Carretera y manta

Queridos todos,

Entre ponte bien y estate quieta, pasaron dos años. Intensos, fuertes, curiosos, surrealistas, cuanto menos. El caos paceño, los trufis, la altura, “prado pérez, prado pérez”, los colores de la selva, el secuestro de la llama, las mamitas, ser hija de la madre patria. Evo y sus evadas, motín, protesta, bloqueoooooo! la Rockola, que mola pistola; el imponente illimani, Maria Juana, la reina de las morenadas; los autos de buen gobierno, los taxistas, qué infierno! Las cholitas, los aguayos, mi Tigre tricampeón, porque lo digo yo.

Bailé poseida a ritmo de Gogo Blues con mi Marita del alma. Reí a carcajadas con Loco Wada. Chilvo y Guevarita, qué decir, mis hermanas. A Pablito le descubrí la magia del parchís, con Don Mario arreglé mi país. Chopis, mi desahogo; Deli, compañera de fatigas; Franquito, siempre de risas. El Chief, mentor; Micky, maestro. Leo, cafés y secretos. Eider y Diego, cuánto os quiero. Agustitos y la morenada, Bárbara y Pablo, una brisa renovada!

Llegado el momento, no se me caen los anillos al decir, aunque suene como la mayor de las cursiladas, que os ai loviu mogollón, que extrañarsus a montones y que Ro- livia y sus ro-livianos se robaron mi corazón.

Porque no es lo mismo vivirlo que contarlo y porque no existe orador capaz de disertar sobre las muchas emociones amontonadas, cierro para siempre esta ventana, les mando mil cariños y carretera y manta!

Buen día, mucha suerte y hasta siempre, amigos!

Etiquetado en:,

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: