“A mis hermanos uruguayos de origen vasco”

Confieso que desde muy pequeño he sentido un especial afecto por la Nación Uruguaya. En mi niñez, que pasé en Bilbao, dos amigos de mi padre- argentino como yo- eran uruguayos muy simpáticos y eximios bailarines de tango, que solo se enfadaban al discutir de fútbol, uno era de Nacional y el otro de Peñarol.
En 1950 mis padres y yo volvimos a Argentina. El "Monte Urbasa" hizo una escala en Montevideo e hicimos un breve recorrido por la parte antigua de la ciudad fundada por el durangués Bruno Mauricio de Zavala. Recuerdo bien que en los dos bares que entramos estaba la imagen de Carlos Gardel…

Ya en Buenos Aires, una de mis aficiones con 12 años era escuchar las radios de Montevideo (Rural, con los comentarios de Benito Nardone "Chicotazo", Sarandí con los relatos de fútbol inimitables de Carlos Solé, los noticieros de Carve y El Espectador, los discursos de Luis Batlle Berres en Ariel, la música clásica en Sodre y por supuesto Radio Colonia, monopolizada virtualmente en aquellos años en lo musical por la voz de Carlos Gardel).

  

Ese mismo año 1950, con un chico uruguayo de mi edad que era vecino, salimos a las calles de la ciudad de Lanùs a para festejar la formidable hazaña del seleccionado uruguayo de fútbol que en los últimos diez minutos del partido con goles de Pepe Schiaffino y Alcides (creo que así se llamaba) Ghigia, obtuvieron con la tradicional garra charrúa el Campeonato Mundial ante Brasil en el flamante y monumental Maracaná.

Ya por aquellos años del 50 me llamaba la atención la diferencia entre el pluralismo político uruguayo y el respeto existente a la libertad de expresión y el monopolio del "unicato" de la voz única, que se repetiría con signo distinto, pero siempre "único" que durante años perduró en mi Patria Argentina.

En el bachillerato con algunos amigos coincidíamos en aquello de "Uruguay, la Suiza de América", concepto que muchos años después escuché en San Juan de Luz de boca del canónigo Don Alberto de Onaindia, contándome sus impresiones de un viaje que con Don Francisco Javiwer de Landaburu realizaron a Uruguay y Argentina.

Cuando desde los 15 años comencé a interesarme por los temas patrióticos vascos, mi primer contacto con lo vasco en el Uruguay fue con un vasco nacido en Portugalete, Antón Otsa, que antes del 36 había militado en el Jagi-Jagi y que durante la guerra fue Comisario Político en la Marina de Guerra del Gobierno Vasco, en el "bou" Bizkaya", detenido en Santoña y preso durante años en el penal del Puerto de Santa María. Al salir se integró a la Resistencia Vasco y luego entró a trabajar como marinero.

En 1958 me lo presentó el sacerdote vasco Tiburcio de Ispizua, que en 1971 fue el sacerdote que me casó y quien fue el que cuando Otsa decidió desertar en 1943 lo ayudó a hacerlo, facilitándole una sotana con la que se "camufló" este personaje, solo comparable, entre los vascos que conocí, a Lezo de Urreztieta y Pello Mari Irujo.

En Buenos, Otsa estuvo activo en una red de información vasca dirigida por Ramón de la Sota Mac Mahon, teniendo tiempo después que "salir apurado" hacia Carmelo, Uruguay.

En la lancha deportiva del irunés Felipe Salazar, utilizando en Uruguay una documentación a nombre de Marcos Zabala Wilson, que usó hasta su muerte en 1963.

Cada tanto venía a Buenos Aires a visitar a Don "Tibur" Ispizua y nos citaba en un pequeño barquito en Corrientes y Bouchard, enfrente del estadio Luna Park, donde escuché los primeros datos sobre la situación del movimiento vasco en el Uruguay de boca de un referente de primera.

Decía Otsa y años después lo puede confirmar desde la investigación histórica, que la presencia y magnifica labor cultural de Don Vicente Amezaga Aresti significó la mayor contribución cualitativa de lo vasco en el Uruguay desde una visión no solo cultural, sino también patriótica, a través de sus conferencias en el ámbito universitario, artículos periodísticos, contactos personales, etc. Algo que conformó el eje de una amable conversación que mantuvimos no hace mucho en Buenos Aires con Xabier Irujo Amezaga, que al igual que su hermano Mikel hacen honor a los dos apellidos que portan y el peso que ello conlleva.

Otro vasco que residió durante años en Uruguay y que traté mucho en Buenos Aires desde 1963 y hasta su muerte fue el ingeniero agrónomo Miguel Zárate, nacido en Gasteiz-Vitoria, casado en segundas nupcias con María Ester Otaegui, hija del famoso Dr. Tomás Otaegui, autor del libro "Los Vascos en el Uruguay".

Miguel Zárate junto con la bilbaína Angelita Bilbao de García (que merecerá un artículo que prometo escribir) fueron durante años magníficos sembradores del ideario nacional vasco en el Uruguay, baste mencionar que fue Zárate quien invitó al famoso poeta uruguayo Sabat Ercasty para que escribiese un poema, como así lo hizo el vate oriental que influenció a Pablo Neruda, sobre el martirio de Gernika.

El primer uruguayo nativo que traté en lo vasco fue en noviembre de 1960 , se llamaba Carlos González Mendilaharzu, persona finísima, culta y afectuosa que asistió representando al Centro Euskal Erria de Montevideo a una reunión de Centros Vascos en América del Sur, convocada a raíz de la visita del Lehendakari Leizaola que vino acompañado de otro vasco Lucio de Aretxabaleta, fallecido trágicamente en Caracas a raíz de un terremoto y que en su juventud había sido en Euskadi intérprete actoral en obras de divulgación patriótica.

Con Don Carlos conversamos en el Laurak Bat durante una larga sobremesa, acompañados por Pello Mari Irujo y Ollo, entre otras cosas, sobre la participación de los vascos de Iparralde y Hegoalde en dos bandos distintos durante el prolongado sitio a Montevideo a mediados del siglo XIX.

No nos vimos con Don Carlos hasta años después en su País en la década del 90. En uno de esos viajes di una conferencia en Montevideo en el Cabildo de Montevideo sobre las similitudes y diferencias a mi criterio entre el desarrollo de lo Vasco en Uruguay y Argentina, a la que Don Carlos asistió. Al terminar me saludó y tiempo después me enteré de su fallecimiento. Lo que no supe hasta entonces es que Don Carlos no compartía alguna o algunas de mis opiniones, pero sin embargo había considerado mejor, no expresarlo públicamente.

Su decisión me ha dejado un sabor amargo, porque sinceramente, me hubiera gustado machismo escuchar la opinión fundamentada de quien considero, respeto y valoro como un auténtico hacedor de vasquismo en la patria de Artigas.

Confieso públicamente que en ningún país del continente americano que he visitado me han tratado con la amabilidad, el afecto y la generosidad que lo han hecho los hermanos uruguayos.

En los últimos años y para dar conferencias sobre temas vascos he visitado varias veces Uruguay. Así en Euskal Erria, respondiendo a una invitación de Agurtzane Aguado hablé sobre las visitas al Uruguay del inolvidable Lehendakari José Antonio de Aguirre y su trascendencia y en tres ocasiones gracias a la gentileza de la entidad Haize Hegoa he participado en tres Seminarios de Cultura Vasco-Uruguaya realizados en el histórico Cabildo montevideano, compartiendo, conociendo y aprendiendo de los investigadores uruguayos y recibiendo la amistad impagable de personas como Enrique Poittevin y su señora esposa, Danilo Maytia, Renèe Fernàndez, Maite Bengoa ,excepcional profesora de danzas vascas.

En casa de Maite, un desayuno que se prolongó durante horas con su ama ha sido para mí una de las experiencias emotivas más importantes en mi quehacer vasquista, algo inolvidable e imborrable.
Hace poco hablé también en el Centro Vasco de Salto, la ciudad fundada por un Fz de Viana, nacido en Lagrán (Araba-Alava) disertando en un hotel donde pernoctara el gran Carlitos Gardel, tan querido en el Uruguay.

En Uruguay en Haize Hegoa he conocido a un grupo de jòvenes que estudian Euskera y que me han pedido relacionarse con personas que en Iparralde dominen los distintos dialectos del Idioma Vasco allí existentes, lo que habla por si solos de sus sentimientos e inquietudes.

He visto en la Semana Nacional Vasca de Córdoba a los dantzaris de Haize Hegoa tras la Ikurriña y la Bandera de la Nación Uruguaya, hermanados con los dantzaris argentinos.

Siempre repito donde estoy o voy esta frase del gran ARTIGAS: "CON LA VERDAD NI OFENDO NI TEMO" y deseo de todo corazón a TODAS las instituciones vascas en el URUGUAY el mejor de los éxitos en la ineludible e impostergable tarea de seguir SEMBRANDO CULTURA VASCA en el URUGUAY.

Ya sabéis que para aportar un granito de arena, podeìs contar con este argentino de origen vasco que se siente orgulloso de proclamarse HERMANO VUESTRO, HERMANO DE LA NACION URUGUAYA.

0 pensamientos sobre ““A mis hermanos uruguayos de origen vasco”

  1. jfa

    Para los que les miramos desde Euskal Herria, uruguayos y argentinos -sobre todo los de la provincia de Buenos Aires- son igualitos. Ya sé que ustedes no quieren a veces ser ni parecidos, pero desde la distancia se producen estos fenómenos. Y si se trata de argentinos y uruguayos de origen vasco, los parecidos son todavía, para nosotros, más evidentes. Para nosotros, lo incomprensible sería que ustedes no se quisieran. Aunque haya diferencias puntuales, aunque hay intereses enfrentados, puntuales. Es decir, Mikel, que también esta vez muy bien.

  2. leonardo

    Gracias hermano argentino!tan solo quisiera saludarte desde la ciudad de 33 Uruguay por tus comentarios es que la verdad tenemos mucho en común la Argentina, mi país y la patria vasca…pero por sobre todas las cosas lo universal que parece darnos la particularidad compartida de ser pueblos esencialmente migratorios…muchas gracias Leonardo (29).

  3. Mikel Ezkerro

    Respuesta a Leonardo;
    El vasco Josè Maria Iparraguirre que viviò varios años en el Uruguay, sus hijos nacieron todos en el Uruguay, fue el que escribiò el “Gernikako Arbola” donde se pide al simbolo de la Libertad “eman da zabal zazu munduan frutua” (Da y esparce tus frutos por el mundo”), en un mensaje de UNIVERSALIDAD.
    Para ser y sentirse UNIVERSAL no hay por que negar la IDENTIDAD NACIONAL.
    UNIVERSALES si, pero desde nuestra condiciòn de URUGUAYOS, de ARGENTINOS , de VASCOS , como de cualquier otra nacionalidad, que todas tienen el derecho de existir.
    Que mis saludos te lleguen a esa ciudad donde vives que recuerda la gesta de aquellos 33 patriotas uruguayos que partiendo de Argentina fueron a liberar
    su Patria Uruguaya.
    Gracias a tí, Leonardo, hermano uruguayo.

  4. sc

    “Con LIBERTAD no ofendo ni temo” es la frase de Artigas.Es un pequeño detalle, sólo para no poner en boca del héroe,algo que no dijo. (Disculpa el atrevimiento de corregir- defectos “profesionales”jejeje..). Mi propósito era agradecerte como oriental (con raíces vascas)tus afectuosos conceptos sobre nuestro pueblo y el reconocimiento a la seriedad de los investigadores vasco-uruguayos!
    Cordiales saludos S.C.

  5. Mikel Ezkerro

    Respuesta a S.C.
    Estimado amigo: Te agradezco tu corrección a la frase del gran Artigas.
    Tomo debida nota para no repetir un error y no tienes porque agradecerme mis conceptos sobre el hermano Pueblo Uruguayo y la seriedad de vuestros investigadores, porque no he hecho más que DECIR LA VERDAD.
    Con afecto fraternal.

  6. PINEDO

    CENTRO DEPORTIVO VASCO
    ARGENTINO URUGUAYO DEL RIO DE LA PLATA.
    POR PRACTICAS DEPORTIVAS OLIMPICAS
    EN SUS COLORES ROJIBLANCO Y ALBICELESTE.
    LA FORMACIÓN CULTURAL QUE HACE
    EL DEPORTE DE DESCENDIENTES VASCOS
    JOVENES EQUILIBRADOS,SALUDABLES SUS GANAS DE VIVIR Y QUERER POSEER PLENITUD
    CON NATURALIDAD.

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: