El sosiego se llama Coroico

 

El sosiego se llama coroico

 Queridos todos!

El viernes llegó con tantas ansias, que estuve nerviosa como un flan durante toda la mañana. El motivo no era otro que la escapada que había planeado con otras 5 colegas de trabajo (Guirles, Marita, Lili-Concha Loca, Monique, Eider y yo) para visitar Coroico, un pueblito en la zona de Los Yungas, que forma parte de la selva boliviana.

 

una de las 3 cascadasY desde luego, motivos no me faltaban, porque la zona, ubicada bastante cerca de La Paz, es cuanto menos espectacular. En tan sólo dos horas y media de minibús pasas de 4000 a 1000 y pico metros de altura, con todo lo que ello conlleva. Me explico. El frío y el viento paceños dan paso a temperaturas suaves y calmadas. La vegetación rácana, árida y hostil de La Paz se convierte en un sinfín de flores, árboles y plantas para todos los gustos y colores.

Las carreteras que llegan a Coroico son meros caminos de tierra. El paisaje es tan exuberante que abruma. La vegetación compite en belleza. Las flores perfuman, el aroma a tierra mojada lo inunda todo. El silencio de Coroico atrapa. De cuando en cuando, el sosiego de sus gentes se ve interrumpido por los varios mochilitos y mochilitas progres que pasean sus calles. Coroico mola.

Y allí estábamos nosotras, sumergidas en nuestra fiesta de pijamas. Hubo tiempo para reir como locas, para contarnos secretos, para los bailes sin ritmo, para el alcohol a deshora, para caminar entre árgumas, para un merecido descanso, para observar aquellos parajes de gloria…

Lo pasé francamente bien,
Buen día y mucha suerte a todos!

Etiquetado en:, , ,

7 pensamientos sobre “El sosiego se llama Coroico

  1. La Re

    Esa Rocío!!!!
    Fiesta del pijama en la selva???jajjajajja espero que estuvieseis bien lejitos de los cocodrilos…besitos boliviana!!
    ah! se te echa de menos…

  2. Ettore Papa

    Hola Roc. Te envío un abrazo y un poema. (creo que el tema de la naturaleza puede ser afin).( ya sabes que me encanta como escribes)

    CONOCI A UN GENIO

    conocí a un genio en el tren
    hoy
    como de 6 años de edad
    se sentó a mi lado
    y mientras el tren
    avanzaba a lo largo de la costa
    llegamos hasta el océano
    entonces él me miró
    y dijo,
    no es hermoso.

    fue la primera vez que me
    percaté
    de ello.

    (C. Bukowski)

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: