor polemista con/contra Savater. Es muy difícil polemizar con el filósofo, porque es “guapo y apoyado”, y absolutamente desvergonzado.

  5. Alberto Rodríguez

    Serrat escribió Edurne allá por 1970, pero la canción estuvo prohibida en España durante varios años, ya que se la podía interpretar como una defensa de la guerrilla vasca. En la versión española del LP que algunos llaman “Mi Niñez” no figuraba ese tema (y otros habían sufrido ciertas alteraciones). En la versión argentina de ese mismo LP sí estaba Edurne, y de allí que muchos argentinos la conociéramos antes que los españoles (o catalanes, o vascos). En España, el tema fue después publicado en un single, pero no se lo volcó, claro, a los siguientes LPs.

  6. Sonya Ferreira

    Sintetizar en un breve comentario a respeto de Luís es lo más difícil.
    Por circunstancias ajenas a nuestra voluntad no nos enteramos de su muerte de inmediato. Sus padres a los cuatro días, nuestra hija y yo casi a los veinte días después. Antes que completara un año de su último y definitivo viaje conseguimos nos encontrar, los cuatro, y llorar juntos su ausencia.
    En aquel momento de dolor las flores en su tumba no era lo más importante aunque mucho nos gustaría verlo reposar para siempre en su país natal.
    Estamos si en deuda con Luís, es el merecedor de un homenaje que reuniese sus amigos y recuperara sus canciones. Muchos le echan de menos y todavía cantan sus canciones.
    Luís hice parte de un capítulo importante de mi vida. Quizá lo más brillante y lo más intenso. Me ha dedicado una canción y sus versos son muy superiores a ese que exhibes en este Blog, sobretodo porque Luís allí es sincero, afectuoso y elegante. Abre su corazón y nos enseña un poco de su alma.
    Usar los versos, una melodía para denegrir el otro, para vengarse o quizá por un mórbido placer de profanar la imagen de alguien que no puede más se defender me parece muy fuerte y tan sólo revela poco respeto por parte de su autor e insensibilidad para con el dolor ajeno.

  7. Mikel Ezkerro

    Contestando a Sonia Ferreyra.
    A Luis,lo tratè en Buenos Aires en tres ocasiones.
    Me lo presentò quien era ya su amigo, y amigo mio desde hacia años Enrique Jorge Aramburu.
    Luis y Enrique Aramburu se conocieron un dia que Luis visitaba la Feria del Librom en Buenos Aires y se encontrò en el stand de la Fundaciòn Vasco-Argentina Juan de Garay con Enrique
    Aramburu.
    Fue Enrique quien nos presento en un cafè de la Avenida de Mayo al 600 “La Embajada del Cafè”. Luis me contò que èl vivia en ROMO en la “Repùblica Libre de Romo” y hablamos de las canciones de Telesforo de Monzón.
    Me impactó el sentido de humor de Luis.
    Como le pareciera que el mozo que nos atwendìa, que era gallego, al oir alguna vez la palabra “vascos” “paraba la oreja” como se dice, empezò a hablar en viz màs alta con un acento típico de baturro aragonés.
    A tal punto que cuando estàbamos abonando la cuenta, le dijo a Luis: “Usted, si que es un tipico aragonès”…
    La segunda vez, en otro cafè de Charcas y Scalabrini Ortiz,de nuevo los tres y Luis nos hablò largo y tendido de “Lizardi”, “Lauaxeta”, Lete y Lertxundi.
    La tercera y última fue casual, en la boca de la estaciòn de subte de Plaza Italia.
    Luis iba con un compañero y ambos llevaban con ellos sus guitarras- Nos saludamos al pasar. No lo vi màs.
    Enrique Aramburu me diò la noticia, creo que llegò a estar en contacto contigo o algo parecido.
    Luis me pareció un poeta, un niño y que sentìa LO VASCO en intensidad

  8. Sonia Ferreira

    Contestando a Mikel Ezkerro

    Pues no. No he conocido a Enrique Jorge Aramburu. De ser amigo de Luís será pues una buena persona.
    Un saludo.
    Sonia Ferreira

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: