Chiloé, Una experiencia Ultratrail

Austria, Tirol, Vacaciones en Granjas

Granja1-klein

Las granjas del Tirol son excelentes destinos para descubrir el lugar de vacaciones, saber más acerca de sus mitos y leyendas, sus oficios artesanales y su vida en el campo.

Las usuales costumbres populares ya hace mucho que pasaron de moda. Lo que de verdad se lleva es descubrir cada vez nuevas y auténticas tradiciones. Por eso, cada vez son más los visitantes que quieren redescubrir su lugar de vacaciones, es decir, saber más acerca de sus gestas e historias, acerca de sus mitos y leyendas, de los oficios artesanos y de la vida en el campo. En este sentido, las granjas del Tirol son excelentes destinos por descubrir y existe una red de cerca de 400 comercios adheridos a esta iniciativa, que ofrecen una amplia variedad de historias y más historias. Los visitantes participan de manera natural en la vida colectiva del lugar con los tradicionales soldados tiroleses (Schützen), las orquestas y los grupos de teatro.

Granja-2-klein

La música amateur es algo habitual en muchos de estos lugares, junto con los platos tradicionales, el secreto de la destilería de bebidas alcohólicas, la producción de mermelada o la artesanía tradicional – para muchos visitantes estas granjas se convierten en el punto de partida de una expedición a las costumbres y la tradición del lugar. Asimismo, las infraestructuras también están adaptadas a los tiempos en que vivimos: a menudo existen en estos lugares apartamentos vacacionales de gran versatilidad precisamente en el Tirol, gracias a su proximidad a los Highlights culturales y deportivos de esta región. Los niños también encuentran en el establo todo un nuevo mundo por descubrir.

Una tradición especialmente arraigada es la denominada “Llamada a la hierba“ (Grasausläuten): ¡Gritemos adiós al invierno!. Se celebra entre el 9 de abril al 7 de mayo del 2010.

“A veces la naturaleza necesita un poco de ayuda“, pensaron los agricultores tiroleses. Por eso esta tradición consiste en que los jóvenes vayan por las calles, de puerta en puerta y haciendo sonar sus campanas, para “llamar a la hierba”. Tras los largos meses de invierno, los agricultores quieren que la tierra vuelva a dar pronto frutos; La hierba y las florecillas son el comienzo.

Por eso desde el siglo XV se ha hecho realidad el dicho de que “se oye como crece la hierba”: haciendo sonar fuerte las campanas que llevan enrolladas al cuerpo, los jóvenes se pasean por el pueblo y las hacen sonar especialmente fuerte en algunas de las granjas. +info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.