Rodando por la costa dalmacia

Dentro de poco hará tres meses que salimos desde Bilbao,  a pesar de que no hemos escrito mucho en este blog, nos han pasado muchísimas cosas. Cuando planificábamos este viaje desde nuestro sofá calculamos que a principios de septiembre estaríamos en Estambul.

Por lo visto el cálculo no fue muy exacto, todavía estamos en Bosnia (a unos 1700 km de Estambul). Pero desde luego que no nos importa, es más, el camino que vamos a seguir da bastante vuelta para llegar a Turquía.

Croacia Biziklautak

En Croacia hemos estado poco menos de un tercio del viaje hasta ahora, hemos tenido lesiones y averías… pero no hemos desaprovechado el tiempo. Hemos conocido gente de aquí y hemos conocido su hospitalidad (a veces tal vez la hemos alargado demasiado).

Hemos conocido parte de sus tradiciones, y ahora cuando pedaleamos por la carretera y la gente se nos queda mirando, somos capaces de saludar e intercambiar algunas palabras amables en su propio idioma. Es una sensación muy agradable cuando te sonríen al ver que lo intentas.

DSCN1585

Desde que salimos de Zadar, en la costa Dalmacia, solo estamos pedaleando dos. Goiznabar no está del todo curado de su tendinitis, por lo que ha decidido que va en tren hasta Estambul y nos espera allí. Así que ahora las decisiones se toman más rápido y se pedalea más, pero siempre notamos que nos falta su compañía.

Ahora nos encontramos en Bosnia y Herzegovina (en realidad solo en la parte de Herzegovina). Vamos de camino a Dubrovnik, para lo que tendremos que pasar a Croacia otra vez, pero hemos decidido pasar por Mostar. Es muy turístico, y a pesar de que es muy bonito, tanta gente estropea la visita.

Cada vez me doy cuenta de que visitar estos sitios con bici no es lo mejor, tal vez tendremos que dejar de acercarnos a los grandes centros turísticos, y centrarnos en las carreteras pequeñas y los pueblos por los que pasamos. Seguro que por estos no volveremos a pasar, pero por Mostar… ¿Quién sabe? La vida de muchas vueltas.

Croacia Biziklautak

Mañana Dubrovnik, o eso esperamos, y para ello tendremos que salir de Bosnia, entrar en Croacia, volver a entrar en Bosnia para finalmente cruzar otra vez la frontera croata. En fin, acostumbrándonos a enseñar el pasaporte.

DSCN1671

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: