Yo soy del Tigre

Queridos todos,

Después de muchos años sufriendo con mi querido Racing… y de algunos coqueteos puntuales con el ahora triunfador Altetic de Bilbao, hace algún tiempo decidí buscar equipo de fútbol en Bolivia. Todo, por y para mi ocio, por supuesto. Mi amiga Marianita, entusiasta y feliciana donde las haya, me vendió su equipo, el Strongest, como algo único. La excéntrica pasión de sus aficionados me puso palote. Su apodo, El Tigre, me resultó más que sexy y su equipación amarilla y negra me hizo los ojos chiribitas. Todo ello me pareció digno de una diva como yo. Si jugaban bien o mal, honestamente, fue lo último que me preocupó. Así soy yo, una facilona. futbol

Después de la difícil decisión de seleccionar equipo en Bolivia, decidí, junto con mi amiga Sarita, estupenda compañera de fatigas, ir al campo. Y así, el domingo pasado, nos acercamos al Estadio Hernando Siles. Nada más llegar, nos ataviamos como hinchas vikingas consagradas y empezamos, desesperadamente, a buscar entradas. Qué putada! Estaban agotadas!. No nos quedó otro remedio que probar en la reventa, delante de la pasma, que nos sonrió encantada. Y entramos al campo.

Era día de derby. Nuestro querido Tigre se enfrentaba al peor de sus enemigos, el Bolivar, el típico equipo que siempre gana. Daba igual, porque nosotras estábamos rodeadas de una marea felinamente engalanada. Cantaban como locos. Gritaban poseídos. Se besaban, se abrazaban, saltaban. Pregonaban a los cuatro vientos su amor al Tigre. Juraban fidelidad eterna. Pasión total. No me digan cómo, pero  habíamos acabado en mitad de la Gloriosa Ultrasur. Qué experiencia, qué ajetreo, qué diversión! Yo, desde entonces, soy del Tigre a muerte, porque mola un montón!

El partido transcurrió sin pena ni gloria. Jugar, lo que se dice jugar… qué leIMG_9132[1]s voy a contar. Sara estaba tan atenta a lo que ocurría, que en un momento dado me preguntó: “Oye nena, y nosotros, donde metemos gol?”. Por lo demás, no hubo devaneos raros. Empataron.

Con mucha pena, tuve dejar el campo un ratito antes de que terminara el eventazo; ya saben, gajes del oficio. Salir del campo era una odisea. Las escaleras estaban colapsadas, porque en Bolivia, cada uno se sienta donde le da la real gana. Cansada de empujones y de intentar abandonar, le dije a un señor:

Ro con voz cursi: “Está cerrando el paso porque se ha sentado en mitad de las escaleras. Se puede apartar, por favor y dejar paso?.

El señor, emputado como nadie: “Si no habías terminado tus labores del hogar, no haber venido al campo”. 

Qué quieren que les diga, no pude reaccionar.

Buen día y mucha suerte a todos!

IMG_9097[1]

4 pensamientos sobre “Yo soy del Tigre

  1. alf

    Aupa ahi, esa hooligans, asi da gusto!!!!!!!!!!!!! Ah por cierto, que los navarrikos les dimos pal pelo al atletic en su visita al sadar por 2-1, vaya gozada por ciertoooooooo. Aupa OSASUNAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Muxusssssssss saludotes ALF

  2. Silvia

    Ro, te perdono k abandones al Athletic por un equipo k te hace disfrutar tanto. Me encanta con k pasión y k humor disfrutas de la vida.

    Respecto al señor de las escaleras, no me extraña k no reaccionases, jejeje. Atónita me hubiese kedado yo. K fuerte y a la vez k auténtico. Leer algo así, me hace pensar k aunk aki nos keda muxo camino por andar a las mujeres y muxo k cambiar aún a los hombres, un pokito si k hemos avanzado…..

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: