Una sirenita y muchos litros de cerveza

Como bien dice Vetusta Morla en su canción Copenhague, “Dejarse llevar suena demasiado bien” y he decir que no les falta razón. Hacía algo más de dos meses que no me pasaba por el blog, pero entre viajes, trabajo, estudios y fiestas no he tenido ni 10 minutos libres. Al poco tiempo de volver de Londres, tocaba visitar la capital de mi país de adopción: Copenhague o København. Aún no me explico por qué tarde tanto en ir a visitarla, porque definitivamente es una ciudad con muchas opciones y colores.

copenhague-callejuela

Según tenía entendido, junto con Estocolmo, Copenhague es una de las ciudades más bonitas de Europa, y no estaban mal encaminados! En mi opinión, no tiene el estilo de ciudad grande y agotadora, como Madrid o incluso Bilbao en una escala más pequeña; los edificios son de pocas plantas, con una arquitectura curiosa y muy pintorescos. También hay muchas callejuelas pequeñas y escondidas con mucho encanto y detalle, por lo que el hecho de perderse no es ninguna perdida de tiempo.

Sobre las 6:30 de un viernes cogimos el autobús que nos llevaba de Aarhus a Copenhague. En total se tardan unas 3 horas en llegar a la pequeña ciudad, pero parte del trayecto se hace en Ferry ya que Dinamarca esta compuesta de 3 islas. Es un dato curioso y que a mí me llamo mucho la atención, aunque poco pude disfrutar del trayecto porque me quede totalmente dormido. Nos podíamos haber chocado contra un iceberg o me podían haber tirado al mar que no hubiese movido ni un solo dedo.

amigos-copenhague-maritimo-nyhavn

Llegamos a Copenhague y nos pusimos a buscar nuestro hostal mientras caían unas gotas de lluvia, poca cosa después de las nevadas Escandinavas. Nos alojamos en el Hostal Generator que recomiendo a la gente joven que quiera venir a visitar Copenhague manteniendo un poco el presupuesto. El hostal está situado en pleno centro y tiene un ambiente joven y un tanto hipster. Todos los días organizan actividades, tours gratuitos y fiestas. Después de dejar las maletas, decidimos ir a explorar un poco la ciudad, pero para media tarde decidimos volver a la habitación a descansar. También hay que decir que descansamos a nuestra manera, ya que la cerveza no podía faltar en nuestra cita con los sofás.

nyhavn-maritimo-copenhague

El día siguiente estaba totalmente dedicado visitar la ciudad. Nos volvimos a levantar pronto y cámara en mano nos pusimos a explorar la capital. El cielo estaba bastante oscuro, pero al menos no llovía. ¿Nuestro primer destino? El famoso paseo marítimo, más conocido como Nyhavn. Que sería de Copenhague sin su canal y las casas de colores que lo acompañan a los lados. El Nuevo puerto fue construido a finales del siglo XVII para permitir el acceso directo al mar desde la antigua ciudad. Hoy en día forma parte del centro de la ciudad y una de las postales más conocidas.

sirenita-copenhague

¿Siguiente parada? La famosa sirenita, Den Lille Havfrue. Esta famosa estatua de tan sólo metro y 25 centímetros se encuentra en la Bahía del Puerto de Copenhague. Inspirada en el cuento de Hans Christian Andersen y donada a la ciudad por el famoso empresario cervecero Carl Jacobsen, la sirenita es visitada a diario por millones de turistas. Hablando de Carl Jacobsen, también tuvimos la suerte de visitar la fábrica de Calsberg, cerveza por excelencia en Dinamarca. Un pequeño tour y degustación de cerveza.

Para acabar el fin de semana, tocaba visitar el Tivoli, parque de atracciones famoso por sus jardines y no tanto por sus atracciones; y la ciudad libre de Christiania. Este barrio de Copenhague es totalmente independiente y no pertenece al estado danés ni a la Unión Europea. Uno de los mayores atractivos es que la venta y consumo de Marihuana es totalmente legal. Pero además organizan muchos conciertos reggae y actividades. Solo para decir que has estado en dos países diferentes en menos de 1 hora, merece la pena visitar Christiania. ¡Además de que es un sitio muy curioso, aunque las fotos estan totalmente prohibidas!

A falta de 40 días para volver a casa y todavía le quedan algunas balas a este Erasmus que no ha decepcionado en ningún sentido.

Deja un comentario


A %d blogueros les gusta esto: